23 de mayo de 2014

Domingo 25 de mayo de 2014. VI PAS A


Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com
Domingo 25 de mayo de 2014

Queridos hermanos:
Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad.” (Jn 14, 16) Estas palabras de nuestro Señor Jesucristo nos hablan de una promesa: el envío del Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad.
La semana pasada escuchábamos en el Evangelio de boca de Jesús: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Jn 14, 6). El Espíritu del Señor nos hace vivir en la verdad, nos convence en lo que respecta a la verdad y a la mentira, porque él nos explica el mensaje de Cristo. Él es el defensor porque nos dice, explica la verdad al contrario del diablo, padre y “príncipe de la mentira” (Jn 8, 44). ¡Cuántas palabras escuchamos en nuestras vidas, y sin embargo son dardos encendidos que atentan contra nuestra vida y la de los demás! Es esta la función del diablo, como lo hizo con Eva, presentar al mal bajo la forma del bien. Por eso Dios quiere enviar a su Espíritu para convencer al mundo en lo que respecta que el mundo se ha equivocado al no creer en el Cristo: “Nadie puede decir que Jesús es el Señor sino es bajo la acción del Espíritu Santo” (1 Co 12, 3).
Este Espíritu, que ha sido prometido a los Apóstoles, y ahora se nos anuncia su envío en plenitud, se perpetua a lo largo de los siglos en la Iglesia por medio de los sacramentos en particular en el de la Confirmación. De la celebración se deduce que el efecto del sacramento es la efusión especial del Espíritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los Apóstoles el día de Pentecostés. Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal: nos une más firmemente a Cristo; aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo; hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia (cf LG 11); nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz (cf DS 1319; LG 11,12). (CEC 1302 y 1303).
Que la Virgen, esposa del Espíritu Santo, interceda por nosotros para que seamos cada día presencia del Espíritu Santo que habita en nosotros.
Arturo vuestro vicario
Lectura del santo evangelio según san Juan         14, 15‑21
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: ‑ «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque vive con vosotros y está con vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy con mi Padre, y vosotros conmigo y yo con vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.»

Palabra del Señor.
729           Solamente cuando ha llegado la Hora en que va a ser glorificado Jesús promete la venida del Espíritu Santo, ya que su Muerte y su Resurrección serán el cumplimiento de la Promesa hecha a los Padres (cf. Jn 14, 16-17. 26; 15, 26; 16, 7-15; 17, 26): El Espíritu de Verdad, el otro Paráclito, será dado por el Padre en virtud de la oración de Jesús; será enviado por el Padre en nombre de Jesús; Jesús lo enviará de junto al Padre porque él ha salido del Padre. El Espíritu Santo vendrá, nosotros lo conoceremos, estará con nosotros para siempre, permanecerá con nosotros; nos lo enseñará todo y nos recordará todo lo que Cristo nos ha dicho y dará testimonio de él; nos conducirá a la verdad completa y glorificará a Cristo. En cuanto al mundo lo acusará en materia de pecado, de justicia y de juicio.
730 Por fin llega la Hora de Jesús (cf. Jn 13, 1; 17, 1): Jesús entrega su espíritu en las manos del Padre (cf. Lc 23, 46; Jn 19, 30) en el momento en que por su Muerte es vencedor de la muerte, de modo que, "resucitado de los muertos por la Gloria del Padre" (Rm 6, 4), enseguida da a sus discípulos el Espíritu Santo dirigiendo sobre ellos su aliento (cf. Jn 20, 22). A partir de esta hora, la misión de Cristo y del Espíritu se convierte en la misión de la Iglesia: "Como el Padre me envió, también yo os envío" (Jn 20, 21; cf. Mt 28, 19; Lc 24, 47-48; Hch 1, 8).
1108 La finalidad de la misión del Espíritu Santo en toda acción litúrgica es poner en comunión con Cristo para formar su Cuerpo. El Espíritu Santo es como la savia de la viña del Padre que da su fruto en los sarmientos (cf Jn 15,1-17; Ga 5,22). En la Liturgia se realiza la cooperación más íntima entre el Espíritu Santo y la Iglesia. El Espíritu de Comunión permanece indefectiblemente en la Iglesia, y por eso la Iglesia es el gran sacramento de la comunión divina que reúne a los hijos de Dios dispersos. El fruto del Espíritu en la Liturgia es inseparablemente comunión con la Trinidad Santa y comunión fraterna (cf 1 Jn 1,3-7).
"El Espíritu sopla donde quiere", dice Jesús en su conversación con Nicodemo (Jn 3,8). No podemos trazar pues, sobre el plan doctrinal y práctico, normas que conciernen exclusivamente a las intervenciones del Espíritu Santo en la vida de los hombres. Puede manifestarse bajo las formas más libres y más imprevistas: "jugaba con la bola de la tierra" (cf Pr 8,31)… Pero para los que quieren captar las ondas sobrenaturales del Espíritu Santo, hay una regla, una exigencia que se impone de modo ordinario: la vida interior.  Dentro del alma es donde se encuentra con este huésped indecible: "dulce huésped del alma", dice el maravilloso himno litúrgico de Pentecostés. El hombre se hace "templo del Espíritu Santo", nos repite san Pablo (1Co 3,16; 6,19). El hombre de hoy, y también el cristiano muy a menudo, incluso los que están consagrados a Dios, tienden a secularizarse. Pero no podrá, jamás deberá olvidar esta exigencia fundamental de la vida interior si quiere que su vida sea cristiana y esté animada por el Espíritu Santo. Pentecostés ha sido precedido por una novena de recogimiento y de oración. El silencio interior es necesario para oír la palabra de Dios, para sentir su presencia, para oír la llamada de Dios. Hoy, nuestro espíritu está demasiado volcado hacia el exterior; no sabemos meditar, no sabemos orar; no sabemos acallar todo el ruido que hacen en nosotros los intereses exteriores, las imágenes, los humores. No hay en el corazón el espacio tranquilo y consagrado para recibir el fuego de Pentecostés… La conclusión es clara: hay que darle a la vida interior un sitio en el programa de nuestra ajetreada vida; un sitio privilegiado, silencioso y puro; debemos encontrarnos a nosotros mismos para que pueda vivir en nosotros el Espíritu vivificante y santificante.” (Pablo VI, Audiencia General 17-05-1972)
—————————————————————-
“Cuando ya era inminente para Jesús el momento de dejar este mundo, anunció a los apóstoles « otro Paráclito ». El evangelista Juan, que estaba presente, escribe que Jesús, durante la Cena pascual anterior al día de su pasión y muerte, se dirigió a ellos con estas palabras: « Todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo... y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad ».Precisamente a este Espíritu de la verdad Jesús lo llama el Paráclito, y Parákletos quiere decir « consolador », y también « intercesor » o « abogado ». Y dice que es « otro » Paráclito, el segundo, porque él mismo, Jesús, es el primer Paráclito, al ser el primero que trae y da la Buena Nueva. El Espíritu Santo viene después de él y gracias a él, para continuar en el mundo, por medio de la Iglesia, la obra de la Buena Nueva de salvación. De esta continuación de su obra por parte del Espíritu Santo Jesús habla más de una vez durante el mismo discurso de despedida, preparando a los apóstoles, reunidos en el Cenáculo, para su partida, es decir, su pasión y muerte en Cruz.” (S. Juan Pablo II, Dominum et vivificantem)
——————————————————
“Y yo rogaré al Padre y os dará otro Paráclito para que esté con vosotros siempre: el Espíritu de la verdad, al que el mundo no puede recibir porque no le ve ni le conoce”; es la promesa de otro Defensor: el Espíritu de la verdad: “no os dejaré desamparados, volveré”. Nos acercamos a la fiesta de Pentecostés, la venida del Espíritu Santo: “vosotros le conocéis porque permanece a vuestro lado y está en vosotros. No os dejaré huérfanos, yo volveré a vosotros”. Y en esta nueva venida Jesús revela nuestra unión con el Padre: “Sabréis que yo estoy con mi Padre, vosotros conmigo y yo con vosotros”. “Allí donde está la Iglesia, allí está también el Espíritu de Dios; y allí donde está el Espíritu de Dios, está la Iglesia y toda gracia (San Ireneo, haer. 3, 24, 1)"
Dios es Amor. Tú, Padre, nos has amado tanto, lo hemos experimentado a lo largo de la Historia: en Egipto, en Israel, en la Cruz, en nuestras vidas. A veces la enfermedad pretende arrebatarnos esta increíble experiencia, otras veces, es la ocasión para vivirla. También hoy sigo sintiendo tu Amor, en tantos acontecimientos, en tantas experiencias, en tantas personas. Un amor que no me deja indiferente: me empuja también a mí a Amar, a amar en dos direcciones: a Ti y al hermano. Dame tu Espíritu, Señor, para amar siempre como Tú: mirar como Tú, servir como Tú, entregarme como Tú. Con los enfermos, pero también cuando a mi me toque la enfermedad o el sufrimiento. Que tu Amor me contagie y penetre, para llegar a decir también yo: “ya no soy yo, es Cristo quien ama en mí.” (CEE Comisión episcopal de Pastoral de la salud)
Como cada año, el Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia de la Conferencia Episcopal Española (CEE) anima a los católicos y a todas las personas que aprecian la labor de la Iglesia a marcar la X a favor de la Iglesia en su Declaración de la Renta. En esta ocasión el lema de la Campaña es “Haz de tu Declaración de la Renta, una declaración de principios [...] En el último Ejercicio, correspondiente al IRPF de 2012, (Campaña de la Renta 2013) un total de 7.339.102 declaraciones fueron a favor de la Iglesia, lo que supone que la cantidad total recaudada por Asignación Tributaria fue de 249.051.689. Teniendo en cuenta que 1 de cada 5 de las declaraciones son conjuntas, se puede estimar que en torno a 9 millones de declarantes asignaron a favor de la Iglesia Católica, aproximadamente 900.000 más de las que asignaban en el año 2006. Desde 2008, el sostenimiento de la Iglesia en España depende exclusivamente de los católicos y de todas aquellas personas que reconocen la labor de la Iglesia. Quienes libremente quieran hacerlo, pueden marcar la casilla de la Iglesia Católica en su Declaración. Un 0,7 por ciento de sus impuestos se dedicará así, sin coste adicional alguno para el contribuyente, a la enorme labor que la Iglesia desarrolla. Es compatible con marcar la casilla llamada “Fines sociales”. En ese caso, el Estado dedicará un 0,7%  a esos “fines” y un 0,7% a la Iglesia. ”.
1. El domingo 25 de mayo será la Fiesta en honor a la Virgen de Gracia en el Convento de las Clarisas. A las 10.30 h. la Eucaristía solemne y a las 20.00 h. la Solemne procesión.
2. El lunes 26 se reunirá el equipo de Pastoral de la salud a las 10.30 h. para su sesión de formación en los locales parroquiales.
3. El grupo de Descanso se reunirá el martes 27 a las 20.30 h. en los locales parroquiales.
4. El equipo de Liturgia tendrá su reunión el miércoles 28 a las 20.30 h. en los locales parroquiales.´
5. El jueves 29 los niños de 2º curso de catequesis de comunión recibirán el sacramento del Perdón a las 18 h.
6. El próximo domingo 1 de junio continúa la Misión por las Plazas en tiempo de Pascua. A las 11,00 de la mañana en el parque de las Esclavas se rezará la Oración de la mañana y se realizará el anuncio de la Buena Noticia. Invitarles a participar en este acto parroquial siguiendo las enseñanzas del Papa Francisco de salir a las calles a anunciar el amor de Cristo vivo y resucitado.
7. Este año el campamento parroquial será del 12 al 20 de julio en la Sierra de Mariola. Los padres que estén interesados en que sus hijos participen, se pongan en contacto con D. Arturo.
8. El Camino de Santiago este verano será del 7 al 16 de agosto. Habrá una reunión informativa el viernes 30 a las 20.30 h. en los locales parroquiales.
9. La peregrinación diocesana a Lourdes este año será del 26 al 30 de junio. Esta peregrinación está presidida por el Sr. Arzobispo. Los interesados pónganse en contacto con Elena Navarro.
Del 26 al 1 de junio de 2014
Lunes 26. S. Felipe Neri. 19.30 h.: sin intención. 
Martes 27. 19.30 h.: sin intención. 
Miércoles 28. 19.30 h.: sin intención. 
Jueves 29. 19.30 h.: En sufragio de Rosendo Roche. 
Viernes 30. 19.30 h.: En sufragio de Víctor Ferragut. 
Sábado 31. (Por la mañana) LA VISITACIÓN  DE LA VIRGEN MARÍA. (Por la tarde) ASCENSIÓN DEL SEÑOR. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de Estanislao Estrugo Castillo y Estanislao Estrugo Gómez. 21.00 h.: sin intención. 
Domingo 25. ASCENSIÓN DEL SEÑOR. 9.30 h.: sin intención. 11.00 h.: sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo.  19.30 h.: sin intención.

 ************ *** ************
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".


También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta QR.
Códigos QR / Qr Codes