26 de septiembre de 2009

Domingo 27 de septiembre

HOJA

PARROQUIAL



Parroquia de Sant Francesc de Borja

Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 27 de septiembre de 2009
(XXVI-T.O.Ciclo B)










                  Queridos hermanos:


En el evangelio de hoy encontramos a Jesús enseñando a sus discípulos. Continúa instruyéndolos.


Partamos de una imagen de San Francisco de Borja utilizaba muchas veces. Pronto celebraremos su fiesta y el inicio del año jubilar con motivo del 500 aniversario de su nacimiento. Educado en la matemática y en la música, San Francisco de Borja tenía un gran sentido musical y utilizará imágenes musicales aplicadas a la vida espiritual. Así pedirá al Señor: “que temple el instrumento espiritual y corporal para su gloria” (Diario Espiritual 24 dic. 1567). Por medio de la oración, del estar con Jesús y tratar de amistad con Él, se va poco a poco afinando el instrumento de nuestra vida. Dirá él: “De una manera o de otra, hacer siempre su voluntad, como instrumento tocado o tañido de su mano” (Diario Espiritual 18 mayo 1566). Así pondrá la imagen de un órgano, en la que el músico, es decir el Señor, hace callar a unas teclas que salen con el afecto desordenado (Diario Espiritual 5 mayo 1566) y toca otras para que resuene una hermosa melodía de alabanza y de caridad.


Pues bien, el evangelio nos refiere un acto de en el que Jesús afina a sus discípulos.


1. Al afán exclusivista de Juan y de los discípulos, Jesús les invita al respeto a los que no son “de los nuestros”. En ellos también actúa el Padre y el Espíritu Santo. Esos que no son “de los nuestros” también recibirán recompensa por el hecho de tener un pequeño gesto de acogida a los discípulos de Cristo (dar a beber un vaso de agua).


2. Si ser discípulos de Cristo es visibilizar con gestos y palabras la armonía musical de la caridad de Cristo, el escándalo es un desafine y una discordancia que impide a los “pequeñuelos” que creen acercarse a Cristo.


3. Si alguna tecla del órgano de nuestra vida no toca afinada, sino que estropea la obra musical, debe ser acallada, eliminada, arrancada de nuestra vida, como Jesús habla de la mano, del pie y del ojo.


Todo para que nuestra música sea de Dios y y solamente resuene bondad, belleza y verdad, es decir: para gloria de Dios y bien de su santa Iglesia, que es sacramento de salvación, pero que no tiene la exclusiva de la acción de Dios en medio de los hombres. Como decía el Concilio Vaticano II: «el Espíritu Santo ofrece a todos la posibilidad de que, en la forma de sólo Dios conocida, se asocien a este misterio pascual» de Cristo, y por lo tanto se salven [Constitución Pastoral Gaudium et spes sobre la Iglesia y el mundo actual, 22].


Jesús, vuestro párroco
















+  Lectura del santo evangelio según san Marcos 9, 38-43. 45. 47-48




En aquel tiempo, dijo Juan a Jesús:


— «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no es de los nuestros.»


Jesús respondió: — «No se lo impidáis, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro.


Y, además, el que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos al infierno, al fuego que no se apaga.


Y, si tu pie te hace caer, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies al infierno.


Y, si tu ojo te hace caer, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos al infierno, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.».


Palabra del Señor.









1033         Salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios. Pero no podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra El, contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos: "Quien no ama permanece en la muerte. Todo el que aborrece a su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en él" (1 Jn 3, 15). Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de El si no omitimos socorrer las necesidades graves de los pobres y de los pequeños que son sus hermanos (cf. Mt 25, 31-46). Morir en pecado mortal sin estar arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de El para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra "infierno".




1034 Jesús habla con frecuencia de la "gehenna" y del "fuego que nunca se apaga" (cf. Mt 5,22.29; 13,42.50; Mc 9,43-48) reservado a los que, hasta el fin de su vida rehusan creer y convertirse, y donde se puede perder a la vez el alma y el cuerpo (cf. Mt 10, 28). Jesús anuncia en términos graves que "enviará a sus ángeles que recogerán a todos los autores de iniquidad..., y los arrojarán al horno ardiendo" (Mt 13, 41-42), y que pronunciará la condenación:" ¡Alejaos de Mí malditos al fuego eterno!" (Mt 25, 41).




1035 La enseñanza de la Iglesia afirma la existencia del infierno y su eternidad. Las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden a los infiernos inmediatamente después de la muerte y allí sufren las penas del infierno, "el fuego eterno" (cf. DS 76; 409; 411; 801; 858; 1002; 1351; 1575; SPF 12). La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios en quien únicamente puede tener el hombre la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira.




1036 Las afirmaciones de la Escritura y las enseñanzas de la Iglesia a propósito del infierno son un llamamiento a la responsabilidad con la que el hombre debe usar de su libertad en relación con su destino eterno. Constituyen al mismo tiempo un llamamiento apremiante a la conversión.






“Nada has traído a este mundo, y por eso mismo nada podrás llevarte de él. Envía hacia arriba lo que has encontrado y no lo perderás. Dáselo a Cristo. Él quiso recibir aquí abajo. Dándoselo a Cristo, ¿vas a perderlo? No lo pierdes si lo confías a tu criado, ¿y vas a perderlo si lo confías a Cristo? No pierdes, si lo confías a tu criado, lo que has adquirido, ¿y vas a perder lo que has recibido de Dios?


Cristo quiso padecer necesidad en este mundo, y todo por nosotros. Cristo pudo alimentar a cuantos pobres veis, del mismo modo que mediante el cuervo alimentó a Elías. Sin embargo, también a él le quitó el cuervo para que fuera alimentado por la viuda. El que fuera alimentado por la viuda no fue de provecho para Elías, sino para la viuda (3 Re 17,6). Luego cuando Dios empobrece a algunos, no queriendo que posean, lo hace para probar a los ricos. Así está escrito: Los pobres y los ricos se encontraron. ¿Dónde se encontraron? Aquí; en esta vida. Ambos nacieron, salieron al encuentro y se encontraron. ¿Quién hizo a los dos? El Señor (Prov 22,2). Hizo al rico para que ayudara al pobre; al pobre para probar al rico. Cada cual obre según sus posibilidades. No de modo que él mismo se halle en dificultad. No queremos esto. Lo que tú tienes de superfluo es necesario a otro. Acabáis de oírlo cuando se leía el evangelio: Quienquiera que dé un vaso de agua fría a uno de mis pequeños por causa mía, no quedará sin recompensa (Mt 10,42).


Cristo puso en venta el reino de los cielos y cifró su precio en un vaso de agua fría. Cuando es un pobre quien da limosna, basta que dé un vaso de agua fría. Quien más tiene, más dé. Así lo hizo la viuda de las dos monedas. Zaqueo dio la mitad de sus bienes y reservó la otra mitad para cancelar sus fraudes. La limosna aprovecha siempre a quienes cambiaron de género de vida. Das a Cristo pobre para redimir tus pecados pasados. Pero si el motivo de tu donación es para poder seguir pecando impunemente, no sólo alimentas a Cristo, sino que intentas sobornarlo en cuanto juez. Dad limosna, sí; mas para que vuestras oraciones sean escuchadas y para que Dios os ayude a cambiar vuestra vida por otra mejor. Por lo tanto, los que cambiáis de vida, cambiadla mejorándola. Por vuestras limosnas y oraciones bórrense vuestros pecados pasados y lleguen a vosotros los sempiternos bienes futuros. (San Agustín. Sermón 39,6).







“Hay situaciones, nunca bastante deploradas, en las que la Iglesia misma sufre por la infidelidad de algunos de sus ministros. En estos casos, es el mundo el que sufre el escándalo y el abandono. Ante estas situaciones, lo más conveniente para la Iglesia no es tanto resaltar escrupulosamente las debilidades de sus ministros, cuanto renovar el reconocimiento gozoso de la grandeza del don de Dios, plasmado en espléndidas figuras de Pastores generosos, religiosos llenos de amor a Dios y a las almas, directores espirituales clarividentes y pacientes. En este sentido, la enseñanza y el ejemplo de san Juan María Vianney pueden ofrecer un punto de referencia significativo.


(De la carta del Papa Benedicto XVI para la convocación de un año sacerdotal con ocasión del 150 aniversario del dies natalis del santo cura de Ars)







ORACIÓN DEL PAPA JUAN PABLO II


A LA VIRGEN SANTÍSIMA
POR LA SANTIFICACIÓN
DE LOS SACERDOTES



Oh María, Madre de Jesucristo y Madre de los sacerdotes: acepta este título con el que hoy te honramos para exaltar tu maternidad y contemplar contigo el Sacerdocio de tu Hijo unigénito y de tus hijos, oh Santa Madre de Dios.
Madre de Cristo, que al Mesías Sacerdote diste un cuerpo de carne por la unción del Espíritu Santo para salvar a los pobres y contritos de corazón: custodia en tu seno y en la Iglesia a los sacerdotes, oh Madre del Salvador.
Madre de la fe, que acompañaste al templo al Hijo del hombre, en cumplimiento de las promesas hechas a nuestros Padres: presenta a Dios Padre, para su gloria, a los sacerdotes de tu Hijo, oh Arca de la Alianza.
Madre de la Iglesia, que con los discípulos en el Cenáculo implorabas el Espíritu para el nuevo Pueblo y sus Pastores: alcanza para el orden de los presbíteros la plenitud de los dones, oh Reina de los Apóstoles.
Madre de Jesucristo, que estuviste con Él al comienzo de su vida y de su misión, lo buscaste como Maestro entre la muchedumbre, lo acompañaste en la cruz, exhausto por el sacrificio único y eterno, y tuviste a tu lado a Juan, como hijo tuyo: acoge desde el principio a los llamados al sacerdocio, protégelos en su formación y acompaña a tus hijos en su vida y en su ministerio, oh Madre de los sacerdotes.
Amén.









1. La Penitenciaria Apostólica de la Santa Sede, a petición de nuestro Arzobispo D. Carlos Osoro Sierra ha concedido a nuestra parroquia el ser Templo Jubilar, junto con los jesuitas, la Colegiata, los escolapios y las clarisas. Ya les daremos más noticias al respecto.


2. Reunión con los jóvenes de la parroquia: el domingo 27 de septiembre a las 5.30 tarde.

3. El lunes 28 a las 5 de la tarde habrá reunión del Equipo de Cáritas en los locales de Cáritas.

4. El viernes 2 de octubre a partir de las 10.00 de la mañana habrá visita ordinaria del párroco a los enfermos

5. El sábado 17 de octubre habrá una Concentración en Madrid a favor de la Vida. Se ha organizado un autobús para asistir. Los interesados pueden apuntarse en la Parroquia.

6. Del 1 al 9 de octubre la parroquia ha organizado diversos actos para festejar a San Francisco de Borja. Puede consultar en esta hoja las intenciones de las misas para ver los diversos actos.

7. Habrá también una convivencia parroquial en el Preventorio el viernes 9 de octubre, que es fiesta laboral. El horario será desde las 10.00 de la mañana hasta las 8 de la tarde. Celebraremos la misa en el Preventorio.

8. Inscripción de todos los niños y adolescentes a la catequesis: de lunes a miércoles en los locales parroquiales de 6 a 7.30 tarde. La catequesis comenzará después de las fiestas del Pilar.









De no esperar que los difuntos resucitarían, habría sido superfluo y necio rogar por los muertos; mas si consideraba que una magníficarecompensa está reservada a los que duermen piadosamente, era unpensamiento santo y piadoso.

2 Macabeos 12, 44-45



Del 28 de septiembre al 4 de octubre de 2009






Lunes 28.  19.30 h.: En sufragio de: Rvdo. D. Rafael Calatayud Gascó.

Martes 29. Fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel. 19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche.

Miércoles 30. San Jerónimo. 19.30 h.: En sufragio de: Carmen Escolano Escrivá.

Jueves 1. Fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús. 19.00 h.: Solemnes Vísperas. 19.30 h. Eucaristía: En sufragio de: Isabel Sánchez López y dif. fam.; Alberto Muñoz Ferrer; Francisco Javier Poyatos. Al finalizar tendrá lugar la bendición de rosas.


Viernes 2. Ángeles Custodios.  19.00h.: Solemnes I Vísperas de la Fiesta de San Francisco de Borja. 19.30 h. Eucaristía Solemne. En sufragio de: Alberto Muñoz Ferrer; Dif. Fam. Ferrer—Puig. a continuación: Vigilia de Adoración del Santísimo Sacramento.


Sábado 3. Solemnidad de San Francisco de Borja. 12.00 h.: Eucaristía Solemne. En sufragio de: Alberto Muñoz Ferrer; Rogelio Roselló. 20.00: procesión desde la Colegiata


Domingo 4. XXVII del T.O. 12.00 h. Pro Pópulo.18.00: Proyección de una película sobre San Francisco de Asís