30 de enero de 2011

Domingo 30 de enero. IV TO 2011 A

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
  
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 30 de enero de 2011.


  


LAS BIENAVENTURANZAS
SON EL ROSTRO DE JÉSÚS, NUESTRO ESPEJO            

Queridos hermanos:
No hay nada mejor para verse el propio rostro que un espejo. Al tener los ojos en la cara, no podemos contemplarnos a nosotros mismos. Necesitamos alguna realidad que nos refleje.
Dice la Oda 13 de Salomón: “¡He aquí! El Señor es nuestro espejo: abre tus ojos y míralos en Él, y aprende la manera de tu rostro. Y proclama en adelante alabanzas a Su Espíritu y limpia la inmundicia (falsedad) de tu rostro. Ama su Santidad, y vístete con ella  y permanecerás sin mancha todo el tiempo delante de Él. Aleluya.”
Nuestro espejo es el Señor. El evangelio que proclamamos este domingo es su retrato.
“Jesús no se limitó a proclamar las Bienaventuranzas, ¡las vivió! Al recorrer de nuevo su vida, al releer el Evangelio, quedamos sorprendidos: Jesús es precisamente el más pobre entre los pobres, el más dócil entre los mansos, la persona con el corazón más limpio y más misericordioso. Las Bienaventuranzas no son más que la descripción de un rostro, ¡su rostro!
Al mismo tiempo, las Bienaventuranzas describen lo que un cristiano debería ser: son el retrato del discípulo de Jesús, la fotografía de quienes han aceptado el Reino de Dios y quieren que su vida esté en sintonía con las exigencias del Evangelio. Jesús se dirige a este hombre, llamándole «bienaventurado». La alegría que prometen las Bienaventuranzas es la misma alegría de Jesús: una alegría buscada y encontrada en la obediencia al Padre y en la entrega de sí mismo al prójimo.” (Juan Pablo II. Discurso inaugural JMJ 2002 Toronto 26-7-02).
La revolución de la alegría que propone Jesús no es “una revolución de tipo social y político, sino la del amor, que ya ha realizado con su Cruz y su Resurrección.” (Benedicto XVI. Ángelus. 14-2-2010). Tenemos mucha tarea de llevar esta sal y esta luz al mundo entero: la alegría de tener un espejo en el que reflejarnos. La alegría de caminar reflejando a Jesús.
Jesús, vuestro párroco

Lectura del santo evangelio según san Mateo     5, 1-12a

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles:
- «Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.
Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.
Dichosos los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz,
porque ellos se llamarán los Hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
porque  de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan
y os calumnien de cualquier modo por mi causa.
Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.»
Palabra del Señor.

1716         Las bienaventuranzas están en el centro de la predicación de Jesús. Con ellas Jesús recoge las promesas hechas al pueblo elegido desde Abraham; pero las perfecciona ordenándolas no sólo a la posesión de una tierra, sino al Reino de los cielos.

1717         Las bienaventuranzas dibujan el rostro de Jesucristo y describen su caridad; expresan la vocación de los fieles asociados a la gloria de su Pasión y de su Resurrección; iluminan las acciones y las actitudes características de la vida cristiana; son promesas paradójicas que sostienen la esperanza en las tribulaciones; anuncian a los discípulos las bendiciones y las recompensas ya incoadas; quedan inauguradas en la vida de la Virgen María y de todos los santos.

1718 Las bienaventuranzas responden al deseo natural de felicidad. Este deseo es de origen divino: Dios lo ha puesto en el corazón del hombre a fin de atraerlo hacia él, el único que lo puede satisfacer:

   Ciertamente todos nosotros queremos vivir felices, y en el género humano no hay nadie que no dé su asentimiento a esta proposición incluso antes de que sea plenamente enunciada (S. Agustín, mor. eccl. 1,3,4).

   ¿Cómo es, Señor, que yo te busco? Porque al buscarte, Dios mío, busco la vida feliz, haz que te busque para que viva mi alma, porque mi cuerpo vive de mi alma y mi alma vive de ti (S. Agustín, conf. 10,20.29). Sólo Dios sacia (S. Tomás de Aquino, symb. 1).

1719 Las bienaventuranzas descubren la meta de la existencia humana, el fin último de los actos humanos: Dios nos llama a su propia bienaventuranza. Esta vocación se dirige a cada uno personalmente, pero también al conjunto de la Iglesia, pueblo nuevo de los que han acogido la promesa y viven de ella en la fe.
1967 La Ley evangélica "da cumplimiento" (cf Mt 5,17-19), purifica, supera, y lleva a su perfección la Ley antigua. En las "Bienaventuranzas" da cumplimiento a las promesas divinas elevándolas y ordenándolas al "Reino de los Cielos". Se dirige a los que están dispuestos a acoger con fe esta esperanza nueva: los pobres, los humildes, los afligidos, los limpios de corazón, los perseguidos a causa de Cristo, trazando así los caminos sorprendentes del Reino.
“Señor Jesucristo, proclama una vez más las Bienaventuranzas (...).
Mírales con amor y escucha sus jóvenes corazones, dispuestos a arriesgar por ti su futuro.
Los has llamado a ser «sal de la tierra y luz del mundo». Sigue enseñándoles la verdad y belleza de la visión
que tú proclamaste en la Montaña. ¡Hazlos hombres y mujeres de tus Bienaventuranzas! Que la luz de tu sabiduría brille sobre ellos, de manera que con palabras y obras difundan en el mundo la luz y la sal del Evangelio. ¡Haz que toda su vida sea un reflejo luminoso de ti, que eres la verdadera luz, venida a este mundo para que todo el que crea en ti no perezca, sino que tenga vida eterna (Cf. Juan 3, 16). (Juan Pablo II. Oración final del Discurso inaugural JMJ 2002 Toronto 26-7-02)

“Queridos jóvenes, ante vuestro deseo joven de felicidad, el Papa anciano, con muchos años, pero aún joven de corazón, responde con palabras que no son suyas. Son palabras que resonaron hace dos mil años. Palabras que hemos escuchado nuevamente esta tarde: «Bienaventurados...». La palabra clave en la enseñanza de Jesús es un anuncio de alegría: «Bienaventurados...».
El hombre ha sido creado para la felicidad. Vuestra sed de felicidad, por tanto, es legítima. Cristo tiene la respuesta a vuestro deseo. Pero él os pide que confiéis en él. La verdadera alegría es una victoria, algo que no puede obtenerse sin una larga y difícil lucha. Cristo tiene el secreto de la victoria.
Vosotros ya sabéis qué es lo que había pasado antes. Lo narra el Libro del Génesis: Dios creó al hombre y a la mujer en un paraíso, el Edén, porque quería que fueran felices. Desafortunadamente, el pecado arruinó sus planes iniciales. Pero Dios no se resignó a este fracaso. Él envió a su Hijo al mundo para devolvernos una perspectiva aun más hermosa del cielo. Dios se hizo hombre --lo han subrayado los Padres de la Iglesia-- para que los hombres y las mujeres puedan convertirse en Dios. Éste es el viraje decisivo realizado en la historia humana por la Encarnación.
¿De qué lucha estamos hablando? Cristo mismo nos da la respuesta: san Pablo escribió: Jesús «siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo... se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz» (Filipenses 2,6-8). Se trata de una lucha hasta la muerte. Cristo no venció esta batalla por sí mismo sino por nosotros. A partir de su muerte, surgió la vida. La tumba en el Calvario se ha convertido en la cuna de la nueva humanidad en camino hacia la verdadera felicidad.
El «Sermón de la Montaña» traza el mapa de este viaje. Las ocho Bienaventuranzas son las señales de tránsito que nos indican el camino. Es un camino cuesta arriba, pero Jesús lo ha caminado antes que nosotros. Un día dijo: «el que me siga no caminará en la oscuridad» (Juan 8,12). Y en otra ocasión agregó: «Os he dicho esto, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado» (Juan 15,11). Caminando con Cristo podemos encontrar la alegría, ¡la verdadera alegría! Precisamente por esta razón, hoy Jesús os hace nuevamente un anuncio de alegría: «Bienaventurados...».” (Juan Pablo II. Discurso inaugural JMJ 2002 Toronto 26-7-02)
................................................................
“En realidad, el bienaventurado por excelencia es sólo él, Jesús. En efecto, él es el verdadero pobre de espíritu, el que llora, el manso, el que tiene hambre y sed de justicia, el misericordioso, el puro de corazón, el artífice de paz; él es el perseguido por causa de la justicia.” (Benedicto XVI. 1 de noviembre de 2006)
En este recinto, Gaudí quiso unir la inspiración que le llegaba de los tres grandes libros en los que se alimentaba como hombre, como creyente y como arquitecto: el libro de la naturaleza, el libro de la Sagrada Escritura y el libro de la Liturgia. Así unió la realidad del mundo y la historia de la salvación, tal como nos es narrada en la Biblia y actualizada en la Liturgia. Introdujo piedras, árboles y vida humana dentro del templo, para que toda la creación convergiera en la alabanza divina, pero al mismo tiempo sacó los retablos afuera, para poner ante los hombres el misterio de Dios revelado en el nacimiento, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. (BENEDICTO XVI. Homilía en Barcelona. 7-11-2010).
1. El domingo 30 de enero a las 5 de la tarde será la Escrutatio de la Palabra de Dios con los jóvenes de diversas parroquias.
2. Curso sobre la espiritualidad del catequista: el lunes 31 de enero a las 20.30 h. en la parroquia de San Francisco de Borja de Gandía.
3. Catequesis de jóvenes y adultos: martes y viernes a las 9.30 noche.
4. El miércoles 2 de febrero es la fiesta de la presentación del Señor, popularmente llamada de “la Candelaria”, por la bendición de candelas al principio de la misa. También se celebra ese día la Jornada de la Vida Consagrada. Os invitamos a rezar por los religiosos y miembros de Institutos Seculares. Con motivo de esta Jornada se celebrará en el Convento de las Franciscanas Clarisas de Gandía un encuentro de consagrados, rezando Vísperas a las 6 de la tarde y la Eucaristía a las 6.30 tarde.
5. El jueves 3 de febrero a partir de las 6 de la tarde en la Parroquia de San José de Gandía tendrá lugar el acto de entronización de los lienzos de la Divina Misericordia y de la Virgen de Guadalupe.
6. El mismo jueves 3 en la parroquia será la Adoración del Santísimo Sacramento a las 8.30 noche.
7. El viernes 4 de febrero desde las 10.00 de la mañana habrá visita ordinaria a los enfermos.
8. El sábado 5 de febrero tendrá lugar el primer encuentro de catequistas, de los tres programados, en el Seminario Menor de Xátiva.
9. El sábado 5 de febrero en la misa de 6 tarde será la entrega de las Bienaventuranzas a los niños de 2º curso.
10.  Del 6 al 11 de febrero será la Semana del Enfermo. Actos:
· Domingo 6 a las 17.30 h.: Película Despertares.
· Lunes 7 a las 20.30 h.: Charla “Jesús y los enfermos”, a cargo del P. Carlos Ramón Alvarez, religioso Camilo.
· Viernes 11 a las 19.30 h.: Solemne Eucaristía en la Fiesta de la Virgen de Lourdes, Día Mundial del enfermo.


11. El pasado miércoles se nos hizo llegar la Licencia de obras para poder comenzarlas. En breve se hará el desalojo del material de trastero del local, así como la demolición de los tabiques, el desescombro y el levantar tabiques conforme al proyecto. A su vez, la acogida de Cáritas se trasladará temporalmente a la Parroquia de Santa María Magdalena de Beniopa. Aunque con un poco de retraso, llevamos casi un año en el empeño de que comiencen pronto las obras, todo llega y, como decía Santa Teresa, todo se pasa. La paciencia todo lo alcanza. Recuerden ustedes las formas diversas de colaborar: la colecta de los primeros domingos de mes, los donativos y limosnas e incrementar la Aportación Mensual. Gracias por su colaboración y paciencia.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 21-1-2011:                               39.638,66 €.
                                                                     + 300 €
Ingresados hasta el 28-1-2011:                  39.938,66 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
Caixa Ontinyent, c. Madrid 38:
2045-6028-12-0000095170
Del 31 de enero al 6 de febrero de 2011
Lunes 31. San Juan Bosco. 19.30 h.: Sin intención.
Martes 1. 19.30 h.: Sin intención.
Miércoles 2. Fiesta de la Presentación del Señor. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam Ferrer-Puig.
Jueves 3. San Blas. San Oscar. 19.30 h.: En sufragio de: Rogelio Roselló.
Viernes 4. 19.30 h.: Sin intención.
Sábado 5. V del T.O. 18.00 h.: Con niños. Sin intención.
19.30 h.: Sin intención.
21.00 h.: Sin intención.
Domingo 6. V del T.O.
12.00 h. Pro Pópulo

 ***