4 de febrero de 2017

Domingo 5 de febrero de 2017. 5 TO A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 5 de Febrero de 2017

     Queridos hermanos:
El evangelio de este domingo presenta la misión de la Iglesia bajo tres imágenes: la sal, la luz y la ciudad. Pongamos estas imágenes a través de otra imagen: la semilla de mostaza, pobre, humilde, “es más pequeña que cualquier semilla … pero … crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra.» (Mc 4,30-32). Es como poner las imágenes de la sal, la luz y la ciudad a través de las bienaventuranzas.
Respecto a la sal, (que sala, da sabor, conserva, acompaña la ofrenda y el sacrificio), pensemos que basta poca cantidad para dar sabor a la comida o para dar sentido a los sufrimientos de la vida.
Respecto a la luz, no hará falta un gran foco que elimine toda oscuridad. Será suficiente una candela encendida. “La luz de la fe no disipa todas nuestras tinieblas, sino que, como una lámpara, guía nuestros pasos en la noche, y esto basta para caminar.” (Francisco. Lumen Fidei 57). La luz también es el amor, que “es en el fondo la única luz que «ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar». (Francisco. Evangelii Gaudium 272). El amor de Cristo “brilla como en un espejo en el rostro de los cristianos, y así se difunde y llega hasta nosotros, de modo que también nosotros podamos participar en esta visión y reflejar a otros su luz.” (Lumen Fidei 37).
La ciudad entendida como pequeño rebaño. “Pre-cisamente en esta época, y también allí donde son un «pequeño rebaño» (Lc 12,32), los discípulos del Señor son llamados a vivir como comunidad que sea sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-16). (Francisco. Ev. Gaudium 92). Una comunidad no de perfectos, sino que se quiere y se perdona, con relaciones de hermanos y de madres. (cf. Mc 3,34-35).
Aunque sea humilde y pequeña la semilla de mostaza, aunque sea poca la sal, y la luz sea humilde y suficiente y la ciudad un pequeño rebaño, NO SE PUEDE OCULTAR. Ese amor, que crea comunión de personas en el pequeño rebaño, que da sentido y sabor incluso al sufrimiento y a la cruz NO SE PUEDE OCULTAR. Es para todos. “Todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie.” (Francisco. Evangelii Gaudium 14). “Es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones”. (Francisco. Evangelii Gaudium 23). Nuestra parroquia está llamada a “estar siempre allí donde hace más falta la luz y la vida del Resucitado.” (Evangelii Gaudium 30). A ser ese poco de sal, esa humilde luz, ese pequeño rebaño en medio de la ciudad.
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Mateo   5, 13-16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Vosotros sois la sal de la tierra.  Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?
No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo.  No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte.
Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.
Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo. »
Palabra del Señor
Las características del Pueblo de Dios
782       El Pueblo de Dios tiene características que le  distinguen claramente de todos los grupos religiosos, étnicos, políticos o culturales de la Historia:
– Es el Pueblo de Dios: Dios no pertenece en propiedad a ningún pueblo. Pero El ha adquirido para sí un pueblo de aquellos que antes no eran un pueblo: "una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa" (1 P 2, 9).
– Se llega a ser miembro de este cuerpo no por el nacimiento físico, sino por el "nacimiento de arriba", "del agua y del Espíritu" (Jn 3, 3-5), es decir, por la fe en Cristo y el Bautismo.
– Este pueblo tiene por jefe [cabeza] a Jesús el Cristo [Ungido, Mesías]: porque la misma Unción, el Espíritu Santo fluye desde la Cabeza al Cuerpo, es "el Pueblo mesiánico".
– "La identidad de este Pueblo, es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo".
– "Su ley, es el mandamiento nuevo: amar como el mismo Cristo mismo nos amó (cf. Jn 13, 34)". Esta es la ley "nueva" del Espíritu Santo (Rm 8,2; Ga 5, 25).
– Su misión es ser la sal de la tierra y la luz del mundo (cf. Mt 5, 13-16). "Es un germen muy seguro de unidad, de esperanza y de salvación para todo el género humano".
– "Su destino es el Reino de Dios, que el mismo comenzó en este mundo, que ha de ser extendido hasta que él mismo lo lleve también a su perfección" (LG 9). 1243   En Cristo, los bautizados son "la luz del mundo" (Mt 5,14; cf Flp 2,15).

737   La misión de Cristo y del Espíritu Santo se realiza en la Iglesia, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo. Esta misión conjunta asocia desde ahora a los fieles de Cristo en su Comunión con el Padre en el Espíritu Santo: El Espíritu Santo prepara a los hombres, los previene por su gracia, para atraerlos hacia Cristo. Les manifiesta al Señor resucitado, les recuerda su palabra y abre su mente para entender su Muerte y su Resurrección. Les hace presente el Misterio de Cristo, sobre todo en la Eucaristía para reconciliarlos, para conducirlos a la Comunión con Dios, para que den "mucho fruto" (Jn 15, 5. 8. 16).

738   Así, la misión de la Iglesia no se añade a la de Cristo y del Espíritu Santo, sino que es su sacramento: con todo su ser y en todos sus miembros ha sido enviada para anunciar y dar testimonio, para actualizar y extender el Misterio de la Comunión de la Santísima Trinidad

EL EVANGELIO COMENTADO
POR EL PAPA FRANCISCO
“En el Evangelio de este domingo, que está inmediatamente después de las Bienaventuranzas, Jesús dice a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra... Vosotros sois la luz del mundo» (Mt 5, 13.14). Esto nos maravilla un poco si pensamos en quienes tenía Jesús delante cuando decía estas palabras. ¿Quiénes eran esos discípulos? Eran pescadores, gente sencilla... Pero Jesús les mira con los ojos de Dios, y su afirmación se comprende precisamente como consecuencia de las Bienaventuranzas. Él quiere decir: si sois pobres de espíritu, si sois mansos, si sois puros de corazón, si sois misericordiosos... seréis la sal de la tierra y la luz del mundo.
Para comprender mejor estas imágenes, tengamos presente que la Ley judía prescribía poner un poco de sal sobre cada ofrenda presentada a Dios, como signo de alianza. La luz, para Israel, era el símbolo de la revelación mesiánica que triunfa sobre las tinieblas del paganismo. Los cristianos, nuevo Israel, reciben, por lo tanto, una misión con respecto a todos los hombres: con la fe y la caridad pueden orientar, consagrar, hacer fecunda a la humanidad. Todos nosotros, los bautizados, somos discípulos misioneros y estamos llamados a ser en el mundo un Evangelio viviente: con una vida santa daremos «sabor» a los distintos ambientes y los defenderemos de la corrupción, como lo hace la sal; y llevaremos la luz de Cristo con el testimonio de una caridad genuina. Pero si nosotros, los cristianos, perdemos el sabor y apagamos nuestra presencia de sal y de luz, perdemos la eficacia. ¡Qué hermosa misión la de dar luz al mundo! Es una misión que tenemos nosotros. ¡Es hermosa! Es también muy bello conservar la luz que recibimos de Jesús, custodiarla, conservarla. El cristiano debería ser una persona luminosa, que lleva luz, que siempre da luz. Una luz que no es suya, sino que es el regalo de Dios, es el regalo de Jesús. Y nosotros llevamos esta luz. Si el cristiano apaga esta luz, su vida no tiene sentido: es un cristiano sólo de nombre, que no lleva la luz, una vida sin sentido. Pero yo os quisiera preguntar ahora: ¿cómo queréis vivir? ¿Como una lámpara encendida o como una lámpara apagada? ¿Encendida o apagada? ¿Cómo queréis vivir? [la gente responde: ¡Encendida!] ¡Lámpara encendida! Es precisamente Dios quien nos da esta luz y nosotros la damos a los demás. ¡Lámpara encendida! Ésta es la vocación cristiana.” (Francisco. Ángelus. 9-2-2014).

PARA LA JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO
EL EJEMPLO Y EL TESTIMONIO DE SANTA BERNARDETTE
“Me gustaría animar a todos los enfermos, a las personas que sufren, a los médicos, enfermeras, familiares y a los voluntarios a que vean en María, Salud de los enfermos, a aquella que es para todos los seres humanos garante de la ternura del amor de Dios y modelo de abandono a su voluntad; y a que siempre encuentren en la fe, alimentada por la Palabra y los sacramentos, la fuerza para amar a Dios y a los hermanos en la experiencia también de la enfermedad. Como santa Bernadette estamos bajo la mirada de María. La humilde muchacha de Lourdes cuenta que la Virgen, a la que llamaba «la hermosa Señora», la miraba como se mira a una persona. Estas sencillas palabras describen la plenitud de una relación. Bernadette, pobre, analfabeta y enferma, se siente mirada por María como persona. La hermosa Señora le habla con gran respeto, sin lástima. Esto nos recuerda que cada paciente es y será siempre un ser humano, y debe ser tratado en consecuencia. Los enfermos, como las personas que tienen una discapacidad incluso muy grave, tienen una dignidad inalienable y una misión en la vida y nunca se convierten en simples objetos, aunque a veces puedan parecer meramente pasivos, pero en realidad nunca es así. Bernadette, después de haber estado en la Gruta y gracias a la oración, transforma su fragilidad en apoyo para los demás, gracias al amor se hace capaz de enriquecer a su prójimo y, sobre todo, de ofrecer su vida por la salvación de la humanidad. El hecho de que la hermosa Señora le pida que rece por los pecadores, nos recuerda que los enfermos, los que sufren, no solo llevan consigo el deseo de curarse, sino también el de vivir la propia vida de modo cristiano, llegando a darla como verdaderos discípulos misioneros de Cristo. A Bernadette, María le dio la vocación de servir a los enfermos y la llamó para que se hiciera Hermana de la Caridad, una misión que ella cumplió de una manera tan alta que se convirtió en un modelo para todos los agentes sanitarios. Pidamos pues a la Inmaculada Concepción la gracia de saber siempre ver al enfermo como a una persona que, ciertamente, necesita ayuda, a veces incluso para las cosas más básicas, pero que también lleva consigo un don que compartir con los demás.” (Mensaje para la XXV Jornada Mundial del Enfermo. 8 de diciembre de 2016).
“Hermanos y hermanas, enfermos, agentes sanitarios y voluntarios, elevemos juntos nuestra oración a María, para que su materna intercesión sostenga y acompañe nuestra fe y nos obtenga de Cristo su Hijo la esperanza en el camino de la curación y de la salud, el sentido de la fraternidad y de la responsabilidad, el compromiso con el desarrollo humano integral y la alegría de la gratitud cada vez que nos sorprenda con su fidelidad y su misericordia.
María, Madre nuestra, que en Cristo nos acoges como hijos,
fortalece en nuestros corazones la espera confiada,
auxílianos en nuestras enfermedades y sufrimientos,
guíanos hasta Cristo, hijo tuyo y hermano nuestro,
y ayúdanos a encomendarnos al Padre que realiza obras grandes.” (Mensaje para la XXV Jornada Mundial del Enfermo. 8 de diciembre de 2016).
Pastoral de la salud y ecología integral
“Salud para ti, salud para tu casa” (1 Sam 25,6), con este lema la Iglesia en España celebra el sábado 11 de febrero el Día del Enfermo y el 21 de mayo la Pascua del enfermo.
El papa Francisco nos pide en la encíclica Laudato si' que cuidemos y trabajemos por la prevención de las enfermedades: estando atentos a los riesgos del entorno natural o social que puedan causarlas y promoviendo acciones o actitudes que puedan ayudar a tener más salud personal y comunitaria. Así, el tema y lema serán: «Pastoral de la salud y ecología integral: “Salud para ti, salud para tu casa”» (1 Sam 25, 6).
Es necesaria una renovación de la pastoral de la salud que, superando el dolorismo, se plantee en positivo la prevención de la enfermedad y la promoción de la vida.
Con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo se han programado en la parroquia las siguientes acciones:
- El jueves 9 de febrero se celebrará la Misa de la Jornada Mundial del Enfermo a las 19.30 h. y a continuación se hará una Adoración Eucarística pidiendo especialmente por los enfermos.
- El viernes 10 de febrero a las 20.30 h. se ofrecerá una charla sobre este tema a cargo del sacerdote José Ignacio Serquera, cvmd.
- El domingo 12 de febrero a las 17.30 h. en los locales nuevos se pasará una película sobre este tema de la salud.

GASTOS RESTAURACIÓN VIVIENDA PARROQUIAL
5.623,32 €
Dos donativos: 55 €
Se recaudaron:  1.790,90 €
Falta pagar:     3.832,42 €
Donativos en BANKIA
ES83-2038-6230-75-3000420970
1. Donativos para la Infancia misionera a fecha 1 de febrero: 210 €.
2. FORMACIÓN ARCIPRESTAL. El lunes 6 de febrero a las 20.15 h. en los locales parroquiales habrá una sesión de formación sobre el catecismo Testigos del Señor.
3. CATEQUESIS PARA JÓVENES Y ADULTOS. Los martes y viernes a las 9.30 noche, entrando por la calle Ciudad de Laval 29. Habrá servicio de guardería para los que tengan niños pequeños.
4. La colecta de la semana que viene es para la Campaña de Manos Unidas contra el Hambre en el mundo.


Del 6 al 12 de febrero de 2017
Lunes 6. San Pablo Miki y comp. mr. 19.30 h.: Sin intención. 
Martes 7. 19.30 h.: En sufragio de: Rvdo. P. Ricardo Sánchez López. 
Miércoles 8. San Jerónimo Emiliani. Santa Josefina Bakhita. 19.30 h.: En sufragio de: Antonio Casanova. 
Jueves 9. 19.30 h.: En sufragio de: Isabel Terrades y Petri Martínez. 
Viernes 10. Santa Escolástica.19.30 h.: En sufragio de: José Soler Gregori. 
Sábado 11. Por la mañana: Ntra. Sra. de Lourdes. Por la tarde: DOMINGO SEXTO DEL TIEMPO ORDINARIO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 12. DOMINGO SEXTO DEL TIEMPO ORDINARIO. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.

A lo largo del año, en todas las misas, se reza por todos los difuntos. Algunas celebraciones incluyen una intención particular por algún difunto o por alguna necesidad. En muchas de las ocasiones se acompaña de una ofrenda para el sacerdote llamada estipendio. Les invitamos a solicitar en el despacho la celebración de intenciones particulares o misas en sufragio.
    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf


También puedes descargar la hoja parroquial escaneando la siguiente imagen con la app "tipatag" para dispositivos IOS.