10 de mayo de 2014

Domingo 11 de mayo de 2014. IV PAS A.


Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com
Domingo 11 de mayo de 2014

                  Queridos hermanos:
En este domingo la Iglesia celebra la Jornada mundial de oración por las vocaciones. Es el domingo del Buen Pastor donde se lee un fragmento de Juan 10.
En el Antiguo Testamento se dice en muchos lugares que Dios sea el Pastor de su pueblo. La novedad es que el Pastor se designe a sí mismo “puerta”. Pues ha querido no entrar a nosotros sino por la Humanidad Santísima del Verbo encarnado. En esto nos ha dado un admirable intercambio. Pues Quien se hizo por nosotros puerta de acceso siempre abierta, padeció fuera de la puerta (Hb 13,12), pues no había sitio para Él en la ciudad. Quien se hizo por nosotros hombre e hizo de su cuerpo flagelado y llagado la puerta de la misericordia, fue maltratado, despreciado y desestimado (cf. Is 53,3). Quien por nosotros se hizo oveja del rebaño que quita el pecado del mundo fue contado entre los malhechores (Is 53,12) y tratado como un bandido. Quien siendo el Pastor de las ovejas se hizo Puerta y Camino y entrada y salida, trajo la Vida abundante a las ovejas con su muerte gloriosa. Fue crucificado para que no se moviera el “Camino”. Sepultado y sellado su sepulcro para que nadie entrara ni la “Puerta” saliera. Pero resucitado sigue siendo Puerta y Camino y entrada y salida y Resurrección y Vida. Quien dijo: “Yo soy la Puerta”, dijo también: “Yo soy el Camino”. La Puerta para salir del redil, el Camino para ir al Padre. Si estrecha es la Puerta que lleva a la Vida (Mt 7, 13) también es estrecho el Camino. Pero aunque vayamos por cañadas oscuras nada tememos porque el Pastor va con nosotros. (cf sal 23). Jesús es el pastor que entra por la puerta estrecha, no tiene el corazón ambicioso o altanero (cf. Sal 131), no tiene el corazón hinchado (cf. Hab 2,4), pues dijo de sí: “soy manso y humilde de corazón” (Mt 11,29). El que entra por la puerta es el que se humilla. El que sube por otro lado es el que se ensalza. Jesús ha venido para dar testimonio de la verdad y cuya voz escuchan sus ovejas (cf. Jn 18,37). Si, pues, escuchas su voz, oyes que te llama por tu nombre y quieres salir, toma el medicamento de la humildad y el remedio saludable de la humillación, abandonando toda hinchazón. Él te dice: “El que quiera seguirme que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz y me siga” (Mt 16,24). Jesús, Puerta y Pastor, va delante en el camino de la Vida abundante que consiste en darla por amor. No temamos perdernos si entramos y salimos por Jesús, si oímos su voz que nos llama por el nombre, si caminamos en humildad y somos amigos de la puerta estrecha de la cruz.
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Juan        10, 1-10

En aquel tiempo, dijo Jesús: - «Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.»
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: - «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.»
Palabra del Señor.
754   "La Iglesia, en efecto, es el redil cuya puerta única y necesaria es Cristo (Jn 10, 1-10). Es también el rebaño cuyo pastor será el mismo Dios, como él mismo anunció (cf. Is 40, 11; Ez 34, 11-31). Aunque son pastores humanos quien es gobiernan a las ovejas, sin embargo es Cristo mismo el que sin cesar las guía y alimenta; El, el Buen Pastor y Cabeza de los pastores (cf. Jn 10, 11; 1 P 5, 4), que dio su vida por las ovejas (cf. Jn 10, 11-15)".

1465        Cuando celebra el sacramento de la Penitencia, el sacerdote ejerce el ministerio del Buen Pastor que busca la oveja perdida, el del Buen Samaritano que cura las heridas, del Padre que espera al Hijo pródigo y lo acoge a su vuelta, del justo Juez que no hace acepción de personas y cuyo juicio es a la vez justo y misericordioso. En una palabra, el sacerdote es el signo y el instrumento del amor misericordioso de Dios con el pecador.

982 Cristo, que ha muerto por todos los hombres, quiere que, en su Iglesia, estén siempre abiertas las puertas del perdón a cualquiera que vuelva del pecado (cf. Mt 18, 21-22).

1213 El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos.

2609 La fe es una adhesión filial a Dios, más allá de lo que nosotros sentimos y comprendemos. Se ha hecho posible porque el Hijo amado nos abre el acceso al Padre. Puede pedirnos que "busquemos" y que "llamemos" porque él es la puerta y el camino (cf Mt 7, 7-11. 13-14).

2656 Se entra en oración como se entra en la liturgia: por la puerta estrecha de la fe. A través de los signos de su presencia, es el rostro del Señor lo que buscamos y deseamos, es su palabra lo que queremos escuchar y guardar.
“La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad. La Iglesia está llamada a ser siempre la casa abierta del Padre. Uno de los signos concretos de esa apertura es tener templos con las puertas abiertas en todas partes. De ese modo, si alguien quiere seguir una moción del Espíritu y se acerca buscando a Dios, no se encontrará con la frialdad de unas puertas cerradas. Pero hay otras puertas que tampoco se deben cerrar. Todos pueden participar de alguna manera en la vida eclesial, todos pueden integrar la comunidad, y tampoco las puertas de los sacramentos deberían cerrarse por una razón cualquiera. Esto vale sobre todo cuando se trata de ese sacramento que es «la puerta», el Bautismo. La Eucaristía, si bien constituye la plenitud de la vida sacramental, no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles”. (Francisco. La alegría del Evangelio 46-47) 
………………………………...
“Jesús, antes de designarse como Pastor, nos sorprende diciendo: "Yo soy la puerta" (Jn 10, 7). En el servicio de pastor hay que entrar a través de él. Jesús pone de relieve con gran claridad esta condición de fondo, afirmando: "El que sube por otro lado, ese es un ladrón y un salteador" (Jn 10, 1).
Esta palabra "sube" (anabainei) evoca la imagen de alguien que trepa al recinto para llegar, saltando, a donde legítimamente no podría llegar. "Subir": se puede ver aquí la imagen del arribismo, del intento de llegar "muy alto", de conseguir un puesto mediante la Iglesia: servirse, no servir. Es la imagen del hombre que, a través del sacerdocio, quiere llegar a ser importante, convertirse en un personaje; la imagen del que busca su propia exaltación y no el servicio humilde de Jesucristo. Pero el único camino para subir legítimamente hacia el ministerio de pastor es la cruz. Esta es la verdadera subida, esta es la verdadera puerta. No desear llegar a ser alguien, sino, por el contrario, ser para los demás, para Cristo, y así, mediante él y con él, ser para los hombres que él busca, que él quiere conducir por el camino de la vida. Se entra en el sacerdocio a través del sacramento; y esto significa precisamente: a través de la entrega a Cristo, para que él disponga de mí; para que yo lo sirva y siga su llamada, aunque no coincida con mis deseos de autorrealización y estima. Entrar por la puerta, que es Cristo, quiere decir conocerlo y amarlo cada vez más, para que nuestra voluntad se una a la suya y nuestro actuar llegue a ser uno con su actuar”. (BENEDICTO XVI. 7 de mayo de 2006)
……………………………….
“En el pasaje leído tienes tanto Yo soy el pastor, como yo soy la puerta. Es puerta en cuanto cabeza; es pastor en cuanto cuerpo. (…) ¿Quién entra por la puerta? Quien entra por Cristo. Y ¿quién es éste? Quien imita la pasión de Cristo, quien conoce la humildad de Cristo, de modo que, como Dios se hizo hombre por nosotros, el hombre reconozca que no es Dios, sino sólo un hombre. En efecto, quien quiere pasar por Dios, siendo sólo un hombre, no imita a quien, siendo Dios, se hizo hombre. Pero a ti no se te dice: «Sé algo menos de lo que eres», sino: «Conoce lo que eres.» Reconoce que eres débil, que eres hombre, que eres pecador, que es él quien hace justos, que estás manchado. Si tu confesión incluye la mancha de tu corazón, pertenecerás a la grey de Cristo. (…) Porque todo el que se ensalza será humillado y quien se humilla será ensalzado. Luego los que se ensalzan quieren subir al aprisco por otro lado que por la puerta; por la puerta entran en el redil los que se humillan. Por esa razón, refiriéndose a estos, se sirve del verbo entrar, y, refiriéndose a los otros, del verbo subir. El que sube —lo estáis viendo—, el que busca alturas, no entra, sino que cae; en cambio, el que se agacha para entrar por la puerta, no cae, sino que es el pastor. (…)¿Quiénes son esos que suben? Los del partido de Donato, que quieren depredar las ovejas de Cristo, ésos suben por otra parte. No entran por Cristo, porque no son humildes. ¿Qué significa suben? Se enorgullecen. ¿Por dónde suben? Por otra parte; por eso quiere que se diga que pertenecen a una parte. Los que no son de la unidad son de otra parte y desde esa parte suben, esto es, se enorgullecen, y quieren llevarse las ovejas. Ved como suben. «Nosotros —dicen— somos los que santificamos, los que justificamos, los que hacemos justos». Ved por dónde subieron. Pero quien se ensalza será humillado. Poderoso es Dios nuestro Señor para derribarlos”. (San Agustín. Sermón 137)
Señor Jesús, Pastor y puerta de las ovejas, en este domingo de oración por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, te pedimos que concedas a tus sacerdotes el don de la perseverancia: que se mantengan fieles a la oración, celebren la santa misa con devoción siempre renovada, vivan a la escucha de la palabra de Dios y asimilen día a día los mismos sentimientos y actitudes de Jesucristo, el buen Pastor.
Ayuda asimismo, a quienes se preparan para el ministerio sacerdotal y por los formadores de los seminarios de todo el mundo.
Suscita en las familias, la "semilla" de la vocación. Que en ellas siga brotando y madurando llamada al ministerio presbiteral. (cf. Benedicto XVI. 29 de abril de 2007).
“El evangelio relata que «Jesús recorría todas las ciudades y aldeas... Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas “como ovejas que no tienen pastor”. Entonces dice a sus discípulos: “La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies”» (Mt 9, 35-38). Estas palabras nos sorprenden, porque todos sabemos que primero es necesario arar, sembrar y cultivar para poder luego, a su debido tiempo, cosechar una mies abundante. Jesús, en cambio, afirma que «la mies es abundante». ¿Pero, quién ha trabajado para que el resultado fuese así? La respuesta es una sola: Dios. Evidentemente, el campo del cual habla Jesús es la humanidad, somos nosotros. Y la acción eficaz que es causa del «mucho fruto» es la gracia de Dios, la comunión con él (cf. Jn15, 5). Por tanto, la oración que Jesús pide a la Iglesia se refiere a la petición de incrementar el número de quienes están al servicio de su Reino.” (Francisco, Mensaje para la Jornada Mundial de oración por las vocaciones)
1. El domingo 11 de mayo será la Fiesta en honor a la Virgen de los Desamparados en la Colegiata. A las 12.30 h. la Eucaristía solemne y a las 20.00 h. la Solemne procesión.
2. El domingo 11 de mayo comienza la Misión por las Plazas en tiempo de Pascua. Durante cinco domingos seguidos a las 11,00 de la mañana en el parque de las Esclavas se rezará la Oración de la mañana y se realizará el anuncio de la Buena Noticia. Invitarles a participar en este acto parroquial siguiendo las enseñanzas del Papa Francisco de salir a las calles a anunciar el amor de Cristo vivo y resucitado.
3.Del 12 al 15 de mayo serán los ensayos con los niños que comulgan el 18 de mayo en la misa de 12.00 h.
4. El lunes 12 se reunirá el equipo de Pastoral de la salud a las 10.30 h. en los locales parroquiales.
5. El grupo de oración tendrá su sesión de formación en los locales parroquiales el lunes 12 a las 20.30 h.
6. El miércoles 14 tendrá lugar la sesión de formación del Equipo de liturgia a las 20.30 h. en los locales parroquiales.
7. El viernes 16, a las 20.30 h., habrá una reunión informativa para los padres de los niños que quieran participar en el campamento parroquial en los locales parroquiales.
8. El sábado 17 de mayo serán las ordenaciones de 11 diáconos en el Seminario de Valencia. Os invitamos a rezar por estos jóvenes para que perseveren en el servicio a la Iglesia.
9. Este año el campamento parroquial será del 12 al 20 de julio en la Sierra de Mariola. Los padres que estén interesados en que sus hijos participen, se pongan en contacto con D. Arturo.
10. El Camino de Santiago este verano será del 7 al 16 de agosto. Habrá una reunión informativa el viernes 30 a las 20.30 h. en los locales parroquiales.
Del 12 al 18 de mayo de 2014
Lunes 12.  19.30 h.: En sufragio de Apolinar Suárez Luis, y por las benditas almas del Purgatorio. 
Martes 13. 19.30 h.: sin intención. 
Miércoles 14. S. MATÍAS, APÓSTOL. 19.30 h.: En sufragio de Manuel Gómez y Carmen Gasent. 
Jueves 15. S. Isidro, labrador. 19.30 h.: En sufragio de María López García. 
Viernes 16. POR LOS ENFERMOS DE LA PARROQUIA. 19.30 h.: En sufragio de Guillermo. 
Sábado 17. Quinto domingo de Pascua. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Consuelo Moncho. 
Domingo 18. Cuarto domingo de Pascua. 9.30 h.: sin intención. 11.00 h.: sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo. 1ª COMUNIONES. 19.30 h.: sin intención.


 ************ *** ************
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".

También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta QR.
Códigos QR / Qr Codes