30 de marzo de 2013

Domingo 31 de marzo. 1 Dom Resurrección C.


 HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 31 de marzo de 2013  



“La dulce y confortadora alegría de evangelizar”
                  Queridos hermanos:
Cristo ha resucitado. Este anuncio lo hacen dos hombres con vestidos refulgentes a varias mujeres que van al sepulcro. Llevan vestiduras llenas de Luz. Son vestiduras celestes. Son vestiduras de alegría, como dirá San Juan Crisóstomo. Quien por la entrañable misericordia de nuestro Dios ha sido visitado por el Sol que nace de lo alto y ha sido iluminado en las tinieblas y sombras de muerte en que vivía no puede menos que anunciar esta luz de la alegría. Decía el Papa Francisco el Domingo de Ramos: “Alegría. No sean nunca hombres, mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo. Nunca se dejen vencer por el desánimo. (…) Llevemos a todos la alegría de la fe. (…) Debemos llevar la victoria de la cruz de Cristo a todos y por doquier; llevar este amor grande de Dios. Y esto requiere de todos nosotros que no tengamos miedo de salir de nosotros mismos, de ir hacia los demás”.
El anuncio puede que sea tenido en nada, que no sea creído, que se escuche con indiferencia, que apenas haga cambiar las cosas, pero es necesario hacerlo: “anunciaron todo esto”.
El cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana (Cuba), en la congregación general de cardenales previa al cónclave, pidió al entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, su intervención sobre la misión de Iglesia y el permiso para divulgarla. En la Misa Crismal pasada reveló sus palabras: “Evangelizar supone celo apostólico. Evangelizar supone en la Iglesia la parresía de salir de sí misma. La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias, no solo las geográficas, sino también las periferias existenciales: las del misterio del pecado, las del dolor, las de la injusticia, las de la ignorancia y prescindencia religiosa, las del pensamiento, las de toda miseria. Cuando la Iglesia no sale de sí misma para evangelizar deviene autorreferencial y entonces se enferma (cfr. la mujer encorvada sobre sí misma del Evangelio). Los males que, a lo largo del tiempo, se dan en las instituciones eclesiales tienen raíz de autorreferencialidad, una suerte de narcisismo teológico. Simplificando; hay dos imágenes de Iglesia: la Iglesia evangelizadora que sale de sí o la Iglesia mundana que vive en sí, de sí, para sí. El próximo Papa debe ser un hombre que, desde la contemplación de Jesucristo y desde la adoración a Jesucristo ayude a la Iglesia a salir de sí hacia las periferias existenciales, que la ayude a ser la madre fecunda que vive de “la dulce y confortadora alegría de evangelizar”. (Pablo VI. Evangeli Nuntiandi 80).
 Jesús, vuestro párroco

+   Lectura del santo evangelio según san Lucas 24, 1-12

El primer día de la semana, de madrugada, las mujeres fueron al sepulcro llevando las aromas que habían preparado. Encontraron corrida la piedra del sepulcro. Y, entrando, no encontraron el cuerpo del Señor Jesús. Mientras estaban desconcertadas por esto, se les presentaron dos hombres con vestidos refulgentes. Ellas, despavoridas, miraban al suelo, y ellos les dijeron: — «¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. Ha resucitado. Acordaos de lo que os dijo estando todavía en Galilea: “El Hijo del hombre tiene que ser entregado en manos de pecadores, ser crucificado y al tercer día resucitar.”»
Recordaron sus palabras, volvieron del sepulcro y anunciaron todo esto a los Once y a los demás.
María Magdalena, Juana y María, la de Santiago, y sus compañeras contaban esto a los apóstoles. Ellos lo tomaron por un delirio y no las creyeron.
Pedro se levantó y fue corriendo al sepulcro. Asomándose, vio sólo las vendas por el suelo. Y se volvió admirándose de lo sucedido.

Palabra del Señor.
Las apariciones del Resucitado
643  Sabemos por los hechos que la fe de los discípulos fue sometida a la prueba radical de la pasión y de la muerte en cruz de su Maestro, anunciada por él de antemano (cf. Lc 22, 31-32). La sacudida provocada por la pasión fue tan grande que los discípulos (por lo menos, algunos de ellos) no creyeron tan pronto en la noticia de la resurrección. Los evangelios, lejos de mostrarnos una comunidad arrobada por una exaltación mística, los evangelios nos presentan a los discípulos abatidos ("la cara sombría": Lc 24, 17) y asustados (cf. Jn 20, 19). Por eso no creyeron a las santas mujeres que regresaban del sepulcro y "sus palabras les parecían como desatinos" (Lc 24, 11; cf. Mc 16, 11. 13). Cuando Jesús se manifiesta a los once en la tarde de Pascua "les echó en cara su incredulidad y su dureza de cabeza por no haber creído a quienes le habían visto resucitado" (Mc 16, 14).

644 Tan imposible les parece la cosa que, incluso puestos ante la realidad de Jesús resucitado, los discípulos dudan todavía (cf. Lc 24, 38): creen ver un espíritu (cf. Lc 24, 39). "No acaban de creerlo a causa de la alegría y estaban asombrados" (Lc 24, 41). Tomás conocerá la misma prueba de la duda (cf. Jn 20, 24-27) y, en su última aparición en Galilea referida por Mateo, "algunos sin  embargo dudaron" (Mt 28, 17). Por esto la hipótesis según la cual la resurrección habría sido un "producto" de la fe (o de la credulidad) de los apóstoles no tiene consistencia. Muy al contrario, su fe en la Resurrección nació - bajo la acción de la gracia divina- de la experiencia directa de la realidad de Jesús resucitado.
 
LA ALEGRÍA DE EVANGELIZAR
“Conservemos, pues, el fervor espiritual. Conservemos la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas. Hagámoslo —como Juan el Bautista, como Pedro y Pablo, como los otros Apóstoles, como esa multitud de admirables evangelizadores que se han sucedido a lo largo de la historia de la Iglesia— con un ímpetu interior que nadie ni nada sea capaz de extinguir. Sea ésta la mayor alegría de nuestras vidas entregadas. Y ojalá que el mundo actual —que busca a veces con angustia, a veces con esperanza— pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo, y aceptan consagrar su vida a la tarea de anunciar el reino de Dios y de implantar la Iglesia en el mundo”. (Pablo VI. Evangeli Nuntiandi 80).
................................................
Decía el Papa Francisco a los sacerdotes: “hay que salir a experimentar nuestra unción, su poder y su eficacia redentora: en las «periferias» donde hay sufrimiento, hay sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones. No es precisamente en autoexperiencias ni en introspecciones reiteradas que vamos a encontrar al Señor: los cursos de autoayuda en la vida pueden ser útiles, pero vivir nuestra vida sacerdotal pasando de un curso a otro, de método en método, lleva a hacernos pelagianos, a minimizar el poder de la gracia que se activa y crece en la medida en que salimos con fe a darnos y a dar el Evangelio a los demás; a dar la poca unción que tengamos a los que no tienen nada de nada.

El sacerdote que sale poco de sí, que unge poco – no digo «nada» porque, gracias a Dios, la gente nos roba la unción – se pierde lo mejor de nuestro pueblo, eso que es capaz de activar lo más hondo de su corazón presbiteral. El que no sale de sí, en vez de mediador, se va convirtiendo poco a poco en intermediario, en gestor. Todos conocemos la diferencia: el intermediario y el gestor «ya tienen su paga», y puesto que no ponen en juego la propia piel ni el corazón, tampoco reciben un agradecimiento afectuoso que nace del corazón. De aquí proviene precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes, sacerdotes tristes, y convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades, en vez de ser pastores con «olor a oveja» – esto os pido: sed pastores con «olor a oveja», que eso se note –; en vez de ser pastores en medio al propio rebaño, y pescadores de hombres. Es verdad que la así llamada crisis de identidad sacerdotal nos amenaza a todos y se suma a una crisis de civilización; pero si sabemos barrenar su ola, podremos meternos mar adentro en nombre del Señor y echar las redes. Es bueno que la realidad misma nos lleve a ir allí donde lo que somos por gracia se muestra claramente como pura gracia, en ese mar del mundo actual donde sólo vale la unción – y no la función – y resultan fecundas las redes echadas únicamente en el nombre de Aquél de quien nos hemos fiado: Jesús.

Queridos fieles, acompañad a vuestros sacerdotes con el afecto y la oración, para que sean siempre Pastores según el corazón de Dios.
 Queridos sacerdotes, que Dios Padre renueve en nosotros el Espíritu de Santidad con que hemos sido ungidos, que lo renueve en nuestro corazón de tal manera que la unción llegue a todos, también a las «periferias», allí donde nuestro pueblo fiel más lo espera y valora. Que nuestra gente nos sienta discípulos del Señor, sienta que estamos revestidos con sus nombres, que no buscamos otra identidad; y pueda recibir a través de nuestras palabras y obras ese óleo de alegría que les vino a traer Jesús, el Ungido. (Papa Francisco. Jueves Santo 28 de marzo de 2013).
 

Concédenos, Señor,
salir al encuentro de la gente,
conocer a las personas por su nombre,
salir a anunciar el Evangelio,
con un corazón acogedor.
Haznos salir de nuestras cuevas y cautiverios.
Tú que saliste del sepulcro
para sembrar de Luz el mundo entero;
Tú que has roto las puertas y cerrojos de la muerte;
Has demolido las prisiones del abismo
y destrozado el poder del enemigo;
Tú que eres nuestro Buen Pastor
y la fuente de agua viva;
Ábrenos el oído para escuchar
que nos llamas a seguirte
y anunciar el Evangelio a todas las gentes.
(Oración inspirada en el responsorio de la segunda lectura del Oficio del Sábado Santo)
 
Durante el tiempo de Cuaresma el Equipo de Cáritas colocó una cruz en la entrada de la Iglesia que hiciera presente las necesidades de algunas familias atendidas por Cáritas para facilitar la limosna penitencial.
Se ha venido a recoger algo más de 2.000 €. Con este dinero se han conseguido satisfacer todas las necesidades propuestas, desde averías domésticas, compra de una lavadora, dos somieres, ajuar doméstico, toallas, alimentación, medicación, pago de un recibo de agua, así como una aportación extra al economato interparroquial.
También se recibió por necesidad ropa de niño recién nacido, sábanas, colchas, cuna, protector, sillita de niño para mesa y para el coche, carro de niño, dos parques cuna, un taca-tac, juguetes, peluches niño, así como unos 30 Kg. Aproximadamente en alimentos.
Agradecemos de corazón a cuantos han colaborado desinteresadamente para que la cruz de nuestros hermanos sea más llevadera. El Señor pague con sus gracias el bien realizado.





1. De miércoles 3 a viernes 5 de abril los jóvenes de confirmación irán al Centro Aspadis de Alberique. Aspadis es una obra benéfico-social sin fin de lucro, fundada en 1980 por el Rvdo. D. Vicente Aparicio y que se dedica a la asistencia y rehabilitación de niños y jóvenes discapacitados psíquicos profundos y a lograr su máximo desarrollo físico, psíquico y social dentro de sus grandes limitaciones.
2. El viernes 5 de abril a las 19.00 h. será la celebración del Vía Lucis en tiempo de Pascua.
3. El viernes 5 de abril a las 9.30 h. de la noche habrá una vigilia de oración en el Monasterio de las Clarisas de Gandía y el sábado 6 de abril a las 11.00 h. la profesión solemne de Sor Jerusalén  presidida por D. Carlos, Arzobispo de Valencia. Os invitamos a uniros en la oración y la celebración.
4. El sábado 6 de abril habrá un musical en el teatro del Museu Faller de Gandía a las 17.00 h. y  a las 20.30 h. Se representará el musical “No tengáis miedo”, sobre el Papa Juan Pablo II en el que participan 80 actores y 15 músicos de la diócesis de Cuenca. Ha sido visto por más de 27.000 espectadores en España y Polonia. Tienen a su disposición entradas en la parroquia.
5. El domingo 7 de abril comienza la gran misión por el Año de la Fe en las plazas de Gandía. Son 5 encuentros durante los domingos de Pascua para ayudar a nuestra fe. Del 7 de abril al 5 de mayo a las 11.00 h. en un tramo del Paseo de Germanías.
6. Se está organizando una peregrinación a Santiago de Compostela del 2 al 12 de agosto. Interesados ponerse en contacto con D. Arturo.
7. La fiesta de San Vicente Ferrer será el lunes 8 de abril. Es de precepto, por lo cual habrá horario especial de misas: 12.00 h. y 19.30 h.
8. Colectas: Jueves Santo para Cáritas parroquial: 510,99 €
Seminario: 287,35 €
    
Del 1 al 7 de abril de 2013
Lunes 1.  19.30 h.: Sin intención. 

Martes 2. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Ferrer—Puig. 
Miércoles 3. 19.30 h.: En sufragio de: Rogelio Roselló. 
Jueves 4. 19.30 h.: En sufragio de: Octavio Monllor. 
Viernes 5. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 6. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Víctor Ferragud y Rosendo Roche. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 7. 12.00 h. Pro Pópulo. 
Lunes 8: Fiesta de San Vicente Ferrer. 12.00: Pro Pópulo. 19.30 h.: En sufragio de: Antonio Casanova y Mª Dolores Gómez Gasent. 
Martes 9: Solemnidad de la Anunciación del Señor.

 Hoja Parroquial
Hoja Parroquial en formato pdf

para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.

Para los usuarios de dispositivos móviles con Sistemas Operativos Android e iOS os podéis instalar la aplicación "tipatag" con la que podréis escanear la siguiente imagen, visualizando automáticamente la hoja parroquial en el móvil, permitiendo descargarla.