11 de noviembre de 2016

Domingo 13 de noviembre de 2016. 33 (XXXIII) TO C.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 13 de Noviembre de 2016

              Queridos hermanos:
Estamos a las puertas de concluir el Año Litúrgico. La semana que viene se celebrará la Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. Y a la otra comenzará el tiempo de Adviento.
La lectura del Evangelio de este domingo está entretejida de expresiones de Jesús que animan a la esperanza. Hay y habrán catástrofes naturales. Existen y existirán guerras, hambre y persecución provocadas por el hombre. Pero Jesús está levantando un templo nuevo en el corazón de sus fieles. Ese templo es el Cuerpo de Jesús: “Anunciando la destrucción del templo anuncia su propia muerte y la entrada en una nueva edad de la historia de la salvación, donde su cuerpo será el Templo definitivo.” (Catecismo 593). Cada uno está llamado a ser piedra viva de fe, esperanza y caridad. En una audiencia decía el Papa Francisco: “¿cómo vivimos nuestro ser Iglesia? ¿Somos piedras vivas o somos, por así decirlo, piedras cansadas, aburridas, indiferentes? ¿Habéis visto qué feo es ver a un cristiano cansado, aburrido, indiferente? Un cristiano así no funciona; el cristiano debe ser vivo, alegre de ser cristiano; debe vivir esta belleza de formar parte del pueblo de Dios que es la Iglesia.” (26-06-2013).
Por eso hace Jesús una serie de invitaciones: a no dejarse engañar ante los que usurparán el nombre del Señor como revolucionarios: “Mirad que nadie os engañe. (21,8), pues los verdaderos revolucionarios son los santos, que ponen su confianza en Dios, Señor del Universo (cf. Benedicto XVI. Homilía JMJ Colonia Agosto 2005). Otra invitación a no tener miedo ante noticias de guerras y revoluciones, terremotos, hambres, pestes: “no tengáis pánico” (21,9). Es tal la confianza a la que anima que invita a transformar la persecución de los cristianos en ocasión de dar testimonio. (21,13). Y encima sin preparación previa. Asegura la asistencia del Espíritu Santo en ese momento de la prueba: “os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.” (21,15).
Ciertamente, puede hacer temblar el escuchar que la persecución no vendrá solamente del mundo exterior, (de gobernadores, reyes…), sino de los más cercanos: “padres, y parientes, y hermanos, y amigos” (21, 16). Puede hacer tambalear a cualquiera que por ser cristianos matarán a muchos y seremos odiados (21,16-17). Con todo invita Jesús a la perseverancia: “Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas" (21,19)
Como dice el Catecismo “Creemos firmemente que Dios es el Señor del mundo y de la historia”. (314). Pongamos en Jesucristo nuestra confianza, nuestra esperanza, manteniendo el testimonio de la caridad, ayudando a vencer el miedo y la indiferencia, siendo signos de esperanza.
Jesús, vuestro párroco
+   Lectura del santo evangelio     según san Lucas                 21, 5-19

En aquel tiempo, algunos hablaban del templo, de lo bellamente adornado que estaba con piedra de calidad y exvotos, Jesús les dijo:
- «Esto que contempláis, llegarán un días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida».
Ellos le preguntaron:
- «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?».
Él dijo: - «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: "Yo soy", o bien: "Está llegando el tiempo”; no vayáis tras ellos.
Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque es necesario que eso ocurra primero, pero el fin no será enseguida».
Entonces les decía:
-«Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países, hambres y pestes. Habrá también fenómenos espantosos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, y haciéndonos comparecer ante reyes y gobernadores, por causa de mi nombre. Esto os servirá de ocasión para dar testimonio.
Por ello, meteos bien en la cabeza que no tenéis que preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os entregarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».
Palabra del Señor.
“El Evangelio de este domingo (Lc 21, 5-19) consiste en la primera parte de un discurso de Jesús: sobre los últimos tiempos. Jesús lo pronuncia en Jerusalén, en las inmediaciones del templo; y la ocasión se la dio precisamente la gente que hablaba del templo y de su belleza. Porque era hermoso ese templo. Entonces Jesús dijo: «Esto que contempláis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida» (Lc 21, 6). Naturalmente le preguntan: ¿cuándo va a ser eso?, ¿cuáles serán las señales? Pero Jesús desplaza la atención de estos aspectos secundarios —¿cuándo será? ¿cómo será?—, la desplaza a las verdaderas cuestiones. Y son dos. Primero: no dejarse engañar por los falsos mesías y no dejarse paralizar por el miedo. Segundo: vivir el tiempo de la espera como tiempo del testimonio y de la perseverancia. Y nosotros estamos en este tiempo de la espera, de la espera de la venida del Señor.
Este discurso de Jesús es siempre actual, también para nosotros que vivimos en el siglo XXI. Él nos repite: «Mirad que nadie os engañe. Porque muchos vendrán en mi nombre» (v. 8). Es una invitación al discernimiento, esta virtud cristiana de comprender dónde está el espíritu del Señor y dónde está el espíritu maligno. También hoy, en efecto, existen falsos «salvadores», que buscan sustituir a Jesús: líder de este mundo, santones, incluso brujos, personalidades que quieren atraer a sí las mentes y los corazones, especialmente de los jóvenes. Jesús nos alerta: «¡No vayáis tras ellos!». «¡No vayáis tras ellos!».
El Señor nos ayuda incluso a no tener miedo: ante las guerras, las revoluciones, pero también ante las calamidades naturales, las epidemias, Jesús nos libera del fatalismo y de falsas visiones apocalípticas.
El segundo aspecto nos interpela precisamente como cristianos y como Iglesia: Jesús anuncia pruebas dolorosas y persecuciones que sus discípulos deberán sufrir, por su causa. Pero asegura: «Ni un cabello de vuestra cabeza perecerá» (v. 18). Nos recuerda que estamos totalmente en las manos de Dios. Las adversidades que encontramos por nuestra fe y nuestra adhesión al Evangelio son ocasiones de testimonio; no deben alejarnos del Señor, sino impulsarnos a abandonarnos aún más a Él, a la fuerza de su Espíritu y de su gracia.
En este momento pienso, y pensamos todos. Hagámoslo juntos: pensemos en los muchos hermanos y hermanas cristianos que sufren persecuciones a causa de su fe. Son muchos. Tal vez muchos más que en los primeros siglos. Jesús está con ellos. También nosotros estamos unidos a ellos con nuestra oración y nuestro afecto; tenemos admiración por su valentía y su testimonio. Son nuestros hermanos y hermanas, que en muchas partes del mundo sufren a causa de ser fieles a Jesucristo. Les saludamos de corazón y con afecto.
Al final, Jesús hace una promesa que es garantía de victoria: «Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas» (v. 19). ¡Cuánta esperanza en estas palabras! Son una llamada a la esperanza y a la paciencia, a saber esperar los frutos seguros de la salvación, confiando en el sentido profundo de la vida y de la historia: las pruebas y las dificultades forman parte de un designio más grande; el Señor, dueño de la historia, conduce todo a su realización. A pesar de los desórdenes y los desastres que agitan el mundo, el designio de bondad y de misericordia de Dios se cumplirá. Y ésta es nuestra esperanza: andar así, por este camino, en el designio de Dios que se realizará. Es nuestra esperanza.
Este mensaje de Jesús nos hace reflexionar sobre nuestro presente y nos da la fuerza para afrontarlo con valentía y esperanza, en compañía de la Virgen, que siempre camina con nosotros.” (Francisco. Ángelus. 17-11-2013).
671 Hasta que todo le haya sido sometido (cf. 1 Co 15, 28), y "mientras no haya nuevos cielos y nueva tierra, en los que habite la justicia, la Iglesia peregrina lleva en sus sacramentos e instituciones, que pertenecen a este tiempo, la imagen de este mundo que pasa. Ella misma vive entre las criaturas que gimen en dolores de parto hasta ahora y que esperan la manifestación de los hijos de Dios" (LG 48). Por esta razón los cristianos piden, sobre todo en la Eucaristía (cf. 1 Co 11, 26), que se apresure el retorno de Cristo (cf. 2 P 3, 11-12) cuando suplican: "Ven, Señor Jesús" (cf.1 Co 16, 22; Ap 22, 17-20).

672           Cristo afirmó antes de su Ascensión que aún no era la hora del establecimiento glorioso del Reino mesiánico esperado por Israel (cf. Hch 1, 6-7) que, según los profetas (cf. Is 11, 1-9), debía traer a todos los hombres el orden definitivo de la justicia, del amor y de la paz. El tiempo presente, según el Señor, es el tiempo del Espíritu y del testimonio (cf Hch 1, 8), pero es también un tiempo marcado todavía por la "tristeza" (1 Co 7, 26) y la prueba del mal (cf. Ef 5, 16) que afecta también a la Iglesia (cf. 1 P 4, 17) e inaugura los combates de los últimos días (1 Jn 2, 18; 4, 3; 1 Tm 4, 1). Es un tiempo de espera y de vigilia (cf. Mt 25, 1-13; Mc 13, 33-37).

La última prueba de la Iglesia

675  Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Te 2, 4-12; 1Te 5, 2-3;2 Jn 7; 1  Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia.
677  La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el Cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).
Señor Jesús, el que eras, el que eres y el que viene, concédenos no dejarnos engañar por los falsos mesías y no dejarnos paralizar por el miedo, de tal forma que vivamos el tiempo de la espera de tu venida como tiempo del testimonio y de la perseverancia. Fortalece en nosotros la virtud de la esperanza dichosa siendo signos de tu misericordia.
El sacerdote D. Vicente Aparicio, que dirige la Ciudad de la Esperanza (CIDES), ha lanzado un S.O.S. después de que el equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Valencia haya decidido no seguir subvencionándola.
La Ciudad de la Esperanza es un recurso de atención integral, dirigido a todos aquellos hombres, mayores de edad, nacionales o extranjeros, que se encuentren en riesgo de exclusión social por su situación de vulnerabilidad; personas que no sólo carecen de medios económicos, sino que presentan desarraigo social-familiar, dificultades para la incorporación al mundo laboral y a la sociedad, problemas de adicción, trastornos emocionales, irregularidad, etc. Se encuentra en Aldaia.
Nos propone este sacerdote dos tipos de ayudas: la venta de un turrón solidario. Y el apadrinamiento: D. Vicente Aparicio cifra en 400 euros el apadrinamiento mensual por cada acogido para los servicios que le presta CIDES: alojamiento y manutención, asesoramiento jurídico, asesoramiento laboral, intervención socio-educativa así como asesoramiento en tramitación de prestaciones y subsidios, y renovación de documentación, entre otros.
Más información:

 Este domingo 13 de noviembre se celebra el Día de la Iglesia Diocesana. Con el lema ‘Somos una gran familia contigo’ se nos invita a colaborar con nuestra Iglesia. El arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, ha dirigido una carta a toda la archidiócesis en la que invita a todos los fieles cristianos a “ayudar a nuestra querida y entrañable diócesis de Valencia” porque “somos todos una gran familia”.
“Ayudadla colaborando en su obra evangelizadora y apostólica”, indica el Arzobispo. Y añade: “Sed generosos. Mantenedla en sus necesidades, que son las nuestras. No escatiméis en vuestra ayuda económica para que pueda atender adecuadamente las necesidades de su misión, sobre todo en su atención prioritaria a los pobres”.
GASTOS RESTAURACIÓN   VIVIENDA PARROQUIAL
5.623,32 €
Donativo de 30 €:
Se recaudaron:  1.045,00 €
Falta pagar:     4.578,32 €
Donativos en BANKIA  (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970

  1. Desde el 14 de noviembre al 10 de diciembre, la sede de la delegación diocesana de Misiones, en la calle Avellanas, 22, acogerá una muestra de arte monástico elaborado por religiosas de clausura de la Familia Monástica de Belén de la Asunción de la Virgen y de san Bruno.
  2. La diócesis de Valencia clausura este domingo 13 de noviembre de forma conjunta el Año del Santo Cáliz y el Año Jubilar de la Misericordia, convocado por el papa Francisco. Para ello se celebrará una eucaristía en la Catedral a las 18.30 h. presidida por el arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares. A la celebración se unirá la fiesta anual del Santo Cáliz de la Última Cena, que habitualmente se celebra el último jueves de noviembre. En total, 50.000 personas que han peregrinado hasta la capilla gótica que alberga la preciada copa.
  3. El lunes 14 de noviembre a las 20.15 h. el Grupo de Oración se reunirá para rezar Vísperas.
  4. El jueves 17 de noviembre D. Esteban Escudero, Obispo auxiliar de Valencia, presidirá la misa parroquial de las 19.30 h. en la que se convoca de modo especial a los alumnos del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas de la Sede de Gandía.
  5. El próximo sábado 19 de noviembre tendrá lugar en Roma el encuentro («consistorio») para la creación de los nuevos cardenales, entre ellos, el que fue nuestro arzobispo D. Carlos Osoro Sierra, actual arzobispo de Madrid. La ceremonia consiste en la promesa de fidelidad, seguida de la imposición de la birreta y el anillo por parte del Papa.


    Del 14 al 20 de noviembre de 2016
Lunes 14.  19.30 h.: Sin intención. 
Martes 15. San Alberto Magno Ob. y Dr.. 19.30 h.: En sufragio de: Alberta Martínez Pocoví; José Lledó Lozano. 
Miércoles 16. Santa Margarita de Escocia. 19.30 h.: En sufragio de:  Estanislao Estrugo. 
Jueves 17. Santa Isabel de Hungría. 19.30 h.: En sufragio de: Petra Martínez e Isabel Terrades; Apolinar Suarez Luis y Ricardo Arias. 
Viernes 18. Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 19. Por la tarde: Domingo XXXIV del T.O. Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 20. Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Espí-Sanchis.
A lo largo del año, en todas las misas, se reza por todos los difuntos. Algunas celebraciones incluyen una intención particular por algún difunto o por alguna necesidad. En muchas de las ocasiones se acompaña de una ofrenda para el sacerdote llamada estipendio. Les invitamos a solicitar en el despacho la celebración de intenciones particulares o misas en sufragio. Tengan en cuenta que ahora somos tres sacerdotes a su servicio en la parroquia. 
  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store".
También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta "QR":