17 de noviembre de 2017

Domingo 19 de noviembre de 2017. 33 TO A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 19 de Noviembre de 2017

                  Queridos hermanos:
Las tres parábolas que estamos escuchando estos domingos últimos del tiempo ordinario están en una misma línea. La parábola de las diez vírgenes invitaba a hacer acopio de aceite y a la vigilancia. No vivir del aceite ajeno, sino realizar lo que solamente nosotros podemos realizar: amar con obras. El domingo que viene será la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Unos serán acogidos en el Reino y otros rechazados al fuego eterno por la respuesta que dieron a los dispensadores de aceite que el Señor les envió, evangelizadores y personas necesitadas de comida, bebida, vestido, acogida, visita, enseñanza, consejo, corrección, perdón, consuelo, paciencia, oración. Unos amaron con obras. Otros solo de palabra.
Nuestra actitud puede ser la de hacer rendir las gracias recibidas. De tal forma que comuniquemos aquello en lo que hemos sido beneficiados a los que lo necesiten. (cf. Catecismo 1937). Es lo que hicieron los que recibieron cinco y dos talentos. Pero nuestra actitud también podría ser la de esconder las gracias. La de vivir del aceite ajeno sin aprovisionarnos para dar a los demás. Perdiendo la vigilancia, perdiendo de vista la venida del Señor, del Esposo, y del juicio particular, podemos vivir como si no tuviéramos que dar cuentas a nadie, viviendo para uno mismo, en la habitualidad, el cinismo o la indiferencia. (cf. Francisco. Misericordiae Vultus 15).
Decía San José Benito Cottolengo: “Si supieran quienes son los pobres los servirían de rodillas. Los pobres son Jesús, no son una imagen suya. Son Jesús en persona y como tal hay que servirles. Todos los pobres son nuestros señores, pero estos que al ojo material son tan repugnantes son aun más señores, son nuestras verdaderas perlas.”
Y el Beato Vladimir Ghika: “En la visita a los pobres es necesario celebrar el encuentro de Jesús con Jesús. Doble y poderosa liturgia: el pobre ve a Cristo venir a él bajo la apariencia de aquel que le socorre, y el benefactor ve aparecer en el pobre al Cristo sufriente, sobre el cual se inclina. Pero, por esto mismo, se trata de una única liturgia. En efecto, si el gesto es realizado como se debe, por los dos lados está solo Cristo: el Cristo Salvador viene hacia el Cristo sufriente, y los dos se integran en Cristo resucitado, glorioso y que bendice”.
Decía la Madre Santa Teresa de Calcuta: "La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino mas bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad."
No escondamos los talentos de amor recibidos. NO AMEMOS SOLO DE PALABRA. AMEMOS CON OBRAS.

Jesús, vuestro párroco 
 
Lectura del santo evangelio según san Mateo       25, 14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: - «Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó.
El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco.  El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: "Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco." Su señor le dijo: "Muy bien.  Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor. Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: "Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos." Su señor le dijo: "Muy bien.  Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor. Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: "Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder mi talento bajo tierra.  Aquí tienes lo tuyo." El señor le respondió: "Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo?  Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses.  Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez.  Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadle fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.»
Palabra del Señor.
 
EL EVANGELIO COMENTADO
POR EL PAPA FRANCISCO
“La segunda parábola, la de los talentos, nos hace reflexionar sobre la relación entre cómo empleamos los dones recibidos de Dios y su retorno, cuando nos preguntará cómo los hemos utilizado (cf. Mt 25, 14-30). Conocemos bien la parábola: antes de su partida, el señor entrega a cada uno de sus siervos algunos talentos para que se empleen bien durante su ausencia. Al primero le da cinco, al segundo dos y al tercero uno. En el período de ausencia, los primeros dos siervos multiplican sus talentos —son monedas antiguas—, mientras que el tercero prefiere enterrar el suyo y devolverlo intacto al señor. A su regreso, el señor juzga su obra: alaba a los dos primeros, y el tercero es expulsado a las tinieblas, porque escondió por temor el talento, encerrándose en sí mismo. Un cristiano que se cierra en sí mismo, que oculta todo lo que el Señor le ha dado, es un cristiano... ¡no es cristiano! ¡Es un cristiano que no agradece a Dios todo lo que le ha dado! Esto nos dice que la espera del retorno del Señor es el tiempo de la acción —nosotros estamos en el tiempo de la acción—, el tiempo de hacer rendir los dones de Dios no para nosotros mismos, sino para Él, para la Iglesia, para los demás; el tiempo en el cual buscar siempre hacer que crezca el bien en el mundo. Y en particular hoy, en este período de crisis, es importante no cerrarse en uno mismo, enterrando el propio talento, las propias riquezas espirituales, intelectuales, materiales, todo lo que el Señor nos ha dado, sino abrirse, ser solidarios, estar atentos al otro. En la plaza he visto que hay muchos jóvenes: ¿es verdad esto? ¿Hay muchos jóvenes? ¿Dónde están? A vosotros, que estáis en el comienzo del camino de la vida, os pregunto: ¿habéis pensado en los talentos que Dios os ha dado? ¿Habéis pensado en cómo podéis ponerlos al servicio de los demás? ¡No enterréis los talentos! Apostad por ideales grandes, esos ideales que ensanchan el corazón, los ideales de servicio que harán fecundos vuestros talentos. La vida no se nos da para que la conservemos celosamente para nosotros mismos, sino que se nos da para que la donemos. Queridos jóvenes, ¡tened un ánimo grande! ¡No tengáis miedo de soñar cosas grandes!” (Francisco. Audiencia general. 24-4-2013).
                  
LOS TALENTOS NO ESTÁN DISTRIBUIDOS POR IGUAL...
1936         Al venir al mundo, el hombre no dispone de todo lo que es necesario para el desarrollo de su vida corporal y espiritual. Necesita de los demás. Ciertamente hay diferencias entre los hombres por lo que se refiere a la edad, a las capacidades físicas, a las aptitudes intelectuales o morales, a las circunstancias de que cada uno se pudo beneficiar, a la distribución de las riquezas (cf GS 29,2). Los "talentos" no están distribuidos por igual (cf Mt 25,14-30; Lc 19,11-27).
...PARA QUE CADA UNO RECIBA DEL OTRO
LO QUE NECESITA
1937         Estas diferencias pertenecen al plan de Dios, que quiere que cada uno reciba de otro aquello que necesita, y que quienes disponen de "talentos" particulares comuniquen sus beneficios a los que los necesiten. Las diferencias alientan y con frecuencia obligan a las personas a la magnanimidad, a la benevolencia y a la comunicación. Incitan a las culturas a enriquecerse unas a otras:
   Yo no doy todas las virtudes por igual a cada uno...hay muchos a los que distribuyo de tal manera, esto a uno aquello a otro...A uno la caridad, a otro la justicia, a éste la humildad, a aquél una fe viva...En cuanto a los bienes temporales las cosas necesarias para la vida humana las he distribuido con la mayor desigualdad, y no he querido que cada uno posea todo lo que le era necesario para que los hombres tengan así ocasión, por necesidad, de practicar la caridad unos con otros...He querido que unos necesitasen de otros y que fuesen mis servidores para la distribución de las gracias y de las liberalidades que han recibido de mí (S. Catalina de Siena, Dial. 1,7).

1938  Existen también desigualdades escandalosas que afectan a millones de hombres y mujeres. Están en abierta contradicción con el evangelio:
   La igual dignidad de las personas exige que se llegue a una situación de vida más humana y más justa. Pues las excesivas desigualdades económicas y sociales entre los miembros o los pueblos de una única familia humana resultan escandalosas y se oponen a la justicia social, a la equidad, a la dignidad de la persona humana y también a la paz social e internacional (GS 29,3).
El Señor Arzobispo ha dispuesto que incorporemos una petición desde el 19 de noviembre al 17 de diciembre, impetrando la lluvia en las preces de la Misa, especialmente en la Eucaristía de los Domingos, así como en la oración de Laudes y de Vísperas.

Dice así nuestro Arzobispo: “En muchas zonas de España y también en nuestra Comunidad Valenciana estamos sufriendo desde hace ya varios meses una grave y prolongada sequía. La falta de lluvia nos afecta a todos; no solo a nuestros campos y montes, sino también a las fuentes y embalses y, en consecuencia, al consumo humano e industrial y, por ende, a la salud. Esto nos debe urgir a ser responsables en el uso del agua, a no malgastarla y a compartirla.

Pero además, los fieles cristianos, sabemos que el agua es un don de Dios, pues forma parte de la obra de su Creación. Asimismo, el Señor Jesús nos enseñó a pedir por el alimento de cada día. Fieles a esta recomendación del Salvador os exhorto a todos a rezar fervientemente a Dios por el don de la lluvia. Es una costumbre secular en la Iglesia llevar a cabo rogativas para pedir la lluvia. Nuestras oraciones, e incluso los ritos que las acompañan y sostienen, no obligan a Dios a concedernos lo que pedimos en ellas. ... La oración cristiana se contenta con exponer a Dios el deseo o la necesidad, confiando en que Él cumplirá o remediará cómo y cuándo su amor lo disponga. La oración cristiana, en cambio, viene de la entrega confiada al Señor, a quien sabemos nos quiere.

Oh, Dios,

que has dado a todos los pueblos la misma procedencia, y quisiste, con ellos, reunir en ti una sola familia, llena los corazones de todos con el fuego de tu amor y enciéndelos con el deseo del progreso justo de sus hermanos, para que, con los bienes que generosamente repartes entre todos, cada uno alcance la plenitud humana como persona, y, suprimida toda discriminación, se afirmen en el mundo la igualdad y la justicia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.


Al final del Jubileo de la Misericordia el Papa Francisco ofreció a la Iglesia una Jornada, LA JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES, que tendría lugar el domingo anterior a la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, el domingo 33 del tiempo ordinario, que este año es el domingo 19 de noviembre. La intención del Papa es promover entre los creyentes la cultura del encuentro y reaccionar ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo de la Iglesia un signo concreto del amor de Cristo por los últimos y los más necesitados. 

Con este motivo invita el Papa “a organizar diversos momentos de encuentro y de amistad, de solidaridad y de ayuda concreta. Entre estas acciones está el “invitar a los pobres y a los voluntarios a participar juntos en la Eucaristía de ese domingo”.
En concreto el Papa ese día compartirá el almuerzo con 1500 necesitados.
El título del mensaje en la I Jornada Mundial de los pobres es “No amemos de palabra sino con obras”. En este mensaje dice: “si en nuestro vecindario viven pobres que solicitan protección y ayuda, acerquémonos a ellos: será el momento propicio para encontrar al Dios que buscamos. De acuerdo con la enseñanza de la Escritura (cf. Gn 18, 3-5; Hb 13,2), sentémoslos a nuestra mesa como invitados de honor; podrán ser maestros que nos ayuden a vivir la fe de manera más coherente. Con su confianza y disposición a dejarse ayudar, nos muestran de modo sobrio, y con frecuencia alegre, lo importante que es vivir con lo esencial y abandonarse a la providencia del Padre.”
EXCURSIÓN A ELCHE Y HONDÓN DE LAS NIEVES.
El miércoles 6 de diciembre, festivo, saliendo a las 7.30 h. desde el parking de Juzgados, iremos a Elche, y por la tarde nos desplazaremos a Hondón de las Nieves para ganar el Jubileo en honor a la Virgen de las Nieves, celebrando la Eucaristía. El precio será para cubrir los gastos del bus. Apuntarse en sacristía o despacho.
1. YA ESTÁ A SU DISPOSICIÓN EL EVANGELIO 2018, el calendario parroquial Y LIBRETAS PARA APUNTES.
2. La asociación de la Ciudad de la Esperanza que preside el sacerdote D. Vicente Aparicio nos ha pedido ayuda. Se trataría de adquirir un lote de dos piezas de turrón solidario por 10 euros para ayudar a esta asociación.
3. Formación de catequistas: continuaremos trabajando sobre la Iniciación cristiana en dos sesiones el lunes 20 a las 17.30 h. y a las 20.15 h.
4. El martes a las 20.15 h. se reunirá el Equipo de Pastoral de la Salud.
5. Si conoce alguna persona que esté enferma o impedida y no pueda salir a celebrar la Eucaristía dominical y desee ser visitada, o bien atendida espiritualmente, o bien recibir el sacramento de la Eucaristía, no dude en comunicárnoslo. La esperanza en el corazón es una ayuda en la enfermedad.
6. A partir del 4 de diciembre, al iniciar el adviento, recuperaremos la oración de la mañana con exposición del Santísimo Sacramento de lunes a viernes a las 10.00 de la mañana.
7. A partir del 12 de enero la parroquia recuperará la Adoración de los viernes. Será por la tarde de 16.30 h. a 19.30 h. Les invitamos a apuntarse en turnos de media hora para que la Iglesia esté abierta y el Santísimo Sacramento acompañado.
8. El 23 y 24 de noviembre se organiza desde Cáritas interparroquial unas Jornadas sobre Personas sin Hogar. Con diversas actividades. El jueves 23 a las 12.00 h. una concentración en la Plaza del Ayuntamiento, el viernes 24 Jornada de puertas abiertas en el CAI y charla a las 20.00 h. en el Centro Joan Climent.
Del 20 al 26 de noviembre de 2017
Lunes 20.  19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Espí-Sanchis; Antonia Fernández Barrero. 
Martes 21. Presentación de la Santísima Virgen María. 19.30 h.: Sin intención. 
Miércoles 22. Santa Cecilia, Virgen y Mártir. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 23. San Clemente I, Papa y Mártir. 19.30 h.: En sufragio de: José Antonio Cabanilles. 
Viernes 24. Santos Andrés Dung-Lac, presbítero y compañeros mártires. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Montblanc-Jiménez, Clemente Jesús Serrano y Ana Montblanc. 
Sábado 25. Por la mañana: Santa Catalina de Alejandría. Por la tarde: Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Vicente Vaquer. En esta eucaristía participará el Coro Santa Cecilia. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 26. Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.

Puedes descargar la Hoja Parroquial:



       -----------------------------------------------------------------------------------------------------------

10 de noviembre de 2017

Domingo 12 de Noviembre de 2017. 32 TO A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com



Domingo 12 de Noviembre de 2017


        Queridos hermanos:
Decía San Agustín en el comentario a esta parábola: “Hagámonos a la idea, amadísimos, de que esta parábola mira a todos nosotros, es decir, absolutamente a toda la Iglesia.” (San Agustín. Sermón 93). Pues de bodas se trata. Y se hace la invitación de estar preparado para recibir al esposo, Jesucristo, con las lámparas encendidas. Pues ciertamente volverá, como lo prometió. Y cuando vuelva ¿encontrará fe sobre la tierra? (cf. Lc 18,8). ¿Encontrará quien tenga la lámpara encendida? La tribulación será grande para todos. Pues dice el evangelio que en medio de la noche se durmieron todas las vírgenes. Ha de animarnos la palabra que renueva la esperanza: “¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!" (Mt 25,6).
La necedad de las vírgenes consistió en la falta de provisión de aceite con que alimentar la llama de la fe, la esperanza y la caridad al considerar la boda de poca monta y pensar que “no hacía falta tanto” ante la venida del esposo, sin caer en la cuenta que iba a tardar e iba a hacer falta aceite de más.
Recordemos que la última tentación que recibió Jesús en el desierto fue aquella en la que el diablo le mostró todos los reinos del mundo y su gloria (cf. Mt 4,8). Un cristiano puede haber hecho grandes trabajos y servicios y esfuerzos por su propia conversión y perder la perseverancia final, estancarse en la tibieza, tener una vida mediocre, anclarse en la codicia, ser esclavo de la comodidad y del dinero.
Si pudiéramos decir que el aceite es ese tesoro que se atesora en el cielo (cf. Mt 6,19-21) por medio de la limosna y las buenas obras, de ese aceite acumularon las prudentes y carecieron las necias. Las limosnas a los pobres, las obras de misericordia, la oración perseverante realizada para gloria de Dios, solo para darle culto a Él (cf. Mt 4, 10) mantiene la lámpara encendida en medio de la noche. Dice el mismo San Agustín que “tienen lámparas, que son sus obras buenas…. en el aceite está significada la caridad” (Idem).
Pero en la alcuza de nuestro corazón podemos tener el aceite de la alabanza ajena por el bien realizado. Recordemos la palabra dicha por Jesús a los fariseos: “hacen las cosas para ser vistos por los demás” (Mt 23,5). “Ya han recibido su paga” (Mt 6,2). Decía San Agustín: “¿Qué significa, por lo tanto, llevar aceite consigo, sino tener el deseo de agradar a Dios con las buenas obras y no buscar como único gozo la alabanza de los hombres (Idem). Las necias, cuando se dieron cuenta que sus lámparas se apagaban dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan.” Y así comenta San Agustín: “Buscaban lo que había sido su costumbre, es decir, brillar con el aceite ajeno, caminar a la caza de alabanzas ajenas” (Idem).
Jesús, vuestro párroco
 
Lectura del santo evangelio según san Mateo        25, 1-13

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: - «Se parecerá el reino de los cielos a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.
A medianoche se oyó una voz: "¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!" Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas.
Y las necias dijeron a las sensatas: "Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas."
Pero las sensatas contestaron: "Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis."
Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo "Señor, Señor, ábrenos." Pero él respondió: "Os lo aseguro: no os conozco." Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.»
Palabra del Señor.
 
EL EVANGELIO COMENTADO
POR EL PAPA FRANCISCO
“Ante todo recordemos que, con la Ascensión, el Hijo de Dios llevó junto al Padre nuestra humanidad que Él asumió y quiere atraer a todos hacia sí, llamar a todo el mundo para que sea acogido entre los brazos abiertos de Dios, para que, al final de la historia, toda la realidad sea entregada al Padre. Pero existe este «tiempo inmediato» entre la primera venida de Cristo y la última, que es precisamente el tiempo que estamos viviendo. En este contexto del «tiempo inmediato» se sitúa la parábola de las diez vírgenes (cf. Mt 25, 1-13). Se trata de diez jóvenes que esperan la llegada del Esposo, pero él tarda y ellas se duermen. Ante el anuncio improviso de que el Esposo está llegando todas se preparan a recibirle, pero mientras cinco de ellas, prudentes, tienen aceite para alimentar sus lámparas; las otras, necias, se quedan con las lámparas apagadas porque no tienen aceite; y mientras lo buscan, llega el Esposo y las vírgenes necias encuentran cerrada la puerta que introduce en la fiesta nupcial. Llaman con insistencia, pero ya es demasiado tarde; el Esposo responde: no os conozco. El Esposo es el Señor y el tiempo de espera de su llegada es el tiempo que Él nos da, a todos nosotros, con misericordia y paciencia, antes de su venida final; es un tiempo de vigilancia; tiempo en el que debemos tener encendidas las lámparas de la fe, de la esperanza y de la caridad; tiempo de tener abierto el corazón al bien, a la belleza y a la verdad; tiempo para vivir según Dios, pues no sabemos ni el día ni la hora del retorno de Cristo. Lo que se nos pide es que estemos preparados al encuentro —preparados para un encuentro, un encuentro bello, el encuentro con Jesús—, que significa saber ver los signos de su presencia, tener viva nuestra fe, con la oración, con los Sacramentos, estar vigilantes para no adormecernos, para no olvidarnos de Dios. La vida de los cristianos dormidos es una vida triste, no es una vida feliz. El cristiano debe ser feliz, la alegría de Jesús. ¡No nos durmamos!” (Francisco. Audiencia general. 24-4-2013).
EL EVANGELIO COMENTADO
POR LOS SANTOS PADRES
“El aceite es la palabra divina que llena los vasos de las almas; pues nada conforta tanto como la predicación moral, que es como el aceite de la luz. Las prudentes, pues, tomaron este aceite, que les fue bastante aun tardando la salida, y la permanencia del Verbo que venía a perfeccionarlas. Las necias, no obstante que tomaron las lámparas desde el principio encendidas en verdad, no tomaron el aceite suficiente hasta el fin; siendo negligentes en recibir la doctrina que confirma en la fe y alumbra las buenas obras. Sigue: "Tardando, pues, el esposo, dormitaron", Tardando el esposo, y no viniendo pronto el Verbo a la consumación de la vida, padecen algo los sentidos, dormitando y como en la noche del mundo vegetando: "Y durmieron" como obrando perezosamente en sentido espiritual, pero no abandonaron las lámparas ni desconfiaron de la conservación del aceite las prudentes.” (Orígenes, in Matthaeum, 32).
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++
“Como la luz de la lámpara se mantiene con el óleo y si éste se consume por el mismo hecho la lámpara se extingue, así la gracia del Espíritu Santo, mientras nos ocupamos en buenas obras y regamos el alma por medio de limosnas abundantes, permanece en nosotros, no de otro modo que la llama alimentada por el óleo. Pero si no existen las buenas obras, entonces se aparta de nosotros y se va, como les sucedió a las cinco vírgenes aquellas. Tras de muchos trabajos y sudores, como no tuvieran resguardo alguno de parte de su misericordia, no pudieron conservar la gracia del Espíritu Santo y fueron rechazadas del tálamo nupcial y oyeron aquella temerosa palabra: ¡Apartaos de mí! ¡no os conozco!” … Y tras de tan inmensos trabajos, no pudieron dominar la codicia de riquezas, convertidas de verdad en necias e insensatas. Y así no fueron halladas dignas de perdón, ya que su caída fue únicamente causada por su descuido y pereza…. quedaron vencidas por la codicia del dinero. … aquí es bueno que consideres la fuerza de la misericordia y de la limosna. … Si la virginidad sin la limosna no pudo conducir al reino ¿qué otra buena obra podrá hacerlo? ¡En consecuencia, con todo empeño, con todas nuestras fuerzas, pongamos el óleo en nuestras lámparas en abundancia y constantemente, a fin de que la llama permanezca viva y grande! ¡No mires al pobre que la recibe, sino a Dios que la premia; no al que recibe el óbolo, sino al que se obliga a pagártelo! De manera que uno es el que recibe y otro es el que paga, para que la pobreza y la desgracia del que recibe te mueva a compasión y misericordia; y la riqueza de Dios que te ha de pagar y que te asegura y da prendas de que lo hará con usura, te proporcione mayor confianza del fruto y de los réditos, y te excite a dar con mayor abundancia las limosnas. (San Juan Crisóstomo. Homilía 12).
 
                 JESÚS INSISTE EN LA VIGILANCIA
2730         Mirado positivamente, el combate contra el yo posesivo y dominador consiste en la vigilancia. Cuando Jesús insiste en la vigilancia, es siempre en relación a El, a su Venida, al último día y al "hoy". El esposo viene en mitad de la noche; la luz que no debe apagarse es la de la fe: "Dice de ti mi corazón: busca su rostro" (Sal 27, 8).

2848         "No entrar en la tentación" implica una decisión del corazón: "Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón... Nadie puede servir a dos señores" (Mt 6, 21-24). "Si vivimos según el Espíritu, obremos también según el Espíritu" (Ga 5, 25). El Padre nos da la fuerza para este "dejarnos conducir" por el Espíritu Santo. "No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá que seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación os dará modo de poderla resistir con éxito" (1 Co 10, 13).

2849  Pues bien, este combate y esta victoria sólo son posibles con la oración. Por medio de su oración, Jesús es vencedor del Tentador, desde el principio (cf Mt 4, 11) y en el último combate de su agonía (cf Mt 26, 36-44). En esta petición a nuestro Padre, Cristo nos une a su combate y a su agonía. La vigilancia del corazón es recordada con insistencia en comunión con la suya (cf Mc 13, 9. 23. 33-37; 14, 38; Lc 12, 35-40). La vigilancia es "guarda del corazón", y Jesús pide al Padre que "nos guarde en su Nombre" (Jn 17, 11). El Espíritu Santo trata de despertarnos continuamente a esta vigilancia (cf 1 Co 16, 13; Col 4, 2; 1 Ts 5, 6; 1 P 5, 8). Esta petición adquiere todo su sentido dramático referida a la tentación final de nuestro combate en la tierra; pide la perseverancia final. "Mira que vengo como ladrón. Dichoso el que esté en vela" (Ap 16, 15).

2863  Al decir: "No nos dejes caer en la tentación", pedimos a Dios que no nos permita tomar el camino que conduce al pecado. Esta petición implora el Espíritu de discernimiento y de fuerza; solicita la gracia de la vigilancia y la perseverancia final.
 
Señor Jesús, que nos mandas velar, esperando tu venida, que has virginizado nuestra vida con el perdón de los pecados y nos has dado la lámpara de la fe y el fuego de tu Espíritu Santo mantenido con el aceite de la esperanza y la caridad, concédenos la vigilancia de la oración, guardando en la alcuza de nuestro corazón tu Palabra, de forma que no nos falte el aceite que mantenga vivo el amor a Ti y a nuestros hermanos. Guárdanos de la codicia del dinero y la mediocridad.

Somos una gran familia CONTIGO” es el lema del Día la Iglesia Diocesana 2017 que se celebra el domingo 12 de noviembre.


El secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia nos invita a colaborar con nuestra parroquia aportando lo que tenemos: cualidades, tiempo o dinero. Somos la familia de los hijos de Dios y como familia todos somos corresponsables de su labor y de su sostenimiento.
Este año es año jubilar de la Virgen de las Nieves en la población de Hondón de las Nieves y Aspe, cerca de Elche. Con este motivo vamos a hacer una excursión el miércoles 6 de diciembre, festivo, saliendo a las 7.30 h. desde el parking de Juzgados. Iremos a Elche, seremos introducidos en la visita a la ciudad por un audiovisual, en el Museo de la Festa del Misteri d’Elx, visitando la Basílica de Santa María y la Torre de la Calahorra, el Museo de la Virgen, el Convento de Santa Lucía y sus baños árabes, comiendo de pic-nic en el parque municipal con el gran palmeral. (También habrá restaurantes cerca). Por la tarde nos desplazaremos a Hondón de las Nieves para ganar el Jubileo celebrando la Eucaristía. El precio será para cubrir los gastos del bus. Apuntarse en sacristía o despacho.
1. YA ESTÁ A SU DISPOSICIÓN EL EVANGELIO 2018, el calendario parroquial Y LIBRETAS PARA APUNTES.

2. Si conoce alguna persona que esté enferma o impedida y no pueda salir a celebrar la Eucaristía dominical y desee ser visitada, o bien atendida espiritualmente, o bien recibir el sacramento de la Eucaristía, no dude en comunicárnoslo. La esperanza en el corazón es una ayuda en la enfermedad.

3. El sábado 18 de noviembre en el Seminario de Moncada varios seminaristas recibirán el ministerio de lector y acólito. Os invitamos a rezar por ellos.
Del 13 al 19 de noviembre de 2017
Lunes 13.  19.30 h.: Sin intención. 
Martes 14. 19.30 h.: Sin intención. 
Miércoles 15. San Alberto Magno. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 16. Santa Margarita de Escocia. 19.30 h.: En sufragio de: Estanislao Estrugo Castillo. 
Viernes 17. Santa Isabel de Hungría. 19.30 h.: En sufragio de: Isabel Terrades y Petri Martínez. 
Sábado 18. Por la mañana: Dedicación de las Basílicas de los apóstoles San Pedro y San Pablo. Por la tarde: DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 19. DOMINGO XXXIII DEL TIEMPO ORDINARIO. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.
       -----------------------------------------------------------------------------------------------------------


      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------