30 de junio de 2012

Domingo 1 de julio de 2012. XIII TO B.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 1 de julio de 2012.  
                             
Mi niña está en las últimas.
“Talitha kumi”.
    Mi niña está en las últimas. “Talitha kumi”.
                  Queridos hermanos:
Celebramos este domingo la Solemnidad extrínseca de San Pedro y San Pablo. San Pedro es testigo ocular de que Jesús tiene poder sobre la muerte. Estaba allí cuando aquel «jefe de la sinagoga que se llamaba Jairo», cuyo nombre significa “Yahveh ilumina o resucita”, se acercó a Jesús, se echó a sus pies y le rogaba con insistencia: Mi niña está en las últimas, pon las manos sobre ella para que se cure y viva». Fijémonos en la expresión: “Mi niña está en las últimas”.
Si nosotros fuéramos Jairo, ¿podríamos decir de nuestra vida, de nuestro matrimonio, de nuestra familia que está en las últimas? ¿Podríamos decir que está en las últimas la relación con un hijo o hija, o con el marido o la mujer? Asimismo, ¿podríamos decirlo de nosotros mismos, de nuestra vida espiritual, que como una niña enferma, requiere la Palabra de Jesús? Por último, ¿podríamos decir que nuestra comunidad cristiana, nuestra parroquia, la Iglesia, está en las últimas? En cualquier caso, nuestro Dios es un Dios de vivos, Dios de la vida, que no ha creado ni quiere la muerte. Jesús llevará a término de forma victoriosa lo que significa el nombre de Yair-Jairo. Jesús somete bajo sus pies también la muerte diciendo a la niña enferma que acaba de fallecer: “Talitha kumi”.
Decía San Jerónimo en su comentario al Evangelio de San Marcos: “Dice Jesús: Talitha kumi, que significa: Niña, levántate para mí. Si hubiera dicho: «Talitha kum», significaría: «Niña, levántate», pero como dijo «Talitha kumi», esto significa, tanto en lengua siria como en lengua hebrea: «Niña, levántate para mí». «Kumi» significa: «Levántate para mí».
Es necesario que pongamos a cualquier persona o sociedad, que pensemos que está tocando a su fin, en contacto con la palabra de Jesús, que tiene poder sobre la muerte. Con su palabra no solo nos devuelve a la vida normal. Con su palabra nos levanta para él. Luego dice que le den de comer. La Palabra de Dios, la Eucaristía, su Cuerpo y su Sangre, y la presencia de la Iglesia (Santiago, Pedro y Juan) harán que se levante de la muerte. Dice el catecismo que “nosotros resucitaremos como El, con El, por El”. (nº 995). Habría que añadir “y para él”.
Jesús, vuestro párroco

+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 5, 21-43
En aquel tiempo, Jesús atravesó de nuevo en barca a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago. Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y, al verlo, se echó a sus pies, rogándole con insistencia:
— «Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.»
Jesús se fue con él, acompañado de mucha gente que lo apretujaba.
Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Muchos médicos la hablan sometido a toda clase de tratamientos, y se habla gastado en eso toda su fortuna; pero, en vez de mejorar, se habla puesto peor. Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido curaría.
Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias, y notó que su cuerpo estaba curado. Jesús, notando que había sa­lido fuerza de él, se volvió en seguida, en medio de la gente, preguntando:
— «¿Quién me ha tocado el manto?»
Los discípulos le contestaron: — «Ves como te apretuja la gente y preguntas: “¿Quién me ha tocado?”»
Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que habla pasado, se le echó a los pies y le confesó todo. Él le dijo: — «Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.»
Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle:
— «Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?»
Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: — «No temas; basta que tengas fe.»
No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos. Entró y les dijo:
— «¿Qué estrépito y qué lloros son éstos? La niña no está muerta, está dormida.» Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos y, con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes, entró donde estaba la niña, la cogió de la mano y le dijo:
— «Talitha qumi» (que significa: «Contigo hablo, niña, levántate»).
La niña se puso en pie inmediatamente y echó a andar; tenía doce años. Y se quedaron viendo visiones.
Les insistió en que nadie se enterase; y les dijo que dieran de comer a la niña.
Palabra del Señor.

“Recorriendo las páginas del Evangelio pasan ante nuestros ojos un gran número de mujeres, de diversa edad y condición. Nos encontramos con mujeres aquejadas de enfermedades o de sufrimientos físicos, como aquella mujer poseída por " un espíritu que la tenía enferma; estaba encorvada y no podía en modo alguno enderezarse " (Lc 13, 11), o como la suegra de Simón que estaba " en cama con la fiebre " (Mc 1, 30), o como la mujer " que padecía flujo de sangre " (cf. Mc 5, 25-34) y que no podía tocar a nadie porque pensaba que su contacto hacía al hombre "impuro". Todas ellas fueron curadas, y la última, la hemorroisa, que tocó el manto de Jesús " entre la gente " (Mc 5, 27), mereció la alabanza del Señor por su gran fe: " Tu fe te ha salvado " (Mc 5, 34). Encontramos también a la hija de Jairo a la que Jesús hizo volver a la vida diciéndole con ternura: "Muchacha, a ti te lo digo, levántate" (Mc 5, 41). (Bto. JP II. Mulieris Dignitatem 13)
.........................................
La hemorroísa del Evangelio llevaba doce años perdiendo la sangre, que es un modo de perder la vida. Tocó el manto de Jesús, con fe cierta de hallarse con el Salvador. Le tocó y su vida quedó sana.
“El flujo de la sangre es la lujuria. Como los avaros son semejantes a los hidrópicos -tienen ansias de beber-, así los lujuriosos son semejantes al flujo de sangre. Los avaros, en efecto, se fatigan apeteciendo; los lujuriosos gastando. Allí hay apetito, aquí hay flujo; pero ambas cosas matan. Es necesario recurrir al médico que vino a sanar las enfermedades de las almas. (...) ¿Cuál fue la obra de Dios? Curó el flujo de sangre, curó al leproso, curó al paralítico. Todas son enfermedades del alma. La cojera y la ceguera: pues todo el que no camina de forma recta por el camino de la vida, cojea. Es ciego asimismo quien no confía en Dios. El lujurioso padece flujo de sangre, y todo el que es inconstante y mendaz tiene manchas de lepra. Es necesario que lo sane por dentro aquel que sanó exteriormente, para que se desee la sanación interior.” (San Agustín. Sermón 63 A, 2-3)
.........................................
Dice, pues, Jesús: Talitha kum que significa: Niña, levántate para mí. Si hubiera dicho: «Talitha kum», significarla: «Niña, levántate», pero como dijo «Talitha kumi», esto significa, tanto en lengua siria como en lengua hebrea: «Niña, levántate para mí». «Kumi» significa: «Levántate para mi». (San Jerónimo. Comentario al Evangelio según san Marcos)

Que nos toque también a nosotros Jesús y echaremos a andar. Aunque seamos paralíticos, aunque poseamos malas obras y no podamos andar, aunque estemos acostados en el lecho de nuestros pecados y de nuestro cuerpo, si nos toca Jesús, al instante quedaremos curados. (...) Te pido, Señor, que también a nosotros, que estamos tendidos, nos tomes de la mano, nos levantes del lecho de nuestros pecados y nos hagas caminar. Y cuando caminemos, manda que nos den de comer; estando yacentes, no podemos hacerlo. Si no nos levantamos, no somos capaces de recibir el cuerpo de Cristo. A Él la gloria, juntamente con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén”.  (San Jerónimo. Comentario al Evangelio según san Marcos)

547       Jesús acompaña sus palabras con numerosos "milagros, prodigios y signos" (Hch 2, 22) que manifiestan que el Reino está presente en El. Ellos atestiguan que Jesús es el Mesías anunciado (cf, Lc 7, 18-23).

548           Los signos que lleva a cabo Jesús testimonian que el Padre le ha enviado (cf. Jn 5, 36; 10, 25). Invitan a creer en Jesús (cf. Jn 10, 38). Concede lo que le piden a los que acuden a él con fe (cf. Mc 5, 25-34; 10, 52; etc.). Por tanto, los milagros fortalecen la fe en Aquél que hace las obras de su Padre: éstas testimonian que él es Hijo de Dios (cf. Jn 10, 31-38).

993 La fe en la resurrección descansa en la fe en Dios que "no es un Dios de muertos sino de vivos" (Mc 12, 27).

994 Pero hay más: Jesús liga la fe en la resurrección a la fe en su propia persona: "Yo soy la resurrección y la vida" (Jn 11, 25). Es el mismo Jesús el que resucitará en el último día a quienes hayan creído en él. (cf. Jn 5, 24-25; 6, 40) y hayan comido su cuerpo y bebido su sangre (cf. Jn 6, 54). En su vida pública ofrece ya un signo y una prenda de la resurrección devolviendo la vida a algunos muertos (cf. Mc 5, 21-42; Lc 7, 11-17; Jn 11), anunciando así su propia Resurrección que, no obstante, será de otro orden. De este acontecimiento único, El habla como del "signo de Jonás" (Mt 12, 39), del signo del Templo (cf. Jn 2, 19-22): anuncia su Resurrección al tercer día después de su muerte (cf. Mc 10, 34).
995 Ser testigo de Cristo es ser "testigo de su Resurrección" (Hch 1, 22; cf. 4, 33)(...) Nosotros resucitaremos como El, con El, por El.

La familia, fundada sobre el matrimonio entre el hombre y la mujer, está también llamada al igual que la Iglesia a ser imagen del Dios Único en Tres Personas. Al principio, en efecto, «creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: “Creced, multiplicaos”» (Gn 1, 27-28). Dios creó el ser humano hombre y mujer, con la misma dignidad, pero también con características propias y complementarias, para que los dos fueran un don el uno para el otro, se valoraran recíprocamente y realizaran una comunidad de amor y de vida. El amor es lo que hace de la persona humana la auténtica imagen de la Trinidad, imagen de Dios. Queridos esposos, viviendo el matrimonio no os dais cualquier cosa o actividad, sino la vida entera. Y vuestro amor es fecundo, en primer lugar, para vosotros mismos, porque deseáis y realizáis el bien el uno al otro, experimentando la alegría del recibir y del dar. Es fecundo también en la procreación, generosa y responsable, de los hijos, en el cuidado esmerado de ellos y en la educación metódica y sabia. Es fecundo, en fin, para la sociedad, porque la vida familiar es la primera e insustituible escuela de virtudes sociales, como el respeto de las personas, la gratuidad, la confianza, la responsabilidad, la solidaridad, la cooperación. Queridos esposos, cuidad a vuestros hijos y, en un mundo dominado por la técnica, transmitidles, con serenidad y confianza, razones para vivir, la fuerza de la fe, planteándoles metas altas y sosteniéndolos en la debilidad. Pero también vosotros, hijos, procurad mantener siempre una relación de afecto profundo y de cuidado diligente hacia vuestros padres, y también que las relaciones entre hermanos y hermanas sean una oportunidad para crecer en el amor. (Homilía Benedicto XVI, 3-06-2012)
1. El jueves 5, después de la Eucaristía, a las 20.30 h., estará la Adoración al Santísimo.
2. El viernes 6 estará la visita ordinaria a los enfermos de la parroquia a partir de las 10 h. Al mismo tiempo recordarles de si tienen algún conocido, amigo, familiar que quiera recibir la Eucaristía u otro sacramento se le comuniquen a D. Jesús o a D. Arturo.
3. Del 13 al 15 de julio habrán unas Jornadas de 1ª iniciación a la Oración de niños pequeños en nuestra parroquia, que serán impartidas por el P. Gonzalo Carbó Bolta y los Cooperadores de la verdad. Para inscribirse en este curso pónganse en contacto con D. Jesús. En la mesa de la entrada tienen el tríptico de la inscripción.
4. Campamento de Verano. Este año será en el Albergue El Retiro Lugar de Descanso de Siete Aguas del 17 al 22 de julio.
5. La parroquia organiza una peregrinación siguiendo el Camino de Santiago del 24 al 29 de julio. Pueden retirar el folleto de información.
6. La parroquia organiza una peregrinación parroquial a Valladolid, tras las huellas de San Francisco de Borja del 6 al 12 de agosto. Se pasará por Alcalá de Henares, Simancas, Vallbuena de Duero, Medina del Campo, Villagarcía de Campos, Palencia, Madrid... Pueden retirar el folleto de información.

Colectas:
En la colecta del Día de Caridad se recaudó 778,00 € para Cáritas Diocesana.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el  22-06-2012 : 60.606,53 €.
+ 628,42 €.
Ingresados hasta el 29-06-2012:

61.234,95 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 2 al 8 de julio de 2012
Lunes 2.  19.30 h.: En sufragio los difuntos de la familia Ferrer Puig. 
Martes 3.  Sto. Tomás, apóstol. 19.30 h.: En sufragio de Rogelio Rosello. 
Miércoles 4.  19.30 h.: En sufragio de Sixto Domínguez Osa y difuntos familia, Óctavio Monllor Colomina y Vicenta Peiró Castella. 
Jueves 5. 19.30 h.: En sufragio de Alfonso Parreño Aragonés. 
Viernes 6. 19.30 h.: sin intención. 
Sábado 7. XIV T.O. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia García Estruch. 21.00 h.: En sufragio Antonio Casanova. 
Domingo 8. XIV T.O. 12.00 h. Pro Pópulo.

***