8 de enero de 2012

Bautismo del Señor 8 enero de 2012 - año B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 8 de enero de 2012.
 

clip_image002

                 Queridos hermanos:

Celebramos este domingo la Fiesta del Bautismo del Señor. Muy cercana la Solemnidad de la Epifanía, con la Adoración de los Reyes de Oriente, celebramos hoy otra Epifanía o Manifestación del Señor en nuestra carne.

En el Jordán, Jesús es bautizado por Juan el Bautista y, rasgado el cielo, se manifiesta la Trinidad: El Espíritu Santo da testimonio y manifiesta al Hijo encarnado bajando sobre Él en forma de paloma. El Padre da testimonio y manifiesta al Hijo hecho hombre: «Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto.» Y el velo que separaba la relación del hombre con Dios se rasga en un abrirse el cielo, anticipo de aquel otro velo que se rasgará con su muerte en cruz. La carne del Verbo encarnado es el camino nuevo y vivo (cf. Hb 10,20) para acceder a nuestro Dios Trinidad, Familia de Amor.

Desde que el Verbo se hizo carne, su santa humanidad, su carne, es Epifanía de Dios y Camino que conduce al Padre. “Jesucristo, Palabra hecha carne, hombre enviado a los hombres, habla las palabras de Dios (Jn 3,34) y realiza la obra de la salvación que el Padre le encargó (cf. Jn 5,36; 17,4). Por eso, quien ve a Jesucristo, ve al Padre (cf. Jn 14,9); El, con su presencia y manifestación, con sus palabras y obras, signos y milagros, sobre todo con su muerte y gloriosa resurrección, con el envío del Espíritu de la verdad, lleva a plenitud toda la revelación.” (Concilio Vaticano II. Constitución Dogmática Dei Verbum 4).

Nuestro bautismo es unirse a la carne del Verbo, ser miembro de su cuerpo, in-corporarse a Cristo crucificado  y muerto (cf. Rm 6,6), a Cristo sepultado (cf. Rm 6,4), y resucitado, para participar de su vida, de sus sentimientos  de humildad (cf. Flp 2,5), tener su mente, para pensar, no como los hombres, sino como Dios piensa (cf. Mt 16,23; 1 Co 2,16). Es comulgar con su pasión de amor, con su resurrección para el perdón hasta hacernos semejantes a Él (cf. Flp 3,10), de tal forma que ya no sea yo, sino Él quien viva en nosotros (Ga 2,20). No se bautiza uno a sí mismo. Tampoco se da uno la fe a sí mismo. Es la Iglesia, cuerpo de Cristo, la que incorpora a un nuevo miembro a su cuerpo y la que da la fe a ese catecúmeno.

Nuestro bautismo es participar de su sangre redentora y su carne que se entrega por amor (Jn 6,56-57). Por eso, el Bautismo alcanza su plenitud en la Eucaristía, cuando nuestra carne y la carne del Verbo se unan, para vivir, desde el Bautismo, de Eucaristía en Eucaristía, de plenitud en plenitud hasta llegar a la Casa del Padre.

Jesús, vuestro párroco

 

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 7-11

 

En aquel tiempo, proclamaba Juan:

— «Detrás de mi viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias.

Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Es­píritu Santo.»

Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán.

Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma. Se oyó una voz del cielo:

— «Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto.»

Palabra del Señor.

 

Oración del Bto. Juan Pablo II en el Sitio del Bautismo del Señor durante su visita a Tierra Santa el 21 de marzo del 2000:

 

¡Gloria a ti, oh Padre, Dios de Abraham, Isaac y Jacob! Tú has enviado a tus siervos, los profetas a proclamar tu palabra de amor fiel y a llamar a tu pueblo al arrepentimiento.

A las orillas del Río Jordán, has suscitado a Juan el Bautista, una voz que grita en el desierto, enviado a toda la región del Jordán, a preparar el camino del Señor, a anunciar la venida de Cristo.

 

¡Gloria a ti, oh Cristo, Hijo de Dios! Has venido a las aguas del Jordán para ser bautizado por manos de Juan. Sobre ti el Espíritu descendió como una paloma.

Sobre ti se abrieron los cielos, y se escuchó

la voz del Padre: "Este es mi Hijo, el Predilecto!" Del río bendecido con tu presencia has partido para bautizar no sólo con el agua sino con fuego y Espíritu Santo.

 

¡Gloria a ti, oh Espíritu Santo, Señor! Por tu poder la Iglesia es bautizada, descendiendo con Cristo en la muerte y resurgiendo junto a él a una nueva vida.

Por tu poder, nos vemos liberados del pecado

para convertirnos en hijos de Dios, el glorioso cuerpo de Cristo.

Por tu poder, todo temor es vencido, y es predicado el Evangelio del amor en cada rincón de la tierra, para la gloria de Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, a Él todo honor en todos los siglos por venir. Amén.

“Mediante su liturgia y teología del icono, la Iglesia oriental ha desarrollado y profundizado esta forma de entender el bautismo de Jesús. Ve una profunda relación entre el contenido de la fiesta de la Epifanía (proclamación de la filiación divina por la voz del cielo; en Oriente, la Epifanía es el día del bautismo) y la Pascua. En las palabras de Jesús a Juan: «Está bien que cumplamos así toda justicia» (Mt 3, 15), ve una anticipación de las palabras pronunciadas en Getsemaní: «Padre. .. no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Mt 26,39); los cantos litúrgicos del 3 de enero corresponden a los del Miércoles Santo, los del 4 de enero a los del Jueves Santo, los del 5 de enero a los del Viernes Santo y el Sábado Santo.

La iconografía recoge estos paralelismos. El icono del bautismo de Jesús muestra el agua como un sepulcro líquido que tiene la forma de una cueva oscura, que a su vez es la representación iconográfica del Hades, el inframundo, el infierno. El descenso de Jesús a este sepulcro líquido, a este infierno que le envuelve por completo, es la representación del descenso al infierno: «Sumergido en el agua, ha vencido al poderoso» (cf. Lc 11, 22), dice Cirilo de Jerusalén. Juan Crisóstomo escribe: «La entrada y la salida del agua son representación del descenso al infierno y de la resurrección». Los troparios de la liturgia bizantina añaden otro aspecto simbólico más: «El Jordán se retiró ante el manto de Elíseo, las aguas se dividieron y se abrió un camino seco como imagen auténtica del bautismo, por el que avanzamos por el camino de la vida» (Evdokimov, p. 246). El bautismo de Jesús se entiende así como compendio de toda la historia, en el que se retoma el pasado y se anticipa el futuro: el ingreso en los pecados de los demás es el descenso al «infierno», no sólo como espectador, como ocurre en Dante, sino con-padeciendo y, con un sufrimiento transformador, convirtiendo los infiernos, abriendo y derribando las puertas del abismo. Es el descenso a la casa del mal, la lucha con el poderoso que tiene prisionero al hombre (y ¡ cómo es cierto que todos somos prisioneros de los poderes sin nombre que nos manipulan!). Este poderoso, invencible con las meras fuerzas de la historia universal, es vencido y subyugado por el más poderoso que, siendo de la misma naturaleza de Dios, puede asumir toda la culpa del mundo sufriéndola hasta el fondo, sin dejar nada al descender en la identidad de quienes han caído. Esta lucha es la «vuelta» del ser, que produce una nueva calidad del ser, prepara un nuevo cielo y una nueva tierra. El sacramento —el Bautismo— aparece así como una participación en la lucha transformadora del mundo emprendida por Jesús en el cambio de vida que se ha producido en su descenso y ascenso”. (Benedicto XVI. Jesús de Nazaret)

........................................

“La pregunta que Dostoievski, en su novela El idiota, hace por labios del ateo Hippolit al príncipe Myskin. "¿Es verdad, príncipe, que dijisteis un día que al mundo lo salvará la belleza? Señores -gritó fuerte dirigiéndose a todos-, el príncipe afirma que el mundo será salvado por la belleza... ¿Qué belleza salvará al mundo?". El príncipe no responde a la pregunta, igual que un día el Nazareno, ante Pilato, no había respondido más que con su presencia a la pregunta "¿qué es la verdad?" (Jn 19,38). Parece como si el silencio de Myskin -que con infinita compasión de amor se encuentra junto al joven que está muriendo de tisis a los dieciocho años- quisiera decir que la belleza que salvará al mundo es el amor que comparte el dolor. ¿QUÉ BELLEZA SALVARÁ AL MUNDO? (Carlo Maria Martini. Carta pastoral 1999-2000).


Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Éste es el que sin abandonar mi seno, entró en el seno de María; el que inseparablemente permaneció en mí y en ella habitó no circunscrito; el que indivisiblemente está en los cielos, y moró en el seno de la Virgen inmaculada. No es uno mi Hijo y otro el hijo de María; no es uno el que yació en la gruta y otro el que fue adorado por los Magos; no es uno el que fue bautizado y otro distinto el exento de bautismo. Sino: éste es mi Hijo; el mismo en quien la mente piensa y contemplan los ojos; el mismo invisible en sí y visto por vosotros; sempiterno y temporal; el mismo que, siéndome consustancial por su divinidad, es consustancial a vosotros por su humanidad en todo, menos en el pecado. Este es mi Mediador y el de sus hermanos, ya que por sí mismo reconcilia conmigo a los que habían pecado. Este es mi Hijo y cordero, sacerdote y víctima: es al mismo tiempo oferente y oblación, el que se convierte en sacrificio y el que lo recibe. Este es el testimonio que dio el Padre de su Unigénito al bautizarse en el Jordán. Y cuando Cristo se transfiguró en el monte delante de sus discípulos y su rostro desprendía una luminosidad tal que eclipsaba los rayos del sol, también entonces se volvió a oír aquella voz: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.” (S. Gregorio de Antioquía)

 


536           El bautismo de Jesús es, por su parte, la aceptación y la inauguración de su misión de Siervo doliente. Se  deja contar entre los pecadores (cf. Is 53, 12); es ya "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Jn 1, 29); anticipa ya el "bautismo" de su muerte sangrienta (cf Mc 10, 38; Lc 12, 50). Viene ya a "cumplir toda justicia" (Mt 3, 15), es decir, se somete enteramente a la voluntad de su Padre: por amor acepta el bautismo de muerte para la remisión de nuestros pecados (cf. Mt 26, 39). A esta aceptación responde la voz del Padre que pone toda su complacencia en su Hijo (cf. Lc 3, 22; Is 42, 1). El Espíritu que Jesús posee en plenitud desde su concepción viene a "posarse" sobre él (Jn 1, 32-33; cf. Is 11, 2). De él manará este Espíritu para toda la humanidad. En su bautismo, "se abrieron los cielos" (Mt 3, 16) que el pecado de Adán había cerrado; y las aguas fueron santificadas por el descenso de Jesús y del Espíritu como preludio de la nueva creación.

537 Por el bautismo, el cristiano se asimila sacramentalmente a Jesús que anticipa en su bautismo su muerte y su resurrección: debe entrar en este misterio de rebajamiento humilde y de arrepentimiento, descender al agua con Jesús, para subir con él, renacer del agua y del Espíritu para convertirse, en el Hijo, en hijo amado del Padre y "vivir una vida nueva" (Rm 6, 4):

Enterrémonos con Cristo por el Bautismo, para resucitar con él; descendamos con él para ser ascendidos con él; ascendamos con él para ser glorificados con él (S. Gregorio Nacianc. Or. 40, 9). Todo lo que aconteció en Cristo nos enseña que después del baño de agua, el Espíritu Santo desciende sobre nosotros desde lo alto del cielo y que, adoptados por la Voz del Padre, llegamos a ser hijos de Dios. (S. Hilario, Mat 2).

 

1. A partir del lunes se reanudan todas las actividades parroquiales tras las fiestas de Navidad.

2. El lunes 9 de enero:

- a las 10 de la mañana reunión del Equipo de Pastoral de la Salud. Están preparando la Semana del Enfermo, que tendrá lugar en Febrero. También habrá un encuentro de Vicaría de agentes de Pastoral de la Salud el sábado 21 de enero en la Parroquia de Santa María de Oliva.

- a las 20.00 h. tendrá lugar la Formación Arciprestal de catequistas en los nuevos locales parroquiales.

- a las 20.30: Reunión con el Grupo de Oración.

3. El miércoles 11 de enero a las 20.30 h. Curso de liturgia.

4. El Jueves 12 de enero:

- a las 5 tarde reunión con el Equipo de Cáritas.

- a las 20.30 h. Adoración del Santísimo Sacramento.

5. El viernes 13 de enero:

- a las 10 de la mañana comenzará la visita ordinaria a los enfermos de la parroquia.

- A partir de las 21.00 h. en la Parroquia de Santa María de Oliva, Vigilia de Oración de los jóvenes con nuestro Arzobispo D. Carlos.

6. El sábado 14 de enero a las 10.15 h. reunión con el Consejo de Economía.

7. El sábado 14 y domingo 15 en todas las misas será el anuncio de las catequesis de adultos que se realizarán en la parroquia los martes y viernes a las 9.30 noche a partir del martes 17 de enero.

.

Desde el Equipo de Cáritas os queremos agradecer vuestra ayuda. A la petición que se realizó la semana pasada ya nos han donado un calentador eléctrico. Faltan todavía las siguientes necesidades de urgencia para algunas familias:

- Una lavadora.

- Una cama de 90 cm.

- Una vivienda de bajo alquiler, para tres personas.

 

Cualquier sugerencia al respecto de estas necesidades comunicadlas al Equipo de Cáritas o a cualquiera de los sacerdotes.

Respecto a la campaña el Kilo, se ha recogido 300 kg. de alimentos no perecederos. Muchísimas gracias por todo.

—————————————————————

Dedicatorias de escritores/as a la campaña Pobreza Cero:

“Ojalá los españoles no nos durmamos en el colchón del bienestar y seamos capaces de comprometernos y luchar contra uno de los hechos más vergonzosos de la Historia de la Humanidad: que el 20% viva en la opulencia mientras el resto languidece o muere de miseria y enfermedades evitables.” Rosa Regas

“¡Ojalá un día no haya más pobres en el mundo que los de espíritu!” Fernando Savater

“Trabajo de locos, pero si nadie lo hace, el mundo será aún más loco.” Javier Marías

 

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 16-12-2011: 53.237,72 €.
+ 138 €
Ingresados hasta el 31-12-2011:
53.375,72 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 8 al 15 de enero de 2012

Lunes 9.  19.30 h.: En acción de gracias al Sgdo. Corazón de Jesús.

Martes 10. 19.30 h.: En acción de gracias al Espíritu Santo y en sufragio de Manuel García Ravelo.

Miércoles 11. 19.30 h.: En sufragio de Jesús Valls-Luisa Peiró.

Jueves 12. 19.30 h.: sin intención.

Viernes 13. 19.30 h.: sin intención.

Sábado 14. II T.O. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de Rafael Matoses y Dolores Martínez. 21.00 h.: sin intención.

Domingo 15. II T.O. 12.00 h. Pro Pópulo