25 de junio de 2011

Domingo 26 de junio. Corpus Christi.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 26 de Junio de 2011. CORPUS CHRISTI


Celebramos este domingo la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo. Este misterio de nuestra Fe, la Santísima Eucaristía, que celebramos cada domingo, requiere que nos descalcemos para adentrarnos en este abrazo de Dios Padre por medio de su Hijo. Misterio de fe, de esperanza y caridad, de adoración, y de unidad con Dios y entre nosotros.
El gran peligro de la rutina impide la sorpresa y el asombro ante algo superior a sí mismo, misterio que no llegamos a comprender y no abarcamos, misterio al que se nos invita a adentrarnos para seguir creciendo en la Fe, en la Esperanza, en la Caridad. Como dice el Papa Benedicto: “la Eucaristía nos quiere librar de todo abatimiento y desconsuelo, quiere volver a levantarnos para que podamos reanudar el camino con la fuerza que Dios nos da mediante Jesucristo. Es la experiencia del pueblo de Israel en el éxodo de Egipto, la larga peregrinación a través del desierto”. (22 de mayo de 2008)
La Eucaristía nos salva de la Idolatría. Como dice el Papa Benedicto: “Adorar al Dios de Jesucristo, que se hizo pan partido por amor, es el remedio más válido y radical contra las idolatrías de ayer y hoy. Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poder terreno, por más fuerte que sea. Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios, ante el Santísimo Sacramento, porque sabemos y creemos que en él está presente el único Dios verdadero, que ha creado el mundo y lo ha amado hasta el punto de entregar a su Hijo único (cf. Jn 3, 16). (Idem.) La Eucaristía, además, nos une más fuertemente a los demás. Como dice el Papa Benedicto: “La participación en la Eucaristía no nos aleja de nuestros contemporáneos; al contrario, dado que es la expresión por excelencia del amor de Dios, nos invita a comprometernos con todos nuestros hermanos para afrontar los desafíos actuales y para hacer de la tierra un lugar en que se viva bien. Por eso, debemos luchar sin cesar para que se respete a toda persona desde su concepción hasta su muerte natural; para que nuestras sociedades ricas acojan a los más pobres y reconozcan toda su dignidad; para que cada persona pueda alimentarse y mantener a su familia; y para que en todos los continentes reinen la paz y la justicia. Estos son algunos de los desafíos que han de movilizar a todos nuestros contemporáneos: para afrontarlos, los cristianos deben encontrar la fuerza en el misterio eucarístico.” (Benedicto XVI. Homilía en la Misa de Clausura del 49° Congreso Eucarístico Internacional Celebrado en Quebec (Canadá) 22 de junio de 2008).
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Juan           6, 51-58

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: - «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre.  Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.» Disputaban los judíos entre si: - «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» Entonces Jesús les dijo:
- «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.  El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.  El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mi y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mi. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.»
Palabra del Señor.
“La recepción de la Eucaristía, la adoración del Santísimo Sacramento —con ella queremos profundizar nuestra comunión, prepararnos para ella y prolongarla— nos permite entrar en comunión con Cristo, y a través de él, con toda la Trinidad, para llegar a ser lo que recibimos y para vivir en comunión con la Iglesia. Al recibir el Cuerpo de Cristo recibimos la fuerza "para la unidad con Dios y con los demás" (cf. san Cirilo de Alejandría, In Ioannis Evangelium, 11, 11; cf. san Agustín, Sermo 577).
(…) Ojalá que todos toméis cada vez mayor conciencia de la importancia de la Eucaristía dominical, porque el domingo, el primer día de la semana, es el día en que honramos a Cristo, el día en que recibimos la fuerza para vivir diariamente el don de Dios.
También deseo invitar a los pastores y a los fieles a prestar atención renovada a su preparación para recibir la Eucaristía. A pesar de nuestra debilidad y nuestro pecado, Cristo quiere habitar en nosotros. Por eso, debemos hacer todo lo posible para recibirlo con un corazón puro, recuperando sin cesar, mediante el sacramento del perdón, la pureza que el pecado mancilló, "poniendo nuestra alma de acuerdo con nuestra voz" según la invitación del Concilio (cf. Sacrosanctum Concilium, 11). De hecho, el pecado, sobre todo el pecado grave, se opone a la acción de la gracia eucarística en nosotros. Por otra parte, los que no pueden comulgar debido a su situación, de todos modos encontrarán en una comunión de deseo y en la participación en la Eucaristía una fuerza y una eficacia salvadora. (…)
Haced que cada día sea una ofrenda a la gloria de Dios Padre y participad en la construcción del mundo, recordando con sano orgullo vuestra herencia religiosa y su arraigo social y cultural, y esforzándoos por difundir en vuestro entorno los valores morales y espirituales que nos vienen del Señor.
La Eucaristía no es sólo un banquete entre amigos. Es misterio de alianza. "Las plegarias y los ritos del sacrificio eucarístico hacen revivir continuamente ante los ojos de nuestra alma, siguiendo el ciclo litúrgico, toda la historia de la salvación, y nos ayudan a penetrar cada vez más en su significado" (santa Teresa Benedicta de la Cruz, [Edith Stein]. Estamos llamados a entrar en este misterio de alianza modelando cada vez más nuestra vida según el don recibido en la Eucaristía. (…) A fin de que al pueblo de Dios no le falten nunca ministros para darle el Cuerpo de Cristo, debemos pedir al Señor que otorgue a su Iglesia el don de nuevos sacerdotes. Os invito también a transmitir la llamada al sacerdocio a los jóvenes, para que acepten con alegría y sin miedo responder a Cristo. No quedarán defraudados. Que las familias sean el lugar principal y la cuna de las vocaciones. Antes de terminar, con alegría os anuncio el próximo Congreso eucarístico internacional. Se celebrará en Dublín, Irlanda, en el año 2012. Pido al Señor que os ayude a cada uno a descubrir la profundidad y la grandeza del misterio de la fe. Que Cristo, presente en la Eucaristía, y el Espíritu Santo, invocado sobre el pan y sobre el vino, os acompañen en vuestro camino diario y en vuestra misión. A ejemplo de la Virgen María, estad abiertos a la obra de Dios en vosotros.” ((Benedicto XVI. Homilía en la Misa de Clausura del 49° Congreso Eucarístico Internacional Celebrado en Quebec (Canadá) 22 de junio de 2008).

LA EUCARISTIA
FUENTE Y CUMBRE DE LA VIDA ECLESIAL
1356        Si los cristianos celebran la Eucaristía desde los orígenes, y de forma que, en su substancia, no ha cambiado a través de la gran diversidad de épocas y de liturgias, sucede porque sabemos que estamos sujetos al mandato del Señor, dado la víspera de su pasión: "haced esto en memoria mía" (1 Co 11,24-25).

1357        Cumplimos este mandato del Señor celebrando el memorial de su sacrificio. Al hacerlo,  ofrecemos al Padre lo que él mismo nos ha dado: los dones de su Creación, el pan y el vino, convertidos por el poder del Espíritu Santo y las palabras de Cristo, en el Cuerpo y la Sangre del mismo Cristo: Así Cristo se hace real y misteriosamente presente

1358 Por tanto, debemos considerar la Eucaristía
– como acción de gracias y alabanza al Padre
– como memorial del sacrificio de Cristo y de su Cuerpo,
– como presencia de Cristo por el poder de su Palabra y de su  Espíritu.

1391 Los frutos de la comunión
La comunión acrecienta nuestra unión con Cristo. En efecto, el Señor dice: "Quien come mi Carne y bebe mi Sangre habita en mí y yo en él" (Jn 6,56).
1393 La comunión nos separa del pecado. El Cuerpo de Cristo que recibimos en la comunión es "entregado por nosotros", y la Sangre que bebemos es "derramada por muchos para el perdón de los pecados".
1394 Como el alimento corporal sirve para restaurar la pérdida de fuerzas, la Eucaristía fortalece la caridad que, en la vida cotidiana, tiende a debilitarse.
1397 La Eucaristía entraña un compromiso en favor de los pobres: “Has gustado la sangre del Señor y no reconoces a tu hermano. Deshonras esta mesa, no juzgando digno de compartir tu alimento al que ha sido juzgado digno de participar en esta mesa. Dios te ha liberado de todos los pecados y te ha invitado a ella. Y tú, aún así, no te has hecho más misericordioso. (S. Juan Crisóstomo).
"Quédate con nosotros, Jesús; entrégate a nosotros y danos el pan que nos alimenta para la vida eterna. Libra a este mundo del veneno del mal, de la violencia y del odio que contamina las conciencias; purifícalo con el poder de tu amor misericordioso".
Y tú, María, que fuiste mujer "eucarística" durante toda tu vida, ayúdanos a caminar unidos hacia la meta celestial, alimentados por el Cuerpo y la Sangre de Cristo, pan de vida eterna y medicina de la inmortalidad divina. Amén. (Benedicto XVI. 11 de junio de 2009).
Dicen que hay crisis económica y crisis de valores. Nosotros decimos que hay crisis económica porque hay crisis de valores. Porque:
· Si prevaleciera la justicia, nadie tendría hambre.
· Si prevaleciera la fraternidad, nadie se sentiría solo.
· Si prevaleciera la solidaridad, nadie se quedaría fuera de la mesa de la creación.
· Si prevaleciera la fe, nadie viviría desesperanzado.
· Si prevaleciera el amor, nadie tendría frío.
· Si prevaleciera la Eucaristía, nadie moriría.
Celebrar la Eucaristía no es sólo una fiesta, es una fuerza, una urgencia y un compromiso:
· Es pan de generosidad, para que, dividiendo y multiplicando, nadie pase hambre.
· Es pan de fraternidad, para que nos sintamos todos hermanos comensales, compañeros, concorpóreos y consanguíneos.
· Es pan de unidad, para consuman la unión con Cristo y con los hermanos.
· Es pan de amor, para que nos hagamos pan y nos dejemos comer.
· Es pan de fortaleza, para llegar más alto, como Elías.
· Es el pan de la esperanza, porque “la Eucaristía proyecta una luz intensa sobre la historia humana y sobre todo el cosmos” (Benedicto XVI).
1. Campamento interparroquial. Será este campamento del 12 al 16 de julio en Orea (Guadalajara).
2. El lunes 27 de junio a las 20.30 h. en los locales parroquiales tendrá lugar la reunión para organizar el Viaje parroquial a Tierra Ignaciana (Oñate, San Sebastián, Bilbao, etc). Este Viaje parroquial será del 19 al 24 de julio.
3. El Sábado 25 y Domingo 26 de junio: Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, Día de la Caridad. La colecta será para Cáritas Diocesana. La procesión del Corpus a las 8 noche desde la Colegiata.
4. Con motivo del 60 aniversario de la Ordenación sacerdotal del Papa Benedicto XVI, la Congregación del Clero ha invitado a las parroquias a organizar 60 horas de Adoración del Santísimo Sacramento pidiendo por la santificación del Clero y por las vocaciones sacerdotales. Los días 29 y 30 de junio y el 1 de julio celebraremos en la Parroquia un Triduo al Sagrado Corazón de Jesús. Estos tres días se expondrá el Santísimo Sacramento en la Parroquia todo el día: 9.30 h.: Oración de Laudes y Exposición del Santísimo Sacramento. 18.30 h.: Rezo de Vísperas y Reserva del Santísimo Sacramento. 19.00 h.: Rezo del Santo Rosario. 19.30 h.: Eucaristía del Triduo.
5. El viernes 1 de julio desde las 10 de la mañana será la visita y comunión de enfermos de la parroquia.
6. El viernes 1 de julio a las 20.30 h. será la asamblea parroquial de fin de curso. Invitar a cada grupo o persona a realizar una pequeña evaluación del curso resaltando la acción de Dios a través de las diversas acciones que se han ido realizando en la Parroquia.
7. Del 4 al 8 de julio tendrá lugar un curso de iniciación a la catequesis del Buen Pastor con niños a partir de 3 años. Las sesiones serán por la mañana y por la tarde en los locales de la calle Avellanas 12 en Valencia.
8. El grupo de oración se reunirá el lunes 27 a las 20:30h.
Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 17-6-2011: 45.963,66 €.
+520
Ingresados hasta el 24-6-2011: 46.483,66 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
Caixa Ontinyent, C/. Madrid 38:
2045-6028-12-0000095170
Del 27 al 3 de julio 2011
Lunes 27.  19.30 h.: En sufragio de Juan Barat García. 
Martes 28. 19.30 h.: sin intención.  
Miércoles 29. Solemnidad de San Pedro y San Pablo.19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche. 
Jueves 30. 19.30 h.: sin intención. 
Viernes 1. Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. 19.30 h.: sin intención  
Sábado 2.  Solemnidad extrínseca de San Pedro y San Pablo. 19.30 h.: En sufragio de: Familia García Estruch, Familia Ferrer Puig, Manolita Castellá Ruiz y Federico Gregori Femenía. 21.00 h.: sin intención. 
Domingo 3. Solemnidad extrínseca de San Pedro y San Pablo. 12.00 h. Pro Pópulo