29 de octubre de 2011

Domingo 30 de octubre. XXXI TO A

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 30 de octubre de 2011.
                
              Queridos hermanos:
"No hay camino más excelente que el del amor, pero por él sólo pueden transitar los humildes."
Bien podemos utilizar esta frase de San Agustín para unir los evangelios de la semana pasada y el de esta semana. Si la semana pasada se colocaba en el centro el mandamiento del amor a Dios y al prójimo, esta semana se coloca delante la humildad y el servicio como forma de vivir la vida comunitaria nueva que propone Jesús.
Hay dos formas distintas de estar en comunidad. Una como los escribas y fariseos que enseñan desde la “cátedra” de Moisés, es decir, con la autoridad del maestro. (Por eso Jesús invitará a escuchar y acoger sus enseñanzas, aunque su vida contradiga lo que enseñan). Es una comunidad donde dicen y no hacen, y cargan en las espaldas de los demás el yugo de la ley sin la misericordia ni la humildad. Es una comunidad donde se busca ocupar el primer lugar, o al menos no el último.  Buscan ser vistos por la gente, no por el Señor. Buscan el reconocimiento de los hombres y no la gloria de Dios. A este tipo de comunidad se hace referencia en la primera parte del evangelio.
Pero Jesús comenta otra comunidad distinta. Es la que visibiliza a la Trinidad, donde hay un solo maestro, el Espíritu Santo, un solo Padre, Dios Padre, un solo consejero, Jesús. Y donde todos vosotros sois hermanos. (Mt 23, 8). “El término hermano encierra una rica espiritualidad. (…) hermanos de Cristo, profundamente unidos a Él, primogénito entre muchos hermanos (Rm 8, 29); hermanos entre sí por el amor mutuo y la cooperación al servicio del bien de la Iglesia; hermanos de todo hombre por el testimonio de la caridad de Cristo hacia todos, especialmente hacia los más pequeños, los más necesitados; hermanos para hacer que reine mayor fraternidad en la Iglesia”. (Juan Pablo II. 22 de febrero de 1995, citado en Vita Cosecrata 60).
Una comunidad cristiana que es convocada por el Padre, el Hijo y el Espíritu a orar, a celebrar hace visible la Trinidad por el amor, la gracia, la unidad y la verdad: “La oración, la comunidad de oración, nos permite reencontrar siempre la verdad evangélica de las palabras «uno solo es vuestro Padre» (Mt 23, 9), aquel Padre, Abbá, al cual Cristo mismo se dirige, El que es Hijo unigénito de la misma sustancia. Y además: «Uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos» (Mt 23, 8). (Juan Pablo II. Ut Unum Sint nº 26)
Jesús, vuestro párroco

Lectura del santo evangelio según san Mateo          23, 1-12

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo:
- «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen.
Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.
Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros.
Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»
Palabra del Señor.

«No llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo» (Mt 23, 9).
La paternidad de Dios es más real que la paternidad humana, porque en última instancia nuestro ser viene de El; porque El nos ha pensado y querido desde la eternidad; porque es Él quien nos da la auténtica, la eterna casa del Padre. Y si la paternidad terrenal separa, la celestial une: cielo significa, pues, esa otra altura de Dios de la que todos venimos y hacia la que todos debemos encaminarnos. La paternidad «en los cielos» nos remite a ese «nosotros» más grande que supera toda frontera, derriba todos los muros y crea la paz”. (Benedicto XVI. Jesús de Nazaret. pág. 62).
...........................
“Una cosa es ser padre o maestro por naturaleza, otra por indulgencia. Cuando llamamos padre a un hombre, lo hacemos por honor a la edad, no lo tenemos como autor de nuestra vida. Y es llamado maestro por  participación con el verdadero maestro: y para no discutir hasta el infinito, así como uno es por naturaleza Dios y uno Hijo, y ello no prohíbe a los demás que sean llamados dioses por adopción (ver: Jn 10, 35) o hijos, se sigue que el único Padre y  Maestro no es obstáculo para que los demás  sean llamados padres y maestros de modo derivado” (S. Jerónimo. Contra Helvidium, citado por Sto. Tomás de Aquino en: Catena aurea – In Matthaeum).
...........................
El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido (Mt 23,12)
“Hermano, no relajes tu corazón. Tal vez, eres un poco negligente, pero tus enemigos no acostumbran a dormir, ni son negligentes en tenderte trampas noche y día. Por eso no busques cosas grandes para no ser humillado y alegrar así a tus enemigos. Busca la humildad, porque quien se ensalza será humillado y quien se humilla será ensalzado (Mt 23,12; Lc 18,14).” (Catecismo de San Pacomio. Catequesis a propósito de un monje rencoroso).
...........................
“Arranca de tu corazón toda soberbia, que es la raíz y el principio de todos los pecados”. (Eclo 10, 15). El sacerdote debe hacer profesión de humildad, puesto que a ninguno mejor le cuadra que al sacerdote aquel dicho del sabio: “Cuanto mayor eres, humíllate en todas las cosas, y hallarás gracia delante de Dios.” (Eclo 3, 20). (San Antonio María Claret. Avisos a un sacerdote que acaba de hacer los ejercicios espirituales de San Ignacio, a fin de conservar el fuego que el divino Espíritu haya encendido en su corazón (Trullás, Vich 1844).
...........................
« Uno solo es vuestro Maestro, Cristo » (Mt 23,10)
“Jesús cuidó atentamente la formación de los discípulos que envió en misión. Se presentó a ellos como el único Maestro y al mismo tiempo amigo paciente y fiel; su vida entera fue una continua enseñanza; estimulándoles con acertadas preguntas les explicó de una manera más profunda cuanto anunciaba a las gentes; les inició en la oración; les envió de dos en dos a prepararse para la misión; les prometió primero y envió después el Espíritu del Padre para que les guiara a la verdad plena y les sostuviera en los inevitables momentos de dificultad. Jesucristo es «el Maestro que revela a Dios a los hombres y al hombre a sí mismo; el Maestro que salva, santifica y guía, que está vivo, que habla, exige, que conmueve, que endereza, juzga, perdona, camina diariamente con nosotros en la historia; el Maestro que viene y que vendrá en la gloria (Catequesi Tradendae 9)». En Jesucristo, Señor y Maestro, la Iglesia encuentra la gracia trascendente, la inspiración permanente, el modelo convincente para toda comunicación de la fe”. (Congregación para el Clero. Directorio General para la Catequesis nº 137-138).
...........................
“Haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen”.
«Haz, Señor, que yo sea una flauta de caña, en la que la música que suene seas Tú». (Tagore)
...........................
Que «al recoger la flor de la buena doctrina entre los cardos, no os lastiméis la mano con los malos ejemplos» (San Agustín. Serm. 46)
...........................
“De las entrañas mismas de todas las cosas nace lo que las destruye: de la madera, el gusano; del vestido, la polilla. Así se empeña el diablo en corromper y destruir el ministerio de los sacerdotes, que están puestos para la edificación del pueblo, en forma que el mismo bien lleve en sus entrañas el mal. Quitad del clero este vicio, de la ostentación y vanagloria, y fácilmente se remediará todo lo demás. (San Juan Crisóstomo)

El pasado 21 de octubre la Conferencia Episcopal española sacó una nota con algunas consideraciones ante las elecciones generales del próximo 20 de noviembre de cara a “orientar el discernimiento moral para la justa toma de decisiones que afectan a la realización del bien común y al reconocimiento y la tutela de los derechos fundamentales”. Aborda el derecho fundamental a la vida de todo ser humano, desde su concepción hasta su muerte natural; el reconocimiento del matrimonio en su ser propio y específico como unión de varón y mujer ordenado al bien de los esposos y de los hijos, al tiempo que ser tratados como “esposo” y “esposa”; la necesidad de políticas que promuevan la dignidad de las personas y propicien el trabajo para todos atendiendo las necesidades de los más vulnerables ante la crisis: los ancianos, los enfermos y los inmigrantes; el derecho a que los niños y jóvenes sean educados sin imposiciones ideológicas por parte del Estado sin lesionar el derecho de los padres a elegir las educación filosófica, moral y religiosa que deseen para sus hijos, así como la presencia de la asignatura de la religión y moral católica en la escuela estatal; reconocen los obispos la legitimidad de los nacionalismos o regionalismos con la necesaria tutela del bien común que supone la nación española en su conjunto; dedican el nº 9 a hablar del terrorismo con estas palabras: “una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de población, dado que el terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión justa y razonable de la vida”. Concluyen con una mirada a la política internacional que busque la paz, el respeto del derecho, el entendimiento y la solidaridad entre los pueblos.
Les invitamos a leer esta nota de nuestros obispos con atención.

Dios Padre nuestro, Padre amoroso y lleno de compasión, que perdonas y concedes gratuitamente las gracias pedidas, a quien podemos llamar con el término familiar «Abba», Padre. Tú nos invitas a convertirnos y creer en tu amor misericordioso. Y nos enseñas que el Reino de Dios crecerá en la medida en que cada hombre aprenda a dirigirse a ti como a un Padre en la intimidad de la oración, y se esfuerce en cumplir su voluntad.

Danos el Espíritu de tu Hijo. Que nos certifique que eres nuestro Padre y todos nosotros somos hermanos en Cristo, aprendiendo la humildad y el servicio. (Oración inspirada en la Redemptoris Missio nº 13 de Juan Pablo II)

526           "Hacerse niño" con relación a Dios es la condición para  entrar en el Reino (cf. Mt 18, 3-4); para eso es necesario abajarse (cf. Mt 23, 12), hacerse pequeño.

574          Desde los comienzos del ministerio público de Jesús, fariseos y partidarios de Herodes, junto con sacerdotes y escribas, se pusieron de acuerdo para perderle.

2235         Los que ejercen una autoridad deben ejercerla como un servicio. "El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro esclavo" (Mt 20,26). El ejercicio de una autoridad está moralmente regulado por su origen divino, su naturaleza racional y su objeto específico. Nadie puede ordenar o instituir lo que es contrario a la dignidad de las personas y a la ley natural.

2559 ¿Desde dónde hablamos cuando oramos?  ¿Desde la altura de nuestro orgullo y de nuestra propia voluntad, o desde "lo más profundo" (Sal 130, 14) de un corazón humilde y contrito? El que se humilla es ensalzado (cf Lc 18, 9-14). La humildad es la base de la oración.

1. Rogamos tengan en cuenta el horario especial de misas para los días 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre consultando el apartado de las intenciones de las misas.
2. El miércoles 2 noviembre de 21.00 h. a 22.30 h. en el Local Museo, charla “La Palabra de Dios según la Verbum Domini”, a cargo de Juan Miguel Díaz Rodelas, organizada por la Junta de Hermandades.
3. El jueves 3 de noviembre a las 5 de la tarde habrá reunión del equipo de cáritas.
4. El mismo jueves a las 20.30 h. tendrá lugar la Adoración del santísimo sacramento, por ser primer jueves de mes.
5. El viernes 4 de noviembre es el santo de nuestro querido Arzobispo D. Carlos Osoro. Les invitamos a rezar por él.
6. El viernes 4 por la mañana, al ser primer viernes de mes, se visitarán a los enfermos de la Parroquia. Se ruega que si tienen algún familiar enfermo o conocido, lo comuniquen para que reciban la Comunión. Existe también la posibilidad de que reciba una visita, en la periodicidad que se convenga, por parte del Equipo de Pastoral de la salud.
7. El sábado 5 de noviembre es la peregrinación arciprestal al Santuario de Simat de la Valldigna. Es para los participantes en el Itinerario Diocesano de Renovación, así como aquellos que quieran asistir. Se saldrá a las 9.00 h. desde la Parroquia
8. El sábado 5 de noviembre a las 18.00 h. en la misa con niños será el rito de acogida para los niños de 1º de la catequesis de infancia.
Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 21-10-2011: 50.585,66 €.
+ 120
Ingresados hasta el 28-10-2011:
50.705,66 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 31 de octubre al 6 de noviembre de 2011
Lunes 31. Solemnidad de Todos los Santos. 18.00 h.: En sufragio de Mª Jesús Ruiz. 19.30 h. Sin intención. 21.00 h. Sin intención. 
Martes 1. Solemnidad de Todos los Santos. 12.00 h.: En sufragio de la familia Corral y Sánchez Milla.  
Miércoles 2. Conmemoración de los fieles difuntos. 9.30 h: por las benditas almas del Purgatorio. 19.30 h.: En sufragio de la familia Ferrer Puig.  
Jueves 3. S. Martín de Porres. 19.30 h.: En sufragio de Rogelio Roselló.  
Viernes 4. S. Carlos Borromeo. 19.30 h.: En sufragio de Vicenta Peiró Castella.  
Sábado 5. XXXII T.O. 18.00 h.: En sufragio de la familia García Estruch. 19.30 h.: Sin intención.  21.00 h.: Sin intención.  
Domingo 6. XXXII T.O. 12.00 h. Pro Pópulo.