3 de septiembre de 2016

Domingo 4 de septiembre de 2016. 23 TO C.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com


Domingo 4 de Septiembre de 2016

                  Queridos hermanos:
Son muchas las frases de la Madre Teresa de Calcuta que reflejan la sabiduría de Dios. Gracias a la intimidad con Jesucristo, a su intensa vida de oración, reflejó el esplendor de la caridad que es Cristo. “Cada santo es como un rayo de luz que sale de la Palabra de Dios”. (cf. (Benedicto XVI. Verbum Dómini 48).  En ella ha brillado la misericordia y ternura de Dios para con los últimos.
Este domingo las lecturas nos invitan a una edificación de sólidos cimientos. Dirá la Madre Teresa: "Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor." También nos invitan las lecturas a una batalla desigual de 10.000 contra 20.000. En una entrevista respondió a una pregunta diciendo: “Amaos los unos a los otros, como Jesús os ama. No tengo nada que añadir al mensaje que Jesús nos dejó. Para poder amar hay que tener un corazón puro y rezar. El fruto de la oración es la profundización en la fe. El fruto de la fe es el amor. Y el fruto del amor es el servicio al prójimo. Esto nos trae la paz.”
Su carisma atrajo a multitud de jóvenes. Le preguntaron por qué y respondió: “Creo que aprecian nuestra vida de oración. Rezamos cuatro horas al día. Además, ven lo que hacemos por los pobres. No es que sean trabajos importantes o impresionantes. Lo que hacemos es muy discreto, pero nosotros lo hacemos por los más pequeños….
Somos contemplativas, pues «rezamos» nuestro trabajo. Desempeñamos un trabajo social, pero somos mujeres consagradas a Dios en el mundo de hoy. Hemos confiado nuestra vida a Jesús, como Jesús nos ha dado su vida en la Eucaristía. El trabajo que realizamos es importante, pero lo importante no es la persona que hace ese trabajo. Hacemos esto por Jesucristo, porque lo amamos. No somos capaces de hacer todo. De todos modos, yo rezo siempre por todos los que se preocupan por las necesidades y miserias de los pueblos. Muchas personas ricas se han unido a nuestra acción. Personalmente no tenemos nada. Vivimos de la caridad y por la caridad.”
El Evangelio de hoy nos invita a no anteponer nada al seguimiento de Cristo (San Benito. Regla Cap. 72,11). La Madre Teresa fue un ejemplo de ello: “«Para mí, Jesús es El Verbo hecho carne. El Pan de la vida. La víctima sacrificada en la cruz por nuestros pecados. El Sacrificio ofrecido en la Santa Misa por los pecados del mundo y por los míos propios. (…) El Hambriento, para ser alimentado. El Sediento, para ser saciado. El Desnudo, para ser vestido. (…) El Deficiente Mental, para protegerlo. El Pequeñín, para abrazarlo. (…Para mí, Jesús es mi Dios. Jesús es mi Esposo. Jesús es mi Vida. Jesús es mi único amor. Jesús es mi Todo.»
Jesús, vuestro párroco
+   Lectura del santo evangelio según san Lucas 14, 25-33

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo:
«Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no carga con su cruz y viene en pos de mí, no puede ser discípulo mío.
Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, sí echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo:
"Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar."
¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz.
Así pues, todo aquel de entre vosotros que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío».
Palabra del Señor.
LA POBREZA DE CORAZON

2544         Jesús exhorta a sus discípulos a preferirle a todo y a todos y les propone "renunciar a todos sus bienes" (Lc 14,33) por él y por el Evangelio (cf Mc 8,35). Poco antes de su pasión les mostró como ejemplo la pobre viuda de Jerusalén que, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir (cf Lc 21,4). El precepto del desprendimiento de las riquezas es obligatorio para entrar en el Reino de los cielos.

2545         "Todos los cristianos...han de intentar orientar rectamente sus deseos para que el uso de las cosas de este mundo y el apego a las riquezas no les impidan, en contra del espíritu de pobreza evangélica, buscar el amor perfecto" (LG 42).

2546  "Bienaventurados los pobres en el espíritu" (Mt 5,3). Las bienaventuranzas revelan un orden de felicidad y de gracia, de belleza y de paz. Jesús celebra la alegría de los pobres de quienes es ya el Reino (Lc 6,20): El Verbo llama "pobreza en el Espíritu" a la humildad voluntaria de un espíritu humano y su renuncia; el Apóstol nos da como ejemplo la pobreza de Dios cuando dice: "Se hizo pobre por nosotros" (2 Co 8,9).” (S. Gregorio de Nisa, beat, 1).

2223  Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos. Testimonian esta responsabilidad ante todo por la creación de un hogar, donde la ternura, el perdón, el respeto, la fidelidad y el servicio desinteresado son norma. El hogar es un lugar apropiado para la educación de las virtudes. Esta requiere el aprendizaje de la abnegación, de un sano juicio, del dominio de sí, condiciones de toda libertad verdadera. Los padres han de enseñar a los hijos a subordinar las dimensiones "materiales e instintivas a las interiores y espirituales" (CA 36). Es una grave responsabilidad para los padres dar buenos ejemplos a sus hijos. Sabiendo reconocer ante sus hijos sus propios defectos, se hacen más aptos para guiarlos y corregirlos: “El que ama a su hijo, le azota sin cesar...el que enseña a su hijo, sacará provecho de él” (Si 30, 1-2). “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”. (Ef 6,4).
CANONIZACIÓN EN EL AÑO
DE LA MISERICORDIA
SANTA TERESA DE CALCUTA:
Indicativo claro de que Dios es Dios

“La Madre Teresa de Calcuta ha sido y es un don de Dios a la humanidad entera en su Iglesia; es signo y presencia del Evangelio vivo del amor de Dios, que se ha acercado a nosotros en una carne de sufrimiento en su propio Hijo; más aún, que se ha hecho esa carne y ha tomado sobre sí todo sufrimiento y toda pobreza y ha manifestado cómo Dios ama al hombre, hasta el extremo. Esta religiosa, consagrada al Señor -no lo olvidemos, consagrada al Señor, enteramente de Él y para Él, ante todo-, con una vida de alta e intensa oración y contemplación, es testigo viviente de Jesucristo, Hijo de Dios humanado, el Buen samaritano que no pasa de largo, sino que se acerca a todo hombre maltrecho, tirado en la cuneta y despojado, para curarle y cargarlo sobre su propia cabalgadura y conducirlo donde hay calor y cobijo de hogar.

Enraizada en el amor de Dios, conducida por El mismo, ha ido a donde se le puede encontrar: en su Hijo crucificado y pobre, y así, en los leprosos, los hambrientos, los moribundos en las calles, los sin techo, los inocentes eliminados antes de nacer…, ese larguísimo viacrucis o inmenso calvario donde Él sigue crucificado. El amor, la caridad, la misericordia, la compasión es señal y presencia de la luz que es Cristo, a quien los hombres buscan a veces sin saberlo, como han buscado a esta mujer que ha vivido con las mismas entrañas de misericordia que su Maestro. Esta mujer menuda y muy grande ha sido y es un indicativo claro y esplendoroso de que Dios es Dios, Dios-con­ nosotros; ella ha sido y es recuerdo hecho carne para todos de que al atardecer de la vida seremos juzgados del amor; es afirmación de que la caridad es lo primero y principal que permanece para siempre; es cercanía de Dios que es amor, al que se le conoce cuando se ama a los demás, con amor preferencial por los más pobres y despreciados: como Él.

De estos signos, que, además, todos entienden, sobre todo los sencillos, necesita la humanidad, también hombres y mujeres de nuestra diócesis. Ahí se muestra y comprueba cómo el Evangelio vivo, el Evangelio de la caridad, Jesucristo, es creíble, porque es la única esperanza, el verdadero amor y la fuente de alegría para todos: para los que pasan hambre, los pobres, los encarcelados, los desterrados, los refugiados, los enfermos, los excluidos, los que carecen de cobijo, los desnudos y despojados, los perseguidos por su fe y la defensa de la justicia, los inocentes no nacidos amenazados de muerte en el seno materno..., en definitiva los más pobres, que son los predilectos de Dios. Él es Dios con los hombres y para los hombres: es Amor. Teresa de Calcuta nos recuerda que nuestra vocación de hombres es ir por toda la tierra y abrazar los corazones de los hombres, hacer lo que hizo el Hijo de Dios, que vino a traer fuego al mundo para inflamarle con su amor. Ella es un gran signo por el que se conoce a Jesucristo y a sus discípulos: "En esto conocerán que sois discípulos míos: en que os amáis unos a otros como yo os he amado". Verdadera enseña de la nueva humanidad hecha de hombres y mujeres nuevos con la novedad del bautismo y de la vida conforme al Evangelio. Signo de Dios que es Amor.”
(De la carta pastoral del Arzobispo D. Antonio Cañizares del 28 de agosto de 2016) 
Oración a Santa Teresa de Calcuta
Santa Teresa de Calcuta, 
deseando ardientemente amar a Jesús 
como nunca antes había sido amado,
te entregaste completamente a Él, 
sin negarle nada. 
En unión con el Corazón Inmaculado de María, 
aceptaste la llamada de Jesús 
para saciar su infinita sed de amor y de almas y así ser 
portadora de su amor por los más pobres entre los pobres.
Con confianza llena de amor
y abandono total cumpliste su voluntad, 
testimoniando la alegría de pertenecerle a Él totalmente. 
Te uniste tan íntimamente a Jesús,
tu Esposo crucificado, que Él, suspendido en la Cruz, 
se dignó compartir contigo la agonía de su Corazón.
Santa Teresa, tu que prometiste traer continuamente
la luz del amor a aquellos que viven en la tierra, 
intercede para que también nosotros 
deseemos saciar la ardiente sed de Jesús 
amándole apasionadamente, 
compartiendo sus sufrimientos con alegría
y sirviéndole de todo corazón en nuestros hermanos 
y hermanas, especialmente en aquellos que, más de todos, 
son “no amados” y “no deseados.” Amén.
(Fuente: Aciprensa)



La Catedral acoge este sábado la ordenación episcopal de monseñor Arturo Ros como nuevo obispo auxiliar de Valencia
Monseñor Arturo Pablo Ros Murgadas, de 52 años, se convierte así en el segundo obispo auxiliar de la diócesis de Valencia, después de monseñor Esteban Escudero, nombrado por el Papa en mayo de 2015.
Arturo Pablo Ros nació en Vinalesa el 10 de junio de 1964 y recibió la ordenación sacerdotal en Valencia en 1993. Fue superior del Seminario Mayor de 2000 a 2005. Y desde 2006 a 2016 fue párroco en Requena y en numerosas pedanías de esta localidad. También fue titular de las parroquias de Valencia Nuestra Señora de la Buena Guía y San Vicente Ferrer.
Desde 2010 era titular de la vicaría episcopal territorial V de la diócesis de Valencia (Llíria-Requena-Ademuz), así como miembro del Consejo Presbiteral.
Decía el arzobispo D. Antonio Cañizares en su carta pastoral del pasado 28 de agosto sobre la Madre Teresa:

“Madre Teresa de Calcuta ha de ser por eso el gran signo, el hito que oriente nuestras tareas pastorales en nuestra diócesis. En la coyuntura que atravesamos (…) no me resisto a citar unas emblemáticas palabras de Madre Teresa de Calcuta dichas a los seminaristas de Toledo cuando visitó fugazmente su seminario: "La gente hoy está tan ocupada que no tiene tiempo para sonreírse unos a otros. Por eso necesitamos orar unidos, y la oración es el principio y el comienzo del amor. Enseñad, por favor, a orar a la gente. Cuando fuimos a México a abrir la casa, visitamos las familias más pobres de la zona. Ellos, que no tenían absolutamente nada en la casa, todas las familias nos pidieron, lo único que pidieron: ´por favor, enséñanos la Palabra de Dios`. Aunque no tenían nada en la casa nos pidieron la Palabra de Dios. Tenían hambre de Dios, y esto es lo que descubro por todos los países. Hoy las Hermanas tienen casas en 52 países -hoy, bastantes más- y hay esa tremenda hambre de Dios. Por eso vosotros, que vais a ser sacerdotes, creced en ese profundo deseo imperativo de ser uno con Jesucristo. Cuando nos rendimos completamente a Jesucristo, también nosotros hemos de llegar a ser uno con Jesucristo. Y eso es la santidad; que es algo para vosotros y para mí. La grandeza de la santidad que se le pide a los sacerdotes, les exige ser capaces de perdonar los pecados, de convertir el pan corriente en Pan de Vida. ¡Qué santo y qué puro ha de ser el corazón del sacerdote! En el último Sínodo que asistí sobre la Familia, le pedí al Santo Padre ´Déme, por favor, santos sacerdotes, porque si nos da santos sacerdotes, nosotras religiosas, y las familias que atendemos, serán santas`. Necesitamos santos sacerdotes que nos lleven a Jesucristo, que nos enseñen a amar a Jesucristo. Porque si estáis enamorados de Jesucristo seréis capaces de amaros los unos a los otros, y habrá paz; porque las obras del amor, son obras de paz. Estad enamorados de Jesucristo en la Eucaristía. Porque Jesucristo se hizo Pan de Vida para darnos la Vida, para satisfacer nuestro amor hacia Él. Y entonces Él mismo se hizo hambriento para que vosotros y yo seamos capaces de satisfacer su hambre de nuestro amor. Por eso los pobres son el regalo de Dios hacia nosotros. Espero que cuando lleguéis a ser sacerdotes, profundicéis vuestro amor a Jesucristo amando a los pobres, y que se sientan reconocidos y amados en toda su dignidad de personas e hijos de Dios".


 
Del 5 al 15 de septiembre de 2016
Lunes 5.  19.30 h.: En sufragio de: Cristóbal Carmona González. Martes 6. 19.30 h.: Sin intención. Miércoles 7. 19.30 h.: Sin intención. Jueves 8. Fiesta de la Natividad de la Virgen María. 19.30 h.: En sufragio de: Antonio Casanova; José Antonio Lozano y Vicentye Lloret. Viernes 9. 19.30 h.: Sin intención. Sábado 10. Por la tarde: Domingo XXIV del T.O. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. García-Estruch. 21.00 h.: Sin intención. Domingo 11. XXIV del T.O. 11.00 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.
  ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------