11 de marzo de 2017

Domingo 12 de marzo de 2017. 2 CUA A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 12 de Marzo de 2017

                 Queridos hermanos:
En esta Cuaresma el papa Francisco nos ha invitado a escuchar la Palabra de Dios para no correr la suerte del rico sin nombre, incapaz de ayudar al pobre Lázaro.
En el Evangelio de hoy escuchamos la palabra del Padre que dice: - «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.»
Se nos invita a la escucha atenta de la Palabra de Dios, sin miedo. Decía el Papa Juan Pablo II: “El Padre nos dice desde lo alto del cielo: Escuchad a Jesús. Sin embargo, como Pedro, Santiago y Juan, también nosotros a veces tenemos miedo. Preferimos otras voces, voces de la tierra, puesto que es más fácil escucharlas y parecen tener más sentido. Pero sólo Jesús puede conducirnos a la vida. Sólo su palabra es palabra de vida eterna. Con gratitud acojamos su invitación: ¡No tengáis miedo! ¡Escuchad mi voz!.” (Homilía Juan Pablo II. 24 -2-2002).
La Palabra de Dios es la que nos descubre quienes somos y a qué estamos llamados. Nuestra vida está llamada a resplandecer de belleza como Jesús en el Monte Tabor. El Papa Benedicto XVI decía: “Dios nos ha hecho a cada uno capaces de escuchar y responder a la Palabra divina. El hombre ha sido creado en la Palabra y vive en ella; no se entiende a sí mismo si no se abre a este diálogo. La Palabra de Dios revela la naturaleza filial y relacional de nuestra vida. Estamos verdaderamente llamados por gracia a conformarnos con Cristo, el Hijo del Padre, y a ser transformados en Él.” (Verbum Domini 22).
Ahora bien esta Palabra no debe alejarnos de la realidad, de la vida, de la relación con los demás. Decía el Papa Benedicto XVI: “todos los creyentes han de comprender «la necesidad de traducir en gestos de amor la Palabra escuchada, porque sólo así se vuelve creíble el anuncio del Evangelio, a pesar de las fragilidades humanas que marcan a las personas». (Verbum Domini 103).
Sigamos la invitación del Padre, escuchemos la Palabra de Dios, atendamos a las indicaciones de nuestros pastores. También el papa Francisco nos hace la misma invitación:
“Nosotros, discípulos de Jesús, estamos llamados a ser personas que escuchan su voz y toman en serio sus palabras. Para escuchar a Jesús es necesario estar cerca de Él, seguirlo, como hacían las multitudes del Evangelio que lo seguían por los caminos de Palestina. … Seguir a Jesús para escucharle. Pero también escuchamos a Jesús en su Palabra escrita, en el Evangelio. Os hago una pregunta: ... ¿Vosotros leéis el Evangelio? Es algo bueno; es una cosa buena tener un pequeño Evangelio, pequeño, y llevarlo con nosotros, en el bolsillo, en el bolso, y leer un breve pasaje en cualquier momento del día. …Siempre el Evangelio con nosotros, porque es la Palabra de Jesús para poder escucharle.” (Francisco. Ángelus. 16-3-2014).
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Mateo        17, 1-9

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su, hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús:
- «Señor, ¡qué bien se está aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía:
- «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.»
Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo:
-«Levantaos, no temáis.» Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó:
- «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»
Palabra del Señor.
La gloriosa venida de Cristo
554   A partir del día en que Pedro confesó que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios vivo, el Maestro "comenzó a mostrar a sus discípulos que él debía ir a Jerusalén, y sufrir ... y ser condenado a muerte y resucitar al tercer día" (Mt 16, 21): Pedro rechazó este anuncio (cf. Mt 16, 22-23), los otros no lo comprendieron mejor (cf. Mt 17, 23; Lc 9, 45). En este contexto se sitúa el episodio misterioso de la Transfiguración de Jesús (cf. Mt 17, 1-8: 2 P 1, 16-18), sobre una montaña, ante tres testigos elegidos por él: Pedro, Santiago y Juan. El rostro y los vestidos de Jesús se pusieron fulgurantes como la luz, Moisés y Elías aparecieron y le "hablaban de su partida, que estaba para cumplirse en Jerusalén" (Lc 9, 31). Una nube les cubrió y se oyó una voz desde el cielo que decía: "Este es mi Hijo, mi elegido; escuchadle" (Lc 9, 35).

555   Por un instante, Jesús muestra su gloria divina, confirmando así la confesión de Pedro. Muestra también que para "entrar en su gloria" (Lc 24, 26), es necesario pasar por la Cruz en Jerusalén. Moisés y Elías habían visto la gloria de Dios en la Montaña; la Ley y los profetas habían anunciado los sufrimientos del Mesías (cf. Lc 24, 27). La Pasión de Jesús es la voluntad por excelencia del Padre: el Hijo actúa como siervo de Dios (cf. Is 42, 1). La nube indica la presencia del Espíritu Santo.

556 En el umbral de la vida pública se sitúa el Bautismo; en el de la Pascua, la Transfiguración. Por el bautismo de Jesús "fue manifestado el misterio de la primera regeneración": nuestro bautismo; la Transfiguración "es es sacramento de la segunda regeneración": nuestra propia resurrección (Santo Tomás, s.th. 3, 45, 4, ad 2). Desde ahora nosotros participamos en la Resurrección del Señor por el Espíritu Santo que actúa en los sacramentos del Cuerpo de Cristo. La Transfiguración nos concede una visión anticipada de la gloriosa venida de Cristo "el cual transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo" (Flp 3, 21). Pero ella nos recuerda también que "es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios" (Hch 14, 22):
Pedro no había comprendido eso cuando deseaba vivir con Cristo en la montaña (cf. Lc 9, 33). Te ha reservado eso, oh Pedro, para después de la muerte. Pero ahora, él mismo dice: Desciende para penar en la tierra, para servir en la tierra, para ser despreciado y crucificado en la tierra. La Vida desciende para hacerse matar; el Pan desciende para tener hambre; el Camino desciende para fatigarse andando; la Fuente desciende para sentir la sed; y tú, ¿vas a negarte a sufrir? (S. Agustín, serm. 78, 6).

568 La Transfiguración de Cristo tiene por finalidad fortalecer la fe de los Apóstoles ante la proximidad de la Pasión: la subida a un "monte alto" prepara la subida al Calvario. Cristo, Cabeza de la Iglesia, manifiesta lo que su cuerpo contiene e irradia en los sacramentos: "la esperanza de la gloria" (Col 1, 27).
SOBRE LA TRANSFIGURACIÓN
«Al oír esto los discípulos cayeron rostro en tierra llenos de miedo» (Mt 17, 6). Los sinópticos ponen de relieve en el episodio de la Transfiguración, con matices diversos, el temor de los discípulos. El atractivo del rostro transfigurado de Cristo no impide que se sientan atemorizados ante la Majestad divina que los envuelve. Siempre que el hombre experimenta la gloria de Dios se da cuenta también de su pequeñez y de aquí surge una sensación de miedo. Este temor es saludable. Recuerda al hombre la perfección divina, y al mismo tiempo lo empuja con una llamada urgente a la «santidad».
Todos los hijos de la Iglesia, llamados por el Padre a «escuchar» a Cristo, deben sentir una profunda exigencia de conversión y de santidad. (San Juan Pablo II. Vita Consacrata 35)
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
“La Transfiguración no es sólo revelación de la gloria de Cristo, sino también preparación para afrontar la cruz. Ella implica un «subir al monte» y un «bajar del monte»: los discípulos que han gozado de la intimidad del Maestro, envueltos momentáneamente por el esplendor de la vida trinitaria y de la comunión de los santos, como arrebatados en el horizonte de la eternidad, vuelven de repente a la realidad cotidiana, donde no ven más que a «Jesús solo» en la humildad de la naturaleza humana, y son invitados a descender para vivir con Él las exigencias del designio de Dios y emprender con valor el camino de la cruz. (San Juan Pablo II. Vita Consacrata 14)
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
“El episodio de la Transfiguración marca un momento decisivo en el ministerio de Jesús. Es un acontecimiento de revelación que consolida la fe en el corazón de los discípulos, les prepara al drama de la Cruz y anticipa la gloria de la resurrección. Este misterio es vivido continuamente por la Iglesia, pueblo en camino hacia el encuentro escatológico con su Señor. Como los tres apóstoles escogidos, la Iglesia contempla el rostro transfigurado de Cristo, para confirmarse en la fe y no desfallecer ante su rostro desfigurado en la Cruz. En un caso y en otro, ella es la Esposa ante el Esposo, partícipe de su misterio y envuelta por su luz. (San Juan Pablo II. Vita Consacrata 15)
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
“A Pedro que, extasiado ante la luz de la Transfiguración, exclama: « Señor, bueno es estarnos aquí » (Mt 17, 4), le invita a volver a los caminos del mundo para continuar sirviendo el Reino de Dios: «Desciende, Pedro; tú, que deseabas descansar en el monte, desciende y predica la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye y exhorta, increpa con toda longanimidad y doctrina. Trabaja, suda, padece algunos tormentos a fin de llegar, por el brillo y hermosura de las obras hechas en caridad, a poseer eso que simbolizan los blancos vestidos del Señor» (S. Agustín, Sermón 78, 6). La mirada fija en el rostro del Señor no atenúa en el apóstol el compromiso por el hombre; más bien lo potencia, capacitándole para incidir mejor en la historia y liberarla de todo lo que la desfigura.” (Vita Cons. 75).
Señor Jesús, que en el Tabor nos has manifestado de forma anticipada la luz de la resurrección enseñándonos que el camino de la cruz y el de la gloria son inseparables. Tú que has acogido el designio del Padre en el que estaba escrito que debías sufrir para entrar en la gloria (cf. Lc 24, 26), concédenos que al llevar cada día la cruz lo hagamos con fe rebosante de amor, experimentando en ella, no sólo su peso y su dureza, sino también su fuerza de renovación y de consolación. Señor Jesús conquista nuestro corazón con tu Luz, muévelo a la oración, llévalo a una profunda y prolongada unión con Dios en el silencio orante para que nuestra vida sea transfigurada y viva conservando la luz de la fe incluso en las horas más oscuras y cumpla fielmente en todas las circunstancias los designios de Dios. Que nuestra oración presente a Dios, nuestro Padre, todo lo que hay de estéril y muerto en el mundo, así como el azote de las guerras, la violencia, las enfermedades, el hambre, la pobreza, la injusticia. Presentémosle el sufrimiento de tantos hombres al Dios de toda bendición. Pidámosle que toque estos males y los transforme en vida. (Oración inspirada en el Ángelus y la homilía de San Juan Pablo II el 24 de febrero de 2002).
Nuestra parroquia atendió durante 2016
58 familias con un número total de personas atendidas de 195 personas, de ellas 122 eran extranjeras
Las necesidades más demandadas han sido Alimentación, Empleo, así como gastos de la vivienda pago de alquileres o suministros varios.
Los perfiles de las personas que atendemos son en su mayoría personas solas, parejas jóvenes con hijos, familias con enfermos en casa, ancianos que han acogido a sus hijos, personas con viviendas precarias, y también mujeres solas con hijos
Se recogieron unos 400 kg. De alimentos para el Economato de Cáritas interparroquial equivalente a unos 700 €.
LAS COLECTAS DE LAS MISAS
DEL 11 Y 12 DE MARZO
IRÁN DESTINADAS
A CÁRITAS PARROQUIAL
Todos los viernes de Cuaresma también son días de abstinencia de comer carne.
ORACIÓN EN CUARESMA:
A las 6’30 de la mañana, de lunes a viernes, se reza la oración comunitaria de Laudes en el Templo parroquial de modo solemne y cantado.
A las 9.30 h. de la mañana también se rezan los Laudes en la Capilla de la Comunión con Exposición del santísimo Sacramento.
De lunes a jueves se rezará el Santo Rosario a las 19.00 h.
Los viernes de Cuaresma se rezará el Santo Rosario a las 18.30 h. y se hará el Ejercicio del Vía Crucis a las 7 tarde.
GASTOS RESTAURACIÓN VIVIENDA PARROQUIAL
5.623,32 €
Un donativo: 20 €
Se recaudaron:  2.460,90
Falta pagar:     3.162,42 €
Donativos en BANKIA
ES83-2038-6230-75-3000420970
1. ESCUELA PARROQUIAL DE CATEQUISTAS. El lunes 13 a las 17.30 h.
2. El martes 14 de marzo a las 20.30 h. se reunirá el Equipo de Pastoral de la Salud.
3. ORDENACIÓN SACERDOTAL: El sábado 22 de abril a las 19.00 h. en la Iglesia del Temple de Valencia será ordenado presbítero por el arzobispo de Valencia D. Antonio Cañizares el diácono Juan Carlos Picornell, CVMD, feligrés de nuestra parroquia, junto a su hermano de congregación Matteo. Ha estado estos pasados meses ejerciendo su ministerio en Perú. Recemos por él. Su Primera Misa será al día siguiente, domingo 23 de abril a las 11.30 h.
4. El viernes 31 de marzo a las 9 de la noche en los locales de la parroquia de San Francisco de Borja tendrá lugar la película documental para jóvenes "AL PRINCIPIO NO ERA ASÍ" de Lucia Garijo. Y posterior testimonio de los jóvenes que han realizado esta película.
AL PRINCIPIO NO ERA ASÍ es un documental basado en la Teología del Cuerpo de S. Juan Pablo II. Es un documental sobre la búsqueda, sobre preguntas existenciales, sobre la posmodernidad, sobre la experiencia, sobre la herida. Es un camino juntos para desvelar qué hay detrás de las cosas y bajar a lo profundo. Pero sobre todo, es un documental sobre la esperanza.
Del 13 al 19 de marzo de 2017
 Lunes 13. 19.30 h.: Sin intención. 
Martes 14. 19.30 h.: En sufragio de: José Mascarell. 
Miércoles 15. 19.30 h.: En sufragio de: José Antonio Lozano y Vicente Lloret. 
Jueves 16. 19.30 h.: Sin intención. 
Viernes 17. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 18. Por la tarde. DOMINGO TERCERO DE CUARESMA. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. Domingo 19. 
DOMINGO TERCERO DE CUARESMA. 10.00 h.: En sufragio de:  José Luis Artigues de Castro. 11.30 h.: Pro Pópulo. Con las tres Fallas del Barrio. 19.30 h.: Sin intención. La solemnidad de San José, esposo de la Virgen María, se celebrará el lunes 20 de marzo.
A lo largo del año, en todas las misas, se reza por todos los difuntos. Algunas celebraciones incluyen una intención particular por algún difunto o por alguna necesidad. En muchas de las ocasiones se acompaña de una ofrenda para el sacerdote llamada estipendio. Les invitamos a solicitar en el despacho la celebración de intenciones particulares o misas en sufragio.

     ------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf


También puedes descargar la hoja parroquial escaneando la siguiente imagen con la app "tipatag" para dispositivos IOS.