24 de septiembre de 2011

Domingo 25 de septiembre de 2011. XXVI TO A

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 25 de septiembre de 2011.

                 
                  Queridos hermanos:
Jesús, en el Evangelio de este domingo, recurre a una parábola que describe una realidad familiar: “Un hombre tenía dos hijos.” Esta situación, que hace referencia a una imagen de la vida cotidiana, nos habla de una relación de amor entre un grupo de personas. Dentro de la vida familiar se encuentran momentos muy variopintos: alegría, tristeza, compartir, perdón, solidaridad, etc.
Pero en esta parábola Jesús va muchos más lejos; nos está hablando de un grupo, una asamblea, que está llamada al arrepentimiento y a la conversión. Es aquí donde entra el Espíritu Santo, consolador buenísimo, que desvela lo que hay en lo profundo del hombre para darle estas gracias. Ya el Concilio de Trento habló del arrepentimiento, especificando que en éste, aunque la contrición sea imperfecta (“atrición”), es un don de Dios que “nace de la consideración de la fealdad del pecado o del temor de la condenación eterna y de las demás penas con que es amenazado el pecador”.
También S. Mateo nos habla de la figura de S. Juan Bautista, introduciendo así la idea de la predicación de los profetas. Ya en tiempos de Moisés, Elías, Isaías y los grandes profetas, ellos hablaron de parte de Dios al pueblo de Israel. Este pueblo, al escuchar sus palabras, una gran parte se rebeló, no quisieron obedecerles, antes bien prefirieron servir a las criaturas en lugar del Creador: “Por eso Dios los entregó a toda clase de maldades” (Rm 1).
¿Cómo, pues, la humanidad podía reconciliarse con Dios después de tanta rebeldía? El amor seduce, es lo único que llega hasta lo más profundo del hombre y perdura. Pues bien, este amor es Cristo que se da a nosotros con amor eterno y misericordioso hasta morir por nosotros en la cruz. Es en este acto sublime de amor donde descubrimos que Dios ya lo ha dado todo, no se ha reservado nada: se ha despojado de su dignidad, de sus vestiduras, ha derramado hasta su última gota de sangre, y, por último, nos ha dado de su mismo ser: el Espíritu Santo, que ha movido nuestros corazones para que vivamos como hijos suyos.
 Arturo , vuestro vicario

Lectura del santo evangelio según san Mateo        21, 28-32
En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: - «¿Qué os parece?  Un hombre tenía dos hijos.  Se acercó al primero y le dijo: "Hijo, ve hoy a trabajar en la viña." Él le contestó: "No quiero." Pero después recapacitó y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo.  Él le contestó: "Voy, señor." Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?» Contestaron: «El primero. » Jesús les dijo: - «Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios.  Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.»
Palabra del Señor.
*** *** ***
COMENTARIO.
El tercer hijo:
Nos encontramos en este evangelio con Jesús, que tras expulsar los mercaderes en el templo, se dirige a los Sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo y les propone una parábola de un padre con dos hijos: al uno se le invita a la viña y dice que no, pero después va; al otro se le invita a la viña y dice que va, pero luego no va.
Pero San Pablo nos presenta en la carta a los filipenses un tercer hijo: Jesús. Es el que le dice al Padre: «voy Padre, aquí estoy para hacer tu voluntad». Y va a la viña y se despoja de rango, se hace esclavo y uno de tantos, se rebaja hasta la muerte de cruz...
Por eso San Pablo nos invita a unirnos a Jesús, a tener sus mismos sentimientos, a ser uno con su voluntad, con su pensamiento con su persona, queriendo lo mismo y rechazando también lo mismo. (cf. Benedicto XVI. Deus Cáritas Est 17). De esta forma seremos como el tercer hijo y aparecerá en la comunidad cristiana una sola alma, un solo corazón, un solo amor y sentir, como en la comunidad de Filipos. No la envidia o la ostentación o la rivalidad, sino la humildad, donde el otro será superior, no el interés propio sino el de los demás.
Jesús, vuestro párroco

“El que de todo corazón se convierte a Dios tiene las puertas abiertas, y el Padre recibe con los brazos abiertos al hijo realmente arrepentido. [...] Ahora bien, la verdadera penitencia consiste en no recaer en las mismas faltas, arrancando de raíz los pecados por los que reconoce ser reo de muerte. Eliminados éstos, Dios volverá a morar nuevamente en ti. Y arrepentirse supone dolerse de las faltas cometidas, y pedir con insistencia al Padre que las eche definitivamente en olvido, él que es el único capaz de, en su misericordia, dar por no hecho lo hecho, y abolir con el rocío del Espíritu los delitos de la vida pasada.” (Clemente de Alejandría, Libro sobre la salvación de los ricos)
—————————————————————————–———--
La parábola de los dos hermanos (Lc 15,11-32), Pierre Grelot destaca como elemento esencia la figura del segundo hijo y opina que lo más acertado sería llamarla “parábola de los dos hermanos”. Esto se desprende ante todo de la situación que ha dado lugar a la parábola y que Lucas presenta del siguiente modo: “Se acercaban a Jesús los publicanos y pecadores a escucharle. Y los fariseos y los letrados murmuraban entre ellos: “Ese acoge a los pecadores y come con ellos”. Aquí encontramos dos grupos, dos “hermanos”: los publicanos y los pecadores; los fariseos y los letrados. Jesús les responde con tres parábolas: la de la oveja descarriada y las noventa y nueve que se quedan en casa; después de la dracma perdida; y; finalmente, comienza de nuevo y dice: “Un hombre tenía dos hijos”. […] En el Evangelio de Mateo aparece un texto sobre dos hermanos similar al de nuestra parábola; uno asegura querer cumplir la voluntad del padre, pero no lo hace; el segundo se niega a la petición del padre, pero luego se arrepiente y cumple su voluntad (Mt 21, 28-32). También aquí se trata de la relación entre pecadores y fariseos; también aquí el texto se convierte en una llamada a dar un nuevo sí al Dios que nos llama.” (Benedicto XVI, Jesús de Nazaret)
————————————————————–————-
Gran turbación e incluso "santa indignación " debían causar en quienes escuchaban, satisfechos de sí mismos, aquellas palabras de Cristo: " los publicanos y las prostitutas os precederán en el reino de Dios " (Mt 21, 31). Quien así hablaba y actuaba daba a entender que conocía a fondo " los misterios del Reino". También conocía " lo que en el hombre había " (Jn 2, 25), es decir, en su intimidad, en su "corazón ". Era además testigo del eterno designio de Dios sobre el hombre creado por El a su imagen y semejanza, como hombre y mujer. Era también plenamente consciente de las consecuencias del pecado, de aquel " misterio de iniquidad " que actúa en los corazones humanos como fruto amargo del ofuscamiento de la imagen divina.” (Juan Pablo II. Mulieris Dignitatem 12).

 544       El Reino pertenece a los pobres y a los pequeños, es decir a los que lo acogen con un corazón humilde. Jesús fue enviado para "anunciar la Buena Nueva a los pobres" (Lc 7, 22). Los declara bienaventurados porque de "ellos es el Reino de los cielos" (Mt 5, 3); a los pequeños es a quienes el Padre se ha dignado revelar las cosas que ha ocultado a los sabios y prudentes. Jesús, desde el pesebre hasta la cruz comparte la vida de los pobres; conoce el hambre, la sed y la privación. Aún más: se identifica con los pobres de todas clases y hace del amor activo hacia ellos la condición para entrar en su Reino (cf. Mt 25, 31-46).

545 Jesús invita a los pecadores al banquete del Reino: "No he venido a llamar a justos sino a pecadores" (Mc 2, 17). Les invita a la conversión, sin la cual no se puede entrar en el Reino, pero les muestra de palabra y con hechos la misericordia sin límites de su Padre hacia ellos (Lc 15, 11-32) y la inmensa "alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta" (Lc 15, 7). La prueba suprema de este amor será el sacrificio de su propia vida para remisión de los pecados.

546 Jesús llama a entrar en el Reino a través de las parábolas, rasgo típico de su enseñanza. Por medio de ellas invita al banquete del Reino, pero exige también una elección radical para alcanzar el Reino, es necesario darlo todo (cf. Mt 13, 44-45); las palabras no bastan, hacen falta obras (cf. Mt 21, 28-32). Las parábolas son como un espejo para el hombre: ¿acoge la palabra como un suelo duro o como una buena tierra (cf. Mt 13, 3-9)? ¿Qué hace con los talentos recibidos? Jesús y la presencia del Reino en este mundo están secretamente en el corazón de las parábolas. Es preciso entrar en el Reino, es decir, hacerse discípulo de Cristo para "conocer los Misterios del Reino de los cielos" (Mt 13, 11). Para los que están "fuera”, la enseñanza de las parábolas es algo enigmático.

549 Al liberar a algunos hombres de los males terrenos del hambre, de la injusticia, de la enfermedad y de la muerte, Jesús realizó unos signos mesiánicos; no obstante, no vino para abolir todos los males aquí abajo, sino a liberar a los hombres de la esclavitud más grave, la del pecado (cf. Jn 8, 34-36), que es el obstáculo en su vocación de hijos de Dios y causa de todas sus servidumbres humanas.
Los cuatro grupos sociales con los que Jesús se solidarizó: los pobres, los enfermos, los pecadores, las mujeres. ¿Qué tenían en común estos cuatro grupos? No era una cuestión sólo de pobreza material. Lo que tenían en común era SER PERSONAS MARGINADAS. Jesús muestra tal grado de solidaridad y compromiso con ellos, que no duda en quebrantar la “Ley sagrada” si es deshumanizadora, o incluso escandalizar a quien sea, con tal de llevar semejante solidaridad hasta sus últimas consecuencias… (enfrentamientos, rechazo, condena, muerte violenta en cruz). Lo que Jesús nos quiere transmitir con su manera de actuar, es la convicción de que no hay nada por encima del bien del ser humano: ni las leyes que hacen los hombres, ni las leyes pretendidamente divinas. Todo debe estar al servicio del bien del ser humano, y no al revés.” (Itinerario Formativo para las Cáritas Parroquiales, 1)

“Nosotros, en cambio, sabemos bien que hemos sido creados libres, a imagen de Dios, precisamente para que seamos protagonistas de la búsqueda de la verdad y del bien, responsables de nuestras acciones, y no meros ejecutores ciegos, colaboradores creativos en la tarea de cultivar y embellecer la obra de la creación. Dios quiere un interlocutor responsable, alguien que pueda dialogar con Él y amarle. Por Cristo lo podemos conseguir verdaderamente y, arraigados en Él, damos alas a nuestra libertad. ¿No es este un suelo firme para edificar la civilización del amor y de la vida, capaz de humanizar a todo hombre?”. (Fiesta de acogida de los jóvenes 18-8-2011)

1. Reuniones de los diversos grupos parroquiales para programar el curso:
·  El lunes 26 a las 20.30 h. se volverá a reunir el Consejo de Pastoral para revisar las diversas programaciones de los grupos.
2. El martes 27 de septiembre a las 20.30 h. en la Parroquia de Santa María de Oliva vendrá el Sr. Arzobispo a reunirse con los animadores del Itinerario Diocesano de Renovación de la Vicaría 8, así como con los sacerdotes de la misma.
3. Las obras de los locales parroquiales están ya muy avanzadas y el deseo es proceder a su bendición en las Fiestas en honor a San Francisco de Borja que sería el lunes 3 de octubre tras la Misa mayor. Se está organizando también una convivencia parroquial que este año sería en los locales parroquiales nuevos.
4. Del viernes 30 septiembre al domingo 2 octubre estarán las XI Jornadas sobre la Vida Espiritual de los niños pequeños en Cullera.
5. El programa de actos de las fiestas en honor a S. Francisco de Borja lo encontrarán en la salida de la iglesia.
6. Fechas para los inicios de curso de catequesis:
· 2º de comunión: 4 de octubre.
· 3º de comunión: 5 de octubre.
· Confirmación: 7 de octubre.
· 1º de comunión: 10 de octubre.
· Buen Pastor: 19 de octubre.
· Anatolé: 21 de octubre.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 16-9-2011: 49.283,66 €.
                                         + 150 €
Ingresados hasta el 23-9-2011: 49.433,66 €
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA  (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 26 al 2 de octubre de 2011
Lunes 26.  19.30 h.: En sufragio de por las benditas almas del purgatorio.  
Martes 27 S. Vicente Paul. 19.30 h.: En sufragio de: Rvdo. D. Rafael Calatayud y Matías Díez Martín.  
Miércoles 28. 19.30 h.: En sufragio de por las benditas almas del purgatorio.  
Jueves 29. Stos. Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael.19.30 h.: En sufragio de Rosendo Roche. 
Viernes 30. S. Jerónimo. 19.30 h.: En sufragio de por las benditas almas del purgatorio. 
Sábado 1. XXVII TO 18.00 h.: Boda Joan Blay Carbó y Aroa Creix Blay. 19.30h.: En sufragio de Isabel Sánchez López.  
Domingo 2. XXVII T.O. 12.00 h. Pro Pópulo. 19h.: I Vísperas de San Francisco de Borja. 19.30h.: Solemne Eucaristía vespertina en honor a S. Francisco de Borja.