13 de enero de 2018

Domingo 14 de enero de 2018. 2 TO B.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 14 de Enero de 2018

                  Queridos hermanos:
Ya en el Tiempo Ordinario, tras la Navidad, escuchamos este domingo un Evangelio de San Juan sobre la llamada a los primeros discípulos. Destaquemos algunos aspectos a la luz del Papa Francisco.
Aparece en primer lugar la mediación de Juan el Bautista en el llamado de sus discípulos Andrés y Juan el Zebedeo. No se los queda para él. Y así se convierte en cauce y camino para Jesús. Así debe ser la Iglesia, los padres de familia, los catequistas, sacerdotes… Por otro lado, Andrés y Juan ya estaban llamados por Juan. Pero la llamada del Señor nunca envejece. Renueva la llamada para un seguimiento más profundo sacándonos de esquemas ya aprendidos y sorprendiéndonos. (cf. Evangelii Gaudium (=EG) 11). Y es que “el encuentro con Cristo, el dejarse aferrar y guiar por su amor, amplía el horizonte de la existencia, le da una esperanza sólida que no defrauda. La fe no es un refugio para gente pusilánime, sino que ensancha la vida. Hace descubrir una gran llamada, la vocación al amor”. (Francisco. Lumen Fidei 53).
Cuando Jesús invita a los que le siguen a ver donde vive, -“venid y veréis”-, la consecuencia se refleja inmediatamente: salen a proclamarlo gozoso: «¡Hemos encontrado al Mesías!» (Jn 1,41). Se convierten en discípulos misioneros. Se han encontrado con la mirada de Jesús, con su persona; es lo que han visto. Se han encontrado con el Amor encarnado. Y esto hace saltar el entusiasmo misionero. “No necesita mucho tiempo de preparación para salir a anunciarlo, no puede esperar que le den muchos cursos o largas instrucciones.“ (EG 120). El ejemplo de Andrés, el primer llamado, es claro.
Otro detalle que nos puede ayudar es que no llama a seres aislados y trata con ellos individualmente, sino como personas llamadas a vivir en relación de amor, en comunidad, en pueblo. La llamada es para todos. La palabra "Iglesia" significa "convocación". (cf. Catecismo de la Iglesia Católica 777). Son las personas que han oído la llamada del Señor y han sido convocadas. Jesús no ha venido a formar “un grupo exclusivo, un grupo de élite.” (EG 113). Por eso, la Iglesia “tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio.” (EG 114). Andrés o Juan podrían haber preguntado: ¿Con “ese” tengo que convivir? El Señor nos lleva al encuentro con otros compañeros de camino, aprendiendo a “descubrir a Jesús en el rostro de los demás, en su voz, en sus reclamos. También es aprender a sufrir en un abrazo con Jesús crucificado cuando recibimos agresiones injustas o ingratitudes, sin cansarnos jamás de optar por la fraternidad.” (EG 91).
Jesús, vuestro párroco
+ Lectura del santo evangelio
según san Juan 1, 35-42

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: —«Este es el Cordero de Dios.»
Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta:
—«¿Qué buscáis?»
Ellos le contestaron: —«Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives? » Él les dijo: «Venid y lo veréis.»
Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; era como la hora décima.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).» Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»
Palabra del Señor.
Meditamos el Evangelio con la ayuda de la Exhortación Apostólica
Evangelii Gaudium del Papa Francisco

LA LLAMADA DEL SEÑOR NUNCA ENVEJECE
“Un anuncio renovado ofrece a los creyentes, también a los tibios o no practicantes, una nueva alegría en la fe y una fecundidad evangelizadora. En realidad, su centro y esencia es siempre el mismo: el Dios que manifestó su amor inmenso en Cristo muerto y resucitado. Él hace a sus fieles siempre nuevos; aunque sean ancianos, «les renovará el vigor, subirán con alas como de águila, correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse» (Is 40,31). Cristo es el «Evangelio eterno» (Ap 14,6), y es «el mismo ayer y hoy y para siempre» (Hb 13,8), pero su riqueza y su hermosura son inagotables. Él es siempre joven y fuente constante de novedad. (…)  Él siempre puede, con su novedad, renovar nuestra vida y nuestra comunidad y, aunque atraviese épocas oscuras y debilidades eclesiales, la propuesta cristiana nunca envejece. Jesucristo también puede romper los esquemas aburridos en los cuales pretendemos encerrarlo y nos sorprende con su constante creatividad divina. Cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, brotan nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual. En realidad, toda auténtica acción evangelizadora es siempre «nueva». (Francisco. Evangelii Gaudium 11).

MEMORIA AGRADECIDA DE LA LLAMADA
“Tampoco deberíamos entender la novedad de esta misión como un desarraigo, como un olvido de la historia viva que nos acoge y nos lanza hacia adelante. La memoria es una dimensión de nuestra fe. (…) La alegría evangelizadora siempre brilla sobre el trasfondo de la memoria agradecida: es una gracia que necesitamos pedir. Los Apóstoles jamás olvidaron el momento en que Jesús les tocó el corazón: «Era alrededor de las cuatro de la tarde» (Jn 1,39). (…) El creyente es fundamentalmente «memorioso». (Francisco. Evangelii Gaudium 13).

JESÚS NO ME LLAMA A MI SOLO
“Hace falta ayudar a reconocer que el único camino consiste en aprender a encontrarse con los demás con la actitud adecuada, que es valorarlos y aceptarlos como compañeros de camino, sin resistencias internas. Mejor todavía, se trata de aprender a descubrir a Jesús en el rostro de los demás, en su voz, en sus reclamos. También es aprender a sufrir en un abrazo con Jesús crucificado cuando recibimos agresiones injustas o ingratitudes, sin cansarnos jamás de optar por la fraternidad. (Evangelii Gaudium 91). Precisamente en esta época, y también allí donde son un «pequeño rebaño» (Lc 12,32), los discípulos del Señor son llamados a vivir como comunidad que sea sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-16). (Evangelii Gaudium 92).

LA SALVACIÓN Y LA LLAMADA ES PARA TODOS
Esta salvación, que realiza Dios y anuncia gozosamente la Iglesia, es para todos, y Dios ha gestado un camino para unirse a cada uno de los seres humanos de todos los tiempos. Ha elegido convocarlos como pueblo y no como seres aislados. Nadie se salva solo, esto es, ni como individuo aislado ni por sus propias fuerzas. (…)
Este pueblo que Dios se ha elegido y convocado es la Iglesia. Jesús no dice a los Apóstoles que formen un grupo exclusivo, un grupo de élite. Jesús dice: « Id y haced que todos los pueblos sean mis discípulos » (Mt 28,19). San Pablo afirma que en el Pueblo de Dios, en la Iglesia, « no hay ni judío ni griego [...] porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús » (Ga 3,28).Me gustaría decir a aquellos que se sienten lejos de Dios y de la Iglesia, a los que son temerosos o a los indiferentes: ¡El Señor también te llama a ser parte de su pueblo y lo hace con gran respeto y amor! (Evangelii Gaudium 113).  La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio. (Evangelii Gaudium 114).

TODOS TIENE DERECHO A RECIBIR EL EVANGELIO
“Todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino «por atracción». (Evangelii Gaudium 14). “Ya «no podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos » y que hace falta pasar «de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera». (Evangelii Gaudium 14).

SOMOS DISCÍPULOS MISIONEROS
“La nueva evangelización debe implicar un nuevo protagonismo de cada uno de los bautizados. (…) si uno de verdad ha hecho una experiencia del amor de Dios que lo salva, no necesita mucho tiempo de preparación para salir a anunciarlo, no puede esperar que le den muchos cursos o largas instrucciones. Todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús; ya no decimos que somos «discípulos» y «misioneros», sino que somos siempre «discípulos misioneros». Si no nos convencemos, miremos a los primeros discípulos, quienes inmediatamente después de conocer la mirada de Jesús, salían a proclamarlo gozosos: «¡Hemos encontrado al Mesías!» (Jn 1,41). (Evangelii Gaudium 120)
LA LLAMADA DE JESÚS
543        Todos los hombres están llamados a entrar en el Reino. Anunciado en primer lugar a los hijos de Israel (cf. Mt 10, 5-7), este reino mesiánico está destinado a acoger a los hombres de todas las naciones (cf. Mt 8, 11; 28, 19). Para entrar en él, es necesario acoger la palabra de Jesús:

                  La palabra de Dios se compara a una semilla sembrada en el campo: los que escuchan con fe y se unen al pequeño rebaño de Cristo han acogido el Reino; después la semilla, por sí misma, germina y crece hasta el tiempo de la siega (LG 5).

777 La palabra "Iglesia" significa "convocación". Designa la asamblea de aquellos a quienes convoca la palabra de Dios para formar el Pueblo de Dios y que, alimentados con el Cuerpo de Cristo, se convierten ellos mismos en Cuerpo de Cristo.

1260  "Cristo murió por todos y la vocación última del hombre en realmente una sola, es decir, la vocación divina.

1710  "Cristo manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación" (GS 22,1).

EL CARACTER COMUNITARIO
DE LA VOCACION HUMANA

1878  Todos los hombres son llamados al mismo fin: Dios. Existe cierta semejanza entre la unidad de las personas divinas y la fraternidad que los hombres deben instaurar entre ellos, en la verdad y el amor (cf GS 24,3). El amor al prójimo es inseparable del amor a Dios.

María, madre de la Iglesia y madre de nuestra fe. ¡Madre, ayuda nuestra fe! Abre nuestro oído a la Palabra, para que reconozcamos la voz de Dios y su llamada. Aviva en nosotros el deseo de seguir sus pasos, saliendo de nuestra tierra y confiando en su promesa. Ayúdanos a dejarnos tocar por su amor, para que podamos tocarlo en la fe. Ayúdanos a fiarnos plenamente de él, a creer en su amor, sobre todo en los momentos de tri­bulación y de cruz, cuando nuestra fe es llamada a crecer y a madurar. Siembra en nuestra fe la alegría del Resuci­tado. Recuérdanos que quien cree no está nunca solo. Enséñanos a mirar con los ojos de Jesús, para que él sea luz en nuestro camino. Y que esta luz de la fe crezca continuamente en nosotros, hasta que llegue el día sin ocaso, que es el mismo Cristo, tu Hijo, nuestro Señor. (Francisco. Lumen Fidei 60).

Los martes y jueves a las 8.30 noche, entrando por la calle Ciudad de Laval 29. Habrá servicio de guardería para los que tengan niños pequeños. Una ocasión para rejuvenecer la llamada del Señor o recibir su llamada por primera vez.
La parroquia cuenta con dos familias misioneras, una en Sankt Pölten (Austria) y otra en Finlandia. Salvador y María (con once hijos) y Toni y Ana (con nueve hijos) han ido enviados, a petición del obispo de la zona donde viven, como misioneros a lugares donde apenas hay o no existe la Iglesia Católica. Te invitamos a ayudarles en los diversos gastos (alquiler vivienda, alimentación, calefacción… ), con algún donativo:

Salvador y María:                IBAN AT52 2025 6000 0154 5847
Toni y Ana:                              IBAN FI65 3939 0058 6550 51

El próximo domingo 28 de enero la Iglesia celebra la Infancia Misionera, con el lema:

“ATREVÉTE A SER MISIONERO”

“Atrévete…” Muchas veces los niños “se pican” unos a otros diciéndose: “¿A qué no te atreves?”. Si la propuesta es tan valiosa como lanzarse a la misión, merece la pena arriesgarse. Los cristianos obtenemos el valor necesario para ello apoyándonos en Aquel en quien sabemos que podemos confiar plenamente: Jesús.
“… a ser misionero”. Esa gran propuesta es también, y en un lugar destacado, para los más pequeños. Infancia Misionera va a ayudarles a descubrir y a vivir —de una manera sencilla, pero concreta, creativa y eficaz— que ellos son auténticos protagonistas de la misión en su propio ambiente. Y ¿por qué no soñar con ser misioneros algún día, si Dios quiere?
La colecta de la misa con niños del sábado 27 de enero irá destinada a este fin.
Durante este mes de enero les invitamos a colaborar con la infancia misionera del Domund aportando `céntimos rojos´, es decir, monedas de 1, 2 y 5 céntimos. Traedlas en bolsitas. Gracias.

1. Oración de la mañana en la parroquia: de lunes a viernes a las 10.00 h.
2. Adoración eucarística en la parroquia: los viernes por la tarde de 16.30 h. a 19.30 h. Les invitamos a apuntarse en turnos de media hora para que la Iglesia esté abierta y el Santísimo Sacramento acompañado.
3. El domingo 14 de enero a las 20.30 h. en el templo parroquial se convoca a todos los jóvenes de la parroquia entre 12 y 18 años y a sus padres para iniciar la nueva catequesis de postconfirmación, también para los que no están confirmados.
4. Movimiento sacramental: Ha habido durante el año 2017 en nuestra parroquia: 14 bautismos, 14 confirmaciones, 1 matrimonio y 18 funerales.
5. FORMACIÓN ARCIPRESTAL. El lunes 15 de enero a las 17.30 h. y a las 20.15 h. en los locales parroquiales habrá una sesión de formación sobre la vocación del catequista: llamado por Dios y partícipe de una misión.
6. El viernes 19 de enero habrá reunión de catequistas de Anatolé después de la reunión con los niños.
7. El sábado 20 y domingo 21 la colecta será para Nuevos Templos.
Del 15 al 21 de Enero de 2018
Lunes 15. 19.30 h.: Sin intención. 
Martes 16. Beata Juan Mª Condesa Lluch. 19.30 h.: En sufragio de: Juanita Saez. 
Miércoles 17. San Antonio, abad. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 18. 19.30 h.: Sin intención. 
Viernes 19. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 20. Por la mañana: San Fabián, papa y mártir; San Sebastián, mártir; Santos Fructuoso, obispo, Augurio y Eulogio, diáconos, mártires. Por la tarde: DOMINGO III DEL TIEMPO ORDINARIO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Espí-Sanchis; Lidia. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 21. DOMINGO III DEL TIEMPO ORDINARIO.  10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.



Puedes descargar la Hoja Parroquial:


5 de enero de 2018

Epifanía - Bautismo del Señor. 6 - 7 de Enero de 2018

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Epifania del Señor. 6 de Enero
Bautismo del Señor.Domingo 7 de Enero

              Queridos hermanos:
Celebramos seguidas las últimas fiestas de la Navidad: la solemnidad de la Epifanía del Señor y la Fiesta del Bautismo del Señor. Dos manifestaciones del Señor y de su belleza: a todos los pueblos—representados en los reyes de Oriente—, y el inicio de su ministerio público entrando en las aguas del Jordán, aceptando la misión de cargar con los pecados del mundo entero, anticipo de su pasión y muerte.
La belleza de este Niño salvará al mundo. Es la belleza de su Estrella y la belleza del Hijo de Dios que ponen en camino, como ocurrió con los Reyes Magos. Los letrados, que sabían donde iba a nacer, se quedaron en Jerusalén. El mucho saber no pone en camino. Tampoco Herodes se puso en camino. La desconfianza, el desaliento, el conformismo, la comodidad, la pereza, el pragmatismo, el pesimismo, el amor al dinero, matan la belleza. Atraídos por su belleza vayamos más allá de donde hallamos llegado y veremos alegrarse al cielo, a los campos dar “vivas” y aplaudir a los árboles del bosque (cf. Sal 95,12).
Los pastores y los reyes magos entraron en el lugar en el que estaban José, María y Jesús. Entrar no es lo mismo que asomarse. Y adoraron y dieron lo mejor de sí mismos. En verdad, entregar como los sabios de oriente el oro tiene como paga recibir el ciento por uno y la vida eterna; ofrecer el incienso de la oración y del corazón tiene como premio el participar de la divinidad de Jesús; ofrecer la mirra de los propios sufrimientos recibe como recompensa el consuelo y la dulzura de Jesús.
Decía San Gregorio de Nisa: “Tú te has revolcado durante mucho tiempo en el barro, apresúrate hacia mi Jordán, no ante la llamada de Juan, sino a la voz de Cristo.”
La belleza hace que nos apresuremos a entrar en las aguas, sumergiéndonos, como Jesús, hasta la cabeza. Jesús sabe que entrar en el agua es aceptar, como venido del Padre, su propia muerte en la cruz. Sin quedarnos en la “orillita”, o mojando solamente un dedito del pie en las aguas del Jordán, vivamos nuestro bautismo como una "inmersión" en la muerte de Cristo, una expresión de la muerte al pecado, un acto en que sepultamos al hombre viejo, y salimos resucitados como hombres nuevos (cf. Catecismo 1214). Purifiquémonos de nuestros pecados, como Él es puro (cf. 1 Jn 3,3), dejemos de revolcarnos en el barro de nuestros pecados, sin perder la esperanza en la eficacia de estas aguas bautismales, renovadas en el Sacramento del Perdón.
Ciertamente, adentrarse en las aguas del bautismo nos permite ver las maravillas de la esperanza del cielo abierto, el susurro amoroso del Espíritu Santo en forma de paloma y la voz del Padre que te invita a formar parte de su familia divina por medio de su Hijo Amado.
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Mateo  2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusa­lén preguntando:
—«¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.»
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
— «En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
“Y tú, Belén, tierra de Judea,
no eres ni mucho menos la última
de las ciudades de Judea,
pues de ti saldrá un jefe
que será el pastor de mi pueblo Israel?»
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que habla aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
— «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.»
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos has­ta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

Palabra del Señor.
EL EVANGELIO CON EL PAPA FRANCISCO
“En la noche de Navidad hemos meditado acerca de algunos pastores que pertenecían al pueblo de Israel y se dirigían a la cueva de Belén; hoy, solemnidad de la Epifanía, hacemos memoria de la llegada de los Magos, que venían de Oriente para adorar al recién nacido Rey de los judíos y Salvador universal y ofrecer dones simbólicos. Con su gesto de adoración, los Magos testimonian que Jesús vino a la tierra para salvar no a un solo pueblo, sino a todas las gentes. Por lo tanto, en la fiesta de hoy nuestra mirada se amplía al horizonte del mundo entero para celebrar la «manifestación» del Señor a todos los pueblos, es decir la manifestación del amor y de la salvación universal de Dios. Él no reserva su amor para algunos privilegiados, sino que lo ofrece a todos. Así como es Creador y Padre de todos, así también quiere ser Salvador de todos. Por eso, estamos llamados a alimentar siempre una gran confianza y esperanza respecto a cada persona y su salvación: también quienes nos parecen lejanos del Señor son seguidos —o mejor «perseguidos»— por su amor apasionado, por su amor fiel e incluso humilde. Porque el amor de Dios es humilde, muy humilde.
El relato evangélico de los Magos describe su viaje desde Oriente como un viaje del alma, como un camino hacia el encuentro con Cristo. Ellos están atentos a los signos que indican su presencia; son incansables al afrontar las dificultades de la búsqueda; son valientes al considerar las consecuencias de vida que se derivan del encuentro con el Señor. La vida es esta: la vida cristiana es caminar, pero estando atentos y siendo incansables y valientes. Así camina un cristiano. ... La experiencia de los Magos evoca el camino de todo hombre hacia Cristo. Como para los Magos, también para nosotros buscar a Dios quiere decir caminar ... fijando la mirada en el cielo y vislumbrando en el signo visible de la estrella al Dios invisible que habla a nuestro corazón. La estrella que es capaz de guiar a todo hombre a Jesús es la Palabra de Dios, Palabra que está en la Biblia, en los Evangelios. La Palabra de Dios es luz que orienta nuestro camino, nutre nuestra fe y la regenera. Es la Palabra de Dios que renueva continuamente nuestro corazón y nuestras comunidades. Por lo tanto, no olvidemos leerla y meditarla cada día, a fin de que llegue a ser para cada uno como una llama que llevamos dentro de nosotros para iluminar nuestros pasos, y también los de quien camina junto a nosotros, que tal vez le cuesta encontrar el camino hacia Cristo. ¡Siempre con la Palabra de Dios! La Palabra de Dios al alcance de la mano: un pequeño Evangelio en el bolsillo, en la cartera, siempre, para leerlo. No os olvidéis de esto: ¡siempre conmigo la Palabra de Dios!” (Francisco. Ángelus. 6-1-2015).

+ Lectura del santo evangelio según san Marcos                                 1, 7-11

En aquel tiempo, proclamaba Juan:
«Detrás de mi viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.
Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.»
Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán.
Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. Se oyó una voz del cielo:
«Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto.»
Palabra del Señor.
“Hoy celebramos la fiesta del Bautismo del Señor, que concluye el tiempo de Navidad. El Evangelio describe lo que sucede a orillas del Jordán. En el momento en que Juan Bautista confiere el bautismo a Jesús, el cielo se abre. «Apenas salió del agua —dice san Marcos—, vio rasgarse los cielos» (1, 10). Vuelve a la memoria la dramática súplica del profeta Isaías: «¡Ojalá rasgases el cielo y descendieses!» (Is 63, 19). Esta invocación fue escuchada en el acontecimiento del Bautismo de Jesús. Y de este modo termina el tiempo de los «cielos cerrados», que indican la separación entre Dios y el hombre, consecuencia del pecado. El pecado nos aleja de Dios e interrumpe el vínculo entre la tierra y el cielo, determinando así nuestra miseria y el fracaso de nuestra vida. Los cielos abiertos indican que Dios ha donado su gracia para que la tierra dé su fruto (cf. Sal 85, 13). Así, la tierra se convirtió en la morada de Dios entre los hombres y cada uno de nosotros tiene la posibilidad de encontrar al Hijo de Dios, experimentando, de este modo, todo el amor y la infinita misericordia. Lo podemos encontrar realmente presente en los Sacramentos, especialmente en la Eucaristía. Lo podemos reconocer en el rostro de nuestros hermanos, en especial en los pobres, enfermos, presos y refugiados: ellos son carne viva del Cristo que sufre e imagen visible del Dios invisible.
Con el Bautismo de Jesús no sólo se rasgan los cielos, sino que Dios habla nuevamente haciendo resonar su voz: «Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco» (Mc 1, 11). La voz del Padre proclama el misterio que se oculta en el Hombre bautizado por el Precursor.
Y luego la venida del Espíritu Santo, en forma de paloma: esto permite al Cristo, el Consagrado del Señor, inaugurar su misión, que es nuestra salvación. El Espíritu Santo: el gran olvidado en nuestras oraciones. Nosotros a menudo rezamos a Jesús; rezamos al Padre, especialmente en el «Padrenuestro»; pero no muy frecuentemente rezamos al Espíritu Santo, ¿es verdad? Es el olvidado. Y necesitamos pedir su ayuda, su fortaleza, su inspiración. El Espíritu Santo que animó totalmente la vida y el ministerio de Jesús, es el mismo Espíritu que hoy guía la vida cristiana, la existencia de un hombre y de una mujer que se dicen y quieren ser cristianos. Poner bajo la acción del Espíritu Santo nuestra vida de cristianos y la misión, que todos recibimos en virtud del Bautismo, significa volver a encontrar la valentía apostólica necesaria para superar fáciles comodidades mundanas. En cambio, un cristiano y una comunidad «sordos» a la voz del Espíritu Santo, que impulsa a llevar el Evangelio a los extremos confines de la tierra y de la sociedad, llegan a ser también un cristiano y una comunidad «mudos» que no hablan y no evangelizan.
Recordad esto: rezar con frecuencia al Espíritu Santo para que nos ayude, nos dé fuerza, nos dé la inspiración y nos haga ir adelante.
Que María, Madre de Dios y de la Iglesia, acompañe el camino de todos nosotros bautizados, nos ayude a crecer en el amor a Dios y en la alegría de servir al Evangelio, para dar así sentido pleno a nuestra vida.”  (Francisco. Ángelus. 11-1-2015).


EPIFANÍA DEL SEÑOR
Viernes 5 de enero:
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
Sábado 6 de enero:
10.00 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
11.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.



BAUTISMO DEL SEÑOR
Domingo 7 de enero:
10.00 h.: Solemnidad del Bautismo del Señor.
11.30 h.: Solemnidad del Bautismo del Señor.
Misa solemne.
19.30 h.: Solemnidad del Bautismo del Señor.

Se harán los anuncios de estas catequesis en las misas del domingo 7 de enero. La primera catequesis será el martes 9 de enero a las 20.30 h.. Continuarán los martes y jueves a las 8.30 noche, entrando por la calle Ciudad de Laval 29. Habrá servicio de guardería para los que tengan niños pequeños.
La parroquia cuenta con dos familias misioneras, una en Sankt Pölten (Austria) y otra en Finlandia. Salvador y María (con once hijos) y Toni y Ana (con nueve hijos) han ido enviados, a petición del obispo de la zona donde viven, como misioneros a lugares donde apenas hay o no existe la Iglesia Católica. Te invitamos a ayudarles en los diversos gastos (alquiler vivienda, alimentación, calefacción… ), con algún donativo:

Salvador y María:      IBAN AT52 2025 6000 0154 5847
     Toni y Ana:      IBAN FI65 3939 0058 6550 51


1. La oración de la mañana se reanudará el lunes 8 de enero a las 10.00 h
2. A partir del 12 de enero la parroquia recuperará la Adoración de los viernes. Será por la tarde de 16.30 h. a 19.30 h. Les invitamos a apuntarse en turnos de media hora para que la Iglesia esté abierta y el Santísimo Sacramento acompañado. Comunicarlo en despacho o sacristía.
3. El domingo 14 de enero a las 20.30 h. en el templo parroquial se convoca a todos los jóvenes de la parroquia entre 12 y 18 años y a sus padres para iniciar la nueva catequesis de postconfirmación, también para los que no están confirmados.
4. Durante este mes de enero les invitamos a colaborar con la infancia misionera del Domund aportando `céntimos rojos´, es decir, monedas de 1, 2 y 5 céntimos. Traedlas en bolsitas. Gracias.
5. Concurso de dibujo-Redacción-Poesía. Damos la gracias a todos los que han colaborado y participado en este concurso. Han realizado unos trabajos realmente bellos. Están expuestos en la entrada de la Iglesia. El próximo concurso comenzará con la Cuaresma el próximo 14 de febrero y su lema será “Mi familia al pie de la Cruz”. Es una ocasión para fomentar en familia las alternativas del dibujo y la literatura en prosa o poesía, ayudando a la transmisión en la fe.
6. Puede adquirir el calendario 2018 y el evangelio 2018 en la parroquia.
7. El viernes 12 de enero se ofrecerá la misa de 19.30 h. por los enfermos.
                 
Del 8 al 14 de Enero de 2018
COMIENZA EL TIEMPO ORDINARIO ANTES DE CUARESMA
Lunes 8. 19.30 h.: En sufragio de: Antonio Casanova. 
Martes 9. San Eulogio de Córdoba, presbítero y mártir. 19.30 h.: Sin intención. 
Miércoles 10. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 11. 19.30 h.: Sin intención. 
Viernes 12. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 13. Por la mañana: San Hilario, Obispo y Doctor. Por la tarde: DOMINGO SEGUNDO DEL TIEMPO ORDINARIO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Rafael Matoses y Dolores Martínez. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 14. DOMINGO SEGUNDO DEL TIEMPO ORDINARIO. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.

Puedes descargar la Hoja Parroquial: