16 de mayo de 2015

Domingo 17 de Mayo de 2015. 7 ASCENSION B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 17 de Mayo de 2015 

                 Queridos hermanos:
Celebramos la solemnidad de la Ascensión del Señor. Una celebración que nos llena de alegría. Con mirada de fe contemplamos a Jesús que sube al cielo y se sienta a la derecha del Padre. Desde allí intercede por nosotros y nos envía un mensaje de esperanza: “Yo, dice, Cristo, he destruido a la muerte, he triunfado del enemigo, he pisoteado el Hades, he maniatado al fuerte, he arrebatado al hombre a las alturas de los cielos. Yo, dice él, Cristo. Venid, pues, todas las familias de hombres manchadas por los pecados. Recibid el perdón de los pecados. Porque yo soy vuestro perdón, yo la Pascua de la salvación, yo el cordero degollado por vosotros, yo vuestra redención, yo vuestra vida, yo vuestra resurrección, yo vuestra luz, yo vuestra salvación, yo vuestro rey. Yo os llevaré a las alturas de los cielos. Yo os mostraré al Padre que existe desde los siglos. Yo os resucitaré por medio de mi diestra.» (Melitón de Sardes. Homilía sobre la Pascua VI). Jesucristo es nuestro Jefe. “El cristiano ya no tiene otro jefe fuera de Jesucristo. “Y todo lo puso bajo sus pies” (Ef 1, 22). Cristo no es solo nuestro Jefe, sino también el “Pantocrátor”, el que ejerce su señorío sobre todas las cosas. Estas afirmaciones tienen un alcance muy concreto para nuestra vida. Ninguno de nosotros debe entregarse más a quien no es Cristo” (San Juan Pablo II. Homilía en la Gruta de Nuestra Señora de Lourdes en los jardines vaticanos. 20-5-1982).
Junto con esta mirada llena de fe y esperanza se une la obediencia al mandato de Jesús: “Id al mundo entero”. “Hay un deber de testimonio que dimana directamente de nuestra fe. No se puede celebrar la exaltación de Jesús Señor y luego llevar una vida despreocupada ignorando su consigna suprema…. Hoy somos invitados también a renovar nuestros compromisos de apostolado.” (San Juan Pablo II. ídem).  
“Hoy, en este «id» de Jesús, están presentes los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia, y todos somos llamados a esta nueva «salida» misionera. Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio. (Francisco. Evangelii Gaudium 20)
Os invito a pedir la luz del Espíritu Santo para tener mirada de fe en Cristo Señor y Jefe de nuestra salvación, vencedor del pecado y la muerte y para discernir el camino que el Señor le pide para esta salida misionera, sea en casa, en el trabajo, en la escuela, en la familia, sea aquí o en el lugar al que el Señor le envíe.
Jesús, vuestro párroco
+ Conclusión del santo evangelio según san Marcos 16, 15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: — «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»
Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.
Palabra del Señor.
ASCENSIÓN DEL SEÑOR
661 Dejada a sus fuerzas naturales, la humanidad no tiene acceso a la "Casa del Padre" (Jn 14, 2), a la vida y a la felicidad de Dios. Solo Cristo ha podido abrir este acceso al hombre, "ha querido precedernos como cabeza nuestra para que nosotros, miembros de su Cuerpo, vivamos con la ardiente esperanza de seguirlo en su Reino" (MR, Prefacio de la Ascensión).

662           "Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí"(Jn 12, 32). La elevación en la Cruz significa y anuncia la elevación en la Ascensión al cielo. Es su comienzo. Jesucristo, el único Sacerdote de la Alianza nueva y eterna, no "penetró en un Santuario hecho por mano de hombre, ... sino en el mismo cielo, para presentarse ahora ante el acatamiento de Dios en favor nuestro" (Hb 9, 24). En el cielo, Cristo ejerce permanentemente su sacerdocio. "De ahí que pueda salvar perfectamente a los que por él se llegan a Dios, ya que está siempre vivo para interceder en su favor"(Hb 7, 25). Como "Sumo Sacerdote de los bienes futuros"(Hb 9, 11), es el centro y el oficiante principal de la liturgia que honra al Padre en los cielos (cf. Ap 4, 6-11).

663 Cristo, desde entonces, está sentado a la derecha del Padre: "Por derecha del Padre entendemos la gloria y el honor de la divinidad, donde el que existía como Hijo de Dios antes de todos los siglos como Dios y consubstancial al Padre, está sentado corporalmente después de que se encarnó y de que su carne fue glorificada" (San Juan Damasceno, f.o. 4, 2; PG 94, 1104C).
664 Sentarse a la derecha del Padre significa la inauguración del reino del Mesías, cumpliéndose la visión del profeta Daniel respecto del Hijo del hombre: "A él se le dio imperio, honor y reino, y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron. Su imperio es un imperio eterno, que nunca pasará, y su reino no será destruido jamás" (Dn 7, 14). A partir de este momento, los apóstoles se convirtieron en los testigos del "Reino que no tendrá fin" (Símbolo de Nicea-Constantinopla).

665 La ascensión de Jesucristo marca la entrada definitiva de la humanidad de Jesús en el dominio celeste de Dios de donde ha de volver (cf. Hch 1, 11), aunque mientras tanto lo esconde  a los ojos de los hombres (cf. Col 3, 3).

666 Jesucristo, cabeza de la Iglesia, nos precede en el Reino glorioso del Padre para que nosotros, miembros de su cuerpo,  vivamos en la esperanza de estar un día con él eternamente.

667 Jesucristo, habiendo entrado una vez por todas en el santuario del cielo, intercede sin cesar por nosotros como el mediador que nos asegura permanentemente la efusión del Espíritu Santo.
“Hoy, … se celebra la Ascensión de Jesús al cielo, que tuvo lugar cuarenta días después de la Pascua. Los Hechos de los apóstoles relatan este episodio, la separación final del Señor Jesús de sus discípulos y de este mundo (cf. Hch 1, 2.9). … «Ir», o mejor, «salir» se convierte en la palabra clave de la fiesta de hoy: Jesús sale hacia el Padre y ordena a los discípulos que salgan hacia el mundo.
Jesús sale, asciende al cielo, es decir, vuelve al Padre, que lo había mandado al mundo. Hizo su trabajo, por lo tanto, vuelve al Padre. Pero no se trata de una separación, porque Él permanece para siempre con nosotros, de una forma nueva. Con su ascensión, el Señor resucitado atrae la mirada de los Apóstoles —y también nuestra mirada— a las alturas del cielo para mostrarnos que la meta de nuestro camino es el Padre. Él mismo había dicho que se marcharía para prepararnos un lugar en el cielo. Sin embargo, Jesús permanece presente y activo en las vicisitudes de la historia humana con el poder y los dones de su Espíritu; está junto a cada uno de nosotros: aunque no lo veamos con los ojos, Él está. Nos acompaña, nos guía, nos toma de la mano y nos levanta cuando caemos. Jesús resucitado está cerca de los cristianos perseguidos y discriminados; está cerca de cada hombre y cada mujer que sufre. Está cerca de todos nosotros, también hoy está aquí con nosotros en la plaza; el Señor está con nosotros. ¿Vosotros creéis esto? Entonces lo decimos juntos: ¡El Señor está con nosotros!
Jesús, cuando vuelve al cielo, lleva al Padre un regalo. ¿Cuál es el regalo? Sus llagas. Su cuerpo es bellísimo, sin las señales de los golpes, sin las heridas de la flagelación, pero conserva las llagas. Cuando vuelve al Padre le muestra las llagas y le dice: «Mira Padre, este es el precio del perdón que tú das». Cuando el Padre contempla las llagas de Jesús nos perdona siempre, no porque seamos buenos, sino porque Jesús ha pagado por nosotros. Contemplando las llagas de Jesús, el Padre se hace más misericordioso. Este es el gran trabajo de Jesús hoy en el cielo: mostrar al Padre el precio del perdón, sus llagas. Esto es algo hermoso que nos impulsa a no tener miedo de pedir perdón; el Padre siempre perdona, porque mira las llagas de Jesús, mira nuestro pecado y lo perdona.
Pero Jesús está presente también mediante la Iglesia, a quien Él envió a prolongar su misión. La última palabra de Jesús a los discípulos es la orden de partir: «Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos» (Mt 28, 19). Es un mandato preciso, no es facultativo. La comunidad cristiana es una comunidad «en salida». Es más: la Iglesia nació «en salida». Y vosotros me diréis: ¿y las comunidades de clausura? Sí, también ellas, porque están siempre «en salida» con la oración, con el corazón abierto al mundo, a los horizontes de Dios. ¿Y los ancianos, los enfermos? También ellos, con la oración y la unión a las llagas de Jesús.
A sus discípulos misioneros Jesús dice: «Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos» (v. 20). Solos, sin Jesús, no podemos hacer nada. En la obra apostólica no bastan nuestras fuerzas, nuestros recursos, nuestras estructuras, incluso siendo necesarias. Sin la presencia del Señor y la fuerza de su Espíritu nuestro trabajo, incluso bien organizado, resulta ineficaz. Y así vamos a decir a la gente quién es Jesús.
Y junto con Jesús nos acompaña María nuestra Madre. Ella ya está en la casa del Padre, es Reina del cielo y así la invocamos en este tiempo; pero como Jesús está con nosotros, camina con nosotros, es la Madre de nuestra esperanza. “(Francisco. Regina Coeli. 1 de junio de 2014).
…………………….
“Leemos de nuestro Redentor que cuando apareció a sus discípulos el día de su Ascensión (Mc., 16, 14), primero les reprendió la incredulidad y dureza de corazón, y después les mandó ir a predicar, dándoles poder para hacer muchos y grandes milagros; dando a entender, que a quien Él levanta a grandes cosas, primero le abate en sí mismo, dándole conocimiento de sus propias flaquezas; para que aunque vuelen sobre los cielos, queden asidos a su propia bajeza, sin poder atribuir a sí mismos, otra cosa sino su indignidad”. (San Juan de Ávila. Audi Filia. Cap. 52)
Oremos, por nuestros hermanos perseguidos, para que el Señor les sostenga y consuele en medio de sus sufrimientos.
Por ellos te pedimos: –Señor, ten piedad!
Por los cristianos de Afganistán, Arabia Saudí, Argelia, Bangladesh, Bahréin, Brunei, Bután, China, Colombia y Comoras: –Señor, ten piedad!
Por los cristianos de Corea del Norte, Djibouti, Egipto, Emiratos Árabes, Eritrea, Etiopía, India, Indonesia, Irak e Irán: –Señor, ten piedad!
Por los cristianos de Jordania, Kazakistán, Kenia, Kuwait, Laos, Libia, Malasia, Maldivas, Mali y Marruecos: –Señor, ten piedad!
Por los cristianos de Mauritania, Myanmar, Níger, Nigeria, Omán, Pakistán, Palestina, Qatar, República Centroafricana y Siria: –Señor, ten piedad!

ALGUNOS TESTIMONIOS
DE LA IGLESIA PERSEGUIDA

Testimonio del Padre Mukhlis, en la misa en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro una semana después de un ataque que había provocado numerosos muertos entre la feligresía.

“Hoy rezaremos por aquellos que hace siete días han asesinado en esta iglesia a nuestros hermanos. Haremos esta extraña oración porque Cristo nos dice Amad a vuestros enemigos. Rezaremos también por aquellos que han asaltado nuestra iglesia y han derramado la sangre de nuestros mártires. Ningún político, ningún Estado ni nada similar puede protegernos. Solo Dios lo puede hacer.”

Testimonio de Alicia y Martina, religiosas en Bagdad

“La historia de los cristianos de Irak es una larga historia de persecución, de mártires, de cristianos exiliados. Pensemos en la frase del salmo 69: Más numerosos que los cabellos de la cabeza son aquellos que me odian sin motivo; y nosotros pensamos sobre todo en Jesús, odiado sin razón, mientras pasaba y hacía el bien. Terminamos esta carta con el grito de un niño de tres años que ha visto matar a su padre y que gritaba basta, basta antes de ser asesinado también él. Si, verdaderamente con nuestro pueblo también nosotras gritamos: –basta!”

Testimonio del Padre Ragheed Ganni, sacerdote caldeo asesinado en Mosul en 2007

“Cristo, con su amor sin fin, desafía el mal y nos mantiene unidos. Gracias a la Eucaristía nos devuelve la vida que los terroristas buscan arrebatarnos.”

Testimonio de Monseñor Amil Nona, obispo caldeo de Mosul, sucesor de un obispo mártir asesinado en 2008

“Mi misión pastoral consiste en mostrar que no debemos tener miedo de la muerte. Pero para no tener miedo a la muerte es necesario saber cómo vivir. Ante esta gente que sufre desde hace años, es importante mostrarles cómo pueden vivir.”

Testimonio por carta del monje irakí Wissam.

“Aquí en Qaraquosh la gente tiene tantísimo miedo: si los fundamentalistas entran será un caos, una tragedia gravísima. Hoy es el día de la Transfiguración del Señor (2 de agosto), esperemos que sea también la transfiguración e Irak, que está sufriendo tanto.”


CÁRITAS interparroquial de Gandía CON NEPAL  
Indicando CONCEPTO: NEPAL
LA CAIXA: ES53-2100-2447-54-0200045282
BANKIA: ES84-2038-6162-41-6000078559

CAMPAÑA  para la compra y colocación del Aire Acondicionado en el Templo:
PRIMERA FASE:
- Ampliación eléctrica para aumento de potencia: 2.255 €
- Instalación de 1ª máquina y conductos en medio templo:
             + 13.670 €    = 15.925€ (objetivo para Mayo de 2015)
SEGUNDA FASE
- Instalación de conductos en el resto del templo:
+ 3.427 € = 19.352 €
- Instalación de 2ª máquina de aire: + 8.565 €: = 27.917 €
Recaudado hasta el 15 de mayo de 2015:
10.852,28 €.
Faltan 5.072,72 € para la primera fase.
 Para no perder el aire acogedor de nuestra parroquia: ¡Colabora!
Puedes hacer tu donativo en la cuenta que la parroquia tiene
haciendo constar: “Para el Aire Acondicionado”
en BANKIA (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970
 
1. El lunes 18 de mayo a las 18.00 h. se reunirán los padres de 1º de comunión.
2. El lunes 18 de mayo a las 20.30 h. se reunirá el grupo del IDE.
3. El martes 19 de mayo a las 18.00 h. se reunirán los padres de 2º de comunión para preparar el sacramento del perdón con sus hijos y a las 20.15 h. se reunirá el grupo Descanso.
4. El jueves 21 de mayo a las 7 tarde se transmitirá desde la parroquia el Santo Rosario para Radio María.
5. Novenario y Fiesta de Nuestra Señora de Gracia: del 22 al 30 de mayo en la Iglesia de Santa Clara. Horario: 19.00: Rosario y Misa. La fiesta de la Virgen de Gracia será el domingo 31 de mayo: a las 10.30 h. será la Misa Solemne y a las 8 tarde la procesión.
Del 18 al 24 de mayo de 2015
Lunes 18.  San Juan I, Papa y  mr. 19.30 h.: Sin intención. 
Martes 19. 19.30 h.: Sin intención. 
Miércoles 20. San Bernardino de Siena.19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam Espí-Sanchis. 
Jueves 21. Santos Cristóbal Magallanes, Pbro. y comp. mr. 19.30 h.: Sin intención. 
Viernes 22. Santa Rita de Casia. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 23. Por la tarde: Solemnidad de Pentecostés. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: José Antonio Cabanilles. 21.00 h.: VIGILIA DE PENTECOSTÉS. En sufragio de: Dif. Fam. Peiró-Santamaría. 
Domingo 24. Solemnidad de Pentecostés.  9.30 h.: Sin intención. 11.00 h.: Sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.
 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".
También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta "QR":
Códigos QR / Qr Codes