31 de enero de 2014

Domingo 2 de febrero de 2014. PRESENTACIÓN DEL SEÑOR.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 2 de Febrero de 2014 

               Queridos hermanos:
Celebramos este domingo una Fiesta del Señor a los cuarenta días de su nacimiento. Fiesta de Luz. Fiesta del encuentro del Señor con el pueblo fiel: La Fiesta de la Presentación del Señor.
El Señor es definido por el anciano Simeón como "luz de las naciones" y "gloria de Israel", al tiempo que como signo de contradicción. Este anciano es llevado en su vida por el Espíritu Santo. Tiene sensibilidad espiritual, vive en gracia de Dios, y es capaz de reconocer en un niño de poco más de un mes al Mesías esperado llenándose su corazón de alegría. Es interesante observar de cerca esta entrada del niño Jesús en la solemnidad del templo, en medio de un gran ir y venir de numerosas personas, ocupadas en sus asuntos: los sacerdotes y los levitas con sus turnos de servicio, los numerosos devotos y peregrinos, deseosos de encontrarse con el Dios santo de Israel. Pero ninguno de ellos se entera de nada. Jesús es un niño como los demás, hijo primogénito de dos padres muy sencillos. Incluso los sacerdotes son incapaces de captar los signos de la nueva y particular presencia del Mesías y Salvador. Sólo dos ancianos, Simeón y Ana, descubren la gran novedad. Guiados por el Espíritu Santo, encuentran en ese Niño el cumplimiento de su larga espera y vigilancia. Ambos contemplan la luz de Dios, que viene para iluminar el mundo, y su mirada profética se abre al futuro, como anuncio del Mesías.(Benedicto XVI. 2-2-2011).
En esta escena, San José y la Virgen María llevan a Jesús para ofrecerlo al Señor, rescatándolo con dos pichones. “La Presentación de Jesús en el templo constituye así un icono elocuente de la donación total de la propia vida … A la presentación de Cristo se asocia María. La Virgen Madre, que lleva al Templo al Hijo para ofrecerlo al Padre, expresa muy bien la figura de la Iglesia que continúa ofreciendo sus hijos e hijas al Padre celeste, asociándolos a la única oblación de Cristo, causa y modelo de toda consagración en la Iglesia.” (Mensaje del Papa Juan Pablo II para la 1ª Jornada de la Vida Consagrada. 2-2-1997)
El bautismo nos consagra al Señor para ser suyos. Sea nuestro deseo y oración que nos entreguemos al Señor como el sumamente amado, al servicio divino y al bien de la Iglesia (cf. Catecismo 931) en las diversas vocaciones a la que el Señor nos llame: matrimonio, vida de especial consagración para la contemplación o el apostolado o el sacerdocio.
Jesús, vuestro párroco

Lectura del santo evangelio según san Lucas        2, 22-32

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él.  Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:
- «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
Palabra de Señor.

EL PELIGRO DE LA
MUNDANIDAD ESPIRITUAL EN LA IGLESIA
La mundanidad espiritual, que se esconde detrás de apariencias de religiosidad e incluso de amor a la Iglesia, es buscar, en lugar de la gloria del Señor, la gloria humana y el bienestar personal. Es lo que el Señor reprochaba a los fariseos: «¿Cómo es posible que creáis, vosotros que os glorificáis unos a otros y no os preocupáis por la gloria que sólo viene de Dios? » (Jn 5,44). Es un modo sutil de buscar «sus propios intereses y no los de Cristo Jesús» (Flp 2,21). Toma muchas formas, de acuerdo con el tipo de personas y con los estamentos en los que se enquista. Por estar relacionada con el cuidado de la apariencia, no siempre se conecta con pecados públicos, y por fuera todo parece correcto. Pero, si invadiera la Iglesia, «sería infinitamente más desastrosa que cualquiera otra mundanidad simplemente moral». Esta mundanidad puede alimentarse especialmente de dos maneras profundamente emparentadas. Una es la fascinación del gnosticismo, una fe encerrada en el subjetivismo, donde sólo interesa una determinada experiencia o una serie de razonamientos y conocimientos que supuestamente reconfortan e iluminan, pero en definitiva el sujeto queda clausurado en la inmanencia de su propia razón o de sus sentimientos. La otra es el neopelagianismo autorreferencial y prometeico de quienes en el fondo sólo confían en sus propias fuerzas y se sienten superiores a otros por cumplir determinadas normas o por ser inquebrantablemente fieles a cierto estilo católico propio del pasado. Es una supuesta seguridad doctrinal o disciplinaria que da lugar a un elitismo narcisista y autoritario, donde en lugar de evangelizar lo que se hace es analizar y clasificar a los demás, y en lugar de facilitar el acceso a la gracia se gastan las energías en controlar. En los dos casos, ni Jesucristo ni los demás interesan verdaderamente. Son manifestaciones de un inmanentismo antropocéntrico. No es posible imaginar que de estas formas desvirtuadas de cristianismo pueda brotar un auténtico dinamismo evangelizador. (La alegría del Evangelio 93-94).
..........................................................................................................................................................................................................
LO QUE ESCRIBÍA EL PAPA FRANCISCO SOBRE LA VIDA RELIGIOSA CUANDO ERA OBISPO AUXILIAR DE BUENOS AIRES EN 1995
“En las últimas décadas han surgido … soluciones de tipo funcionalista … Y probablemente radique aquí, según mi entender el más grave problema de la vida religiosa hoy día. Lo menciono utilizando una categoría de H. de Lubac: la mundanidad espiritual. El "espíritu del mundo" entra en el meollo mismo de la pertenencia de la Vida Religiosa a la Iglesia bajo la forma de lo funcional. …Bien puede darse una mundanidad espiritual en un excesivo cuidado, exquisito casi, del propio carisma (una especie de vivir sacándole lustre) prescindiendo de su real inserción en el santo pueblo fiel de Dios encarando las necesidades concretas de la historia ... y -en definitiva- en vez de ser "un don del Espíritu a la Iglesia" la Vida Religiosa, así configurada, termina siendo una pieza de museo o una "posesión" -por más moderna que sea- cerrada en sí misma y no puesta al servicio de la Iglesia. "La Iglesia no ha sido instituida para ser una organización de actividades, sino más bien como Cuerpo de Cristo para dar testimonio" ... , y entonces sí "es necesario que ella realice el trabajo concreto de proyectar y coordinar los múltiples ministerios y servicios que han de converger en la única acción pastoral." (MR, 20). Como vemos, las funciones, las actividades, están al servicio del testimonio del Cuerpo de Cristo.” (Mons. Jorge Mario Bergoglio. Obispo Auxiliar de Buenos Aires. La vida consagrada y su misión en la Iglesia y en el mundo. En Teología, Revista de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina. Nº 66. 1995 pág. 205ss).

Señor Jesús: Mesías tan esperado, sumamente amado, "luz de las naciones" y "gloria de Israel", concede a tu iglesia, -sacerdotes, religiosos y laicos-, la gracia de saber descalzarse ante el hermano, aprender a quitarnos las sandalias ante la tierra sagrada del otro (cf. Ex 3,5), viendo en él un hermano que te esconde en su carne (Oración inspirada en EG 169-170)

Desde el año 1997, cada 2 de febrero, se celebra en la Iglesia la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, instaurada por el Papa Juan Pablo II. Esta Jornada tiene como objetivo alabar y dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada a la Iglesia y a la humanidad, promover su conocimiento y estima por parte de todo el pueblo de Dios e invitar a los miembros de las órdenes e institutos religiosos dedicados a la contemplación y al apostolado a celebrar las maravillas que el Señor realiza en sus vidas.
El lema escogido este año es “La alegría del Evangelio en la vida consagrada”, a la luz de la exhortación del Papa. “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Las personas consagradas viven la alegría de su vocación, unidas a Jesucristo, en comunión fraterna, siendo reflejo del Amor de Dios en su misión concreta, contemplativa o apostólica, dispuestas a abrazar todas las miserias y a curar todas las heridas desde la oración, la ternura y la misericordia. Alegría, eso sí, crucificada. Pidamos en esta Jornada por todas las personas consagradas y que el Señor suscite vocaciones para vivir la alegría del seguimiento de Jesucristo. (cf. Presentación de esta Jornada realizada por Mons. Vicente Jiménez Zamora, Ob. de Santander).
1. En el despacho parroquial podrán adquirir la exhortación apostólica del Papa Francisco “La alegría del Evangelio”.
2. El lunes 3 de febrero a las 8 noche en los locales parroquiales nuevos continuará la formación arciprestal de catequistas abordando la exhortación del Papa Francisco sobre la Alegría del Evangelio y el primer anuncio.
3. Ese mismo lunes, a las 21.30 h., continuará el curso de familias misioneras en los nuevos locales parroquiales.
4. También el lunes a las 8.30 se reunirá el grupo de oración.
5. Los martes y viernes a las 9.30 noche catequesis de jóvenes y adultos. Aborda esta semana el Kerigma, el anuncio de la Buena Noticia.
6. El miércoles 5 a las 17.30 se reunirá el Equipo de Cáritas para la oración mensual.
7. También el miércoles comienza el curso de voluntariado en la sede de Cáritas interparroquial en el horario habitual.
8. El miércoles 5 se reunirá el Equipo de Liturgia a las 20.30 h.
9. El jueves 6 de febrero, primer jueves de mes, habrá adoración al Santísimo Sacramento después de la misa.
10. Los jueves a las 8 noche las clases del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas.
11. El viernes 7 de febrero desde las 10.00 de la mañana será la visita ordinaria a enfermos e impedidos de la parroquia.
12. Los sábados Cursillo para Monitor de Tiempo libre infantil y juvenil a partir de las 9.00 h.
13. El domingo 9 de febrero en la misa de 12.00 h. los miembros del IDR recibirán dentro de la Eucaristía la Cruz Misionera.
14. Les invitamos a responder a la llamada a estar con Jesús realmente presente en el Santísimo Sacramento para adorarlo una hora cada viernes en la Capilla de la comunión. Pueden apuntarse en la ficha de inscripción o comunicarlo a cualquiera de los sacerdotes para garantizar que cada hora tenga al menos tres o cuatro personas adoradoras.
Del 3 al 9 de Febrero de 2014
Lunes 3.  San Blas. 19.30 h.: En sufragio de: Rogelio Roselló. 
Martes 4. 19.30 h.: En sufragio de: Octavio Monllor Colomina.  
Miércoles 5. Santa Águeda. 19.30 h.: En sufragio de: Amparo Bolta. 
Jueves 6. San Pablo Miki y comp. mr. 19.30 h.: En sufragio de: Pilar Jiménez de la Cruz. 
Viernes 7. 19.30 h.: En sufragio de: Rvdo. P. Ricardo Sánchez López. 
Sábado 8. Por la mañana: San Josefina Bakhita. Por la tarde: V 
Domingo T.O. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Mª Dolores y Carmen Gómez Gasent. 21.00 h.: En sufragio de: Antonio Casanova, Vicente cabrera y Asunción Romero. Domingo 9. V Domingo T.O. 9.30 h.: Sin intención. 11.00 h.: Sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.

 -------------------------- --- ----------------------
Hoja Parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".