23 de septiembre de 2016

Domingo 25 de septiembre de 2016. 26 TO C.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 25 de Septiembre de 2016

EL RICO: EL PAGANISMO DE LA INDIFERENCIA
                  Queridos hermanos:
El Papa Francisco, en el reciente encuentro realizado en Asís para la Jornada Mundial de Oración por la paz con el título: “Sed de Paz. Religiones y culturas en diálogo”, a los 30 años de aquel encuentro promovido por el Papa Juan Pablo II decía algo que puede ayudarnos en este domingo en que escuchamos el evangelio del pobre Lázaro y el rico sin nombre: “Salir, ponerse en camino, encontrarse juntos, trabajar por la paz: no sólo son movimientos físicos, sino sobre todo del espíritu, son respuestas espirituales concretas para superar la cerrazón abriéndose a Dios y a los hermanos. Dios nos lo pide, exhortándonos a afrontar la gran enfermedad de nuestro tiempo: la indiferencia. Es un virus que paraliza, que vuelve inertes e insensibles, una enfermedad que ataca el centro mismo de la religiosidad, provocando un nuevo y triste paganismo: el paganismo de la indiferencia.” (20-septiembre-2016). La indiferencia es lo que caracteriza la vida del rico del evangelio. El Papa la califica de gran enfermedad, virus, paganismo.
Son muchas las ocasiones que el Papa ha alertado de la indiferencia. El Mensaje para la celebración de la Jornada de la Paz del 1 de enero de este año 2016 lo titulaba así: Vence la indiferencia y conquista la paz”. Y describía la globalización de la indiferencia así: “la actitud del indiferente, de quien cierra el corazón para no tomar en consideración a los otros, de quien cierra los ojos para no ver aquello que lo circunda o se evade para no ser tocado por los problemas de los demás, caracteriza una tipología humana bastante difundida y presente en cada época de la historia…. la indiferencia provoca sobre todo cerrazón y distanciamiento.” (Mensaje. 1 enero 2016).
En el Mensaje para la Cuaresma de este año hablaba también de la idolatría del dinero que lleva a la ceguera: “las personas y las sociedades más ricas se vuelven indiferentes al destino de los pobres, a quienes cierran sus puertas, negándose incluso a mirarlos.” Cuanto mayor es el poder y la riqueza a su disposición, tanto mayor puede llegar a ser este engañoso ofuscamiento. Llega hasta tal punto que ni siquiera ve al pobre Lázaro, que mendiga a la puerta de su casa (cf. Lc 16,20-21), y que es figura de Cristo que en los pobres mendiga nuestra conversión. Lázaro es la posibilidad de conversión que Dios nos ofrece y que quizá no vemos.” El Papa nos invita a salir de esa forma de vivir y fomentar una cultura de la solidaridad y la misericordia: “En el espíritu del Jubileo de la Misericordia, cada uno está llamado a reconocer cómo se manifiesta la indiferencia en la propia vida, y a adoptar un compromiso concreto para contribuir a mejorar la realidad donde vive, a partir de la propia familia, de su vecindario o el ambiente de trabajo.” (1.1.2016)
Jesús, vuestro párroco
+  Lectura del santo evangelio según san Lucas 16, 19-31

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:
- «Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían y le lamían las llagas.
Sucedió que se murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán. Murió también el rico y fue enterrado. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritando, dijo:
"Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas".
Pero Abrahán le dijo: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él aquí consolado, mientras que tú eres atormentado. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros".
Él dijo: "Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos: que les dé testimonio de estas cosas, no sea que también vengan ellos a este lugar de tormento".
Abrahán le dice: "Tienen a Moisés y a  los profetas: que los escuchen".
Pero él le dijo: "No, padre Abrahán.  Pero si un muerto va a ellos, se arrepentirán"
Abrahán le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán ni aunque resucite un muerto"».
Palabra del Señor.
“Deseo detenerme con ustedes hoy en la parábola del hombre rico y del pobre Lázaro. La vida de estas dos personas parece recorrer caminos paralelos: las condiciones de vida son opuestas y del todo incomunicadas. La puerta de la casa del rico está siempre cerrada al pobre, que reposa allí afuera, buscando comer cualquier residuo de la mesa del rico. Él usa vestidos de lujo, mientras que Lázaro está cubierto de llagas; el rico cada día come generosamente, mientras que Lázaro muere de hambre. Sólo los perros cuidan de él, y lamen sus llagas. Esta escena recuerda el duro reclamo del Hijo del hombre en el juicio final: «Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba […] desnudo, y no me vistieron» (Mt 25, 42-43). Lázaro representa bien el grito silencioso de los pobres de todos los tiempos y la contradicción de un mundo en el cual las inmensas riquezas y recursos están en las manos de pocos.
Jesús dice que un día aquel hombre rico murió -los pobres y los ricos mueren, tienen el mismo destino, todos nosotros, no hay excepciones a esto- y entonces se dirigió a Abraham suplicándole con el apelativo de “padre” (v. 24.27). Reclama, por lo tanto, de ser su hijo perteneciente al pueblo de Dios. Y sin embargo en vida no ha mostrado alguna consideración hacia Dios, más bien ha hecho de sí mismo el centro de todo, cerrado en su mundo de lujo y de desperdicio. Excluyendo a Lázaro, no ha tenido en cuenta ni al Señor, ni a su ley. ¡Ignorar al pobre es despreciar a Dios! Y esto debemos aprenderlo bien ¡Ignorar al pobre es despreciar a Dios! Hay un particular en la parábola que cabe señalar: el rico no tiene un nombre, sólo el adjetivo “el rico”, mientras que aquel del pobre es repetido cinco veces, y “Lázaro” significa “Dios ayuda”. Lázaro, que reposa delante a la puerta, es una llamada viviente al rico para recordarse de Dios, pero el rico no acoge tal llamado. Será condenado por lo tanto no por sus riquezas, sino por haber sido incapaz de sentir compasión por Lázaro y socorrerlo.
En la segunda parte de la parábola, reencontramos a Lázaro y el rico después de su muerte (v. 22-31). En el más allá la situación se ha invertido: el pobre Lázaro es llevado por los ángeles al cielo con Abraham, el rico en cambio cae entre los tormentos. Entonces el rico  «levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro a su lado». Le parece ver a Lázaro por primera vez, pero sus palabras lo traicionan: «Padre Abraham  –dice– ten piedad de mí y manda a Lázaro, lo conocía eh, manda a Lázaro a meter en el agua la punta del dedo y a mojarme la lengua, porque sufro terriblemente en esta llama». Ahora el rico reconoce Lázaro y le pide ayuda, mientras que en vida fingía no verlo. Cuántas veces, cuántas veces, tanta gente finge no ver a los pobres, para ellos los pobres no existen ¡Antes le negaba los residuos de su mesa, y ahora querría que le llevara de beber! Cree todavía poder poseer derechos por su precedente condición social. Declarando imposible cumplir su solicitud, Abraham en persona ofrece las claves de toda la narración: él explica que los bienes y males han sido distribuidos de modo de compensar la injusticia terrena, y la puerta que separaba en vida al rico del pobre, se ha transformado en «un gran abismo». Hasta que Lázaro estaba bajo su casa, para el rico había posibilidad de salvación, abrir la puerta, ayudar a Lázaro, pero ahora que ambos están muertos, la situación se ha transformado en irreparable. Dios no es nunca llamado directamente en causa, pero la parábola pone claramente en guardia: la misericordia de Dios hacia nosotros está vinculada a nuestra misericordia hacia el prójimo; cuando falta esta, también aquella no encuentra espacio en nuestro corazón cerrado, no puede entrar. Si yo no abro la puerta de mi corazón al pobre, aquella puerta permanece cerrada, también para Dios, y esto es terrible.
A este punto, el rico piensa en sus hermanos, que corren el riesgo de tener el mismo fin, y pide que Lázaro pueda volver al mundo a advertirles. Pero Abraham responde: «Tienen a Moisés y a los profetas, que escuchen a ellos». Para convertirnos, no debemos esperar eventos prodigiosos, sino abrir el corazón a la Palabra de Dios, que nos llama a amar a Dios y al prójimo. La Palabra de Dios puede hacer revivir un corazón árido y curarlo de su sequedad. El rico conocía la Palabra de Dios, pero no la ha dejado entrar en el corazón, no la ha escuchado, por eso ha sido incapaz de abrir los ojos y de tener compasión del pobre. Ningún mensajero y ningún mensaje podrán sustituir los pobres que encontramos en el camino, porque en ellos nos viene al encuentro Jesús mismo: «Todo aquello que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo» (Mt 25,40), dice Jesús. Así en la inversión de las suertes que la parábola describe está escondido el misterio de nuestra salvación, en que Cristo une la pobreza a la misericordia.
Queridos hermanos y hermanas, escuchando este Evangelio, todos nosotros, junto a los pobres de la tierra, podemos cantar con María: «Derribó a los poderosos de su trono, elevó a los humildes; colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías» (Lc 1,52-53). Gracias.”
(Francisco. Audiencia. 18-5-2016).
LA LIMOSNA
2462         La limosna hecha a los pobres es un testimonio de caridad fraterna; es también una práctica de justicia que agrada a Dios.

2463         En la multitud de seres humanos sin pan, sin techo, sin patria, hay que reconocer a Lázaro, el mendigo hambriento de la parábola (cf Lc 16,19-31). En dicha multitud hay que oír a Jesús que dice: "Cuanto dejásteis de hacer con uno de estos, también conmigo dejásteis de hacerlo" (Mt 25,45).

CIELO O INFIERNO
1021 La parábola del pobre Lázaro (cf. Lc 16, 22) y la palabra de Cristo en la Cruz al buen ladrón (cf. Lc 23, 43), así como otros textos del Nuevo Testamento (cf. 2 Co 5,8; Flp 1, 23; Hb 9, 27; 12, 23) hablan de un último destino del alma (cf. Mt 16, 26) que puede ser diferente para unos y para otros.
1033 Salvo que elijamos libremente amarle no podemos estar unidos con Dios. Pero no podemos amar a Dios si pecamos gravemente contra El, contra nuestro prójimo o contra nosotros mismos: "Quien no ama permanece en la muerte. Todo el que aborrece a su hermano es un asesino; y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna permanente en él" (1 Jn 3,15). Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de El si omitimos socorrer las necesidades graves de los pobres y de los pequeños que son sus hermanos. Morir en pecado mortal sin estar arrepentidos ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de El para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra "infierno".
EL DRAMA DEL HAMBRE
2831 Danos hoy nuestro pan de cada día. El drama del hambre en el mundo, llama a los cristianos que oran en verdad a una responsabilidad efectiva hacia sus hermanos, tanto en sus conductas personales como en su solidaridad con la familia humana. Esta petición de la Oración del Señor no puede ser aislada de las parábolas del pobre Lázaro (cf Lc 16, 19-31) y del juicio final (cf Mt 25, 31-46).

Sábado 1 de octubre
19.00: Rezo del Rosario con Exposición del Santísimo.
19.30: Eucaristía dominical. Al finalizar tendrá lugar la bendición de rosas, al coincidir con la fiesta de Santa Teresita del Niño Jesús. No habrá eucaristía a las 21 h.
Domingo 2 de octubre
11.00: Eucaristía en la Parroquia de la solemnidad de San Francisco de Borja.
Al finalizar tendrá lugar el envío de todas las personas que desarrollan alguna tarea o ministerio en la parroquia (catequistas, ministros de la eucaristía, miembros del Equipo de Cáritas, de liturgia, de pastoral de la salud...)
A continuación: pequeño ágape.
19.30: Eucaristía con rezo de las I Vísperas de la solemnidad de San Francisco de Borja.
Proposición 3
Que se potencien y revitalicen los grupos encargados de las tareas básicas de la catequesis, la liturgia y la caridad, cuidando constantemente la formación de sus miembros, y que se creen en todas las parroquias grupos de acogida, de espiritualidad y oración, de irradiación misionera, pastoral juvenil y de pastoral familiar.   
Proposición 4
Que se renueven los cauces de coordinación pastoral en las vicaría y los arciprestazgos, y que la diócesis siga proponiendo procesos, celebraciones y encuentros que sirvan para crear conciencia de Iglesia diocesana.
Tras acuerdo adoptado por el Consejo Pastoral a partir del sábado 8 de octubre el horario de misas será el siguiente:

De lunes a viernes: 19.30 h.
Los sábados y vísperas de fiesta:
18.00 h.; 19.30 h. y 21.00 h.
Los domingos y festivos:
10.00; 11.30 h.; 19.30 h.
1. ORDENACIÓN DE DIÁCONO: JUAN CARLOS PICORNELL. Juan Carlos, de 38 años, es religioso, cooperador de la Verdad de la Madre de Dios. Predicará en todas las misas del sábado y domingo (menos la vespertina del domingo). A primeros de octubre irá destinado al Perú. En la mesita encontrarán folletos para poder ayudar en la misión a la que es enviado.
2. INICIO DE CURSO DE LA CATEQUESIS. Será en la primera semana de octubre. La matriculación de los niños de la catequesis de infancia y adolescencia se hará del 26 al 30 de septiembre de 6 a 8 de la tarde, en los locales parroquiales.
3. Charla sobre el Santo Cáliz a cargo de D. Jorge Manuel Rodríguez, presidente del Centro Español de Sindonología el martes 4 de octubre a las 20.00 h. en la parroquia de San Francisco de Borja de Gandía.
4. El jueves 13 de octubre a las 20.00 h., comenzará el curso de la especialidad del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas, Sede Gandía, sobre Doctrina Social de la Iglesia, a cargo del Profesor Rvdo. D. Ferrán Lluch Girbés. Para realizar el curso se debe hacer la matrícula. La inscripción serán los días 22 y 29 de septiembre a las 20.00 h. en el despacho parroquial.
5. El sábado 1 de octubre tendrá lugar en la Catedral de Valencia el Jubileo de los profesores.
6. Del 29 de septiembre al 1 de octubre se celebrarán en el colegio Santiago Apóstol del barrio valenciano de Marxalenes unas nuevas ‘Jornadas de Iniciación al Oratorio de Niños Pequeños’, dirigidas por el padre Gonzalo Carbó y por colaboradores de la congregación Cooperadores de la Verdad.
7. El pasado 17 de septiembre se hizo la solemne apertura de la causa de canonización de monseñor Jesús Pla Gandía (Agullent, 1915- Valencia, 2000). Un hombre -obispo auxiliar de Valencia y titular de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara- que destacó por ser un “cristiano ejemplar, de vida santa” que nos ayuda en la “apasionante tarea de renovación pastoral”, según afirmó el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.
Del 26 de septiembre al 2 de octubre de 2016
Lunes 26. Santos Cosme y Damián.  19.30 h.: Sin intención. 
Martes 27. San Vicente de Paul. 19.30 h.: En sufragio de: Rvdo. D. Rafael Calatayud. 
Miércoles 28. San Wenceslao. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 29. Fiesta de los santos arcángeles Gabriel, Miguel y Rafael. 19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche. 
Viernes 30. San Jerónimo. 19.30 h.: En sufragio de: Víctor Ferragut. 
Sábado 1. Por la mañana. Santa Teresa del Niño Jesús. Por la tarde: Domingo XXVII del T.O. 19.30 h.: En sufragio de: Petra Martínez e Isabel Terrades. 21.00 h.: No hay. 
Domingo. 2  11.00 h.: Pro Pópulo. Fiesta extrínseca de San Francisco de Borja. 19.30 h.: Primeras Vísperas de la Fiesta de San Francisco de Borja. En sufragio de: Dif. Fam. Ferrer-Puig.
  ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store".
También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta "QR":