1 de junio de 2013

Domingo 2 de junio de 2013. CORPUS 213 C

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 2 de Junio de 2013  



  Queridos hermanos:
“Con este sacramento alimentas y santificas a tus fieles, para que una misma fe ilumine y un mismo amor congregue a todos los hombres que habitan un mismo mundo” (Prefacio de la Santísima Eucaristía). Alimento y santificación: dos caras de la misma moneda, es decir, de la Eucaristía. En otras palabras: por la Eucaristía el pueblo de Dios se fortalece y santifica.
En el Evangelio de este domingo escuchamos la única multiplicación de panes y peces que hace Jesús en el Evangelio de S. Lucas. De este relato escuchamos: “comieron todos y se saciaron” (Lc 9, 17) En este sentido dirá S. Ambrosio en su tratado sobre la Virginidad: “Todo lo tenemos en Cristo; todo es Cristo para nosotros. Si quieres curar tus heridas, El es medico. Si estas ardiendo de fiebre, El es manantial. Si estas oprimido por la iniquidad, El es justicia. Si tienes necesidad de ayuda, El es vigor. Si temes la muerte, El es la vida. Si deseas el cielo, El es el camino. Si refugio de las tinieblas, El es la luz. Si buscas manjar, El es alimento”.  Pero verdaderamente, ¿todos comieron y se saciaron? Nuestras comunidades, cuando celebran la Eucaristía, han de ser cada vez más conscientes de que el sacrificio de Cristo es para todos.
Por otra parte tenemos el segundo efecto de la Eucaristía, a saber la santificación. En el Evangelio Jesús dice a sus apóstoles: “Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.» Lo hicieron así, y todos se echaron.” En toda celebración eucarística hay dos epíclesis, es decir  en la primera el sacerdote pide a Dios que envíe su Espíritu para que transforme el pan y el vino en cuerpo y sangre de Cristo. Ya la segunda apunta hacia la comunidad, destinada a transformarse en Cristo: la segunda desea la manifestación del Cuerpo Místico de la Iglesia, del mismo Cristo, en la vida de unión y de amor. De este modo se hace presente la realidad en la cual Cristo viene a unirse con su esposa, la Iglesia, para amarla y santificarla. Por tanto, ya no son dos sino una sola carne; lo que sucedió al principio de la Creación—el hombre creado a imagen y semejanza de Dios– se unió a su mujer para que fuesen una sola cosa, vuelve a actualizarse en el sacrificio eucarístico.
María, madre de Cristo y madre nuestra, intercede por nosotros ante el Padre para que nuestra vida sea una ofrenda permanente.
Arturo vuestro vicario
 
+  Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 11b-17
En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle:
                  — «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»
El les contestó:
                  — «Dadles vosotros de comer.»
Ellos replicaron:
                  — «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.» Porque eran unos cinco mil hombres.
Jesús dijo a sus discípulos:
— «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.» Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.
Palabra del Señor.
  
Los signos del pan y del vino
1333         En el corazón de la celebración de la Eucaristía se encuentran el pan y el vino que, por las palabras de Cristo y por la invocación del Espíritu Santo, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Fiel a la orden del Señor, la Iglesia continúa haciendo, en memoria de él, hasta su retorno glorioso, lo que él hizo la víspera de su pasión: "Tomó pan...", "tomó el cáliz lleno de vino...". Al convertirse misteriosamente en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, los signos del pan y del vino siguen significando también la bondad de la creación. Así, en el ofertorio, damos gracias al Creador por el pan y el vino (cf Sal 104,13-15), fruto "del trabajo del hombre", pero antes, "fruto de la tierra" y "de la vid", dones del Creador. La Iglesia ve en en el gesto de Melquisedec, rey y sacerdote, que "ofreció pan y vino" (Gn 14,18) una prefiguración de su propia ofrenda (cf MR, Canon Romano 95).
1334 En la Antigua Alianza, el pan y el vino eran ofrecidos como sacrificio entre las primicias de la tierra en señal de reconocimiento al Creador. Pero reciben también una nueva significación en el contexto del Exodo: los panes ácimos que Israel come cada año en la Pascua conmemoran la salida apresurada y liberadora de Egipto. El recuerdo del maná del desierto sugerirá siempre a Israel que vive del pan de la Palabra de Dios (Dt 8,3). Finalmente, el pan de cada día es el fruto de la Tierra prometida, prenda de la fidelidad de Dios a sus promesas. El "cáliz de bendición" (1 Co 10,16), al final del banquete pascual de los judíos, añade a la alegría festiva del vino una dimensión escatológica, la de la espera mesiánica del restablecimiento de Jerusalén. Jesús instituyó su Eucaristía dando un sentido nuevo y definitivo a la bendición del pan y del cáliz.
1335 Los milagros de la multiplicación de los panes, cuando el Señor dijo la bendición, partió y distribuyó los panes por medio de sus discípulos para alimentar la multitud, prefiguran la sobreabundancia de este único pan de su Eucaristía (cf. Mt 14,13-21; 15, 32-29). El signo del agua convertida en vino en Caná (cf Jn 2,11) anuncia ya la Hora de la glorificación de Jesús. Manifiesta el cumplimiento del banquete de las bodas en el Reino del Padre, donde los fieles beberán el vino nuevo (cf Mc 14,25) convertido en Sangre de Cristo.

“Ved que diariamente se humilla (cf. Fil 2,8), como cuando desde el trono real (Sab 18,15) vino al útero de la Virgen; diariamente viene a nosotros él mismo apareciendo humilde; diariamente desciende del seno del Padre (cf. Jn 1,18) sobre el altar en las manos del sacerdote. Y como se mostró a los santos apóstoles en carne verdadera, así también ahora se nos muestra a nosotros en el pan sagrado. Y como ellos, con la mirada de su carne, sólo veían la carne de él, pero, contemplándolo con ojos espirituales, creían que él era Dios, así también nosotros, viendo el pan y el vino con los ojos corporales, veamos y creamos firmemente que es su santísimo cuerpo y sangre vivo y verdadero. Y de este modo siempre está el Señor con sus fieles, como él mismo dice: Ved que yo estoy con vosotros hasta la consumación del siglo (cf. Mt 28,20)”. (San Francisco de Asís. Admoniciones 1, 16-22)
————————————————————-
"Por la Eucaristía, Cristo nos une a Él, nos transforma en Él. Por lo que el cristiano y Jesucristo ya no son dos, sino una sola carne; no son ya solamente con Dios un mismo espíritu por la gracia, sino que llegan a ser un mismo cuerpo con Jesucristo. En consecuencia, la Eucaristía nos invita a sufrir en nuestro mismo cuerpo (el de Cristo) los mismos sufrimientos que nuestros hermanos los pobres". (Santo Tomás de Villanueva)

«El pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo » (Jn 6,51). Con estas palabras el Señor revela el verdadero sentido del don de su propia vida por todos los hombres y nos muestran también la íntima compasión que Él tiene por cada persona. En efecto, los Evangelios nos narran muchas veces los sentimientos de Jesús por los hombres, de modo especial por los que sufren y los pecadores (cf. Mt 20,34; Mc 6,54; Lc 9,41). Mediante un sentimiento profundamente humano, Él expresa la intención salvadora de Dios para todos los hombres, a fin de que lleguen a la vida verdadera. Cada celebración eucarística actualiza sacramentalmente el don de su propia vida que Jesús hizo en la Cruz por nosotros y por el mundo entero. Al mismo tiempo, en la Eucaristía Jesús nos hace testigos de la compasión de Dios por cada hermano y hermana. Nace así, en torno al Misterio eucarístico, el servicio de la caridad para con el prójimo, que «consiste precisamente en que, en Dios y con Dios, amo también a la persona que no me agrada o ni siquiera conozco. Esto sólo puede llevarse a cabo a partir del encuentro íntimo con Dios, un encuentro que se ha convertido en comunión de voluntad, llegando a implicar el sentimiento. Entonces aprendo a mirar a esta otra persona no ya sólo con mis ojos y sentimientos, sino desde la perspectiva de Jesucristo». Por consiguiente, nuestras comunidades, cuando celebran la Eucaristía, han de ser cada vez más conscientes de que el sacrificio de Cristo es para todos y que, por eso, la Eucaristía impulsa a todo el que cree en Él a hacerse «pan partido» para los demás y, por tanto, a trabajar por un mundo más justo y fraterno. Pensando en la multiplicación de los panes y los peces, hemos de reconocer que Cristo sigue exhortando también hoy a sus discípulos a comprometerse en primera persona: «dadles vosotros de comer» (Mt 14,16). En verdad, la vocación de cada uno de nosotros consiste en ser, junto con Jesús, pan partido para la vida del mundo.” (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis)
 
“Buen pastor, pan verdadero, oh Jesús, piedad de nosotros: nútrenos y defiéndenos, llévanos a los bienes eternos en la tierra de los vivos. Tú que todo lo sabes y puedes, que nos alimentas en la tierra,
conduce a tus hermanos a la mesa del cielo a la alegría de tus santos”.
  
1. El domingo 2 de junio, solemnidad del Corpus, nos ha pedido el Sr. Arzobispo que hagamos una Adoración del Santísimo Sacramento con estas palabras: “Desde el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización se nos propone, con ocasión de este Año de la Fe, que todas las Catedrales de la Iglesia se unan espiritualmente al acto de adoración del Santísimo Sacramento que el Papa Francisco celebrará en la Basílica de San Pedro, a las 17 horas. En nuestra Catedral de Valencia tendremos la celebración de una Hora Santa, a la misma hora, disponiéndonos al finalizarla a participar en la tradicional Procesión del Corpus Christi por las calles y plazas de Valencia. El motivo de la carta es invitarte a que en tu comunidad, o lugares de culto que atiendas, puedas también unirte a esta celebración, en la medida de lo posible. Si el mismo domingo 2 de junio tienes oportunidad, sería bueno organizar una hora de adoración eucarística”.
Con este motivo el domingo 2 de junio a las 6 de la tarde haremos una hora de Adoración en el templo parroquial, preparándonos para la procesión del Corpus que será a las 8 de la tarde desde la Colegiata.
2. Los fines de curso de la catequesis: la del Buen Pastor ya ha sido. Los de 1º el lunes 3 de junio; los de 2º el martes 4 de junio; los de 3º el miércoles 5 de junio; Anatolé el viernes 7 de junio; los de confirmación el viernes 7 de junio a las 20.15.
 3. El jueves 6 de junio tendremos la Adoración del Santísimo después de la Eucaristía.
 4. El viernes 7, a partir de las 10 h., estará la visita ordinaria a los enfermos de la parroquia.
 5. Con motivo del Año de la Fe la parroquia organiza los siguientes actos: Celebración comunitaria del Perdón: lunes 10 de junio a las 21.00 h. y peregrinación a la Colegiata el domingo 16 junio con el siguiente horario: 6 tarde: vísperas en la parroquia tras lo cual marcharemos en procesión hasta la Colegiata para celebrar la eucaristía a las 19.30 h.
 6. El campamento de los niños es en el mes de julio del 11 al 17. La reunión con padres ya se ha tenido con muy poca asistencia. Los niños apuntados son muy pocos. Tal es así que puede que se suspenda el Campamento. Rogamos nos comunique cuanto antes si los niños van a ir al campamento, así como las dificultades que puedan tener para solventarlas.
 7. El viernes 14 a las 21.00 h. es la Vigilia de oración 7. 7. El viernes 14 a las 21.00 h. es la Vigilia de oración con jóvenes de la Vicaría 8 con el Sr. Arzobispo en la Iglesia de San Pedro y San Pablo de la playa de Gandía. Animad a los jóvenes de vuestra comunidad. Y a los que se sientan jóvenes.
 8. PEREGRINACIONES: Los del Camino de Santiago (4-12 agosto) se reúnen el viernes 7 de junio a las 21.15 h. Los de la peregrinación a Javier con Anatolé (del 23 al 25 de agosto) habrá una reunión con padres el lunes 17 a las 20.30 h.
 9. El jueves 20 de junio tendrá lugar una excursión de fin de curso de catequistas y de todos aquellos que quieran acompañarnos a pasar el día a Benidorm.
 10. El sábado 22 de junio será el curso intensivo de profundización al Oratorio de Niños pequeños dirigido por el Padre Gonzalo Carbó. De 10 a 14 h. y de 16. a 20 h. en nuestra parroquia. No será el 13 de julio, que es la inauguración del ministerio apostólico de D. Enrique Benavent en Tortosa.
 11. El domingo 23 a las 6 de la tarde. ASAMBLEA PARROQUIAL DE FIN DE CURSO
     
Del  3 al 9 de junio de 2013

Lunes 3.  19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Ferrer—Puig, y Rogelio Roselló. 
Martes 4. 19.30 h.: En sufragio de Octavio Monllor Colomina y en acción de gracias a Jesús Sacramentado. 
Miércoles 5.  19.30 h.: sin intención. 
Jueves 6. 19.30 h.: sin intención. 
Viernes 7. 19.30 h.: sin intención. 
Sábado 8. X T.O. 18.00 h.: Con niños. En sufragio de los difuntos de la familia García—Estruch. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: sin intención. 
Domingo 9. X T.O. 12.00 h. Pro Pópulo





para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.
También puedes descargar la hoja parroquial en tu smartphone con la aplicación gratuita "tipatag" que permite escanear etiquetas inteligentes, gentileza de gmv.


Hoja Parroquial