18 de febrero de 2017

Domingo 19 de febrero de 2017. 7 TO A

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 19 de febrero de 2017

                 Queridos hermanos:
Amad y orad, dar, acompañar, prestar… son alguno de los verbos que aparecen en el Evangelio de hoy. Jesús los cumplió plenamente. Y desea que con la fuerza de su palabra y la gracia del Espíritu Santo, vivamos también así. Amad y orad, dar, acompañar, prestar… ¿al enemigo?
Santa Teresita del Niño Jesús, al comentar la escena del Evangelio que habla del amor al enemigo, habla de la vida en el Carmelo, donde no hay propiamente enemigos, pero sí que hay simpatías, atracción hacia unas hermanas y desafección hacia otras. “Es natural que nos guste hacer un regalo a un amigo, y sobre todo que nos guste dar sorpresas. Pero eso no es caridad, pues también los pecadores lo hacen.” (Historia de un alma. Manuscrito C).
Describe con sencillez lo que nos pasa en las relaciones. Se cuela fácilmente en el pensamiento que la conducta de cierta persona me lleva a pensar que no me quiere. Comenta que es más fácil amar por propia iniciativa, que amar cuando te piden que lo hagas. Es más fácil dar cuando nos piden las cosas amablemente que cuando no se emplean palabras bastante delicadas. Con qué facilidad surge entonces la rebeldía si el alma no está afianzada en la caridad. Se expresa y demuestra de mil maneras nuestro desagrado en las formas empleadas, bien negando la petición hecha de mala manera o retrasando lo que le han pedido hasta convencer al otro de su falta de delicadeza tardando más que lo que hubiera tardado en hacer lo que se le ha solicitado.
¡Cuántos ejemplos se podrían poner! En la relación familiar, o en el matrimonio. En la relación entre sacerdotes, entre hermanos, vecinos, compañeros, de unos con otros…
Santa Teresita habla de la necesidad de amar y demostrar el amor. “Si es difícil dar a todo el que nos pide, lo es todavía mucho más dejar que nos cojan lo que nos pertenece, sin reclamarlo. ... «Corrí por el camino de tus mandatos cuando me ensanchaste el corazón». Sólo la caridad puede ensanchar mi corazón. Y desde que esta dulce llama lo consume, Jesús, corro alegre por el camino de tu mandato nuevo... Y quiero correr por él hasta que llegue el día venturoso en que, uniéndome al cortejo de las vírgenes, pueda seguirte por los espacios infinitos cantando tu cántico nuevo, que será el cántico del amor.” (Historia de un alma. Manuscrito C).
Pidamos al Señor la gracia de crecer y afianzarnos en la caridad para parecernos al Padre, para imitar al Padre que ama así, para ser sus hijos, para estar unidos a Jesús, el Hijo de Dios que nos amó a nosotros, sus enemigos, hasta la muerte de cruz y oró y ora por nosotros para que nadie se pierda, ni si quiera el enemigo.
Jesús, vuestro párroco


Lectura del santo evangelio según san Mateo   5, 38-48

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: - «Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo, diente por diente." Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia.  Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica; dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas.
Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y aborrecerás a tu enemigo.  Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen.  Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos?  Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles?  Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»
Palabra del Señor.


LA LEY DEL EVANGELIO ES IMITACIÓN DEL PADRE CON EL PERDÓN DEL ENEMIGO Y LA ORACIÓN POR LOS PERSEGUIDORES

1968   La Ley evangélica lleva a plenitud los mandamientos de la Ley. El Sermón del monte, ... El Evangelio conduce así la Ley a su plenitud mediante la imitación de la perfección del Padre celestial (cf Mt 5,48), mediante el perdón de los enemigos y la oración por los perseguidores, según el modelo de la generosidad divina (cf Mt 5,44).

IMITADORES DE CRISTO

1825        Cristo murió por amor a nosotros cuando éramos todavía enemigos (cf Rm 5,10). El Señor nos pide que amemos como él hasta nuestros enemigos (cf Mt 5,44), que nos hagamos prójimos del más lejano (cf Lc 10,27-37), que amemos a los niños (cf Mc 9,37) y a los pobres como a él mismo (cf Mt 25,40.45).

1932   El deber de hacerse prójimo de otro y de servirle activamente se hace más acuciante todavía cuando éste está más necesitado en cualquier sector de la vida humana. "Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis" (Mt 25,40).

1933   Este deber se extiende a los que no piensan ni actúan como nosotros. La enseñanza de Cristo exige incluso el perdón de las ofensas. Extiende el mandamiento del amor que es el de la nueva ley a todos los enemigos (cf Mt 5,43-44). La liberación en el espíritu del evangelio es incompatible con el odio al enemigo en cuanto persona, pero no con el odio al mal que hace en cuanto enemigo.

ORACIÓN CRISTIANA Y PERDÓN

2844 La oración cristiana llega hasta el perdón de los enemigos (cf Mt 5, 43-44). Transfigura al discípulo configurándolo con su Maestro. El perdón es cumbre de la oración cristiana.
2845 No hay límite ni medida en este perdón, esencialmente divino (cf Mt 18, 21-22; Lc 17, 3-4). Si se trata de ofensas (de "pecados" según Lc 11, 4, o de "deudas" según Mt 6, 12), de hecho nosotros somos siempre deudores.


EL EVANGELIO COMENTADO POR EL PAPA
“En el camino del cristiano «no hay lugar para el odio»: si como «hijos», los creyentes quieren «parecerse al Padre», no deben limitarse a la simple «letra de la ley», sino vivir cada día el «mandamiento del amor». Hasta llegar «a rezar por los enemigos»: es decir, hasta «el último peldaño» que es necesario subir para sanar el «corazón herido por el pecado». … Jesús, efectivamente —dijo— «vino, no para abolir la ley», por culpa de la cual le habían acusado sus enemigos, sino para llevarla a la «plenitud». Toda, «hasta la última iota»....
Jesús, entonces, «partiendo de los mandamientos», intenta recuperar «el sentido verdadero de la ley para llevarlo a su plenitud». Así por ejemplo, respecto al quinto mandamiento recuerda: «Se ha dicho, no matarás. ¡Es verdad!, pero si tú insultas a tu hermano, estás matando». Es decir, explica que «hay tantas formas, tantas maneras de matar». Así «va afinando la ley». Y además: «Si tu hermano te pide el vestido, ¡dale también la túnica!». Y si te pide que le acompañes un kilómetro, ¡camina dos con él!». Jesús, comentó el Papa, pide siempre algo «más generoso», porque «el amor es más generoso que la letra, que la letra de la ley». Este «trabajo» de perfeccionamiento no sirve sólo «para cumplir la ley, sino que es un trabajo de sanación del corazón». En los pasajes evangélicos en los cuales Jesús lleva adelante esta explicación de los mandamientos, dijo Francisco, «hay un camino de sanación de un corazón herido por el pecado original». Y es un camino propuesto a todos, porque «todos nosotros tenemos el corazón herido por el pecado, todos». Y ya que Jesús recomienda ser «perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial», para «asemejar al Padre», para ser verdaderos «hijos», tenemos que seguir justo «este camino de sanación»….En este camino «no hay lugar para el odio». El listón se sube cada vez más: Jesús primero «nos lleva a dar más a nuestros hermanos, a nuestros amigos», y ahora también a «nuestros enemigos». En efecto, «el último peldaño de esta escalera» hacia la sanación lleva consigo la recomendación: «Rezad por aquellos que os persiguen».
Un mandamiento —«rezar por los enemigos»— que nos puede desorientar, porque a nosotros, «por la herida que todos tenemos en el corazón», nos sale natural desear «algo un poco feo» a un enemigo que, por ejemplo, habla mal de nosotros. En cambio «Jesús dice: “¡No, no!”, Reza por él y haz penitencia por él”».
En ese sentido el Pontífice narró cómo cuando era un muchacho oía hablar «de uno de los grandes dictadores que había en el mundo de la posguerra», del cual se decía: «¡Que Dios se lo lleve al infierno lo antes posible!». Si del corazón salía de manera inmediata este sentimiento, el mandamiento nuevo sin embargo pedía: «rezad por él». Claro, añadió Francisco, «es más fácil rezar por alguien que está lejos, por un dictador lejano, que rezar por el que me ha hecho algo feo, feo, feo». Sin embargo, esto es precisamente lo que «nos pide Jesús».
Podríamos preguntar: «¿Pero por qué, Señor, tanta generosidad?». La respuesta la da Jesús precisamente en el pasaje evangélico: para ser «hijos del Padre vuestro que está en los cielos». Si así «hace el Padre», así estamos llamados a hacer para ser «hijos». Esta «sanación del corazón», nos hace más hijos. Y ¿qué hace el Padre?, «hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos», porque «es el Padre de todos».
Otra objeción: ¿Pero Dios es padre también «de ese delincuente, de ese dictador?». La respuesta está clara: «¡Sí, es padre!, ¡como es padre mío!, Él no reniega nunca su paternidad». Y si queremos «semejarnos» a Él, debemos ir «por esta senda». Efectivamente Jesús concluye el discurso diciendo: «Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial». Es decir, el Pontífice explicó, que se nos propone «un camino que no tiene fin», porque «todos los días debemos hacer algo similar». Al respecto Francisco propuso a todos «una cosa práctica», es decir, preguntarse: «¿Yo rezo por mis enemigos o les deseo algo malo?». Bastan «cinco minutos, no más» para preguntarse: «¿Quiénes son mis enemigos o los que me han hecho el mal o que yo no amo o con los cuales existe una brecha?; ¿quiénes son?; ¿rezo por ellos? ». Que cada uno, añadió el Papa, «dé una respuesta». Y concluyó: «Que el Señor nos dé la gracia» de «rezar por los enemigos; rezar por aquellos que nos quieren mal, que no nos quieren; rezar por los que nos hacen el mal, que nos persiguen», con «nombre y apellidos». Y veremos que esta oración dará dos frutos: a nuestro enemigo «le hará mejorar, porque la oración es potente», y a nosotros «nos hará más hijos del Padre».
(Francisco. Meditación diaria. 14-6-2016).

Señor Jesús, enséñanos el arte de amar a nuestros enemigos, a quienes nos persiguen y nos hacen sufrir,

Es el camino que tú seguiste y que nos enseñaste a seguir. Al decirnos que debemos amar a los enemigos».
Ayúdanos a mirar al Padre que hace salir el sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos. Su amor es para todos.
Concédenos estar tan unidos a ti que imitemos al Padre, siendo perfectos como es perfecto el Padre celestial, perfectos en el amor, en el perdón, en la misericordia, en la ternura.
Concédenos con nuestros hermanos, con los que tenemos dañada la relación, poner en medio la oración, rezando por ellos. Y así seguir recorriendo el camino de ser pobres como tú, Señor, que siendo rico te hiciste pobre para enriquecernos con tu pobreza.
(Cf. Francisco. Meditaciones diarias. 18-junio-2013).

PROYECTO RAQUEL
El número de abortos desde 2006 al 2015 es de 1.083.759 abortos, la mayor parte en Cínicas privadas. Es un genocidio silencioso. El negocio del aborto no mira la vida ni la persona, sino el dinero. Con el aborto mueren dos personas: el niño y la madre. Va influyendo gravemente a la sociedad que crece en el desprecio por la vida, viendo normal lo que las leyes han aprobado. Hay que tener en cuenta que los abortos realizados son muchos de ellos químicos, por medio de pastillas, como la del día después. Con lo cual no hay constancia, como el caso de los abortos quirúrgicos.
Occidente tiene la podredumbre en sus entrañas. Y eso facilita su derrumbe. Detrás está siempre el afán de dinero. Decía la Madre Teresa de Calcuta: “Creo que si los países ricos permiten el aborto, son los más pobres y necesitan que recemos por ellos porque han legalizado el homicidio.”
Tras el aborto está también la muerte de la madre, que padece el Síndrome post-aborto. Es una herida muy profunda que traspasa a la persona completa. Heridas físicas, psíquicas y, sobre todo, espirituales,  que afloran al exterior a través de un conjunto de síntomas: tristeza, depresión, ansiedad, agresividad, irritabilidad, trastornos del sueño, de la alimentación…
Proyecto Raquel es una respuesta al drama del aborto y camino de sanación de esa herida interior tanto de mujeres como de hombres que lo han sufrido. Es un ministerio de misericordia en la Iglesia, es la Iglesia como hospital de campaña. Se está realizando en nuestra diócesis un periodo de capacitación de personas que integran Proyecto Raquel dispuestas a acompañar, a donarse, a entregar su tiempo y su oración por quien lo necesite. Todo empieza con una llamada al teléfono del Proyecto Raquel. A lo largo del proceso de sanación se dan cuenta de que mentía quien les dijo que ‘no pasaba nada’.
Se invita a que haya parroquias por la Vida. Se trata de un grupo de feligreses que rezan por la vida, introduciendo peticiones en las oraciones y celebraciones habituales, (la Eucaristía, el rosario, la Liturgia de las Horas…). Es un buen ejemplo de la necesidad de amar a los enemigos de la vida y rezar por los que colaboran de una forma o de otra en la difusión de la cultura de la muerte. Animamos a los feligreses a la oración y la formación para ayudar a las embarazadas y acompañar a las que han abortado siendo fuentes de misericordia y acogida.


1. SEGUNDO ANIVERSARIO ADORACIÓN PERPETUA: Con motivo de la celebración del segundo aniversario de la Adoración Perpetua en Gandía, el domingo 5 de marzo, se celebrará una Eucaristía en la Parroquia de San José. Posteriormente se trasladará el Santísimo hasta la capilla de Santa Clara. Se invita a todos los músicos para que acompañen a Jesús Sacramentado; a todos los que quisieran tocar para el Señor. La hora de la Misa será a las 19.30h y la Procesión al finalizar la celebración, aproximadamente a las 20.30h.
Contacto: Cada músico puede dejar su teléfono en las Clarisas o solicitar el contacto del coordinador.
2. Donativos para la Infancia misionera: 225 €.
3. ESCUELA PARROQUIAL DE CATEQUISTAS.
El lunes 20 a las 17.30 h. dará comienzo unas microsesiones de formación para ayudar a los catequistas al desempeño de su hermosa tarea.
4. FORMACIÓN ARCIPRESTAL. El lunes 20 de febrero a las 20.15 h. en los locales parroquiales habrá una sesión de formación sobre la Eucaristía en el catecismo Jesús es el Señor.
5. FORMACIÓN DE LITURGIA. El miércoles 22 a las 20.30 h.

Del 20 al 26 de febrero de 2017

Lunes 20.  19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Espí-Sanchis. Martes 21. San Pedro Damián, Ob. y Dr. 19.30 h.: Sin intención. Miércoles 22. Fiesta de la Cátedra del apóstol San Pedro. 19.30 h.: En sufragio de: Josefina Martínez y Pedro Llobell. Jueves 23. San Policarpo, Ob. y mr. 19.30 h.: En sufragio de: José Antonio Cabanilles. Viernes 24. 19.30 h.: Sin intención. Sábado 25. Por la tarde: DOMINGO OCTAVO DEL TIEMPO ORDINARIO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Ángela Todolí Todolí. 21.00 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Martí-Montaner. Domingo 26. DOMINGO OCTAVO DEL TIEMPO ORDINARIO. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.

A lo largo del año, en todas las misas, se reza por todos los difuntos. Algunas celebraciones incluyen una intención particular por algún difunto o por alguna necesidad. En muchas de las ocasiones se acompaña de una ofrenda para el sacerdote llamada estipendio. Les invitamos a solicitar en el despacho la celebración de intenciones particulares o misas en sufragio.