8 de junio de 2013

Domingo 9 de junio de 2013. X TO C

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 9 de Junio de 2013  



 Queridos hermanos: El Evangelio de S. Lucas también llamado el evangelio de la misericordia, ¿por qué? La razón la encontramos en el hecho de que el reino de Dios está reservado para los pobres, para los que aparentemente no valen nada. Ellos son los destinatarios predilectos de la Buena Noticia, los herederos por excelencia del Reino de Dios. De este modo encontramos el episodio de hoy en el que Cristo otorga los bienes mesiánicos a una viuda que se le había muerto su único hijo. Ante este milagro los presentes enuncian estas palabras: “Dios ha visitado a su pueblo”. En esta frase encontramos dos personajes: Dios y el pueblo. En lo referente a la visita de Dios, en el lenguaje bíblico se entiende de modo favorable, de hecho Sto. Tomás de Villanueva dirá respecto de este evangelio: "El difunto (el hijo de la viuda) es el género humano. En el milagro se dan cuatro tiempos: 1- "se acercó", el Señor sugiere la conversión e imprime el dolor por el pecado. 2- "lo tocó", hace reflexionar, desazona al alma. 3- "los que lo llevaban se pararon", nace la presunción de la misericordia de Dios. 4- "joven, a tí te lo mando, levántate", el perdón y la vuelta a la vida por la reconciliación". Dios visita a su pueblo, en concreto a esa madre, al cortejo fúnebre, al gentío, al difunto. De ese modo se convierte en Señor de vida, provocando el asombro de los presentes: “Todos sobrecogidos, daban gloria a Dios.” Este pueblo que se identifica con la viuda es la Iglesia. Ella acompaña al penitente; reza por él, llora por los sufrimientos de sus hijos, los hombres; los ama. Dirá el Concilio Vaticano II: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo.” Es ahí donde entra Cristo, Señor de vivos para que la Iglesia proclame: “Cambiaste mi luto en danzas, me desataste el sayal y me has vestido de fiesta.” (Sal 29) Es, por tanto, un acontecimiento universal, no individual lo que contemplamos en ese pasaje: la viuda, es decir, la Iglesia es participe de la vida divina porque entra en comunión con Dios como los ángeles y santos proclaman sin cesar la gloria de Dios; y el difunto, que es testigo de la resurrección de Cristo.
Arturo vuestro vicario


 
+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 7, 11-17
En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba. Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo:
— «No llores.»
Se acercó al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo:
— «¡ Muchacho, a ti te lo digo, levántate!»
El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos, daban gloria a Dios, diciendo:
— «Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo.»
La noticia del hecho se divulgó por toda la comarca y por Judea entera.

Palabra del Señor

  
"MIRA, SEÑOR, LA FE DE TU IGLESIA"
168 La Iglesia es la primera que cree, y así conduce, alimenta y sostiene mi fe. La Iglesia es la primera que, en todas partes, confiesa al Señor, y con ella y en ella somos impulsados y llevados a confesar también : "creo", "creemos". Por medio de la Iglesia recibimos la fe y la vida nueva en Cristo por el bautismo. En el Ritual Romano, el ministro del bautismo pregunta al catecúmeno: "¿Qué pides a la Iglesia de Dios?" Y la respuesta es: "La fe". "¿Qué te da la fe?" "La vida eterna".
169 La salvación viene solo de Dios;  pero puesto que recibimos la vida de la fe a través de la Iglesia, ésta es nuestra madre: "Creemos en la Iglesia como la madre de nuestro nuevo nacimiento, y no en la Iglesia como si ella fuese el autor de nuestra salvación" (Fausto de Riez, Spir. 1,2). Porque es nuestra madre, es también la educadora de nuestra fe.
170 No creemos en las fórmulas, sino en las realidades que estas expresan y que la fe nos permite "tocar". "El acto (de fe) del creyente no se detiene en el enunciado, sino en la realidad (enunciada)" (S. Tomás de A., s.th. 2-2, 1,2, ad 2). Sin embargo, nos acercamos a estas realidades con la ayuda de las formulaciones de la fe. Estas permiten expresar y transmitir la fe, celebrarla en comunidad, asimilarla y vivir de ella cada vez más.
171 La Iglesia, que es "columna y fundamento de la verdad" (1 Tim 3,15), guarda fielmente "la fe transmitida a  los santos de una vez para siempre" (Judas 3). Ella es la que guarda la memoria de las Palabras de Cristo, la que transmite de generación en generación la confesión de fe de los Apóstoles. Como una madre que enseña a sus hijos a hablar y con ello a comprender y a comunicar, la Iglesia, nuestra Madre, nos enseña el lenguaje de la fe para introducirnos en la inteligencia y la vida de la fe.


"Este pasaje es rico en un doble provecho. Creemos que la misericordia divina se inclina pronto a las lágrimas de una madre viuda, principalmente cuando está quebrantada por el sufrimiento y por la muerte de su hijo único, viuda, sin embargo, a quien la multitud del duelo restituye el mérito de la maternidad. Por otra parte, esta viuda, rodeada por una multitud de pueblo, nos parece algo más que una mujer: ella ha obtenido por sus lágrimas la resurrección del adolescente, su hijo único; es que la Iglesia santa llama a la vida desde el cortejo fúnebre y desde las extremidades del sepulcro al pueblo más joven, en vista de sus lágrimas; está prohibido llorar a quien está reservada la resurrección... Aunque existe un pecado grave que no puede ser lavado con las lágrimas de tu arrepentimiento, llora por ti la madre Iglesia, que interviene por cada uno de su hijos únicos; pues ella se compadece, por un sufrimiento espiritual que le es connatural, cuando ve a sus hijos arrastrarse hacia la muerte por vicios funestos. Somos nosotros entrañas de sus entrañas... " (S. Ambrosio, Tratado sobre el Evangelio de San Lucas lib. V, 89 y 92)
—————————————————————-
“«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió para evangelizar a los pobres; me envió a predicar a los cautivos la libertad, a los ciegos la recuperación de la vista; para poner en libertad a los oprimidos, para anunciar un año de gracia del Señor ». Estas frases, según san Lucas, son su primera declaración mesiánica, a la que siguen los hechos y palabras conocidos a través del Evangelio. Mediante tales hechos y palabras, Cristo hace presente al Padre entre los hombres. Es altamente significativo que estos hombres sean en primer lugar los pobres, carentes de medios de subsistencia, los privados de libertad, los ciegos que no ven la belleza de la creación, los que viven en aflicción de corazón o sufren a causa de la injusticia social, y finalmente los pecadores. Con relación a éstos especialmente, Cristo se convierte sobre todo en signo legible de Dios que es amor; se hace signo del Padre. En tal signo visible, al igual que los hombres de aquel entonces, también los hombres de nuestros tiempos pueden ver al Padre.” (Bto. Juan Pablo II, Dives in misericordia)
—————————————————-
“Ahora es la Iglesia la que llora por sus hijos muertos para la vida verdadera, pero no pierde la esperanza: no desespera, no los olvida e intercede por ellos. San Agustín recordaba el milagro de Naín cuando confesaba que él mismo se reconocía en el joven muerto por sus pecados, pero que era llevado hacia Jesús sobre un féretro que eran las lágrimas de su madre santa Mónica: “hijo de sus lágrimas” decía. Jesús nos sigue visitando de muchas maneras; la principal y más fuerte en la sagrada liturgia. Por eso los cristianos, en la Iglesia, sentimos el dolor de los pobres, de los enfermos y de los abandonados, pero sabemos que nuestro Señor trae la vida, la anuncia con su palabra proclamada y ésta se hace verdad en sus sacramentos. ¿Cuántas veces nos ha resucitado Jesús? La primera vez fue en el Bautismo, pero luego nos ha levantado y nos ha apartado del camino de la muerte por la Penitencia y ¿cuántas personas han llorado por nosotros? Son nombres concretos, pero también y sobre todo ha intercedido por nosotros la santa Madre Iglesia.” (Jaime Sancho Andreu)

 
“¡Oh Señor!, tú has creado todas las cosas. Tú les has dado su ser y las has puesto en equilibrio y armonía. Están llenas de tu misterio, que toca el corazón si es piadoso. También a nosotros, ¡oh Señor!, nos has llamado a la existencia y nos has puesto entre ti y las cosas. Según tu modelo nos has creado y nos has dado parte de tu soberanía. Tú has puesto en nuestras manos tu mundo, para que nos sirva y completemos en él tu obra. Pero hemos de estarte sometidos, y nuestro dominio se convierte en rebelión y robo si no nos inclinamos ante ti, el único que llevas la corona eterna y eres Señor por derecho propio. ¡Grande y verdadero Rey eres tú! Tú has puesto en mis manos el honor de tu voluntad. Cada palabra de tu revelación dice que me respetas y te confías a mí, me das dignidad y responsabilidad. Concédeme la santa mayoría de edad, que es capaz de aceptar la ley que tú guardas y de asumir la responsabilidad que tú me transfieres. Ten despierto mi corazón para que esté ante ti en todo momento, y haz que mi actuación se convierta en ese dominio y esa obediencia a que tú me has llamado.” (Romano Guardini)

  
1. Final de curso: el equipo de Pastoral de la salud tendrá su última sesión el lunes 10. Ese mismo día también estará la última charla del grupo de oración a las 20.30 h. El jueves 13, el equipo de liturgia concluirá con sus sesiones de formación a las 20.30 h. en los locales parroquiales. 

2. El viernes 14, a partir de las 10 h., continuará la visita ordinaria a los enfermos de la parroquia.

3. Con motivo del AÑO DE LA FE la parroquia organiza los siguientes actos: Celebración comunitaria del Perdón: lunes 10 de junio a las 21.00 h. y peregrinación a la Colegiata el domingo 16 junio con el siguiente horario: 6 tarde: vísperas en la parroquia tras lo cual marcharemos en procesión hasta la Colegiata para celebrar la eucaristía a las 19.30 h.

3. El CAMPAMENTO de los niños es en el mes de julio del 11 al 17. La reunión con padres ya se ha tenido con muy poca asistencia. Los niños apuntados son muy pocos. Tal es así que puede que se suspenda el Campamento. Rogamos nos comunique cuanto antes si los niños van a ir al campamento, así como las dificultades que puedan tener para solventarlas.

4. El viernes 14 a las 21.00 h. es la VIGILIA DE ORACIÓN CON JOVENES de la Vicaría 8 con el Sr. Arzobispo en la Iglesia de San Pedro y San Pablo de la playa de Gandía. 

5. PEREGRINACIONES: Los del Camino de Santiago (4-12 agosto). Los de la peregrinación a Javier con Anatolé (del 23 al 25 de agosto) habrá una reunión con padres el lunes 17 a las 20.30 h.

6. El jueves 20 de junio tendrá lugar una excursión de fin de curso de catequistas y de todos aquellos que quieran acompañarnos a pasar el día a Benidorm.

7. El sábado 22 de junio será el CURSO INTENSIVO DE PROFUNDIZACIÓN AL ORATORIO DE NIÑOS PEQUEÑOS dirigido por el Padre Gonzalo Carbó. De 10 a 14 h. y de 16. a 20 h. en nuestra parroquia. No será el 13 de julio, que es la inauguración del ministerio apostólico de D. Enrique Benavent en Tortosa. 

8. El domingo 23 a las 6 de la tarde. ASAMBLEA PARROQUIAL DE FIN DE CURSO








“Los que por la fe y el Bautismo pertenecen a Cristo deben confesar su fe bautismal delante de los hombres (cf. Mt 10,32; Rom 10,9)”, dice el Catecismo nº 14. Por ello os proponemos, a partir del domingo que viene, confesar la fe en las misas.
¿Cómo hacerlo? Muy sencillo:
- Primero decídete a presentarte voluntario. “Que nadie se vuelva perezoso en la fe”, nos dice el Papa. (Porta Fidei 15).
- Luego elige una misa de un fin de semana de los turnos que están en la sacristía.
- Contesta por escrito de forma sencilla y sin pasar de un folio, las cuatro preguntas que están al final de este escrito. Si quieres, los sacerdotes de la parroquia te podemos ayudar.
- Invita a todos tus familiares y amigos a asistir ese día a la misa en que darás testimonio público de tu fe.
- En esa misa, después de la homilía y antes del Credo, el sacerdote te llamará para dar el testimonio.
A todos nos cuesta hablar en público, pero tu fe saldrá fortalecida, todos nos beneficiamos de los testimonios de los demás, y tras el testimonio experimentarás una paz interior única.
¡Ánimo! ¡No esperes a ser el último!
Preguntas para el testimonio personal de fe:

1.- ¿Por qué Creo en Dios?
2.- ¿En qué cosas concretas de tu vida puedes decir como San Pablo: “Para mi la vida es Cristo?
3.- ¿Por qué estoy en la Iglesia católica?
4.- ¿Cuál es la experiencia de fe más importante de mi vida?


     
Del  10 al 16 de junio de 2013

Lunes 10. S. Bernabé. 19.30 h.: sin intención. 
Martes 11. 19.30 h.: En sufragio de José Durá. 
Miércoles 12. 19.30 h.: En sufragio de Vicente Grau Enguix. 
Jueves 13. S. Antonio de Padua. 19.30 h.: sin intención. 
Viernes 14. 19.30 h.: sin intención. 
Sábado 15. XI T.O. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: sin intención.
 Domingo 27. XI T.O. 12.00 h. Pro Pópulo

 Hoja Parroquial

para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.