23 de noviembre de 2013

Domingo 24 de noviembre de 2013. Cristo Rey XXXIV (34) C.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 24 de Noviembre de 2013  
                  Queridos hermanos:
Celebramos este domingo la solemnidad de Cristo Rey, y concluimos el Año de la Fe convocado por el Papa Benedicto XVI. El Evangelio de este domingo nos presenta una escena de Cristo crucificado, insultado por las autoridades, los soldados y uno de los malhechores. Cristo reina desde la Cruz, ofreciendo al Padre su vida por amor para rescatarnos del pecado y de la muerte y mostrando quién es Dios: Dios es Amor. “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres”. (Lc 9,44), decía a sus discípulos camino de Jerusalén. Se fía tanto del hombre que se pone en sus manos, aun cuando lo desprecien hasta la muerte infame de cruz. Cuando parece que quien tiene “la sartén por el mango” y dominan son las autoridades y soldados, Jesús manifiesta su realeza al manifestar que el amor vence al odio.
En esta conclusión del año de la Fe, miremos a Jesús para servir y amar como Él con humildad y mansedumbre. Pero también miremos al otro malhechor. Aparece con una fe incipiente, pero muy profunda. No le pide, como los otros que están allí, que Jesús se salve de la muerte ni que lo salve a él. En apenas unas horas ha visto en Jesús un Inocente, reconociéndose él culpable. Lo ha llamado por el nombre de Jesús, que significa “El Señor salva”. Le ha confesado como el Rey atribuyéndole un Reino. Y ha confesado fe en la resurrección de Jesús al encomendarse a uno que, tras su muerte, podrá dar respuesta a la petición tan pequeña que hace: “Jesús, acuérdate de mi cuando llegues a tu reino”.
¿Qué hace de este malhechor alguien distinto en esta escena? La fe. ¿Y qué hace de él que pueda entrar en el Reino de Dios? Hemos escuchado a Jesús decir: “si no cambiáis y os hacéis como niños no entraréis en el Reino de los Cielos”. (Mt 18,3) O bien: “el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.» (Lc 18,17). Una de las cosas que tienen de particular los niños es el asombro. “El asombro es el deseo de conocimiento, es no dar el mundo por supuesto, por eso debemos educar en el asombro”. (Catherine L’Ecuyer). Todas las personas que aparecen en la escena, excepto el malhechor y Jesús, dan las cosas por supuestas: “Jesús es un malhechor. Si fuera el Mesías no tendría esa muerte y bajaría de la cruz”. Pero esto es lo contrario del asombro. El malhechor, con más fe que muchos teólogos, es como un niño por el asombro, por la fe, por la petición. Y por eso entra en el paraíso con Jesús. El asombro de la fe lleva a ver en poco más de 180 minutos muchísimos signos de Dios Amor. Pidamos encontrarnos con este Amor y la mirada limpia y luminosa de la Fe
Jesús, vuestro párroco. 
+   Lectura del santo evangelio según san Lucas 23, 35-43

En aquel tiempo, las autoridades hacían muecas a Jesús, diciendo:
— «A otros ha salvado; que se salve a si mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.»
Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo:
— «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.»
Había encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: «Éste es el rey de los judíos.»
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo:
— «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.»
Pero el otro lo increpaba:
— «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.»
Y decía:
— «Jesús, acuérdate de mi cuando llegues a tu reino.»
Jesús le respondió:
— «Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.»
Palabra del Señor.
CRISTO MANIFIESTA SU SER REY DESDE LA CRUZ, DESDE SU SERVICIO DE AMOR
440 “El verdadero sentido de su realeza no se ha manifestado más que desde lo alto de la Cruz (cf. Jn 19, 19-22; Lc 23, 39-43)”.

EL PUEBLO DE DIOS PARTICIPA DE LA REALEZA DE CRISTO POR EL SERVICIO
786           El Pueblo de Dios participa, por último, en la función regia de Cristo". Cristo ejerce su realeza atrayendo a sí a todos los hombres por su muerte y su resurrección (cf. Jn 12, 32). Cristo, Rey y Señor del universo, se hizo el servidor de todos, no habiendo "venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos" (Mt 20, 28). Para el cristiano, "servir es reinar" (LG 36), particularmente "en los pobres y en los que sufren" donde descubre "la imagen de su Fundador pobre y sufriente" (LG 8). El pueblo de Dios realiza su "dignidad regia" viviendo conforme a esta vocación de servir con Cristo.

De todos los que han nacido de nuevo en Cristo, el signo de la cruz hace reyes, la unción del Espíritu Santo los consagra como sacerdotes, a fin de que, puesto aparte el servicio particular de nuestro ministerio, todos los cristianos espirituales y que usan de su razón se reconozcan miembros de esta raza de reyes y participantes de la función sacerdotal. ¿Qué hay, en efecto, más regio para un alma que gobernar su cuerpo en la sumisión a Dios? Y ¿qué hay más sacerdotal que consagrar a Dios una conciencia pura y ofrecer en el altar de su corazón las víctimas sin mancha de la piedad? (San León Magno, serm. 4, 1).

2045 Los cristianos, por ser miembros del Cuerpo, cuya Cabeza es Cristo (cf Ef 1,22), contribuyen, mediante la constancia de sus convicciones y de sus costumbres, a la edificación de la Iglesia. La Iglesia aumenta, crece y se desarrolla por la santidad de sus fieles (cf LG 39), "hasta que lleguemos al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud en Cristo" (Ef 4,13).

2046 Mediante un vivir según Cristo, los cristianos apresuran la venida del Reino de Dios, "Reino de justicia, de verdad y de paz" (MR, Prefacio de Jesucristo Rey). Sin embargo, no abandonan sus tareas terrenas; fieles al Maestro, las cumplen con rectitud, paciencia y amor. 
LA FE SABE RECONOCER EN EL
CRUCIFICADO SU REALEZA Y DIVINIDAD
“El primer servicio del Sucesor de Pedro es el de la fe. En el Nuevo Testamento, Pedro se convierte en «piedra» de la Iglesia en cuanto portador del Credo: el «nosotros» de la Iglesia comienza con el nombre de aquel que fue el primero en profesar la fe en Cristo, comienza con su fe; una fe primero inmadura y todavía «demasiado humana», pero luego, después de la Pascua, madura y capaz de seguir a Cristo hasta el don de sí mismo; madura en creer que Jesús es verdaderamente el Rey; que lo es precisamente porque permaneció en la cruz y, de ese modo, dio la vida por los pecadores. En el Evangelio se ve que todos piden a Jesús que baje de la cruz. Lo escarnecen, pero es también un modo de disculparse, como si dijeran: no es culpa nuestra si tú estás ahí en la cruz; es sólo culpa tuya porque, si tú fueras realmente el Hijo de Dios, el Rey de los judíos, no estarías ahí, sino que te salvarías bajando de ese patíbulo infame. Por tanto, si te quedas ahí, quiere decir que tú estás equivocado y nosotros tenemos razón. El drama que tiene lugar al pie de la cruz de Jesús es un drama universal; atañe a todos los hombres frente a Dios que se revela por lo que es, es decir, Amor. En Jesús crucificado la divinidad queda desfigurada, despojada de toda gloria visible, pero está presente y es real. Sólo la fe sabe reconocerla: la fe de María, que une en su corazón también esta última tesela del mosaico de la vida de su Hijo; ella aún no ve todo, pero sigue confiando en Dios, repitiendo una vez más con el mismo abandono: «He aquí la esclava del Señor» ( Lc 1, 38). Y luego está la fe del buen ladrón: una fe apenas esbozada, pero suficiente para asegurarle la salvación: «Hoy estarás conmigo en el paraíso». Es decisivo el «conmigo». Sí, esto es lo que lo salva. Ciertamente, el buen ladrón está en la cruz como Jesús, pero sobre todo está en la cruz con Jesús. Y, a diferencia del otro malhechor, y de todos los demás que los escarnecen, no pide a Jesús que baje de la cruz ni que lo bajen. Dice, en cambio: «Acuérdate de mí cuando entres en tu reino». Lo ve en la cruz, desfigurado, irreconocible y, aun así, se encomienda a él como a un rey, es más, como al Rey. El buen ladrón cree en lo que está escrito en la tabla encima de la cabeza de Jesús: «el rey de los judíos»: lo cree, y se encomienda. Por esto ya está, en seguida, en el «hoy» de Dios, en el paraíso, porque el paraíso es estar con Jesús, estar con Dios. (…) Nos llama a estar con Jesús, como María, y no a pedirle que baje de la cruz, sino a permanecer allí con él. (…) creer que Jesús es Dios, que es el Rey precisamente porque ha llegado hasta ese punto, porque nos ha amado hasta el extremo. Y esta realeza paradójica debemos testimoniarla y anunciarla como hizo él, el Rey, es decir, siguiendo su mismo camino y esforzándonos por adoptar su misma lógica, la lógica de la humildad y del servicio, del grano de trigo que muere para dar fruto”. (Benedicto XVI. Homilía. 21 -11- 2010).
EL AMOR EN EL “HOY”
En la Cruz, cuando el ladrón le dijo: «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino. Jesús le dijo: te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso» (Lc 23, 42-43). En la palabra «hoy» sentimos todo el perdón, todo el amor de Jesús. ...¿Cómo llegar a esta intensidad de amor en el momento presente? Pienso que debo vivir cada día, cada minuto, como el último de mi vida. Dejar todo lo que es accesorio, concentrarme sólo en lo esencial. Cada palabra, cada gesto, cada telefonema, cada decisión es la cosa más bella de mi vida, reservo para todos mi amor, mi sonrisa; tengo miedo de perder un segundo viviendo sin sentido...  «Para ti el momento más bello es el momento presente (cfr. Mt 6, 34; St 4, 13-15). Vívelo en la plenitud del amor de Dios. Tu vida será maravillosamente bella si es como un cristal formado por millones de esos momentos. ¿Ves cómo es fácil?». (Fco. Xavier Nguyen Van Thuan. Cinco panes y dos peces).
Señor Jesús, primogénito de toda criatura, que no te has avergonzado de ser hueso nuestro y carne nuestra, llevando tu amor a nosotros hasta el extremo con la muerte de cruz. Concédenos reconocerte como Rey por la fe, permanecer contigo por la oración, testimoniar tu amor en cada momento de nuestro hoy por la humildad y el servicio de la caridad. Tu que reinas y vives por los siglos de los siglos. Amén.
El lunes 25 de noviembre comenzará el curso parroquial de Familias Misioneras impartido por D. Juan Andrés Talens, Presidente de la Comisión Diocesana de Familia y Defensa de la Vida a las 21.30 h. en los locales parroquiales de Ciudad de Laval.
Cáritas Interparroquial de Gandia ha organizado las V Jornadas sobre Personas Sin Hogar los días 27 y 28 de noviembre en la Casa de Cultura Marqués González de Quirós.

El miércoles 27 de noviembre a las 20 horas: Ponencia “Trabajo de intervención con personas sin hogar desde la Baja Exigencia”, por Francesc Talens Fontana, Gerente de RAIS Fundación Valencia y José David Martínez Molina, Gerente de RAIS Fundación Murcia.

El jueves 28 de noviembre a las 20 horas: Video forum. Proyección de la película “15 días contigo”

Los objetivos de estas jornadas son conocer y analizar la realidad de las personas sin hogar, compartir experiencias en el abordaje social y sensibilizar sobre la situación de exclusión que viven las personas sin hogar. Las jornadas están dirigidas a voluntarios, técnicos de entidades públicas o privadas o responsables políticos y, en general, a toda persona interesada en conocer la problemática que rodea a este sector de la población.

Agradecemos las diversas respuestas generosas de su caridad y colaboración con la parroquia. Aunque todavía insuficientes. La cuenta ordinaria de la parroquia llegó a tener deficit por la insuficiente entrada de ingresos y los abundantísimos gastos. Ahora es cuando más necesitamos de su ayuda.
Puede hacerlo por donativo, en las colectas parroquiales o a través de la suscripción del AME (aportación mensual a la Iglesia) o en la cuenta que la parroquia tiene en BANKIA (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970
1. El domingo 24 de noviembre concluye el Año de la Fe decretado por el Papa Benedicto XVI.
2. El lunes 25 a las 10.30 h. de la mañana habrá reunión del equipo de Pastoral de la Salud y a las 6 de la tarde habrá reunión con los padres de 1º de comunión. Por la noche el curso de Familias Misioneras.
3. El martes a las 20.15 h. reunión del Grupo Descanso.
4. El miércoles a las 17.30 h. reunión del equipo de Cáritas y a las 20.30 del equipo de Liturgia. Todos los miércoles ensayaremos un canto de la eucaristía después de la misa de 7.30 tarde.
5. Los jueves de 8 a 9.30 noche tendrá lugar las clases del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas Sede Gandia sobre Sagrada Escritura.
6. La reliquia de S. Francisco de Borja, Patrón de Gandía y Titular de nuestra parroquia, está visitando los hogares de la parroquia. Los interesados en tener la reliquia en su casa durante una estancia no superior a una semana pónganse en contacto con D. Jesús o D. Arturo.
7. En el despacho parroquial podrán adquirir el Evangelio 2014 para la oración personal diaria.
8. El sábado 14 de diciembre comenzará el curso de monitor de tiempo libre a cargo de la Escuela ETELL en los locales parroquiales. Contacto: D. Arturo.
9. La semana que viene comienza el tiempo de Adviento. Tienen a su disposición la Corona de Adviento para la oración con los niños en casa.
Del 25 de noviembre al 1 de diciembre de 2013
Lunes 25. Santa Catalina de Alejandría.  19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Castelló—Ferrairó. 
Martes 26. 19.30 h.: sin intención. 
Miércoles 27. 19.30 h.: sin intención. 
Jueves 28. 19.30 h.: sin intención. 
Viernes 29. 19.30 h.: sin intención. 
Sábado 30. San Andrés Apóstol. Por la tarde: 1er Domingo de Adviento. 18.00 h.: Con niños. sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Víctor Ferragut. 21.00 h.: En sufragio de: Rosa Peiró, Joaquín Escrivá y Martín Escrivá. 
Domingo 1. 1er Domingo de Adviento. 9.30 h.: sin intención. 11.00 h.: sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo. 19.30 h.: sin intención.

-------------------------- --- ----------------------
Hoja Parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil, escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" de tu móvil.