13 de octubre de 2017

Domingo 15 de octubre de 2017. 28 TO A

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 15 de Octubre de 2017

                  Queridos hermanos:
La Palabra del Evangelio de este domingo es una invitación muy clara: “Venid a la boda”. Son muchos los que se excusan. Pero no por eso la Iglesia debe dejar de obedecer a su esposo que envía nuevos criados: “Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda."
La Iglesia es misionera. El Señor nos dice: “A todos los que encontréis.” ¿Y si encontramos a un musulmán? ¿Y si encontramos a un independentista exacerbado? ¿Y si encontramos a uno que dice que no cree?
Los primeros que se benefician de la invitación a la boda son estos criados. ¿No sería terrible que, después de invitar a tantos al banquete de bodas, ese mismo criado se quedara fuera, descalificado (cf. 1 Co 9,27)? ¿No resultaría del todo extraño vivir la misión de invitar a los demás a unas bodas con tristeza, amargura y fastidio? Por ello dice el Papa Francisco: “Todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino «por atracción». (Francisco. Evangelii Gaudium 14).
El criadito misionero lo único que hace es compartir una alegría, un horizonte bello, un banquete deseable del cual participa. Y lo hace sin excluir a nadie. Dice Jesús: “A todos los que encontréis.”
“Juan Pablo II nos invitó a reconocer que «es necesario mantener viva la solicitud por el anuncio» a los que están alejados de Cristo, «porque ésta es la tarea primordial de la Iglesia». La actividad misionera «representa aún hoy día el mayor desafío para la Iglesia» y «la causa misionera debe ser la primera». (Francisco. Evangelii Gaudium 15).
Para eso “hace falta pasar «de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera». (Francisco. Evangelii Gaudium 15).  ¿Qué pasaría si el criado del rey dijera: “¿salir yo? Tengo mucha faena, estoy ocupado, tengo otras tareas más importantes.” Dejaría de ser criado de este Señor y pasaría a ser como los que se excusan y no van al banquete de bodas. “Venid a la boda” “Id… convidad a la boda” son las dos invitaciones en las que gira nuestra vida. Unirnos a nuestros esposo, seguirle, amarle y también invitar a otros a participar de este amor tan dulce y tierno. Pidamos la gracia de no encerrarnos o detenernos en el celo por anunciar el evangelio. El Papa nos pedía una Iglesia en salida misionera. Ofrezcámonos como siervos suyos: “Aquí estoy”.
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Mateo        22, 1-14

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
- «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran:  
"Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda.
Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos.
El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados:
"La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda."
Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales reparo en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo:
"Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?" El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: "Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes."
Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.»
Palabra del Señor
 
Id a los cruces de los caminos,
y a todos los que encontréis,
convidadlos a la boda."
“Este año la Jornada Mundial de las Misiones nos vuelve a convocar entorno a la persona de Jesús, «el primero y el más grande evangelizador» (Pablo VI, Exhort. ap. Evangelii nuntiandi, 7), que nos llama continuamente a anunciar el Evangelio del amor de Dios Padre con la fuerza del Espíritu Santo. Esta Jornada nos invita a reflexionar de nuevo sobre la misión en el corazón de la fe cristiana. De hecho, la Iglesia es misionera por naturaleza; si no lo fuera, no sería la Iglesia de Cristo, sino que sería sólo una asociación entre muchas otras, que terminaría rápidamente agotando su propósito y desapareciendo. (…)

Los jóvenes son la esperanza de la misión. La persona de Jesús y la Buena Nueva proclamada por él siguen fascinando a muchos jóvenes. Ellos buscan caminos en los que poner en práctica el valor y los impulsos del corazón al servicio de la humanidad. «Son muchos los jóvenes que se solidarizan ante los males del mundo y se embarcan en diversas formas de militancia y voluntariado [...]. ¡Qué bueno es que los jóvenes sean “callejeros de la fe”, felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra!» (Evangelii Gaudium, 106). La próxima Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar en el año 2018 sobre el tema «los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional», se presenta como una oportunidad providencial para involucrar a los jóvenes en la responsabilidad misionera, que necesita de su rica imaginación y creatividad.” (Francisco. Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2017).

EL EVANGELIO COMENTADO POR EL PAPA
En el Evangelio de este domingo, Jesús nos habla de la respuesta que se da a la invitación de Dios —representado por un rey— a participar en un banquete de bodas (cf. Mt 22, 1-14). La invitación tiene tres características: la gratuidad, la generosidad, la universalidad. Son muchos los invitados, pero sucede algo sorprendente: ninguno de los escogidos acepta participar en la fiesta, dicen que tienen otras cosas que hacer; es más, algunos muestran indiferencia, extrañeza, incluso fastidio. Dios es bueno con nosotros, nos ofrece gratuitamente su amistad, nos ofrece gratuitamente su alegría, su salvación, pero muchas veces no acogemos sus dones, ponemos en primer lugar nuestras preocupaciones materiales, nuestros intereses; e incluso cuando el Señor nos llama, muchas veces parece que nos da fastidio.
Algunos invitados maltratan y matan a los siervos que entregan las invitaciones. Pero, no obstante la falta de adhesión de los llamados, el proyecto de Dios no se interrumpe. Ante el rechazo de los primeros invitados Él no se desalienta, no suspende la fiesta, sino que vuelve a proponer la invitación extendiéndola más allá de todo límite razonable y manda a sus siervos a las plazas y a los cruces de caminos a reunir a todos los que encuentren. Se trata de gente común, pobres, abandonados y desheredados, incluso buenos y malos —también los malos son invitados— sin distinción. Y la sala se llena de «excluidos». El Evangelio, rechazado por alguno, encuentra acogida inesperada en muchos otros corazones.
La bondad de Dios no tiene fronteras y no discrimina a nadie: por eso el banquete de los dones del Señor es universal, para todos. A todos se les da la posibilidad de responder a su invitación, a su llamada; nadie tiene el derecho de sentirse privilegiado o exigir una exclusiva. Todo esto nos induce a vencer la costumbre de situarnos cómodamente en el centro, como hacían los jefes de los sacerdotes y los fariseos. Esto no se debe hacer; debemos abrirnos a las periferias, reconociendo que también quien está al margen, incluso ese que es rechazado y despreciado por la sociedad es objeto de la generosidad de Dios. Todos estamos llamados a no reducir el Reino de Dios a las fronteras de la «iglesita» —nuestra «pequeña iglesita»— sino a dilatar la Iglesia a las dimensiones del Reino de Dios. Solamente hay una condición: vestir el traje de bodas, es decir, testimoniar la caridad hacia Dios y el prójimo. (Francisco. Ángelus. 12-10-2014)
**************
“La misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está aún lejos de cumplirse. …una mirada global a la humanidad demuestra que esta misión se halla todavía en los comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio. Es el Espíritu Santo quien impulsa a anunciar las grandes obras de Dios: «Predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es más bien un deber que me incumbe: Y ¡ay de mi si no predicara el Evangelio!» (1 Cor 9, 16). (San Juan Pablo II. Carta encíclica Redemptoris Missio, sobre la permanente validez del mandato misionero. 1).
**************
«Primerear»: sepan disculpar este neologismo. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva. ¡Atrevámonos un poco más a primerear! (Francisco. Evangelii Gaudium 24).
767 Como ella es "convocatoria" de salvación para todos los hombres, la Iglesia es, por su misma naturaleza, misionera enviada por Cristo a todas las naciones para hacer de ellas discípulos suyos (cf. Mt 28, 19-20; AG 2,5-6).

849 El mandato misionero. "La Iglesia, enviada por Dios a las gentes para ser 'sacramento universal de salvación', por exigencia íntima de su misma catolicidad, obedeciendo al mandato de su Fundador se esfuerza por anunciar el Evangelio a todos los hombres" (AG 1).

850   El mandato misionero del Señor tiene su fuente última en el amor eterno de la Santísima Trinidad. ... El fin último de la misión no es otro que hacer participar a los hombres en la comunión que existe entre el Padre y el Hijo en su Espíritu de amor (cf Juan Pablo II, RM 23).

851   El motivo de la misión. Del amor de Dios por todos los hombres la Iglesia ha sacado en todo tiempo la obligación y la fuerza de su impulso misionero: "porque el amor de Cristo nos apremia..." (2 Co 5, 14; cf AA 6; RM 11). …Porque cree en el designio universal de salvación, la Iglesia debe ser misionera.
Señor Jesucristo, Camino, Verdad y vida.
Que has venido como esposo a invitarnos a tus bodas,
Señor Jesús, que vienes como cordero a que participemos de tu banquete haciendo de la Iglesia tu esposa, mansa cordera, criados disponibles, discípulos misioneros, para llevar el Evangelio a los cruces de los caminos e invitar sin exclusión a la boda a todos los que encontremos.
Vístenos de ti, Señor, de tu caridad. Danos el Espíritu del Cordero, que nos urja tu amor, para que cuantos más reciban la gracia, mayor sea el agradecimiento para gloria del Padre.

 

El próximo 22 de octubre la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones, es el Domund, una jornada misionera en la que de un modo especial, la Iglesia universal reza por la misión y los misioneros y colabora con ellos. El lema del Domund de este año: “Sé valiente, la misión te espera” invita a ser valientes y comprometerse a fondo con la labor misionera de la Iglesia.
“Sé valiente”. El papa Francisco invita continuamente a retomar la audacia del Evangelio. Coraje y valentía para salir de nosotros mismos, para resistir la tentación de la incredulidad, para gastarnos por los demás y por el Reino, para soñar con llegar al más apartado rincón de la Tierra.
“La misión te espera”. Es la hora de tener valor para tomar parte en la actividad misionera de la Iglesia. Hasta el último confín, sin límites ni fronteras. Todos estamos llamados a la misión. El anuncio del Evangelio es una necesidad del creyente.
“La misión en el corazón de la fe cristiana”. Lo recuerda el Papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2017. La mayoría de los bautizados viven la misión en su vida diaria, algunos son enviados por la Iglesia como misioneros; pero todos sienten la necesidad de transformar su existencia en un compromiso misionero. Se trata de “salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 20).
Con la Jornada Mundial de las Misiones, Domund, se apoya económica y espiritualmente a los territorios de misión, aquellos lugares del mundo donde el Evangelio está en sus comienzos y la Iglesia aún no está asentada.
1. CURSO DE LITURGIA DEL INSTITUTO DIOCESANO DE CIENCIAS RELIGIOSAS
Comenzará el Jueves 19-10-2017 a las 20 h.
Profesor: Rvdo. D. Edgar Esteve Pineda.
Bibliografía de la asignatura: López, J. La Liturgia de la Iglesia. Madrid 1994 (Básico); Castellano, J. El año litúrgico. Barcelona 1994 (Complementario).
Precio del curso y nº de cuenta donde abonarlo.
Especialidad pastoral: 100 Euros.En caso de que no sea posible abonarlo en un solo plazo, cabría la posibilidad de abonarlo en dos veces (Septiembre 50 € y Febrero 50 €). 
Cuenta beneficiaria:ES17 2038 6309 13 6000030525 ARZOBISPADO DE VALENCIA INSTITUTO DIOCESANO DE CIENCIAS RELIGIOSAS 
Secretarios del IDCR sede Gandía: Loles Estruch y Vicente Gea. 660.01.52.22; e-mail: idcrsedegandia@gmail.com

2. El 20 y 21 de Octubre tendrá lugar en el Colegio Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús de la calle Micer Mascó 1 de Valencia, el Congreso interdiocesano de Educación con el lema: La educación: un reto a los padres, a la Iglesia y a la sociedad.
Más información: congresoeducacionvalencia.org

3. El 21 de octubre de 10.00 a 19.00 h. en la calle Cronista Carreres de Valencia tendrá lugar un Congreso con el título “Creados para amar, sin etiquetas ni compromiso...” organizado por la Fundación DIF. Uno de los temas lo desarrollará D. José Manuel Hernández Castellón, vicario de la parroquia, con el título “sentido y fecundidad del soltero”.
Más información: valencia@fundaciondif.org

4. Inicio de curso Buen Pastor: sábado 5 de noviembre de 11.30 h. a 13.00 h.
La catequesis de Jesús es el Señor es los sábados a las 16.30 h.
Inicio curso Anatolé: viernes 27 de octubre a las 6 de la tarde.
El inicio de curso de zarza ardiente se avisará oportunamente.
Del 16 al 22 de octubre de 2017
Lunes 16. Santa Margarita María de Alacoque, virgen. 19.30 h.: En sufragio de: Jaime Castillo Orihuel; Juan Escrivá. 
Martes 17. San Ignacio de Antioquía, Obispo y mártir. 19.30 h.: En sufragio de: Rosa y Salvador Vidal Pellicer; Juan Escrivá. 
Miércoles 18. Fiesta de San Lucas, evangelista. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá. 
Jueves 19. San Pedro de Alcántara. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá. 
Viernes 20. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Espí-Sanchis; Juan Escrivá. 
Sábado 21. Por la tarde: DOMINGO XXIX DEL T.O. DOMUND. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 22. DOMINGO XXIX DEL TIEMPO ORDINARIO. DOMUND. 10.00 h.: En sufragio de: Pepita Catalá Climent; Enrique Catalá Blasco. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá.
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:


      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------

7 de octubre de 2017

Domingo 8 de Octubre de 2017. 27 TO A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 8 de Octubre de 2017

                  Queridos hermanos:
Las palabras del Evangelio de este domingo van dirigidas a los dirigentes del pueblo de Israel, (“a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo”), con una parábola que cobra fuerza ante la situación que estamos viviendo en España.
La imagen de la viña es muy sugerente. El amo del terreno ha hecho un desborde de delicadezas y actos de amor para preparar el terreno a los labradores: plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda”. Seguro que hizo muchísimas más cosas. Pero quedan resumidas en estas acciones. Y acabado esto, arrendó la viña a los labradores. Les cede el uso de la viña para su disfrute a cambio de los frutos que deberán entregar al dueño.
Los labradores no son dueños de la viña. Pero acaban apropiándose de la viña. Y esto ilumina lo que ha pasado en Cataluña y lo que nos pasa a todos. Sin ser dueños, acabamos apropiándonos de la vida, del cuerpo, de la familia, de la ciudad, de la nación o patria, con el llamado “derecho a decidir” que no tiene en cuenta el bien común, que mira solamente el interés particular.
Decía el Papa Benedicto XVI: “la vid produce uva buena, pero los viñadores arrendadores se quedan con ella. No están dispuestos a entregarla al propietario. Golpean y matan a sus mensajeros y matan a su Hijo. Su motivación es sencilla: quieren convertirse en propietarios; se apoderan de lo que no les pertenece. (…) los arrendadores no quieren tener un patrón (...) Dios nos estorba o se hace de Él una simple frase devota o se le niega todo, desterrándolo de la vida pública, hasta que de este modo deje de tener significado alguno.”
Los arquitectos de la vida, de la familia, de la sociedad, han desechado la piedra angular: Jesucristo. Sin Jesucristo la persona se desmorona. Sin Jesucristo la familia se desmorona. Sin Jesucristo Cataluña se desmorona. Sin Jesucristo España se desmorona. El Evangelio concluye con un juicio en el que se les arrebata la viña y se le entrega a un pueblo que produzca sus frutos. Estamos llamados a dar el fruto dulce de la viña, la uva de la caridad, que es pisada en el lagar, que ofrece su misma existencia como sacrificio de alabanza a Dios. La invitación a la caridad ha de evitar expresiones como: "si se quieren ir, que se marchen y nos dejen en paz"; o también: "boicot a los productos catalanes"… Eso no lo inspira el Señor que nos mandó trabajar en su viña. Oremos y amemos a Cataluña y a España, pues, como dice D. Antonio, nuestro Arzobispo: "Deseamos lo mejor para ambas inseparablemente, lo mejor que no puede ser la una sin la otra: las amamos y queremos con verdad e intensidad, en justicia, porque creemos que Cataluña no es sin España, ni España es sin Cataluña".
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Mateo              21, 33-43
En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: - «Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondan.  Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo.  Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia."
Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron.
Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?» Le contestaron: - «Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.»
Y Jesús les dice: - «¿No habéis leído nunca en la Escritura:
"La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente"? Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.»
Palabra del Señor.
 
Los nacionalismos
7. “Si reflexionamos en lo que constituye el fundamento de los comportamientos colectivos que acabamos de recordar en África o en Europa, descubrimos fácilmente la presencia de nacionalismos exacerbados. No se trata de amor legítimo a la propia patria o de estima de su identidad, sino de un rechazo del otro en su diferencia, para imponerse mejor a él. Todos los medios son buenos: la exaltación de la raza que llega a identificar nación y etnia, la sobrevaloración del Estado, que piensa y decide por todos; la imposición de un modelo económico uniforme y la nivelación de las diferencias culturales. Nos hallamos frente a un nuevo paganismo: la divinización de la nación. La historia ha mostrado que del nacionalismo se pasa muy rápidamente al totalitarismo y que, cuando los Estados ya no son iguales, las personas terminan por no serlo tampoco. De esta manera, se anula la solidaridad natural entre los pueblos, se pervierte el sentido de las proporciones y se desprecia el principio de la unidad del género humano.
La Iglesia católica no puede aceptar esta visión de las cosas. Al ser universal por su misma naturaleza, está al servicio de todos y no se identifica nunca con una comunidad nacional particular. Acoge en su seno a todas las naciones, todas las razas y todas las culturas. Se acuerda, más aún, sabe que es depositaria del proyecto de Dios para la humanidad: congregar a todos los hombres en una única familia. Esto es así, porque él es el Creador y Padre de todos. Por eso, cada vez que el cristianismo, sea en su tradición occidental, sea en la oriental, se transforma en instrumento de un nacionalismo, recibe una herida en su mismo corazón y se vuelve estéril.
Mi predecesor el Papa Pío XI, ya en 1937 había condenado esas graves desviaciones en su encíclica Mit brennender Sorge, afirmando: «Todo el que tome la raza, o el pueblo, o el Estado, o una forma determinada del Estado, o los representantes del poder estatal u otros elementos fundamentales de la sociedad humana [...] y los divinice con culto idolátrico, pervierte y falsifica el orden creado e impuesto por Dios» (AAS 29 [1937], p. 149).
Europa se halla compuesta en la actualidad por una mayoría de Estados pequeños o medianos. Pero todos tienen su patrimonio de valores, la misma dignidad y los mismos derechos. Ninguna autoridad puede limitar sus derechos fundamentales, a no ser que pongan en peligro los derechos de las demás naciones. Si la comunidad internacional no logra llegar a un acuerdo sobre los medios con que hay que afrontar en su raíz este problema de las reivindicaciones nacionalistas, se puede prever que continentes enteros padecerán una especie de gangrena, y se volverá paulatinamente a reacciones de poder, cuyas primeras víctimas serán las mismas personas. Porque los derechos de los pueblos están ligados a los derechos del hombre.” (San Juan Pablo II. Discurso a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede. 15 enero 1994).

NUESTRO ARZOBISPO NOS COMUNICA SU INMENSO E INTENSO DOLOR ANTE LA SITUACIÓN EN CATALUÑA

“A la gran mayoría de españoles y catalanes nos preocupa y nos duele porque amamos y queremos a España, porque amamos y queremos a Cataluña; porque deseamos lo mejor para ambas inseparablemente, lo mejor que no puede ser la una sin la otra: las amamos y queremos con verdad e intensidad, en justicia, porque creemos que Cataluña no es sin España, ni España es sin Cataluña, desde que se constituye la unidad de España…
Ha sido muy grave lo acontecido: un acto de sedición, un fraude, una traición, un golpe contra el estado de derecho, una vulneración de la normalidad constitucional de la Nación y convivencia en libertad de todos los españoles, un acto que rompe, origina heridas y confrontación entre las familias, entre los amigos y vecinos; o una serie de actos reprobables, contrarios a la verdad….
Por fidelidad a la verdad, y, por ello, para no traicionar el bien común que incluye el bien de las personas y su verdad, siento no poder justificar un pretendido derecho a decidir que no tiene en cuenta el bien común, precisamente porque desvertebra y debilita el conjunto que entraña el bien común y hace del sujeto que decide –sea individuo o colectividad– la fuente y base de comportamiento.
Y cita nuestro Arzobispo la Instrucción Pastoral “Valoración moral de terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias” la Conferencia Episcopal Española de noviembre de 2002: «España es fruto de uno de esos complejos procesos históricos. Poner en peligro la convivencia de los españoles, negando unilateralmente la soberanía de España, sin valorar las consecuencias que esta acción podría acarrear, no sería prudente ni moralmente aceptable. La Constitución es hoy el marco jurídico ineludible de referencia para la convivencia. La Constitución española de 1978 no es perfecta, como toda obra humana, pero la vemos como el fruto maduro de una voluntad sincera de entendimiento y como instrumento y primicia de un futuro de convivencia armónica entre todos. Se trata, por tanto de una norma modificable, pero todo proceso de cambio debe hacerse según lo previsto en el ordenamiento jurídico. Pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurídico en función de una determinada voluntad de poder, local o de cualquier otro tipo, es inadmisible. Es necesario respetar y usar el bien común de una sociedad pluricentenaria». (Publicado en La Razón el 4 de octubre de 2017)
755           "La Iglesia es labranza o campo de Dios (1 Co 3, 9). En este campo crece el antiguo olivo cuya raíz santa fueron los patriarcas y en el que tuvo y tendrá lugar la reconciliación de los judíos y de los gentiles (Rm 11, 13-26). El labrador del cielo la plantó como viña selecta (Mt 21, 33-43 par.; cf. Is 5, 1-7). La verdadera vid es Cristo, que da vida y fecundidad a a los sarmientos, es decir, a nosotros, que permanecemos en él por medio de la Iglesia y que sin él no podemos hacer nada (Jn 15, 1-5)". 
Pidamos al Señor con esperanza, en estos momentos difíciles, la reconstrucción de la comunión desde la verdad, desde el servicio del bien común, desde el perdón. Desde una libertad que sirva a la verdad y al bien y que sea camino de comunión. No una libertad que rompa vínculos, con el llamado “derecho a decidir”, que desde hace años justifica la anticoncepción, el aborto o la eutanasia encubierta hasta la ruptura con Dios y su Iglesia, con la familia natural, con los conciudadanos, con la Patria e incluso con el propio cuerpo.
Concédenos ser como el Buen Samaritano, que cura heridas, recuperando la mirada fraterna, para reconocernos de nuevo como hermanos, a perdonarnos, reconstruyendo las raíces cristianas de España y promoviendo la santidad. (Oración inspirada en carta de Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, del 4 de octubre de 2017)
En pocos días, una familia de nuestra parroquia marchará en misión a Finlandia (la población de residencia es Mikkeli). El matrimonio y sus nueve hijos es enviada a plantar la viña del Señor en tierra donde no existe la Iglesia Católica. Es la tercera familia de nuestra parroquia que hace esta misión. La primera estuvo en Serbia y actualmente reside en Gandía. La segunda está en Austria (Sankt Pölten) desde hace dos años.
Uno de los carismas de este Catecumenado de adultos de la Iglesia católica, (el Camino Neocatecumenal), es la familia en misión. Se trata de familias que, con sus hijos, hacen presente el estilo de vida de la familia de Nazaret, en humildad y alabanza, allí donde el obispo del lugar las requiere.
De la experiencia del amor y la misericordia de Dios a través de este catecumenado de jóvenes y adultos, la familia se muestra dispuesta a dejarlo todo por la evangelización. Son enviadas a zonas donde la Iglesia no existe o apenas tiene presencia. Junto con otras familias, y un sacerdote responsable de la misión, realizan la “missio ad gentes”. Como dice el Concilio Vaticano II: “realizan el encargo de predicar el Evangelio y de implantar la Iglesia misma entre los pueblos o grupos que todavía no creen en Cristo, comúnmente se llaman "misiones”… El fin propio de esta actividad misional es la evangelización e implantación de la Iglesia en los pueblos o grupos en que todavía no ha arraigado.  (Decreto Ad Gentes 6).
Para sostener esta misión hace falta la ayuda de los miembros de la comunidad parroquial. Os invitamos a realizar donativos para esta misión. Es una forma de ayudar a las familias a llevar a cabo la tarea de anunciar a Jesucristo por medio de la vida de la familia cristiana. Podéis entregarlos en un sobre que diga: “para las familias en misión”.



  
Sábado 7 de octubre. Por la mañana: Virgen del Rosario. Por la tarde: Domingo XXVII del T.O.
16.30: Inicio de la catequesis de infancia Jesús es el Señor
18.00: Eucaristía con niños
19.00: Rezo del Rosario con Exposición del Santísimo
19.30: Eucaristía y envío de una familia en misión a Finlandia.
21.00: Vigilia de oración
NOTA: No habrá Eucaristía de 21.00 h.

Domingo 8 de octubre: Convivencia parroquial
10.00: Oración de Laudes
11.00: Eucaristía.
12.30: Asamblea parroquial
Comida en los locales parroquiales
16.30: Película para adultos y para niños.
19.30: Eucaristía
Lunes 9 de octubre: Peregrinación a Caravaca de la Cruz. 
7.30: Salida desde el parking de Juzgados. 11.30: Estación jubilar y acogida de peregrinos en la Parroquia del Salvador de Caravaca. Procesión hacia la Basílica. 12.00: Eucaristía jubilar en la Basílica de la Vera Cruz. 14.00: Comida en el paraje de las Fuentes del Marqués. Visita de algunos lugares de Caravaca. A la vuelta visita de la Virgen de la Esperanza en Calasparra. Llegada sobre 20.30 h.



Lunes 9. Fiesta de la Dedicación de la S.I. Catedral de Valencia.  19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá; Elisa y Miguel. 
Martes 10. Santo Tomás de Villanueva. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá; Rosa y Salvador Vidal Pellicer. 
Miércoles 11. San Juan XXIII Papa. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá; María Segura. 
Jueves 12. Nuestra Señora del Pilar 11.30: BODAS DE ORO de Javier Donet y Josefa. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá. 
Viernes 13. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá. 
Sábado 14. Por la mañana: San Calixto, Papa y mr. Por la tarde: Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Juan Escrivá. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 15. Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario. 10.00 h.: En sufragio de: Juan Escrivá. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: En sufragio de: Ana Suay Tarrazona; Pedro LLobell y Josefina Martínez.
      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial: