23 de marzo de 2013

Domingo 24 de marzo de 2013. DOMINGO DE RAMOS.


 HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 24 de marzo de 2013  



ME CUBRIRÁ CON SUS PLUMAS
           Queridos hermanos:
Érase una vez una gallina que se puso a incubar unos huevos que encontró. La pobre gallina no sabía que los huevos que incubaba eran de víbora, que apenas salieron del huevo y pudieron, mataron a la que los incubó.
Este pequeño relato podemos aplicarlo a lo que vamos a celebrar en estos santos días.
Jesús no tuvo reparo en compararse con una gallina: “¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina reúne a sus polluelos bajo las alas, y no habéis querido!” (Mateo 23,37). Decía San Juan Crisóstomo: “¡Cuánto amor no delata esa imagen de la gallina! Porque ardiente es el que esta ave tiene por sus polluelos. Esta imagen de las alas aparece en muchos pasajes de los profetas, en el cántico de Moisés y en los salmos, y ninguna como ella para darnos a entender la mucha protección y providencia de Dios para con su pueblo”. (Homilías sobre el Evangelio de San Mateo, 74,3).
Las gallinas son aves que viven en comunidad, que han perdido gran parte de la facultad del vuelo. De ella se aprovechan plumas, huevos y carne. Se dice de una persona cobarde, miedosa o excesivamente tímida o pusilánime que es un “gallina”. ¿No es una imagen elocuente del amor de Jesucristo? El Verbo eterno deja el nido del Padre, y pudiendo volar alto como el águila, pierde la facultad de vuelo al hacerse gallina. Ciertamente Jesús podía haber elegido la imagen del águila. Ya el Antiguo Testamento refiere a Dios las cualidades de esta ave en el cuidado de su pueblo: "Ya habéis visto lo que he hecho con los egipcios, y cómo a vosotros os he llevado sobre alas de águila y os he traído a mí. (Ex 19,4; Dt 32,11). Si pensamos en alas, que sean las del águila. Así hemos estado respondiendo a la lectura breve en los Laudes del tiempo de cuaresma: “El te librará de la red del cazador. Te cubrirá con sus plumas", sacado del Salmo 91(90). Pero Jesús prefiere las plumas de la gallina. Viene a extender sus manos y cobijar a polluelos que no quieren ser cobijados. Quiere defenderlos del buitre y el gavilán. Pero los polluelos se han creído adultos, gallos, sin necesidad de cobijo… Es más, a sabiendas, incuba huevos de víbora. Decía San Juan de Ávila: “Las víboras que dentro de ti traías te daban, Señor, tales bocados, que te hicieron reventar en la cruz, para que a costa de tus dolores las víboras se trocasen en simplicidad y mansedumbre de ovejas, que a trueque de tu muerte alcanzasen vida de gracia”. (San Juan de Ávila. Audi Filia 80). En lugar de cloquear contra los que le atacan, picoteando, batiendo alas con furia y arañando con sus uñas, extiende sus brazos y pasa por un “gallina”, un cobarde, que no se defiende, que no manifiesta su fortaleza en la defensa de sí mismo..../...         .../...Jesucristo se  ha hecho débil gallina en atención a sus polluelos. Ha muerto en la cruz, haciendo de ella el lugar del amor más alto, largo, ancho y profundo (cf. Ef 3,18), abrazando el cosmos entero. Y lo ha hecho para reunir bajo sus alas a todos los hijos de Dios dispersos (cf. Jn 11,52), no para dividir. “La codicia desea dividir como la caridad quiere reunir”. (cf. S. Agustín. Sermón 64). Por eso no retuvo con avidez o codicia el ser águila, igual a Dios, no hizo alarde de su categoría de Dios, sino que se despojó de su rango y se hizo polluelo, gallina, (cf. Flp 2, 6ss; 2ª lectura domingo de Ramos), que recibirá los palos, ultrajes y salivazos de las víboras (cf. 1ª lectura domingo de Ramos).
Que esta Semana Santa nos conceda “los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús…en su compasión hacia los pequeños” (cf. San Agustín. Id.) con manos para reunir y cobijar, manos para la bondad y la ternura.     
Jesús, vuestro párroco


Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 23, 33-49
Y, cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», lo crucificaron allí, a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: — «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.» Y se repartieron sus ropas, echándolas a suerte. El pueblo estaba mirando. Las autoridades le hacían muecas, diciendo: — «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.»
Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre (...) Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: — «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.» Pero el otro le increpaba: — «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.» Y decía: — «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino.» Jesús le respondió:
— «Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.»
Era ya eso de mediodía, y vinieron las tinieblas sobre toda la región, hasta la media tarde; porque se oscureció el sol. El velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: — «Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.» Y, dicho esto, expiró. El centurión, al ver lo que pasaba, daba gloria a Dios, diciendo: — «Realmente, este hombre era justo.»


Palabra del Señor.
La entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén

559 ¿Cómo va a acoger Jerusalén a su Mesías? Jesús rehuyó siempre las tentativas populares de hacerle rey (cf. Jn 6, 15), pero elige el momento y prepara los detalles de su entrada mesiánica en la ciudad de "David, su Padre" (Lc 1,32; cf. Mt 21, 1-11). Es aclamado como hijo de David, el que trae la salvación ("Hosanna" quiere decir "¡sálvanos!", "Danos la salvación!"). Pues bien, el "Rey de la Gloria" (Sal 24, 7-10) entra en su ciudad "montado en un asno" (Za 9, 9): no conquista a la hija de Sión, figura de su Iglesia, ni por la astucia ni por la violencia, sino por la humildad que da testimonio de la Verdad (cf. Jn 18, 37). Por eso los súbditos de su Reino, aquel día fueron los niños (cf. Mt 21, 15-16; Sal 8, 3) y los "pobres de Dios", que le aclamaban como los ángeles lo anunciaron a los pastores (cf. Lc 19, 38; 2, 14). Su aclamación "Bendito el que viene en el nombre del Señor" (Sal 118, 26), ha sido recogida por la Iglesia en el "Sanctus" de la liturgia eucarística para introducir al memorial de la Pascua del Señor.

El Evangelio de la bendición de los ramos, (…) comienza diciendo que "Jesús marchaba por delante subiendo a Jerusalén" (Lc 19, 28). En seguida al inicio de la liturgia de este día, la Iglesia anticipa su respuesta al Evangelio, diciendo: "Sigamos al Señor". Así se expresa claramente el tema del domingo de Ramos. Es el seguimiento. Ser cristianos significa considerar el camino de Cristo como el camino justo para ser hombres, como el camino que lleva a la meta, a una humanidad plenamente realizada y auténtica. … Ser cristianos es un camino, o mejor, una peregrinación, un caminar junto a Jesucristo, un caminar en la dirección que él nos ha indicado y nos indica.
Pero ¿de qué dirección se trata? ¿Cómo se encuentra esta dirección? La frase de nuestro Evangelio nos da dos indicaciones al respecto. En primer lugar, dice que se trata de una subida. (…) es una subida a la verdadera altura del ser hombres. El hombre puede escoger un camino cómodo y evitar toda fatiga. También puede bajar, hasta lo vulgar. Puede hundirse en el pantano de la mentira y de la deshonestidad. Jesús camina delante de nosotros y va hacia lo alto. Él nos guía hacia lo que es grande, puro; nos guía hacia el aire saludable de las alturas: hacia la vida según la verdad; hacia la valentía que no se deja intimidar por la charlatanería de las opiniones dominantes; hacia la paciencia que soporta y sostiene al otro. Nos guía hacia la disponibilidad para con los que sufren, con los abandonados; hacia la fidelidad que está de la parte del otro incluso cuando la situación se pone difícil. Guía hacia la disponibilidad a prestar ayuda; hacia la bondad que no se deja desarmar ni siquiera por la ingratitud. Nos lleva hacia el amor, nos lleva hacia Dios. Jesús sabe que su camino irá más allá: no acabará en la cruz. Sabe que su camino rasgará el velo entre este mundo y el mundo de Dios; que él subirá hasta el trono de Dios y reconciliará a Dios y al hombre en su cuerpo. Su camino lleva más allá de la cima del monte del Templo, hasta la altura de Dios mismo: esta es la gran subida a la cual nos invita a todos, (…) la meta a la cual él quiere llevarnos: hasta las alturas de Dios, a la comunión con Dios, al estar-con-Dios. Esta es la verdadera meta, y la comunión con él es el camino. La comunión con él es estar en camino, una subida permanente hacia la verdadera altura de nuestra llamada. Caminar junto con Jesús siempre es al mismo tiempo caminar en el "nosotros" de quienes queremos seguirlo. Nos introduce en esta comunidad. (…) Este caminar también significa siempre ser llevados. Nos encontramos, por decirlo así, en una cordada con Jesucristo, junto a él en la subida hacia las alturas de Dios. Él tira de nosotros y nos sostiene. Integrarnos en esa cordada, aceptar que no podemos hacerla solos, forma parte del seguimiento de Cristo. Forma parte de él este acto de humildad: entrar en el "nosotros" de la Iglesia; aferrarse a la cordada, la responsabilidad de la comunión: no romper la cuerda con la testarudez y la pedantería. El humilde creer con la Iglesia, estar unidos en la cordada de la subida hacia Dios, es una condición esencial del seguimiento. También forma parte de este ser llamados juntos a la cordada el no comportarse como dueños de la Palabra de Dios, no ir tras una idea equivocada de emancipación. La humildad de "estar-con" es esencial para la subida. También forma parte de ella dejar siempre que el Señor nos tome de nuevo de la mano en los sacramentos; dejarnos purificar (...) Por último, debemos decir también: la cruz forma parte de la subida hacia la altura de Jesucristo, de la subida hasta la altura de Dios mismo. (...) el camino hacia la vida misma, hacia la realización de la propia humanidad está vinculado a la comunión con Aquel que subió a la altura de Dios mediante la cruz. 
En último término, la cruz es expresión de lo que el amor significa: sólo se encuentra quien se pierde a sí mismo. (Benedicto XVI. 28-3-2010)
Concédenos, Señor, peregrinar contigo, seguirte e imitarte. Concédenos a la Virgen María como compañera de camino.
Concédenos ir a Nazaret y recordar continuamente el inicio de la salvación por el anuncio del ángel a nuestras vidas; Concédenos ir a Belén donde tu has nacido y vives entre nosotros; Concédenos subir la escalera hacia el Calvario hasta el lugar en el que moriste por nosotros en la cruz; Concédenos estar ante el sepulcro vacío; rezar donde su cuerpo inerte descansó y donde al tercer día tuvo lugar la resurrección. Concédenos seguirte, Señor, caminando con alegría, sabiendo que tú eres el camino. Concédenos que siguiéndote seamos mensajeros de la paz, orando por la paz, y dando el fruto de las buenas obras: la bondad y la ternura. (Oración inspirada en Benedicto XVI. 28-3-2010)
DOMINGO DE RAMOS
Sábado 23 de marzo:
18.00 y 19.30 h.: Celebración del Domingo de Ramos.
21.00 h.: Oración ante la Cruz
Domingo 24 de marzo
9.30.: Celebración del Domingo de Ramos.
11.00 h.: Bendición de Palmas y Ramos en la Iglesia de las Esclavas. Procesión hasta la Parroquia. Al llegar, celebración de la Eucaristía.
20.00 h.: Concierto del Coro Veus de la Safor PCR. Réquiem de Faure.
MARTES SANTO 26 de marzo. 20.30 h.: Celebración Comunitaria del Sacramento del Perdón

JUEVES SANTO 28 marzo
De 9.00 a 11.00 h.: Confesiones.
11.00 h.: Rezo comunitario de Laudes. A la misma hora, actividades para los niños de 3 a 6 años; para los niños de 6 a 8 años y para los niños de 9 a 12 años por parte de los catequistas.
19.30 h.: Misa de la Cena del Señor. Al finalizar habrá turnos de vela ante el Monumento.
22.30 h.: Hora Santa. Se cerrará la Capilla de la Comunión a las 12.00 de la noche.
La Colecta será para Cáritas parroquial.

VIERNES SANTO 29 marzo
8.00 h.: Vía Crucis por las calles del Barrio.
11.00 h.: Rezo comunitario de Laudes. A la misma hora, actividades para los niños de 3 a 6 años; para los niños de 6 a 8 años y para los niños de 9 a 12 años por parte de los catequistas.
16.30 h.: Celebración de la Pasión del Señor. La Colecta será para Tierra Santa.


SÁBADO SANTO 30 de marzo
11.00 h.: Rezo comunitario de Laudes. A la misma hora, actividades para los niños de 3 a 5 años y para los niños de 6 a 12 años por parte de los catequistas.
A continuación, preparación de la Vigilia Pascual.
22.00 h.: Solemne Vigilia Pascual. Lleven pequeñas campanitas para los niños para el canto del “Gloria”. Al finalizar se les hará un dulce obsequio. Colecta extraordinaria parroquial.


DOMINGO DE RESURRECCIÓN
31 de marzo
9.30 h.; 12.00 h.; 19.30 h.: Eucaristías del Domingo de Resurrección. Colecta extraordinaria parroquial




1. Limpieza general del Templo: miércoles 27 de marzo.
2. Celebraciones del Perdón:
- Lunes Santo en la parroquia de Cristo Rey a las 20.30 h.
- Martes Santo en la parroquia de San Nicolás a las 19.30 h.; a las 20.00 h. en Sta. María Magdalena de Beniopa; y 20.30 en nuestra parroquia.
- Miércoles Santo a las 20.00 h. en las parroquias de la Sagrada Familia y San José.
- Jueves Santo confesiones en nuestra parroquia de 9 a 11.00 h.
   

Del 25 al 31 de marzo de 2013

Lunes Santo 25.  19.30 h.: En sufragio de: Mateo Blay y Cristian Pascual Galera. 
Martes Santo 26. 19.30 h.: En sufragio de: Dolores Colomer Richard. 
Miércoles Santo 27. 19.30 h.: En sufragio de: José Femenías Faus. 
Jueves Santo 28. 19.30 h. Misa de la Cena del Señor. 
Viernes Santo 29. 16.30 h.: Celebración de la Pasión del Señor. 
Sábado Santo 30. 22.00 h.: Solemne Vigilia Pascual. 
Domingo de resurrección 31: 9.30 h.; 12.00 h.; 19.30 h.:


 Hoja Parroquial

para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.

Para los usuarios de dispositivos móviles con Sistemas Operativos Android e iOS os podéis instalar la aplicación "tipatag" con la que podréis escanear la siguiente imagen, visualizando automáticamente la hoja parroquial en el móvil, permitiendo descargarla.