19 de noviembre de 2016

Domingo 20 de noviembre de 2016. 34 CRISTO REY C.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 20 de Noviembre de 2016

                  Queridos hermanos:
Hermoso colofón al año de la Misericordia el evangelio de este domingo. Jesucristo es el Rey de la Misericordia. Jesús en la cruz hace brillar su poder y su fuerza en la misericordia.
Ante las autoridades, ante los soldados y ante uno de los malhechores manifiesta su misericordia. Pues le piden que se salve. ¿Cómo puede ser que sea Dios, que esté en la cruz y no se salve? No entendían la misericordia de Dios.
Jesús no responde mal hacia los que le insultan y se burlan. No los condena. Al contrario, espera, ama y confía que reciban su amor paciente y crucificado. Jesús ofrece desde la cruz su amor a todos. También a los que se excluyen de su amor.
Con más claridad aparece su misericordia en la respuesta dada al buen ladrón. Éste supo robar la misericordia ofrecida por Jesús a todos. Este ladrón es modelo de conversión y testigo de la misericordia de Dios. Y un gran teólogo. Veamos:
1. La gracia actúa en él de tal forma que se convierte en defensor y abogado de Jesús ante las ofensas que recibe Jesús del otro malhechor. “¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio?”
2. Invoca la importancia del temor de Dios a la hora de hablar o actuar.
3. Además acepta su propia condena: “lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos.”
4. Confiesa como inocente a Jesús crucificado, y así el ladrón pasa de reo a juez que dicta sentencia: “éste no ha faltado en nada.”
5. Se encomienda a Jesús con mucha confianza, llamándolo “Jesús”, que significa “Dios salva”.
6. Se encomienda a Jesús que está crucificado. Por tanto hace una implícita confesión en que resucitará. Pues no se confiaría a alguien que iba a morir si no creyera que tras la muerte y puede hacer algo por él.
7. Lo confiesa como rey al adjudicarle un reino: «Jesús, acuérdate de mi cuando llegues a tu reino.»
8. Espera que Jesús tenga buena memoria. Cosa que no deja de hacer la Iglesia al decir en tantas ocasiones en la Liturgia: “acuérdate…”.
9. Y se atreve a hacerle una audaz petición de que le deje un pequeño sitio en su reino.
La respuesta de Jesús no se hace esperar:
«Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.»
Es curioso que este primer santo canonizado por el mismo Jesús no sea muy conocido. Pero ciertamente debe ser un poderoso intercesor ante las personas que se encuentran perdidas, excluidas, heridas, descartadas. Jesús, Rey misericordioso, haznos testigos de tu misericordia.
Jesús, vuestro párroco
+   Lectura del santo evangelio     según san Lucas                 23, 35-43

En aquel tiempo, las autoridades hacían muecas a Jesús, diciendo:
— «A otros ha salvado; que se salve a si mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.»
Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo:
— «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.»
Había encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: «Éste es el rey de los judíos.»
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo:
— «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.»
Pero el otro lo increpaba:
— «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.»
Y decía:
— «Jesús, acuérdate de mi cuando llegues a tu reino.»
Jesús le respondió:
— «Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.»
Palabra del Señor.
EL EVANGELIO COMENTADO
POR EL PAPA FRANCISCO
“Las palabras que Jesús pronuncia durante su Pasión encuentran su culminación en el perdón.
Jesús perdona: «Padre, perdónales porque no saben lo que hacen» (Lc 23, 34). No sólo son palabras, porque se convierten en un acto concreto en el perdón ofrecido al «buen ladrón», que estaba junto a Él. San Lucas escribe sobre dos delincuentes crucificados con Jesús, los cuales se dirigen a Él con actitudes opuestas.
El primero le insulta, como le insultaba toda la gente, ahí, como hacen los jefes del pueblo, pero este pobre hombre, llevado por la desesperación dice: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti mismo y a nosotros!» (Lc 23, 39). Este grito atestigua la angustia del hombre ante el misterio de la muerte y la trágica conciencia de que sólo Dios puede ser la respuesta liberadora: por eso es impensable que el Mesías, el enviado de Dios, pueda estar en la cruz sin hacer nada para salvarse. Y no entendían esto. No entendían el misterio del sacrificio de Jesús. Y en cambio, Jesús nos ha salvado permaneciendo en la cruz. Todos nosotros sabemos que no es fácil «permanecer en la cruz», en nuestras pequeñas cruces de cada día. Él en esta gran cruz, con este gran sufrimiento, ha permanecido así y les ha salvado; nos ha mostrado su omnipotencia y ahí nos ha perdonado. Ahí se cumple su donación de amor y surge para siempre nuestra salvación. Muriendo en la cruz, inocente entre dos criminales, Él testimonia que la salvación de Dios puede llegar a cualquier hombre en cualquier condición, incluso en la más negativa y dolorosa. La salvación de Dios es para todos, nadie excluido. Es un regalo para todos. (…) La Iglesia no es solamente para los buenos o para aquellos que parecen buenos o se creen buenos; la Iglesia es para todos, y además preferiblemente para los malos, porque la Iglesia es misericordia. Y este tiempo de gracia y de misericordia nos hace recordar que ¡nada nos puede separar del amor de Cristo! (cf. Rm 8, 39). A quien está postrado en una cama de hospital, a quien vive encerrado en una prisión, a los que están atrapados por las guerras, yo digo: mirad el Crucifijo; Dios está con vosotros, permanece con vosotros en la cruz y a todos se ofrece como Salvador, a todos nosotros. A vosotros que sufrís tanto digo, Jesús ha sido crucificado por vosotros, por nosotros, por todos. Dejad que la fuerza del Evangelio entre en vuestros corazones y os consuele, os dé esperanza y la íntima certeza de que nadie está excluido de su perdón. Pero vosotros podéis preguntarme: «Pero Padre dígame ¿El que ha hecho las cosas más malas durante la vida, tiene la posibilidad de ser perdonado?» — «¡Sí! Sí: ninguno está excluido del perdón de Dios. Solamente tiene que acercarse arrepentido a Jesús y con ganas de ser abrazado por Él».
Este era el primer delincuente. El otro es el llamado «buen ladrón». Sus palabras son un maravilloso modelo de arrepentimiento, una catequesis concentrada para aprender a pedir perdón a Jesús. Primero, él se dirige a su compañero: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena?» (Lc 23, 40). Así pone de relieve el punto de partida del arrepentimiento: el temor a Dios. Pero no el miedo a Dios, no: el temor filial de Dios. No es el miedo, sino ese respeto que se debe a Dios porque Él es Dios. Es un respeto filial porque Él es Padre. El buen ladrón recuerda la actitud fundamental que abre a la confianza en Dios: la conciencia de su omnipotencia y de su infinita bondad. Este es el respeto confiado que ayuda a dejar espacio a Dios y a encomendarse a su misericordia, incluso en la oscuridad más densa.
Después, declara la inocencia de Jesús y confiesa abiertamente su propia culpa: «Y nosotros con razón porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio éste nada malo ha hecho» (Lc 23, 41). Jesús está ahí en la cruz para estar con los culpables: a través de esta cercanía, Él les ofrece la salvación. Lo cual es un escándalo para los jefes y para el primer ladrón, para los que estaban ahí y se burlaban de Jesús, sin embargo esto es el fundamento de su fe. Y así el buen ladrón se convierte en testigo de la Gracia; ha ocurrido lo impensable: Dios me ha amado hasta tal punto que ha muerto en la cruz por mí. La fe misma de este hombre es fruto de la gracia de Cristo: sus ojos contemplan en el Crucificado el amor de Dios por él, pobre pecador. Es verdad, era ladrón, era un ladrón, había robado toda su vida. Pero al final, arrepentido de lo que había hecho, mirando a Jesús tan bueno y misericordioso logró robarse el cielo: ¡éste es un buen ladrón!
El buen ladrón se dirige directamente a Jesús, pidiendo su ayuda: «Jesús acuérdate de mí cuando vengas con tu reino» (Lc 23,42). Le llama por nombre, «Jesús», con confianza, y así confiesa lo que este nombre indica: «el Señor salva», esto significa el nombre de «Jesús». Ese hombre pide a Jesús que se acuerde de él. ¡Cuánta ternura en esta expresión, cuánta humanidad! Es la necesidad del ser humano de no ser abandonado, de que Dios le esté siempre cerca. De esta manera un condenado a muerte se convierte en modelo del cristiano que confía en Jesús.
Un condenado a muerte es un modelo para nosotros, un modelo para un hombre, para un cristiano que confía en Jesús; y también un modelo de la Iglesia que en la liturgia tantas veces invoca al Señor diciendo: «Acuérdate… Acuérdate… Acuérdate de tu amor…».
Mientras el buen ladrón habla del futuro: «cuando vengas con tu reino», la respuesta de Jesús no se hace esperar; habla en presente: dice «hoy estarás conmigo en el Paraíso» (v. 43). En la hora de la cruz, la salvación de Cristo llega a su culmen; y su promesa al buen ladrón revela el cumplimiento de su misión: es decir, salvar a los pecadores.”
(Francisco. Audiencia. 28-9-2016).
Jesús rey desde la cruz
440 “El verdadero sentido de su realeza no se ha manifestado más que desde lo alto de la Cruz (cf. Jn 19, 19-22; Lc 23, 39-43)”.

EL JUICIO PARTICULAR TRAS LA MUERTE
1021         La muerte pone fin a la vida del hombre como tiempo abierto a la aceptación o rechazo de la gracia divina manifestada en Cristo (cf. 2 Tm 1, 9-10). El Nuevo Testamento habla del juicio principalmente en la perspectiva del encuentro final con Cristo en su segunda venida; pero también asegura reiteradamente la existencia de la retribución inmediata después de la muerte de cada uno como consecuencia de sus obras y de su fe. La parábola del pobre Lázaro (cf. Lc 16, 22) y la palabra de Cristo en la Cruz al buen ladrón (cf. Lc 23, 43), así como otros textos del Nuevo Testamento (cf. 2 Co 5,8; Flp 1, 23; Hb 9, 27; 12, 23) hablan de un último destino del alma (cf. Mt 16, 26) que puede ser diferente para unos y para otros.

AMA HASTA EN SUS ÚLTIMAS PALABRAS EN LA CRUZ
2605  Cuando llega la hora de realizar el plan amoroso del Padre, Jesús deja entrever la profundidad insondable de su plegaria filial, no solo antes de entregarse libremente ("Abbá ...no mi voluntad, sino la tuya": Lc 22, 42), sino hasta en sus últimas palabras en la Cruz, donde orar y entregarse son una sola cosa: "Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 34); "Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc 24,43); "Mujer, ahí tienes a tu Hijo" - "Ahí tienes a tu madre" (Jn 19, 26-27); "Tengo sed" (Jn 19, 28); "¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?" (Mc 15, 34; cf Sal 22, 2); "Todo está cumplido" (Jn 19, 30); "Padre, en tus manos pongo mi espíritu" (Lc 23, 46), hasta ese "fuerte grito" cuando expira entregando el espíritu (cf Mc 15, 37; Jn 19, 30b).

JESÚS ESCUCHA LA ORACIÓN
2616  La oración a Jesús ya ha sido escuchada por él durante su ministerio, a través de los signos que anticipan el poder de su muerte y de su resurrección: Jesús escucha la oración de fe expresada en palabras (el leproso: cf Mc 1, 40-41; Jairo: cf Mc 5, 36; la cananea: cf Mc 7, 29; el buen ladrón: cf Lc 23, 39-43).
Ayuda a la Iglesia Necesitada ha presentado su Informe anual sobre la libertad religiosa en el mundo. Sus conclusiones son que el islam radical es la principal amenaza contra ella.
En estos dos últimos años, uno de cada cinco países del mundo ha sufrido ataques islamistas radicales. Los efectos de este «hiperextremismo islamista» en Oriente Medio están provocando la eliminación de toda forma de diversidad religiosa, con la pretensión de imponer estados monoconfesionales en toda la región.
La segunda conclusión es que la religión cristiana es la más perseguida: 334 millones de cristianos viven en países donde se les persigue y y 60 millones en países donde se les discrimina. De cada cuatro personas perseguidas por su religión en el mundo, tres son cristianas.
El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, clausuró el pasado domingo el Año Jubilar del Santo Cáliz de la Misericordia en la diócesis de Valencia en la que ha anunciado cuatro "signos permanentes" como “fruto” de este Año Santo.

1. La diócesis dedicará una casa-hogar para ancianos con hijos discapacitados, “gracias a las limosnas y diferentes peregrinaciones en el Año Santo”;
2. Abrirá dos albergues “para la sanación de chicos y chicas con problemas de drogadicciones, acompañados por los miembros de la Comunidad del Cenáculo de la madre Elvira”;
3. La diócesis destinará el diez por ciento de los presupuestos a “los pobres más pobres”,
4. Todos los colegios diocesanos “abrirán sus puertas en los periodos vacacionales para, además de atender pedagógicamente, dar alimento a niños en edad escolar, y otras iniciativas que se llevarán a cabo para atender a refugiados, excluidos y perseguidos”.
GASTOS RESTAURACIÓN   VIVIENDA PARROQUIAL
5.623,32 €
Donativo de 30 €: 
Se recaudaron:  1.045,00 € 
Falta pagar:     4.578,32 €
Donativos en BANKIA  (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970

1. El lunes 21 de noviembre a las 20.30 h. tendrá lugar la reunión con los padres de los jóvenes que se confirmarán el próximo 11 de diciembre en la parroquia.
2. El martes 22 de noviembre la parroquia celebrará Santa Cecilia. Con este motivo asistirá a la celebración de la misa de 19.30 h. la Asociación músico-vocal Santa Cecilia de Gandía.
3. El martes 22 de noviembre a las 20.30 h. se reunirá el Equipo de Pastoral de la Salud.
4. El miércoles 23 de noviembre a las 17.30 h. se reunirá el Equipo de Cáritas.
5. El sábado 26 de noviembre a las 11.00 h. en el Seminario de Moncada tendrán lugar los ministerios de lectorado y acolitado. Recemos por los seminaristas.
6. El sábado 26 de noviembre en la misa de 18.00 h. recibirán el salmo 112 los niños de 3º de Jesús es el Señor.
7. Colecta Día de la Iglesia Diocesana: 333 €.
8. Puede usted colaborar con la Ciudad de la Esperanza (CIDES) con la compra de un turrón solidario. En el despacho parroquial.
9. TIENE A SU DISPOSICIÓN EL EVANGELIO 2017 Y LIBRETAS PARA APUNTES.
10. Ya está a la venta el Calendario 2017. Ayúdenos a difundirlo. Es una pequeña campaña económica que realiza la parroquia para sufragar los muchos gastos que ocasiona la hipoteca y el crédito.
11. Se clausura este domingo 20 de noviembre el Jubileo del año de la misericordia que estamos seguros producirá abundantes frutos en la Iglesia y en el mundo.
12. De lunes a viernes a las 9.30 h. se hace en la la Capilla de la Comunión de la parroquia la oración matinal de Laudes con exposición del Santísimo Sacramento
13. COMIENZA EL ADVIENTO. El sábado 26 de noviembre, con las primeras vísperas, comienza el Tiempo de Adviento. Tienen a su disposición en la Parroquia las velas de la  corona de Adviento.
Del 21 al 27 de noviembre de 2016
Lunes 21. Presentación de la Santísima Virgen. 19.30 h.: Sin intención. 
Martes 22. Santa Cecilia Vg. y mr. 19.30 h.: En sufragio de: Alberta Martínez Pocovi. 
Miércoles 23. San Clemente, Papa y mr. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Montblanch-Jiménez y Clemente Jesús Serrano Serrano; José Antonio Cabanilles. 
Jueves 24. San Andrés Dunc-Lac y comp. mr. 19.30 h.: Sin intención. 
Viernes 25. Santa Catalina de Alejandría Vg. y mr. 19.30 h.: En sufragio de: Rvdo. D. José Pascual Moscardó Cerdá; Carlos García Pellicer. 
Sábado 26. Por la tarde: PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 27. PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.
  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:


Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store".