16 de junio de 2012

Domingo 17 de junio. XI TO 2012 B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 17 de junio de 2012.  
                             
             

                                                            Queridos hermanos:
Adentrándonos en el Tiempo Ordinario nos encontramos en el Evangelio con dos parábolas del Reino de los Cielos. “El reino de Dios se parece...” Y lo hacemos en el Día de la Parroquia.
La primera parábola nos habla de un hombre que siembra simiente. La segunda parábola nos habla de la simiente, en concreto, de la semilla de mostaza. En ambas parábolas podemos descubrir enseñanzas para adentrarnos en el misterio de lo que es una Parroquia.
Esta parroquia de reciente erección, el 26 de mayo de 1978, fue erigida siendo Arzobispo D. José María García Lahiguera, a los tres días de ser nombrado por el papa Pablo VI  el nuevo Arzobispo D. Miguel Roca Cabanellas el 23 de mayo de 1978 que tomó posesión de la diócesis el 29 de junio inmediato. El párroco que fue nombrado venía de ser coadjutor de San Antonio Abad de Canals, D. José Vidal Talens.
Esta parroquia comenzó sin locales. Se buscaba primero la Iglesia viva, la comunidad de personas. Después ya vendrían los locales. Primero fue el local de una falla, sita en el Paseo de la las Germanías; después el Cine de Verano Alameda; luego el antiguo Templo enfrente del Hospital y hoy el actual desde 1995. La semilla ha ido germinando y ha ido creciendo, sin que el que sembró sepa cómo. Así va trabajando el Señor por medio de los diversos párrocos, sacerdotes, catequistas, colaboradores desde hace 34 años. En la pequeña semilla estaba ya un gran árbol. Era algo muy pequeño, como la semilla de mostaza, y se ha ido haciendo un árbol capaz de cobijar y permitir que aniden los pájaros.
El Señor sigue obrando. No debemos caer en “la tentación de la impaciencia, la tentación de buscar inmediatamente el gran éxito, de buscar los grandes números” (Card. Joseph Ratzinger). Al contrario, sostenidos y animados por la confianza del Señor, que hará crecer este árbol, continuamos trabajando, porque la fuerza tan extraordinaria de desarrollo está en la semilla que sembró el hombre. “Nada te turbe…” Se sembró algo muy pequeño. Pero ¿Cuántos santos saldrán de este árbol? ¿A cuántos se dará cobijo? Sabemos los nombres de algunos de los que sembraron esta semilla. Otros no los sabemos. Sembraron el Evangelio y sembraron su vida. Misterio de la cruz escondido en la siembra. Misterio de la gran acción de Dios capaz de sacar de lo más pequeño algo muy grande. Os invito a ser co-laboradores de nuestro Dios. Sin ese hombre no hay siembra. Pero el crecimiento depende de la fuerza que lleva consigo la semilla.
Jesús, vuestro párroco
 
+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 26-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: — «El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra.
Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»
Dijo también:
— «¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.»
Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.
Palabra del Señor.
En la cruz se descifran las parábolas
Llama la atención la importancia que adquiere la imagen de la semilla en el conjunto del mensaje de Jesús. El tiempo de Jesús, el tiempo de los discípulos, es el de la siembra y de la semilla. El «Reino de Dios» está presente como una semilla. Vista desde fuera, la semilla es algo muy pequeño. A veces, ni se la ve. El grano de mostaza —imagen del Reino de Dios— es el más pequeño de los granos y, sin embargo, contiene en sí un árbol entero. La semilla es presencia del futuro. En ella está escondido lo que va a venir. Es promesa ya presente en el hoy. El Domingo de Ramos, el Señor ha resumido las diversas parábolas sobre las semillas y desvelado su pleno significado: «Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero, si muere, da mucho fruto» (Jn 12,24). Él mismo es el grano. Su «fracaso» en la cruz supone precisamente el camino que va de los pocos a los muchos, a todos: «Y cuando sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí» (Jn 12, 32). El fracaso de los profetas, su fracaso, aparece ahora bajo otra luz. Es precisamente el camino para lograr «que se conviertan y Dios los perdone». Es el modo de conseguir, por fin, que todos los ojos y oídos se abran. En la cruz se descifran las parábolas. En los sermones de despedida dice el Señor: «Os he hablado de esto en comparaciones: viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente» (Jn 16,25). Así, las parábolas hablan de manera escondida del misterio de la cruz; no sólo hablan de él: ellas mismas forman parte de él. Pues precisamente porque dejan traslucir el misterio divino de Jesús, suscitan contradicción. Precisamente cuando alcanzan máxima claridad, como en la parábola de los trabajadores homicidas de la viña (cf. Mc 12, 1-12), se transforman en estaciones de la vía hacia la cruz. En las parábolas, Jesús no es sólo el sembrador que siembra la semilla de la palabra de Dios, sino que es semilla que cae en la tierra para morir y así poder dar fruto.  (Benedicto XVI. Jesús de Nazaret)
.........................................
“Todos tienen necesidad del Evangelio; el Evangelio está hecho para todos y no sólo a un sector determinado de personas, por esto estamos obligados a buscar nuevas vías para llevar el Evangelio a todos.
Sin embargo, aquí se esconde una tentación - la tentación de la impaciencia, la tentación de buscar inmediatamente el gran éxito, de buscar los grandes números. Y este no es el método de Dios. Para el reino de Dios y, de esta manera, para la evangelización, instrumento y vehículo del reino de Dios, siempre es válida la parábola del grano de mostaza (cf. Mc 4, 31 - 32). El Reino de Dios siempre vuelve a comenzar bajo este signo. (...) las realidades grandes empiezan con humildad. (...) Un viejo proverbio dice "el éxito no es un nombre de Dios". La nueva evangelización debe someterse al misterio del grano de mostaza y no pretender producir rápidamente el gran árbol”. (Cardenal Joseph Ratzinger. Jubileo de los catequistas. año 2000)
.........................................
La fuerza que sostiene la esperanza del catequista viene del mismo Dios: «Estoy contento en las debilidades, ultrajes e infortunios, persecuciones y angustias, sufridas por Cristo; pues cuando soy débil, entonces soy fuerte» (2 Cor 12,10). Esta fuerza de Dios en nosotros es confianza en la palabra de Cristo que nos dice que el Reino de Dios es semilla que crece de modo imperceptible (Mc 4,26- 28), semilla de mostaza que se desarrolla hasta convertirse en árbol y pequeña cantidad de levadura que transforma toda la masa (Lc 13,18-21). (Conferencia Episcopal Española. El catequista y su formación. nº 64)
 
“Oh Dios, fuerza de los que en ti esperan, escucha nuestras súplicas; y pues el hombre es frágil y sin ti nada puede, concédenos la ayuda de tu gracia para guardar tus mandamientos y agradarte con nuestras acciones y deseos.” (Oración colecta, MR 11º domingo T.O.)
544           El Reino pertenece a los pobres y a los pequeños, es decir a los que lo acogen con un corazón humilde. Jesús fue enviado para "anunciar la Buena Nueva a los pobres" (Lc 4, 18; cf. 7, 22). Los declara bienaventurados porque de "ellos es el Reino de los cielos" (Mt 5, 3); a los "pequeños" es a quienes el Padre se ha dignado revelar las cosas que ha ocultado a los sabios y prudentes (cf. Mt 11, 25). Jesús, desde el pesebre hasta la cruz comparte la vida de los pobres; conoce el hambre (cf. Mc 2, 23-26; Mt 21,18), la sed (cf. Jn 4,6-7; 19,28) y la privación (cf. Lc 9, 58). Aún más: se identifica con los pobres de todas clases y hace del amor activo hacia ellos la condición para entrar en su Reino (cf. Mt 25, 31-46).
545 Jesús invita a los pecadores al banquete del Reino: "No he venido a llamar a justos sino a pecadores" (Mc 2, 17; cf. 1 Tim 1, 15). Les invita a la conversión, sin la cual no se puede entrar en el Reino, pero les muestra de palabra y con hechos la misericordia sin límites de su Padre hacia ellos (cf. Lc 15, 11-32) y la inmensa "alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta" (Lc 15, 7). La prueba suprema de este amor será el sacrificio de su propia vida "para remisión de los pecados" (Mt 26, 28).
546 Jesús llama a entrar en el Reino a través de las parábolas, rasgo típico de su enseñanza (cf. Mc 4, 33-34). Por medio de ellas invita al banquete del Reino (cf. Mt 22, 1-14), pero exige también una elección radical para alcanzar el Reino, es necesario darlo todo (cf. Mt 13, 44-45); las palabras no bastan, hacen falta obras (cf. Mt 21, 28-32). Las parábolas son como un espejo para el hombre: ¿acoge la palabra como un suelo duro o como una buena tierra (cf. Mt 13, 3-9)? ¿Qué hace con los talentos recibidos (cf. Mt 25, 14-30)? Jesús y la presencia del Reino en este mundo están secretamente en el corazón de las parábolas. Es preciso entrar en el Reino, es decir, hacerse discípulo de Cristo para "conocer los Misterios del Reino de los cielos" (Mt 13, 11). Para los que están "fuera" (Mc 4, 11), la enseñanza de las parábolas es algo enigmático (cf. Mt 13, 10-15).
543 Todos los hombres están llamados a entrar en el Reino. Anunciado en primer lugar a los hijos de Israel (cf. Mt 10, 5-7), este reino mesiánico está destinado a acoger a los hombres de todas las naciones (cf. Mt 8, 11; 28, 19). Para entrar en él, es necesario acoger la palabra de Jesús:
La palabra de Dios se compara a una semilla sembrada en el campo: los que escuchan con fe y se unen al pequeño rebaño de Cristo han acogido el Reino; después la semilla, por sí misma, germina y crece hasta el tiempo de la siega (LG 5).
El lunes pasado terminó el segundo curso del “Itinerario diocesano de renovación”, plan de acción evangelizadora en el que todos los cristianos somos protagonistas. Este itinerario empezó en nuestra diócesis en el curso 2010-2011, y ya está extendido en más del 90% de las parroquias de la provincia eclesiástica. En nuestra parroquia tenemos un grupo que ha participado de las diferentes actividades propuestas por el Sr. Arzobispo para este itinerario, que son: la peregrinación al Santuario mariano de Simat de la Valldigna, rito de la entrega de la Biblia en la Eucaristía dominical, etc. Para concluir, que mejor con la experiencia de una persona que ha ido realizando este camino, esta experiencia a lo largo de estos cursos. Su experiencia dice así:
“Pertenezco al grupo del IDR de la Parroquia San Francisco de Borja de Gandia y, en primer lugar, quiero agradecer a los catequistas que tengo el poder compartir con ellos esta experiencia. Este grupo está formado por personas de todas las edades y esto nos enriquece todavía más. Invitaría a todos a que el próximo curso (2012-2013) se agregaran a este grupo, ya que está resultando muy fecundo en la maduración de nuestra fe cristiana. Nos exhorta a que escuchemos hoy la voz de Dios y a que nos planteemos qué clase de cristianos somos, ya que muchos de nosotros nos hemos acomodado y no hacemos nada o muy poca cosa para encontrarnos con el Señor; creemos que ya lo sabemos todo, pero no es así. En este grupo nos invitan a la oración (la gran olvidada), a leer la Biblia, a profundizar en nuestro vivir cristiano y muchas cosas más. Las reuniones son una o dos veces al mes (lunes) y resultan ser muy amenas y dinámicas.”
Señor, Tú que llamaste a tu siervo Samuel por tres veces, haz que nosotros podamos responder como él: “Habla Señor que tu siervo te escucha.”

1. El lunes 18 de junio a las 20.30 h. será la Asamblea parroquial de fin de curso en el Templo.
2. El miércoles 20 estará la revisión de curso de catequistas de infancia a las 17.30 h.
3. El miércoles 20 tendrá el fin de curso del equipo de Liturgia a las 20.30 h.
4. El jueves 21 está programada la excursión para catequistas de infancia a Xàbia.
5. Del 13 al 15 de julio habrán unas Jornadas de 1ª iniciación a la Oración de niños pequeños en nuestra parroquia, que serán impartidas por el P. Gonzalo Carbó Bolta y los Cooperadores de la verdad. Para inscribirse en este curso pónganse en contacto con D. Jesús. En la mesa de la entrada tienen el tríptico de la inscripción.
6. Campamento de Verano. Este año será en el Albergue El Retiro Lugar de Descanso de Siete Aguas del 17 al 22 de julio.
7. La parroquia organiza una peregrinación siguiendo el Camino de Santiago del 24 al 29 de julio. Pueden retirar el folleto de información. El viernes 22 de junio habrá una reunión informativa sobre la peregrinación a las 20.30 h. en la sala catecumenium.
8. La parroquia organiza una peregrinación parroquial a Valladolid, tras las huellas de San Francisco de Borja del 6 al 12 de agosto. Se pasará por Alcalá de Henares, Simancas, Vallbuena de Duero, Medina del Campo, Villagarcía de Campos, Palencia, Madrid... Pueden retirar el folleto de información.

Colectas:
Se envió la colecta del Día del Seminario: 521 €.
La colecta extraordinaria de junio ascendió a 376 €.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 8-6-2012: 60.226,53 €.
+ 380 €.
Ingresados hasta el 15-06-2012:

60.606,53 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850


Del 18 al 24 de junio de 2012

Lunes 18.  19.30 h.: En sufragio de Mateo Blay Jiménez, Josela Polop y Rafa Noguera. 
Martes 19.  19.30 h.: Sin intención. 
Miércoles 20.  19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Espí Sanchis. 
Jueves  21. 19.30 h.: En sufragio de Luis Borrull. 
Viernes 22. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 23. XII T.O. 19.30 h.: En sufragio de José A. Cabanilles. 21.00 h.: En sufragio de Joaquín y Martín Escrivá, Vicente Cabrera y Asunción Romero, y Rafael Belda. 
Domingo 26. T.O. 12.00 h. Pro Pópulo.

***