17 de noviembre de 2012

Domingo 19 de noviembre de 2012. XXXIII TO B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com
Domingo 11 de noviembre de 2012.
ENVIARÁ A LOS ÁNGELES
                 Queridos hermanos:
El evangelio de este domingo viene a dejar claro quien es la Luz: ni el sol, ni la luna, ni las estrellas, ni astros, ni criatura alguna. Esa luz es su amor. Nada nos podrá separar del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús (cf. Rm 8,39), con tal que mantengamos firme hasta el fin la confianza del principio (cf. Hb 3,14; 10,23).MiguelPayaOctubre2012.html
Es un Evangelio lleno de esperanza, de confianza en Aquel que penetró la cortina, entró en el verdadero Santuario (Hb 6,19-20), está sentado a la derecha del Padre (Hb 10,12), intercede por nosotros (cf. Rm 8,34) y ahora vuelve como Luz que eclipsa cualquier otra Luz.
Y dice este Evangelio que “enviará a los ángeles para reunir (episinaxei en griego) a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte”. ¿Quiénes son esos ángeles? ¿Seres alados? No. La palabra ángel designa al que recibe un encargo, una misión. En griego, la palabra "ángelos" significa "el que anuncia", "el mensajero".
Tras el Sínodo sobre la Nueva Evangelización el Evangelio de este domingo es plenamente actual. Por ello es necesario en primer lugar convertirnos: “La nueva evangelización se refiere, en primer lugar, a nosotros mismos. (…) Para poder evangelizar el mundo, la Iglesia debe, ante todo, ponerse a la escucha de la Palabra. La invitación a evangelizar se traduce en una llamada a la conversión” (Mensaje al Pueblo de Dios. Sínodo de los Obispos), en la que reconociendo con humildad nuestras miserias y debilidades, nos dejemos transformar por el protagonista de la nueva evangelización: El Espíritu Santo. Éste es la savia que despierta la higuera dormida para dar el fruto que pide la conversión y que se traduce en disponibilidad para la misión. Y la misión es “conducir a los hombres y las mujeres de nuestro tiempo hacia Jesús, al encuentro con Él” (Mensaje al Pueblo de Dios. Sínodo de los Obispos), es decir, reunir a los elegidos y amados de Dios de los cuatro vientos. Dispersos por no conocer a Cristo. Son reunidos gracias a los ángeles que anuncian el evangelio. Nosotros estamos llamados a insertarnos “en el largo camino de proclamación del Evangelio que, desde los primeros siglos de la era cristiana hasta el presente, ha recorrido la historia y ha edificado comunidades de creyentes por toda la tierra, (...) fruto de la entrega de tantos misioneros y de no pocos mártires”. (Mensaje al Pueblo de Dios). La Iglesia es nuestra “Sinaxis” y la Eucaristía, nuestro lugar de reunión con la Luz sin ocaso.
Jesús, vuestro párroco

Lectura del santo evangelio según san Marcos 13, 24-32
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
— «En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte.
Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán, aunque el día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre.»

Palabra del Señor.

El glorioso advenimiento de Cristo,
 esperanza de Israel
673           Desde la Ascensión, el advenimiento de Cristo en la gloria es inminente (cf Ap 22, 20) aun cuando a nosotros no nos "toca conocer el tiempo y el momento que ha fijado el Padre con su autoridad" (Hch 1, 7; cf. Mc 13, 32). Este advenimiento escatológico se puede cumplir en cualquier momento (cf. Mt 24, 44: 1 Te 5, 2), aunque tal acontecimiento y la prueba final que le ha de preceder estén "retenidos" en las manos de Dios (cf. 2 Te 2, 3-12).
674           La Venida del Mesías glorioso, en un momento determinado de la historia, se vincula al reconocimiento del Mesías por "todo Israel" (Rm 11, 26; Mt 23, 39) del que "una parte está endurecida" (Rm 11, 25) en "la incredulidad" respecto a Jesús (Rm 11, 20). San Pedro dice a los judíos de Jerusalén después de Pentecostés: "Arrepentíos, pues, y convertíos para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que del  Señor venga el tiempo de la consolación y envíe al Cristo que os había sido destinado, a Jesús, a quien debe retener el cielo hasta el tiempo de la restauración universal, de que Dios habló por boca de sus profetas" (Hch 3, 19-21). Y San Pablo le hace eco: "si su reprobación ha sido la reconciliación del mundo ¿qué será su readmisión sino una resurrección de entre los muertos?" (Rm 11, 5). La entrada de "la plenitud de los judíos" (Rm 11, 12) en la salvación  mesiánica, a continuación de "la plenitud de los gentiles (Rm 11, 25; cf. Lc 21, 24), hará al Pueblo de Dios "llegar a la plenitud de Cristo" (Ef 4, 13) en la cual "Dios será todo en nosotros" (1 Co 15, 28).

Si nosotros, los hombres, conociéramos el día del juicio, por ejemplo, que este día llegará dentro de dos mil años, y supiéramos con toda seguridad que ha de ser así, seríamos desde entonces más negligentes, pues diríamos: ¿en qué me afecta a mi el día del juicio, si ha de llegar dentro de dos mil años? Por tanto, esto que dice el Evangelio de que el Hijo desconoce el día del juicio, lo dice en provecho nuestro, para que así nosotros no sepamos cuándo llegará ese día. (San Jerónimo. Comentario al Evangelio de San Marcos Cap. X)
...............................................
En este penúltimo domingo del tiempo ordinario, la liturgia nos habla de la segunda venida de Cristo. El Señor vendrá sobre las nubes revestido de majestad y poder. Es el mismo Hijo del hombre, misericordioso y compasivo, que los discípulos conocieron durante su itinerario terreno. Cuando llegue el momento de su manifestación gloriosa, vendrá a consumar definitivamente la historia humana. A través del simbolismo de fenómenos cósmicos, el evangelista san Marcos recuerda que Dios pronunciará, en el Hijo, su juicio sobre la historia de los hombres, poniendo fin a un universo corrompido por la mentira y desgarrado por la violencia y la injusticia. (…) El Evangelio nos consuela, presentándonos la figura victoriosa de Cristo, juez de la historia. Él, con su presencia, ilumina la oscuridad e incluso la desesperación del hombre, y da a quien confía en él la certeza consoladora de su asistencia constante. En el Evangelio que acabamos de proclamar hemos escuchado una significativa referencia a la higuera que, con los primeros brotes de sus ramas, anuncia que la primavera está cerca. Con estas palabras, Jesús anima a los Apóstoles a no rendirse frente a las dificultades y las incertidumbres del tiempo presente. Más bien, los exhorta a saber esperar y a prepararse para acogerlo cuando vuelva. Por más complejas y problemáticas que sean las situaciones, no perdáis la confianza. En el corazón del hombre jamás debe morir el germen de la esperanza”. (Juan Pablo II. Domingo 19 de noviembre de 2000).
.................................................
"El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mc 13, 31). Detengámonos un momento a reflexionar sobre esta profecía de Cristo. La expresión "el cielo y la tierra" aparece con frecuencia en la Biblia para indicar todo el universo, todo el cosmos. Jesús declara que todo esto está destinado a "pasar". No sólo la tierra, sino también el cielo, que aquí se entiende en sentido cósmico, no como sinónimo de Dios. La Sagrada Escritura no conoce ambigüedad: toda la creación está marcada por la finitud, incluidos los elementos divinizados por las antiguas mitologías: en ningún caso se confunde la creación y el Creador, sino que existe una diferencia precisa. Con esta clara distinción, Jesús afirma que sus palabras "no pasarán", es decir, están de la parte de Dios y, por consiguiente, son eternas. Aunque fueron pronunciadas en su existencia terrena concreta, son palabras proféticas por antonomasia, como afirma en otro lugar Jesús dirigiéndose al Padre celestial: "Las palabras que tú me diste se las he dado a ellos, y ellos las han aceptado y han reconocido verdaderamente que vengo de ti, y han creído que tú me has enviado" (Jn 17, 8). En una célebre parábola, Cristo se compara con el sembrador y explica que la semilla es la Palabra (cf. Mc 4, 14): quienes oyen la Palabra, la acogen y dan fruto (cf. Mc 4, 20), forman parte del reino de Dios, es decir, viven bajo su señorío; están en el mundo, pero ya no son del mundo; llevan dentro una semilla de eternidad, un principio de transformación que se manifiesta ya ahora en una vida buena, animada por la caridad, y al final producirá la resurrección de la carne. Este es el poder de la Palabra de Cristo. Queridos amigos, la Virgen María es el signo vivo de esta verdad. Su corazón fue "tierra buena" que acogió con plena disponibilidad la Palabra de Dios, de modo que toda su existencia, transformada según la imagen del Hijo, fue introducida en la eternidad, cuerpo y alma, anticipando la vocación eterna de todo ser humano. Ahora, en la oración, hagamos nuestra su respuesta al ángel: "Hágase en mí según tu palabra" (Lc 1, 38), para que, siguiendo a Cristo por el camino de la cruz, también nosotros alcancemos la gloria de la resurrección”. (Benedicto XVI. Ángelus 15 de noviembre de 2009)
Como este fragmento estaba disperso sobre los montes, y reunido se hizo uno, así sea reunida Tu Iglesia de los confines de la tierra en Tu reino. (...) Acuérdate, Señor, de tu Iglesia, para librarla de todo mal y hacerla perfecta en tu caridad, y congrégala desde los cuatro vientos, santificada, en Tu reino que le has preparado. Porque tuyo es el poder y la gloria por los siglos. Haz que venga la gracia, y deja que pase este mundo. Hosana al Hijo de David. Si alguien es santo déjalo venir a la Eucaristía; si no lo es, déjalo que se arrepienta. Amén”. (Didajé 9,4; 10, 5-6).
clip_image002
El próximo 23 de noviembre realizaremos una jornada a favor de Pobreza Cero. En el año 2000 se celebró la Cumbre del Milenio, en la que 189 jefes de estado y de gobierno firmaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La Pobreza Cero es uno de los objetivos que contrajo la ONU  para erradicar la pobreza antes del 2015. De este compromiso solamente cinco naciones, Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos, Suecia y Noruega están destinando el 0,7% del PIB. Pues bien, nuestra parroquia quiere unirse a los que viven en el umbral de la miseria por medio de las armas de la fe: oración, ayuno y limosna. De este modo el viernes 23 desde las 9 de la mañana hasta las 7 de la tarde tendremos la Adoración ante el Santísimo Sacramento. Continuaremos con el rezo del Santo Rosario y la eucaristía a las 7:30. A continuación, en los locales parroquiales tendremos un momento de oración seguido de una “cena del hambre”. A tal efecto prepararemos pan con aceite para cenar y veremos la proyección de una película.
A lo largo de la semana haremos una Campaña para recoger alimentos destinados a Cáritas. Invitamos a toda la comunidad parroquial a que participe en estos actos ya que donde hay Caridad allí está el Señor.

1. El lunes 19 a las 21.00 h. en el Local Museo de Gandía, Abad Solá 101, el curso de formación organizado por la Junta Mayor de Hermandades de Semana Santa sobre la Fe como fundamento de la Moral cristiana a cargo de la profesora Mª Luisa Viejo Sánchez. Próxima sesión: 26 de noviembre.  
2. El martes 20 habrá un rato de oración con Exposición del Santísimo en la Insigne Colegiata a las 20 h. A continuación tendrá lugar una charla cuyo titulo será “La espiritualidad del cofrade” a cargo del Ilmo. Sr. D. Jesús Sánchez Domínguez.
3. El equipo de Cáritas se reunirá el miércoles a las 17.30 h.
4. El miércoles 21 de noviembre de 6 a 8 tarde continua el Curso básico de voluntariado en la Sede de Cáritas interparroquial. Concluirá con el miércoles próximo a la misma hora.
5. El jueves 22 el equipo de Prebautismales tendrá su sesión de formación a las 21 h., en los locales parroquiales.
 6. El viernes 23 por la noche y sábado 24 los jóvenes de 1º y 2º de Confirmación se irán de convivencia a la residencia Bellavista.
 7. El sábado 24, en la Misa de niños a las 18.00 h., estará la presentación de los niños de 3º de confirmación.
Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 9-11-2012: 66.391,95 €.
+ 0 €

Ingresados hasta el 16-11-2012: 66.391,95 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANKIA (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970
Del 19 al 25 de noviembre de 2012
Lunes 19. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Deusa—Castelló. Martes 20. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Espí—Sanchis. Miércoles 21. La presentación de la Santísima Virgen. 19.30 h.: En sufragio de Estanislao Estrugo Castillo y Julio Ribes. Jueves 22. Sta. Cecilia. 19.30 h.: En sufragio del P. Bartolomé Jofre. Viernes 23. 19.30 h.: En sufragio de José Antonio Cabanilles, los difuntos familia Mont-blanch—Jiménez, y Clemente Jesús Serrano Serrano. Sábado 24. JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: En sufragio de los difuntos familia Cabrera—Romero. Domingo 25. JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO. 12.00 h. Pro Pópulo.


para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.