4 de marzo de 2014

Miércoles 5 de marzo de 2014. Miércoles de ceniza.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Miércoles 5 de Marzo de 2014 

  La pérdida de conciencia
                 Queridos hermanos:
La Conciencia es un estado de la persona que se encuentra en vigilia, atento a lo que recibe y a lo que transmite. La pérdida de conciencia o inconsciencia lleva a no reaccionar ante lo que acontece. En la vida espiritual equivale a estar muertos.
La Cuaresma es un despertar de la conciencia para que aprecie la bondad y belleza del Creador y de la criatura, para que busque el bien y la verdad. La Cuaresma es un tiempo de gracia, “es un don precioso de Dios, es un tiempo fuerte y denso de significado en el camino de la Iglesia; es el itinerario hacia la Pascua del Señor.” (B XVI. 11-3-2011). La Cuaresma viene a crear el ambiente penitencial propicio para secundar la invitación del Señor: «Convertíos a mí de todo corazón». La Cuaresma es el sonido del “sofar” o trompeta penitencial, que llama a la conversión al Pueblo de Dios. La Cuaresma invita a convocar la Asamblea para pedir perdón. La Cuaresma es un tiempo para despertar las conciencias, “un camino de cuarenta días en el que podamos experimentar de manera eficaz el amor misericordioso de Dios.” (B XVI. 11-3-2011). La Cuaresma es un tiempo para recuperar la conciencia de pecado y experimentar la misericordia de Dios.
La Cuaresma viene a devolvernos la consciencia de que “no podemos realizar nuestra conversión sólo con nuestras fuerzas, porque es Dios quien nos convierte. Él nos sigue ofreciendo su perdón, invitándonos a volver a él para darnos un corazón nuevo, purificado del mal que lo oprime, para hacernos partícipes de su gozo. Nuestro mundo necesita ser convertido por Dios, necesita su perdón, su amor; necesita un corazón nuevo.””(B XVI. 11-3-2011). La Cuaresma es un tiempo para recuperar las armas y volver a la batalla espiritual para no perder la Fe, la Esperanza y la Caridad. San Pablo advierte de ello a Timoteo: "Combate el buen combate, conservando la fe y la conciencia recta; algunos, por haberla rechazado, naufragaron en la fe" (1 Tm 1,18-19). (cf. Catecismo 162).
Cuarenta días nos separan de la Pascua. Tiempo favorable para intensificar la escucha de la Palabra de Dios, la oración y la penitencia, abriendo el corazón a la acogida dócil de la voluntad divina, para el combate espiritual contra el pecado, para practicar con más generosidad la mortificación, gracias a la cual podamos salir con mayor liberalidad en ayuda del prójimo necesitado: un itinerario espiritual que nos prepara a revivir el Misterio pascual. (cf. B XVI. 11-3-2011).
Jesús, vuestro párroco


MENSAJE DEL SANTO PADRE PARA LA CUARESMA 2014 
El Santo Padre el Papa Francisco ha escrito un mensaje para la Cuaresma con el título: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza».
Retrata con estas palabras el estilo de Dios: Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza". Cristo se hizo pobre, se acercó a cada uno de nosotros, se desnudó, se "vació" para ser en todo semejante a nosotros. Y esto por "el amor divino, un amor que es gracia, generosidad, deseo de proximidad, y que no duda en darse y sacrificarse por las criaturas a las que ama". Porque "la caridad, el amor es compartir en todo la suerte del amado" y "el amor nos hace semejantes, crea igualdad, derriba los muros y las distancias". De este modo, el Papa indica que "la finalidad de Jesús al hacerse pobre no es la pobreza en si misma, sino para enriqueceros con su pobreza". Esta pobreza con la que Jesús nos libera y enriquece - observa el Santo Padre - es su "modo de amarnos, de estar cerca de nosotros, como el buen samaritano". Es más, "lo que nos da verdadera libertad, verdadera salvación y verdadera felicidad es su amor lleno de compasión, de ternura, que quiere compartir con nosotros". "En toda época y en todo lugar, Dios sigue salvando a los hombres y salvando el mundo mediante la pobreza de Cristo, el cual se hace pobre en los Sacramentos, en la Palabra y en su Iglesia, que es un pueblo de pobres", y "los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas". Observa además que "la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza".
Por último el Papa Francisco señala tres tipos de miseria: la miseria material, la miseria moral y la miseria espiritual.
Para concluir, el Pontífice nos recuerda que la Cuaresma "es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza".


"La pobreza de Cristo
es la mayor riqueza:
 la riqueza de Jesús 
es su confianza ilimitada 
en Dios Padre."

 “La verdadera
pobreza duele.
DESCONFÍO
DE LA LIMOSNA
QUE NO CUESTA
Y NO DUELE.”
  

 «Conviértenos a ti, oh Dios,
nuestra salvación».
Haznos comprender que
sin ti nada podemos.
Despierta nuestra conciencia
para ver tu amor y el mal que nuestro pecado produce.
Danos un conocimiento más profundo
del misterio de Cristo muerto y resucitado.
Ayúdanos en el combate espiritual
contra las fuerzas del mal y el pecado.
Danos el gozo y la alegría de tu misericordia
y el deseo de estar unidos a ti y a tu santa voluntad en el seno de la Iglesia para ser testigos de tu amor en el mundo.

 
· RETIROS CUARESMALES: Los martes 11 y 25 de marzo y 8 de abril desde las 9.30 a las 12.00 de la mañana.
· RETIRO DE CUARESMA PARA CATEQUISTAS: El sábado 29 de marzo por la mañana en Simat de la Valldigna.
· MISIÓN MAGNIFICAT: tres días de predicación en la parroquia, de lunes a miércoles del 24 al 26 de marzo por la noche y el domingo 30 de marzo por la tarde predicación del Sr. Arzobispo en la Plaza de Toros de Ondara.
· REZO DE LAUDES: De lunes a viernes, a las 6’30 de la mañana, se reza la oración comunitaria de Laudes en el Templo parroquial de modo solemne y cantado. Y a las 9.30 h. Oración de la mañana con Exposición del Santísimo Sacramento en la Capilla de la Comunión.
· VÍA CRUCIS: Los viernes de Cuaresma se hará el Ejercicio del Vía Crucis a las 7 tarde.
· VÍA CRUCIS ARCIPRESTAL CON JÓVENES: El viernes 4 de abril por la noche.
· VÍA CRUCIS POR LAS CALLES DEL BARRIO: el viernes 11 de abril a las 10 de la noche.
· CELEBRACIÓN DEL PERDÓN: Horario confesiones. De lunes a viernes, de 7.00 a 7.30 tarde y antes de las misas de sábado y domingo. Durante los retiros cuaresmales.
· ACTO DE LA SEMANA DE LA VIDA: El viernes 28 de marzo.
· Todos los viernes de Cuaresma son días de abstinencia de comer carne.



Como el año pasado queremos invitar a la comunidad parroquial a ser cireneos que alivien el peso de la cruz de hermanos nuestros colaborando con una aportación en las diversas necesidades que aparecerán en la cruz que pondremos a la entrada de la Iglesia. Podréis entregar las ayudas en sobres donde se especifique la ayuda concreta o entregándolo a los sacerdotes o en el buzón parroquial. Muchas gracias en nombre de los que más lo necesitan.

TRES CLAVES

PARA RECONOCER “LA TENTACIÓN”
Francisco explicó que la tentación proviene de las pasiones y de la debilidad del ser humano, y dio tres pistas para reconocerla.
"Es curioso, la tentación tiene tres características: crece, es contagiosa y se justifica a sí misma. Crece, comienza de forma tranquila y crece”.
Francisco concluyó que la tentación cierra  cualquier horizonte, y que sólo la Palabra de Dios enseña a dejarla atrás. ---VER VÍDEO: http://youtu.be/Hi91QeE6Jwk

LA CUARESMA, ORDEN EN LA VIDA
 Habrías de ordenarte en toda cosa como si luego hubieses de morir. Si tuvieses buena conciencia no temerías mucho la muerte. Mejor sería huir de los pecados que de la muerte. Si hoy no estás aparejado, ¿cómo lo estarás mañana? (Imitación de Cristo 1, 23, 1). (Catecismo 1014)
LA CUARESMA, TIEMPO DE CONVERSIÓN
La conversión se realiza en la vida cotidiana mediante gestos de reconciliación, la atención a los pobres, el ejercicio y la defensa de la justicia y del derecho (Am 5,24; Is 1,17), por el reconocimiento de nuestras faltas ante los hermanos, la corrección fraterna, la revisión de vida, el examen de conciencia, la dirección espiritual, la aceptación de los sufrimientos, el padecer la persecución a causa de la justicia. Tomar la cruz cada día y seguir a Jesús es el camino más seguro de la penitencia (cf Lc 9,23). (Catecismo 1435)
LA CUARESMA, TIEMPO DE CONFESAR LOS PECADOS
La confesión de los pecados, incluso desde un punto de vista simplemente humano, nos libera y facilita nuestra reconciliación con los demás. Por la confesión, el hombre se enfrenta a los pecados de que se siente culpable; asume su responsabilidad y, por ello, se abre de nuevo a Dios y a la comunión de la Iglesia con el fin de hacer posible un nuevo futuro. (Catecismo 1455)

EL PAPA EXPLICA POR QUÉ CONFESARSE ANTE UN SACERDOTE
En este día del inicio de la Santa Cuaresma, les ofrezco las palabras del Santo Padre Francisco sobre “el Sacramento de la Penitencia”
El Papa centró su catequesis de la Audiencia General (19/2/14) en la confesión. Ante unas 20.000 personas en la plaza de San Pedro, Francisco pidió a los católicos que se acerquen a este sacramento.
Francisco describió la confesión como un don que cura el corazón y el pensamiento. Añadió que a veces la pereza, vergüenza o la pérdida del sentido del pecado hacen que se olvide su importancia.
 RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA
Queridos hermanos y hermanas:
La catequesis de hoy está centrada en el sacramento de la Reconciliación. Este sacramento brota directamente del Misterio Pascual. Jesús Resucitado se apareció a sus apóstoles y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo, a quienes perdonen los pecados, les quedarán perdonados». Así pues, el perdón de los pecados no es fruto de nuestro esfuerzo personal, sino un regalo, don del Espíritu Santo que nos purifica con la misericordia y la gracia del Padre.
La Confesión, que se realiza de forma personal y privada, no debe hacernos olvidar su carácter eclesial. En la comunidad cristiana es donde se hace presente el Espíritu Santo, que renueva los corazones en el amor de Dios y une a todos los hermanos en un solo corazón, en Jesucristo. Por eso, no basta pedir perdón al Señor interiormente; es necesario confesar con humildad los propios pecados ante el sacerdote, que es nuestro hermano, representa a Dios y a la Iglesia.
El ministerio de la Reconciliación es un auténtico tesoro, que en ocasiones corremos el peligro de olvidar, por pereza o por vergüenza, pero sobre todo por haber perdido el sentido del pecado, que en el fondo es la pérdida del sentido de Dios. En cambio, cuando nos dejamos reconciliar por Jesús, encontramos la paz verdadera. Muchas gracias.
---VER VÍDEO: http://youtu.be/RpHgWFj1dyM

¿CUÁNDO TE CONFESASTE POR ÚLTIMA VEZ?
NO PIERDAS OTRO DÍA MÁS…

"No hay que tener miedo de la confesión. Uno, cuando entra al confesionario, siente tantas cosas, incluso vergüenza. Pero después se siente libre, grande, hermoso, perdonado”
"Pero 'padre, me da vergüenza'. También la vergüenza es buena. Es saludable sentir un poco de vergüenza. La vergüenza es saludable. Cuando una persona no siente vergüenza, en mi país, se dice que es un 'sinvergüenza', un sinvergüenza”.
Luego pidió a las más de 20.000 personas presentes en la plaza que recordaran cuándo fue la última vez que se confesaron: Quizá hace semanas, meses o años. Por eso Francisco dijo que el tiempo apremia."Cada uno de vosotros debería preguntarse: ¿Cuándo fue la última vez que me confesé? Si pasó mucho tiempo, entonces no pierdas ni un día más. ¡Adelante!”
---VER VÍDEO: http://youtu.be/UsHRRSNcevc .

«Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos» ( Mt 6, 1). Jesús, en el Evangelio de hoy, hace una relectura de las tres obras de misericordia fundamentales previstas por la ley de Moisés. La limosna, la oración y el ayuno caracterizan al judío observante de la ley. Con el transcurso del tiempo, estas prescripciones cayeron en el formalismo exterior, o incluso se transformaron en un signo de superioridad. Jesús pone de relieve una tentación común en estas tres obras de misericordia. Cuando se realiza una obra buena, casi por instinto surge el deseo de ser estimados y admirados por la buena acción, es decir, se busca una satisfacción. Y esto, por una parte, nos encierra en nosotros mismos y, por otra, nos hace salir de nosotros mismos, porque vivimos proyectados hacia lo que los demás piensan de nosotros y admiran en nosotros. El Señor Jesús, al proponer de nuevo estas prescripciones, no pide un respeto formal a una ley ajena al hombre, impuesta como una pesada carga por un legislador severo, sino que invita a redescubrir estas tres obras de misericordia viviéndolas de manera más profunda, no por amor propio, sino por amor a Dios, como medios en el camino de conversión a él. Limosna, oración y ayuno: es el camino de la pedagogía divina que nos acompaña, no sólo durante la Cuaresma, hacia el encuentro con el Señor resucitado; un camino que hemos de recorrer sin ostentación, con la certeza de que el Padre celestial sabe leer y ver también en lo secreto de nuestro corazón. (Benedicto XVI. 9-3-2011)



********************** * **********************