7 de junio de 2014

Domingo 8 de junio de 2014. PENTECOSTES.


Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com
Domingo 8 de junio de 2014

Queridos hermanos:
El Espíritu Santo convence al mundo en lo referente al pecado. ¿Qué significa esto? Sin la luz del Espíritu no somos capaces de entender el misterio del pecado: este misterio solamente se puede entender cuando uno ha recibido la luz de Dios para entrar en su intimidad, y entrando en su intimidad se da cuenta del drama del pecado. Por ejemplo la parábola del hijo pródigo: éste no podía comprender la gravedad del pecado hasta que él no había sido introducido gratuitamente en la intimidad del padre, y al ser acogido, abrazado, y participar de la alegría del padre por su retorno, entonces se dio cuenta de la gravedad de su pecado. Cuando él estaba lejos de la casa del padre podía darse cuenta del mal que cometía, pero no de la hondura. Cuando vuelve, y ve la alegría del padre se da cuenta de la alegría del padre porque lo ha recobrado sano y salvo. Al mismo tiempo percibe cual sería su sufrimiento durante su ausencia. Esta parábola nos habla de que cada cristiano tiene una vocación filial, esponsal, y también de la amistad.
Dios ha querido revelarse a nosotros bajo la figura del Padre: nosotros somos sus hijos, y el pecado se revela como la ruptura de esa relación paterno filial, pero solamente el Espíritu Santo es el que nos hace ver que tenemos esa relación de hijos.
También Dios ha querido revelarse a nosotros por medio de una relación esponsal. Si el Espíritu nos aclara esos matices esponsales, de que quiere enamorar nuestro corazón entonces entenderemos el drama del pecado.
Una relación de amistad. “A vosotros ya no os llamo siervos sino amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer” (Jn 14, 23). Dice un Salmo: si fuese un desconocido, pero eres tú en el que he puesto mi intimidad, mis esperanzas. Por lo tanto, lo que hace el Espíritu es, al revelarnos en el misterio del pecado, nos adentra en una intimidad con el Hijo.
Convence al mundo en lo referente al pecado (Jn 16, 8). No vence, convence, es decir, nos hace ver interiormente el pecado, provoca una repulsa, el rechazo hacia todo aquello que nos aparta del Don por excelencia.
Virgen María, esposa del Espíritu Santo, ayúdanos a ser templos del Espíritu Santo para custodiar el don más precioso que se nos ha dado.
Arturo vuestro vicario
Lectura del santo evangelio según san Juan        20, 19‑23
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
‑ «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
‑ «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. » Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
‑ «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos. »

Palabra del Señor.
683           "Nadie puede decir: "¡Jesús es Señor!" sino por influjo del Espíritu Santo" (1 Co 12, 3). "Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama ¡Abbá, Padre!" (Ga 4, 6). Este conocimiento de fe no es posible sino en el Espíritu Santo. Para entrar en contacto con Cristo, es necesario primeramente haber sido atraído por el Espíritu Santo. El es quien nos precede y despierta en nosotros la fe. Mediante el Bautismo, primer sacramento de la fe, la Vida, que tiene su fuente en el Padre y se nos ofrece por el Hijo, se nos comunica íntima y personalmente por el Espíritu Santo en la Iglesia:
                 El Bautismo nos da la gracia del nuevo nacimiento en Dios Padre por medio de su Hijo en el Espíritu Santo. Porque los que son portadores del Espíritu de Dios son conducidos al Verbo, es decir al Hijo; pero el Hijo los presenta al Padre, y el Padre les concede la incorruptibilidad. Por tanto, sin el Espíritu no es posible ver al Hijo de Dios, y, sin el Hijo, nadie puede acercarse al Padre, porque el  conocimiento del Padre es el Hijo, y el conocimiento del Hijo de Dios se logra por el Espíritu Santo (San Ireneo, dem. 7).
689 Aquel al que el Padre ha enviado a nuestros corazones, el Espíritu de su Hijo (cf. Ga 4, 6) es realmente Dios. Consubstancial con el Padre y el Hijo, es inseparable de ellos, tanto en la vida íntima de la Trinidad como en su don de amor para el mundo. Pero al adorar a la Santísima Trinidad vivificante, consubstancial e indivisible, la fe de la Iglesia profesa también la distinción de las Personas. Cuando el Padre envía su Verbo, envía también su aliento: misión conjunta en la que el Hijo y el Espíritu Santo son distintos pero inseparables. Sin ninguna duda, Cristo es quien se manifiesta, Imagen visible de Dios invisible, pero es el Espíritu Santo quien lo revela.
1433 Después de Pascua, el Espíritu Santo "convence al mundo en lo referente al pecado" (Jn 16, 8-9), a saber, que el mundo no ha creído en el que el Padre ha enviado. Pero este mismo Espíritu, que desvela el pecado, es el Consolador (cf Jn 15,26) que da al corazón del hombre la gracia del arrepentimiento y de la conversión (cf Hch 2,36-38; Juan Pablo II, DeV 27-48).
“Iniciamos hoy un ciclo de catequesis sobre los dones del Espíritu Santo. Vosotros sabéis que el Espíritu Santo constituye el alma, la savia vital de la Iglesia y de cada cristiano: es el Amor de Dios que hace de nuestro corazón su morada y entra en comunión con nosotros. El Espíritu Santo está siempre con nosotros, siempre está en nosotros, en nuestro corazón. El Espíritu mismo es «el don de Dios» por excelencia (cf. Jn 4, 10), es un regalo de Dios, y, a su vez, comunica diversos dones espirituales a quien lo acoge. La Iglesia enumera siete, número que simbólicamente significa plenitud, totalidad; son los que se aprenden cuando uno se prepara al sacramento de la Confirmación y que invocamos en la antigua oración llamada «Secuencia del Espíritu Santo». Los dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.
El primer don del Espíritu Santo, según esta lista, es, por lo tanto, la sabiduría. Pero no se trata sencillamente de la sabiduría humana, que es fruto del conocimiento y de la experiencia. En la Biblia se cuenta que a Salomón, en el momento de su coronación como rey de Israel, había pedido el don de la sabiduría (cf. 1 Re 3, 9). Y la sabiduría es precisamente esto: es la gracia de poder ver cada cosa con los ojos de Dios. Es sencillamente esto: es ver el mundo, ver las situaciones, las ocasiones, los problemas, todo, con los ojos de Dios. Esta es la sabiduría. Algunas veces vemos las cosas según nuestro gusto o según la situación de nuestro corazón, con amor o con odio, con envidia... No, esto no es el ojo de Dios. La sabiduría es lo que obra el Espíritu Santo en nosotros a fin de que veamos todas las cosas con los ojos de Dios. Este es el don de la sabiduría. Y obviamente esto deriva de la intimidad con Dios, de la relación íntima que nosotros tenemos con Dios, de la relación de hijos con el Padre. Y el Espíritu Santo, cuando tenemos esta relación, nos da el don de la sabiduría. [...] Y esto es algo que no podemos improvisar, que no podemos conseguir por nosotros mismos: es un don que Dios da a quienes son dóciles al Espíritu Santo. Dentro de nosotros, en nuestro corazón, tenemos al Espíritu Santo; podemos escucharlo, podemos no escucharlo. Si escuchamos al Espíritu Santo, Él nos enseña esta senda de la sabiduría, nos regala la sabiduría que consiste en ver con los ojos de Dios, escuchar con los oídos de Dios, amar con el corazón de Dios, juzgar las cosas con el juicio de Dios. Esta es la sabiduría que nos regala el Espíritu Santo, y todos nosotros podemos poseerla. Sólo tenemos que pedirla al Espíritu Santo. Pensad en una mamá, en su casa, con los niños, que cuando uno hace una cosa el otro maquina otra, y la pobre mamá va de una parte a otra, con los problemas de los niños. Y cuando las madres se cansan y gritan a los niños, ¿eso es sabiduría? Gritar a los niños —os pregunto— ¿es sabiduría? ¿Qué decís vosotros: es sabiduría o no? ¡No! En cambio, cuando la mamá toma al niño y le riñe dulcemente y le dice: «Esto no se hace, por esto...», y le explica con mucha paciencia, ¿esto es sabiduría de Dios? ¡Sí! Es lo que nos da el Espíritu Santo en la vida. [...] Y esto no se aprende: esto es un regalo del Espíritu Santo. Por ello, debemos pedir al Señor que nos dé el Espíritu Santo y que nos dé el don de la sabiduría, de esa sabiduría de Dios que nos enseña a mirar con los ojos de Dios, a sentir con el corazón de Dios, a hablar con las palabras de Dios. Y así, con esta sabiduría, sigamos adelante, construyamos la familia, construyamos la Iglesia, y todos nos santificamos. Pidamos hoy la gracia de la sabiduría. Y pidámosla a la Virgen, que es la Sede de la sabiduría, de este don: que Ella nos alcance esta gracia.” (Francisco I, Audiencia general 9 de abril 2014)
“Esta es una oración que tenemos que rezar todos los días, todos los días: Espíritu Santo que mi corazón esté abierto a la Palabra de Dios, que mi corazón esté abierto al bien, que mi corazón esté abierto a la belleza de Dios, todo todos los días. 
 Pero me gustaría hacer una pregunta a todos ustedes:¿Cuántos de ustedes rezan cada día al Espíritu Santo, eh? ¡Serán pocos, eh! pocos, unos pocos, pero nosotros tenemos que cumplir este deseo de Jesús: orar cada día al Espíritu Santo para que abra nuestros corazones a Jesús”. (Francisco. 15-5-2013).
El domingo, 15 de junio, celebramos la Solemnidad de la Santísima  e indivisa Trinidad, en la que confesamos y veneramos al único Dios en la Trinidad de personas, y la Trinidad de personas en la unidad de Dios» (elog. del Martirologio Romano). En esa solemnidad celebramos también la Jornada Pro Orantibus. Es una Jornada dedicada a orar por las personas consagradas contemplativas y, a la vez, una ocasión para  dar gracias a Dios por esta forma de consagración, para expresar nuestra estima y para dar a conocer esta vocación específicamente contemplativa tan necesaria y hermosa en la Iglesia y para la vida del mundo. El lema de este año 2014 es: «Evangelizamos orando». Está en sintonía con el impulso evangelizador del papa Francisco en la exhortación apostólica Evangelii gaudium y remite a lo esencial de la vida contemplativa que es la oración. Este lema nos sirve también de preparación para el V Centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús, monja contemplativa y mujer renovadora y misionera. Los monjes y monjas contemplativos evangelizan con lo que “son”, más que con lo que “hacen”. Su propia vocación y consagración son de manera especial testimonio de fe e instrumento de evangelización. Lo más esencial de la evangelización de los contemplativos es mostrar a los demás la belleza de la oración. Las personas consagradas contemplativas nos ayudan a experimentar el misterio insondable de Dios, que es amor. Lo hacen consagrando sus vidas a Dios Padre, unidas a la acción de gracias del Hijo Jesucristo y colaborando en la acción santificadora del Espíritu Santo.
1. El lunes 9 se reunirá el equipo de Pastoral de la salud a las 10.30 h. en los locales parroquiales.
2. El grupo del IDR terminará el curso el lunes 9 a las 20.30 h.
3. El miércoles 11 habrá una reunión de formación para los agentes de pastoral de la salud en Valencia en la C/ Avellanas 12 a las 17.30 h.
4. El equipo de Cáritas se reunirá el miércoles 11 a las 17.30 h. para su reunión ordinaria.
5. El equipo de Liturgia terminará su curso de formación el miércoles 11 a las 20.30 h. en los locales parroquiales.
6. El jueves es la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote y la Jornada de oración por la santificación del Clero. Les invitamos a orar por esta intención.
7. El sábado 14 a las 11.00 h. es la ordenación de presbíteros en la Catedral de Valencia.
8.  El domingo que viene es la Fiesta de la Santísima Trinidad y la Jornada Pro Orantibus. Les invitamos a rezar por aquellas personas cuyo carisma es rezar por todos nosotros.
9. Peregrinación diocesana a Lourdes de enfermos y discapacitados con el Sr. Arzobispo del 5 al 9 de julio. Interesados contactar con Elena.
10. Campamento con niños y jóvenes de 6 a 12 años en la Sierra de Mariola del 12 al 20 de julio.
11. Del 1 al 3 de agosto se hará la ruta de Sta. Teresa de Jesús pasando por Ávila, Toledo, etc. Habrá una reunión informativa el viernes 20 a las 20.30 h. en los locales parroquiales. Para más información pónganse en contacto con D. Jesús.
12. Peregrinación a Santiago de Compostela del 4 al 12 de agosto. Interesados contactar con D. Arturo.
Del 9 al 15 de junio de 2014
Lunes 9.  19.30 h.: En sufragio de Mª Dolores y Carmen Gómez Gasent. 
Martes 10. 19.30 h.: sin intención. 
Miércoles 11. S. Bernabé. 19.30 h.: En sufragio de José Durá. 
Jueves 12. JESUCRISTO, SUMO Y ETERNO SACERDOTE. 19.30 h.: sin intención. 
Viernes 13. S. Antonio de Padua. 19.30 h.: En sufragio de Montserrat del Pilar Blay García. 
Sábado 14. SANTÍSIMA TRINIDAD. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Martí—Montaner. 
Domingo 15.  SANTÍSIMA TRINIDAD. 9.30 h.: sin intención. 11.00 h.: sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo. 19.30 h.: sin intención.

 ************ *** ************

Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".



También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta QR
Códigos QR / Qr Codes.