18 de enero de 2014

Domingo 19 de Enero de 2014. II TO A

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 19 de Enero de 2014 


                  Queridos hermanos:
Tras las celebraciones del tiempo de Navidad que concluía con la Fiesta del Bautismo del Señor, el evangelio de este domingo nos regala el testimonio del amigo del esposo: Juan el Bautista.
Jesús es el esposo. La Iglesia es la esposa. Si a Jesús le llamamos “Hijo de Dios, Verbo de Dios, Señor, Salvador, Cordero de Dios, Rey, Hijo amado, Hijo de la Virgen, Buen Pastor, Vida nuestra, nuestra Luz, nuestra Esperanza, Resurrección nuestra, Amigo de los hombres...” (Catecismo 2665), a la Iglesia le llamamos "la Jerusalén de arriba", "madre nuestra", la esposa inmaculada del Cordero inmaculado. (cf. Catecismo 757 y 796).
Nuestro bautismo apunta a unas bodas, las bodas del Cordero, que son celebradas anticipadamente en cada Eucaristía. El bautismo nos va transformando en corderos como Jesús, la Eucaristía con une matrimonialmente a Jesús. Todo como preparación a las Bodas Eternas del Cordero. Dice San Francisco de Sales que no podemos llegar a esta perfecta unión de amor con Dios en esta vida mortal. Podemos comenzar a amar a Dios en este mundo, pero sólo en el otro le amaremos perfectamente. Solamente en la Jerusalén celestial “se celebrarán las bodas del Cordero. Aquí, en esta vida caduca, el alma está verdaderamente prometida y desposada con el Cordero inmaculado, pero todavía no está casada con Él. La fe y la palabra se dan en este mundo, pero queda diferida la celebración del matrimonio; por esta causa, siempre cabe el desdecirse, aunque jamás haya motivo para ello, pues nuestro Esposo nunca nos dejará, si no le obligamos a ello con nuestra deslealtad y perfidia. Pero, en el cielo, celebradas ya las bodas y consumada esta divina unión, el vínculo de nuestros corazones con nuestro soberano Príncipe será eternamente indisoluble”. (Tratado del Amor de Dios 3,6).
Jesús no se casa con lobos. Por ello Jesús nos va transformando en Corderos. Pero alguno podría decir: “yo tengo reacciones de lobo, a mi no me puede querer”. Entonces escucha: Jesús es el Cordero que quita el pecado del mundo. Es decir: quita lo que de lobos ha dejado en nosotros el pecado. No tiene reparo en acercarse a lobos para transformarlos. Por ello acudamos al Pastor de las ovejas. Sin miedo. Jesús pastorea ovejas, transforma lobos, pero no puede hacer nada con quien es lobo, pero se cree oveja, yendo por la vida disfrazado de oveja. Fríos o calientes, pero no tibios. Transformados en ovejas y esperando las Bodas del Cordero, colaboremos con el Pastor en rescatar lobos para hacerlos ovejas por el amor, el perdón y la intercesión. (cf. Mt 5, 44).
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Juan    1, 29-34

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó:
- «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo dije: "Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo." Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel.»
Y Juan dio testimonio diciendo:
- «He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo." Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.»
Palabra del Señor. 
EL CORDERO DE DIOS ES EL LEÓN DE JUDÁ
“Contemplo un ejemplo de gran humildad en un rey de gran poder. Pues este que, como cordero ante el trasquilador, no abrió boca es el león de la tribu de Judá. ¿Quién es éste, cordero y león a la vez? En cuanto cordero, sufrió la muerte, y en cuanto león, la aniquiló. ¿Quién es éste, cordero y león a la vez? Manso y fuerte, amable y terrible, inocente y poderoso, silencioso al ser juzgado y rugiente al juzgar. ¿Quién es éste, cordero y león a la vez? Cordero en la pasión, león en la resurrección. ¿O fue cordero y león a la vez tanto en la pasión como en la resurrección? (…) ¿Por qué es cordero en la pasión? Porque recibió la muerte sin iniquidad ninguna. ¿Por qué es león en la pasión? Porque, muerto, dio muerte a la muerte. ¿Por qué es cordero en la resurrección? Porque su inocencia es eterna. ¿Por qué es león en la resurrección? Porque es eterno su poder. (…) Este es el cordero que quita los pecados del mundo; éste es el león que vence a los reinos del mundo”. (San Agustín. Sermón 375 A).
MEJOR QUE EL CORDERO DE LA PASCUA DE EGIPTO
“En otro tiempo, aquel cordero sacrificado por orden de Moisés alejaba al exterminador; con mucha más razón, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo nos librará del pecado. Si la sangre de una oveja irracional fue signo de salvación, ¿cuánto más salvadora no será la sangre del Unigénito?”(Catequesis de Jerusalén 13)
Éramos lobos. Pero murió la Oveja y nos hizo ovejas
“Reconoce los beneficios del pastor y no seguirás a los lobos del error. Éramos lobos. También nosotros fuimos hijos de la ira como los demás. Pero murió la Oveja y nos hizo a nosotros ovejas. He aquí el Cordero de Dios, he aquí el que quita el pecado, no de éste o aquél, sino del mundo. No nos atribuyamos arrogantemente nada a nosotros, hermanos míos, por el hecho de que somos algo; si es que por la fe en él somos algo, seamos lo que seamos, no nos lo atribuyamos a nosotros, no sea que perdamos hasta lo que recibimos. Pero en lo que recibimos, démosle gloria, tributémosle honor.” (San Agustín. Sermón XXVI)
Nos mostró el camino de la humildad
“Hermanos, no poseíamos ninguna obra buena; todas eran malas. Pero aun siendo tales las obras de los hombres, por su misericordia no les abandonó y, siendo merecedores de pena, él, en lugar del castigo que merecían, otorgó la gracia que desmerecían. Envió a su Hijo para rescatarnos, no con oro, ni con plata, sino con el valor de su sangre derramada, como cordero inmaculado conducido al sacrificio en favor de las ovejas manchadas, si es que sólo manchadas y no totalmente ennegrecidas. Tal es la gracia que hemos recibido. Vivamos, pues, de manera digna de la misma, para no hacer injuria a gracia tan sublime. Un médico extraordinario vino a nosotros y perdonó todos nuestros pecados. Si queremos enfermar de nuevo, no sólo seremos perniciosos para nosotros mismos, sino también ingratos para con el médico. Sigamos, pues, los caminos que él nos mostró, sobre todo el de la humildad. Tal se hizo él para nosotros. Nos mostró el camino de la humildad con sus preceptos y lo recorrió él mismo padeciendo por nosotros. No hubiera sufrido si no se hubiera humillado. ¿Quién sería capaz de dar muerte a Dios si él no se hubiese rebajado?” (San Agustín. Sermón XXIII A)
SÓLO ESTE CORDERO QUITA EL PECADO
“Nadie puede quitar el pecado; ni la ley, aunque es santa, justa y buena, puede quitarlo; sólo aquel de quien se dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quitó los pecados del mundo. Los quitó al perdonar los pecados cometidos, incluyendo el original, y ayuda para que no se cometan, y nos conduce a una vida en la que es imposible el pecado”. (San Agustín)
Cordero sin mancha, Cordero de Dios
que quitas los pecados del mundo.
¿Quién podrá eliminar mejor los pecados que quien está libre de pecado?
Tú, Señor, que indudablemente no estás manchado, podrás realmente lavarme.
Tu mano, sin pizca de polvo,
limpie mi ojo cubierto de barro.
Tú, Señor, que no tienes vigas en tu ojo,
extrae la viga de mi ojo.
Tú que no tienes ni la más insignificante mota de polvo en el tuyo. (cf. Sermón de San Bernardo).
 
Los martes y viernes a las 9.30 noche, entrando por la calle Ciudad de Laval 29 a partir del 14 de enero. Habrá servicio de guardería para los que tengan niños pequeños.

______________________________________________________________________

Tradicionalmente, la Semana de oración por la unidad de los cristianos se celebra del 18 al 25 de enero. Estas fechas fueron propuestas en 1908 por Paul Watson para cubrir el periodo entre la fiesta de san Pedro y la de san Pablo. Son unos días de súplica a la Santísima Trinidad pidiendo el pleno cumplimiento de las palabras del Señor en la Última Cena: “Padre Santo, guarda en tu nombre a aquellos que me has dado, para que sean uno como nosotros” (Juan 17,11). La oración de Cristo alcanza también a quienes nunca se han contado entre sus seguidores. Dice Jesús: Tengo otras ovejas que no son de este redil, a ésas también es necesario que las traiga, y oirán mi voz y formarán un solo rebaño con un solo pastor (Juan 10, 16). En el Octavario por la Unión de los Cristianos pedimos por nuestros hermanos separados; hemos de buscar lo que nos une, pero no podemos ceder en cuestiones de fe y moral. Junto a la unidad inquebrantable en lo esencial, la Iglesia promueve la legítima variedad en todo lo que Dios ha dejado a la libre iniciativa de los hombres. Por eso, fomentar la unidad supone al mismo tiempo respetar la multiplicidad, que es también demostración de la riqueza de la Iglesia. En el Concilio de Jerusalén, al tratar de los preceptos, los Apóstoles decidieron no imponer “más cargas que las necesarias” (Act XV, 28). Con ocasión de este octavario podemos dar un paso en ese identificarnos con los mismos sentimientos de Jesús. Concretar oración y mortificación pidiendo por la unidad de la Iglesia y de los cristianos. Este fue uno de los grandes deseos de Juan Pablo II (Encíclica Ut unum sint, nn. 1 a 4), y lo es asimismo de Benedicto XVI.
1. En el despacho parroquial podrán adquirir la exhortación apostólica del Papa Francisco “La alegría del Evangelio”.
2. El lunes 20 de enero a las 8 noche formación arciprestal de catequistas y a las 9.30 noche la formación de familias misioneras.
3. El mismo lunes a las 20.30 h. en la Parroquia de San Pedro de Tavernes de la Valldigna reunión de Cáritas arciprestal.
4. Los martes y viernes a las 9.30 noche catequesis de jóvenes y adultos.
5. El miércoles 22 a las 17.30 h. es la reunión de formación del Equipo de Cáritas.
6. Los jueves a las 8 noche las clases del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas;
7. Los sábados Cursillo para Monitor de Centro de Vacaciones.
8. El sábado 25 de enero en el Colegio Calderón del Grau de Gandía habrá un Encuentro de Vicaría con los miembros de la Pastoral de la Salud y con los ministros extraordinarios de la comunión de 10.00 a 13.00 h. Habrá una charla de la Dra. Mª Luz Gómez, miembro de la Comisión Diocesana de Pastoral de la Salud y profesora de la Universidad Católica de Valencia en el departamento de Ética y Bioética sobre la Pastoral de la Salud y el enfermo en la parroquia.
9. El mismo sábado a las 6 tarde será la entrega del Decálogo a los niños de tercero de la catequesis de infancia.
10. El domingo 26 es la Jornada de la Infancia Misionera. Con este motivo la colecta del sábado a las 6 tarde irá destinada a este fin.
11. Les invitamos a responder a la llamada a estar con Jesús realmente presente en el Santísimo Sacramento para adorarlo una hora cada viernes en la Capilla de la comunión. Pueden apuntarse en la ficha de inscripción para garantizar que cada hora tenga al menos tres o cuatro personas.
Del 20 al 26 de Enero de 2014
Lunes 20. S. Sebastián. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Espí—Sanchis. 
Martes 21. Bta. Josefa Mª de Santa Inés de Beniganim. 19.30 h.: En sufragio de María. 
Miércoles 22. San Vicente Mártir. 19.30 h.: sin intención. 
Jueves 23. S. Ildefonso. 19.30 h.: En sufragio de José Antonio Cabanilles. 
Viernes 24. S. Francisco de Sales. 19.30 h.: sin intención. 
Sábado 25. Por la mañana: CONVERSIÓN DE S. PABLO. Por la tarde: III T.O. 18.00 h.: Con niños. sin intención. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Vicente Cabrera y Asunción Romero. 
Domingo 26. III T.O. 9.30 h.: sin intención. 11.00 h.: sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo. 19.30 h.: sin intención.
-------------------------- --- ----------------------
Hoja Parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".