28 de enero de 2012

Domingo 29 de enero – 3 TO B 2012

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 29 de enero de 2012.

Queridos hermanos:

El Evangelio de esta semana nos presenta el pasaje bíblico en el que Jesús, enseñando en la sinagoga de Cafarnaún, la gente, al escucharle, se quedaba admirada porque hablaba como quien tiene autoridad. Acto seguido el evangelista nos presenta la curación de Jesús a un endemoniado en la misma sinagoga. Todo esto nos habla del poder de la palabra de Cristo, el Señor. Este poder viene confirmado por las obras que El realizaba: expulsaba los demonios, calmaba tempestades, volvía el corazón de los publicanos hacia el Padre, etc.

Si recordamos el texto del Evangelio según S. Marcos, en el que Jesús se les aparece a los Once estando en la mesa, a estos les dice: “A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes, en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.” (Mc 16, 17). Pues bien, en este pasaje vemos la misión que Jesús confía a su Iglesia: es el “sacramento universal de salvación; estando sentado a la derecha del Padre, actúa sin cesar en el mundo para conducir a los hombres a la Iglesia y, por medio de ella, unirlos a sí más estrechamente y para hacerlos partícipes de su vida gloriosa alimentándolos con su cuerpo y sangre.” (LG 48).

Los signos que enumera el Evangelio de S. Marcos se hacen patentes en nuestra sociedad, y más concretamente en la Iglesia: “a los que crean”, es decir a los que escuchan la palabra de Dios, su fe aumentará. “Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.”: aquí Cristo está hablando del sacramento de la Unción de enfermos. La Iglesia en este mundo es portadora de un mensaje nuevo, una buena noticia, que escuchábamos en el Evangelio de la semana pasada: ¡Cristo, muerto y resucitado! Al hacerse hombre ha enriquecido a la humanidad con los bienes eternos, y al resucitar nos ha abierto las puertas del cielo y dado vida eterna.

Demos gracias a Dios porque, por su palabra, se continúa la obra santificadora de Cristo en el mundo. Él sigue reconciliando al hombre con Dios. Abramos las puertas de nuestro corazón a Cristo para que el bien triunfe sobre el mal, el amor sobre el odio. María, madre de la Iglesia, intercede por nosotros.

Arturo, vuestro vicario

+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 21-28

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba cono los escribas, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: —«¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.» Jesús lo increpó: — «Cállate y sal de él.» El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen» Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Palabra del Señor.

“¡Oh divino Redentor, que has amado a la Iglesia y por ella te has entregado a Ti mismo, para santificarla y hacerla comparecer ante Ti resplandeciente de gloria, haz que brille sobre ella tu rostro santo! Haz que tu Iglesia una en tu caridad, santa en la participación de tu misma santidad, sea en el mundo de hoy estandarte de salvación para los hombres, centro de unidad de todos los corazones, inspiradora de santos propósitos a favor de una renovación general y arrolladora. Haz que sus hijos, superando cualquier división o indignidad, la honren siempre y en todas partes. Que todos los hombres que aún no están dentro de ella, mirándola, te encuentren a Ti, camino, verdad y vida, y que en Ti sean enderezados al Padre en la unidad del Espíritu Santo.” (Pablo VI, 17-11-1963)

“Mas tú considera, te ruego, la prudencia del Señor y cómo sabe variar para utilidad de sus oyentes, pasando de los milagros a los discursos y de éstos nuevamente a los milagros. Porque fue así que, antes de subir al monte, había curado a muchos, como abriendo camino a sus palabras, y ahora, después de todo aquel largo razonamiento, otra vez vuelve a los milagros, confirmando los dichos con los hechos. Enseñaba Él como quien tiene autoridad. Pues bien, por que nadie pudiera pensar que aquel modo de enseñanza era pura altanería y arrogancia, eso mismo hacía en sus obras, curando como quien tiene autoridad. Así, ya no tenían derecho a escandalizarse de oírle enseñar con autoridad, pues con autoridad también obra los milagros: Bajado, en efecto, que hubo del monte, le fueron siguiendo grandes muchedumbres, y se acercó un leproso, diciéndole: Señor, si quieres, puedes limpiarme.” (S. Juan Crisóstomo, homilía 25)

—————————————————————

“La infalibilidad del Magisterio de la Iglesia

Jesucristo quiso que el Magisterio de los Pastores, a quienes confió el ministerio de enseñar el Evangelio a todo su pueblo y a toda la familia humana, estuviese dotado del conveniente carisma de la infalibilidad en materia de fe y costumbres. Como este carisma no es fruto de nuevas revelaciones de las que gocen el sucesor de Pedro y el Colegio episcopal, no se les dispensa de la necesidad de escrutar con los medios apropiados el tesoro de la divina Revelación contenido en las Sagradas Escrituras, que nos enseña sin corrupción la verdad que Dios ha querido que fuese escrita para nuestra salvación, y contenido también en la viva Tradición apostólica. En el cumplimiento de su misión, los Pastores de la Iglesia gozan de la asistencia providencial del Espíritu Santo, que alcanza su cumbre cuando instruyen al Pueblo de Dios, de tal modo que transmiten una doctrina necesariamente libre de error, en virtud de las promesas de Cristo hechas a Pedro y a los demás apóstoles.” (Mysterium ecclesiae 3)

—————————————————

“La Iglesia está llamada y comprometida a ejercer este tipo de autoridad, que es servicio, y no la ejerce a título personal, sino en el nombre de Jesucristo, que recibió del Padre todo poder en el cielo y en la tierra (cf. Mt 28, 18). A través de los pastores de la Iglesia, en efecto, Cristo apacienta su rebaño: es él quien lo guía, lo protege y lo corrige, porque lo ama profundamente. Pero el Señor Jesús, Pastor supremo de nuestras almas, ha querido que el Colegio apostólico, hoy los obispos, en comunión con el Sucesor de Pedro, y los sacerdotes, sus colaboradores más valiosos, participen en esta misión suya de hacerse cargo del pueblo de Dios, de ser educadores en la fe, orientando, animando y sosteniendo a la comunidad cristiana o, como dice el Concilio, «procurando personalmente, o por medio de otros, que cada uno de los fieles sea conducido en el Espíritu Santo a cultivar su propia vocación según el Evangelio, a la caridad sincera y diligente y a la libertad con que Cristo nos liberó» (Presbyterorum ordinis, 6). Todo pastor, por tanto, es el medio a través del cual Cristo mismo ama a los hombres: mediante nuestro ministerio —queridos sacerdotes—, a través de nosotros, el Señor llega a las almas, las instruye, las custodia, las guía.” (Benedicto XVI, Audiencia general 26-05-2010)



La Iglesia, Madre y Maestra

2032 La Iglesia, "columna y fundamento de la verdad" (1 Tm 3,15), "recibió de los apóstoles este solemne mandato de Cristo de anunciar la verdad que nos salva" (LG 17). "Compete siempre y en todo lugar a la Iglesia proclamar los principios morales, incluso los referentes al orden social, así como dar su juicio sobre cualesquiera asuntos humanos, en la medida en que lo exijan los derechos fundamentales de la persona humana o la salvación de las almas" (CIC, can. 747,2).

2033 El magisterio de los pastores de la Iglesia en materia moral se ejerce ordinariamente en la catequesis y en la predicación, con la ayuda de las obras de los teólogos y de los autores espirituales. Así se ha trasmitido de generación en generación, bajo la dirección y vigilancia de los pastores, el "depósito" de la moral cristiana, compuesto de un conjunto característico de normas, de mandamientos y de virtudes que proceden de la fe en Cristo y están vivificados por la caridad. Esta catequesis ha tomado tradicionalmente como base, junto al Credo y el Padrenuestro, el Decálogo que enuncia los principios de la vida moral válidos para todos los hombres.

2034 El romano pontífice y los obispos como "maestros auténticos por estar dotados de la autoridad de Cristo... predican al pueblo que tienen confiado la fe que hay que creer y que hay que llevar a la práctica" (LG 25). El magisterio ordinario y universal del Papa y de los obispos en comunión con él enseña a los fieles la verdad que han de creer, la caridad que han de practicar, la bienaventuranza que han de esperar.

2035 El grado supremo de la participación en la autoridad de Cristo está asegurado por el carisma de la infalibilidad. Esta se extiende a todo el depósito de la revelación divina (cf LG 25); se extiende también a todos los elementos de doctrina, comprendida la moral, sin los cuales las verdades salvíficas de la fe no pueden ser guardadas, expuestas u observadas (cf CDF, decl. "Mysterium ecclesiae" 3).

2036 La autoridad del Magisterio se extiende también a los preceptos específicos de la ley natural, porque su observancia, exigida por el Creador, es necesaria para la salvación. Recordando las precripciones de la ley natural, el Magisterio de la Iglesia ejerce una parte esencial de su función profética de anunciar a los hombres lo que son en verdad y de recordarles lo que deben ser ante Dios (cf. DH 14).

- El lunes 30 de enero a las 20.00 h. en el Palacio Ducal de Gandía tendremos la primera sesión de formación de "Los lunes compartidos" de Cáritas, con el tema de DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA. El ponente es el delegado episcopal de Cáritas Diocesana: D. José Máximo Lledó.

- El lunes 30 de enero a las 20.30 h. estará la reunión del IDR.

- El lunes 30 de enero a las 20.30 h el grupo de oración rezará las Visperas.

- El martes 31 de enero a las 7 de la tarde se retransmitirá el Santo Rosario para Radio María desde nuestra parroquia.

- Catequesis para jóvenes y adultos en los locales parroquiales los martes y los viernes a las 9.30 de la noche.

- El miércoles 1 de febrero a las 20.00 h. en los locales nuevos de la Parroquia de San Francisco de Borja de Gandía tendrá lugar la preparación del Encuentro de Catequistas de la Vicaría VIII. Este encuentro será el sábado 18 de febrero en el Colegio Calderón del Grau.

- El mismo miércoles, a las 20.30 h. estará la 2ª sesión del Curso del lector.

- El jueves 2, por ser 1º jueves de mes, estará la adoración del Santísimo al terminar la Misa, a las 20.30h.

- El viernes 3 tendrá lugar la visita ordinaria a los enfermos de la Parroquia a partir de las 10 h. Avisar también de que si tienen o conocen de algún familiar o amigo enfermo, nos lo comuniquen, para ir a visitarle el Equipo de Pastoral de la salud o administrarle los sacramentos.

- El sábado 4, en la Misa de las 18 h., los niños de 2º de comunión tendrán la celebración de la entrega de las Bienaventuranzas.

 

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 13-01-2012: 53.715,72 €.
+ 887 €
Ingresados hasta el 13-01-2012:
54.6025,72 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 30 de enero al 5 de febrero de 2012

Lunes 30.  19.30 h.: En sufragio de Rosendo Roche y Luis Borrull.

Martes 31. S. Juan Bosco. 19.30 h.: Sin intención.

Miércoles 1. 19.30 h.: Sin intención.

Jueves 2. Presentación del Señor. 19.30 h.: En sufragio de difuntos familia Ferrer-Puig.

Viernes 3. 19.30 h.: En sufragio de Rogelio Roselló.

Sábado 4. 18.00 h.: Con niños. En sufragio de difuntos familia García Estruch. 19.30 h.: En sufragio de Vicenta Peiró Castella. 21.00 h.: En sufragio de Octavio Monllor Colomina.

Domingo 5. V T.O. 12.00 h. Pro Pópulo