9 de diciembre de 2012

Domingo 9 de diciembre de 2012. II ADV C.


HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 9 de diciembre de 2012.

                                


                                          Queridos hermanos:
Ni al emperador Tiberio, ni a Poncio Pilato, ni a Herodes, ni a su hermano Felipe, ni a Lisanio, ni a los sumos sacerdotes Anás y Caifás vino la palabra de Dios. La palabra de Dios vino sobre Juan, hijo de Zacarías. Y encima en el desierto. Aparentemente, la realidad que es noticia, en esta introducción del Evangelio de este segundo domingo de Adviento, es que la Tierra de Jesús está invadida por los dominadores romanos y repartida a trozos por unos cuantos. Pero la verdadera realidad es la Palabra de Dios. Ésta permanece. Aquellos pasaron. “Debemos cambiar nuestro concepto de realismo. Realista es quien reconoce en la Palabra de Dios, en esta realidad aparentemente tan débil, el fundamento de todo. Realista es quien construye su vida sobre este fundamento que permanece siempre”. (Benedicto XVI. Meditación 6 de octubre de 2008; cf. Verbum Dómini 10).
La palabra de Dios vino sobre Juan. Y Juan se puso al servicio de la Palabra de Dios: “recorrió toda la comarca del Jordán, predicando”. “Todo está a tu servicio” (Salmo 118, 91). El Papa Benedicto, comentando este versículo dice: “Todas las cosas vienen de la Palabra, son un producto de la Palabra. "Al principio era la Palabra". Así, la realidad nace de la Palabra, es "creatura Verbi". Todo es creado por la Palabra y todo está llamado a servir a la Palabra. Esto quiere decir que toda la creación, en definitiva, está pensada para crear el lugar de encuentro entre Dios y su criatura, un lugar donde el amor de la criatura responda al amor divino, un lugar en el que se desarrolle la historia del amor entre Dios y su criatura”. (id.) Por eso Juan invita a toda la creación a servir a la Palabra de Dios. Valles, montes y colinas se disponen a servir al Señor: “elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale”. Ponerse al servicio de la Palabra de Dios es poner en marcha a toda la creación para que alcance su meta: servir a Dios de tal forma que todos vean la salvación de Dios (cf. Lc 3,6). Podríamos saber todo lo que Dios quiere, pero no movernos. Juan, al dejar que la Palabra entre y se pose sobre él, sale de sus propios límites. Y se convierte así en figura del Adviento. No pretende San Juan ser otro dominador como los citados arriba, sino servidor de la Palabra que viene.
En este Año de la Fe, salgamos al desierto, vayamos más allá de los límites anteriores, dejémonos alcanzar por la Palabra de Dios y pidamos la disponibilidad para ser servidores de esta Palabra. La Palabra de Dios mueve a Juan y crea comunión, que brota de la conversión. Y así nos saca de nuestros límites: “anunciar la Palabra de Dios exige siempre que nosotros mismos seamos los primeros en emprender un renovado éxodo, en dejar nuestros criterios y nuestra imaginación limitada para dejar espacio en nosotros a la presencia de Cristo”.  (cf. Verbum Dómini 116).
Jesús, vuestro párroco

+   Lectura del santo evangelio según san Lucas 3, 1-6

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
«Una voz grita en el desierto:
Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos;
elévense los valles, desciendan los montes y colinas;
que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale.
Y todos verán la salvación de Dios.»
Palabra del Señor.

535    Juan proclamaba "un bautismo de conversión para el perdón de los pecados" (Lc 3, 3). Una multitud de pecadores, publicanos y soldados (cf. Lc 3, 10-14), fariseos y saduceos (cf. Mt 3, 7) y prostitutas (cf. Mt 21, 32) viene a hacerse bautizar por él.

696    Juan Bautista, "que precede al Señor con el espíritu y el poder de Elías" (Lc 1, 17), anuncia a Cristo como el que "bautizará en el Espíritu Santo y el fuego" (Lc 3, 16).

827    La Iglesia, abrazando en su seno a los pecadores, es a la vez santa y siempre necesitada de purificación y busca sin cesar la conversión y la renovación" (LG 8; cf UR 3; 6). Todos los miembros de la Iglesia, incluso sus ministros, deben reconocerse pecadores (cf 1 Jn 1, 8-10). En todos, la cizaña del pecado todavía se encuentra mezclada con la buena semilla del Evangelio hasta el fin de los tiempos (cf Mt 13, 24-30). La Iglesia, pues, congrega a pecadores alcanzados ya por la salvación de Cristo, pero aún en vías de santificación:
   La Iglesia es, pues, santa aunque abarque en su seno pecadores; porque ella no goza de otra vida que de la vida de la gracia; sus miembros, ciertamente, si se alimentan de esta vida se santifican; si se apartan de ella, contraen pecados y manchas del alma, que impiden que la santidad de ella se difunda radiante. Por lo que se aflige y hace penitencia por aquellos pecados, teniendo poder de librar de ellos a sus hijos por la sangre de Cristo y el don del Espíritu Santo (SPF 19).

1428  Esta segunda conversión es una tarea ininterrumpida para toda la Iglesia que "recibe en su propio seno a los pecadores" y que siendo "santa al mismo tiempo que necesitada de purificación constante, busca sin cesar la penitencia y la renovación" (LG 8). Este esfuerzo de conversión no es sólo una obra humana. Es el movimiento del "corazón contrito" (Sal 51,19), atraído y movido por la gracia (cf Jn 6,44; 12,32) a responder al amor misericordioso de Dios que nos ha amado primero (cf 1 Jn 4,10).
 . 
“En este segundo domingo de Adviento, la liturgia propone el pasaje evangélico en el que san Lucas, por decirlo así, prepara la escena en la que Jesús está a punto de aparecer para comenzar su misión pública (cf. Lc 3, 1-6). El evangelista destaca la figura de Juan el Bautista, que fue el precursor del Mesías, y traza con gran precisión las coordenadas espacio-temporales de su predicación. San Lucas escribe: "En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto" ( Lc 3, 1-2). Dos cosas atraen nuestra atención. La primera es la abundancia de referencias a todas las autoridades políticas y religiosas de Palestina en los años 27 y 28 d.C. Evidentemente, el evangelista quiere mostrar a quien lee o escucha que el Evangelio no es una leyenda, sino la narración de una historia real; que Jesús de Nazaret es un personaje histórico que se inserta en ese contexto determinado. El segundo elemento digno de destacarse es que, después de esta amplia introducción histórica, el sujeto es "la Palabra de Dios", presentada como una fuerza que desciende de lo alto y se posa sobre Juan el Bautista”. (Benedicto XVI. 6 de diciembre de 2009)
..................................................
""El Hijo de Dios antes de reunir a la Iglesia, actúa ante todo en su humilde siervo. Por esto, san Lucas dice bien que la palabra de Dios descendió sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto, porque la Iglesia no tiene su origen en los hombres sino en la Palabra. Descendió, por tanto, la Palabra, para que la tierra, que antes era un desierto, diera sus frutos para nosotros" (San Ambrosio. Expos. del Evangelio de Lucas 2, 67, cit. en Ángelus Benedicto XVI. 6-12-2009).
..................................................
“Al entrar en la Palabra de Dios, entramos realmente en el universo divino. Salimos de la limitación de nuestras experiencias y entramos en la realidad que es verdaderamente universal. Al entrar en la comunión con la Palabra de Dios, entramos en la comunión de la Iglesia que vive la Palabra de Dios. No entramos en un pequeño grupo, en la regla de un pequeño grupo, sino que salimos de nuestros límites. Salimos hacia el espacio abierto, en la verdadera amplitud de la única verdad, la gran verdad de Dios. Estamos realmente en lo universal.
Así salimos a la comunión de todos los hermanos y hermanas, de toda la humanidad, porque en nuestro corazón se esconde el deseo de la Palabra de Dios, que es una. Por eso, incluso la evangelización, el anuncio del Evangelio, la misión, no son una especie de colonialismo eclesial con el que queremos integrar a los demás en nuestro grupo. Es salir de los límites de cada cultura para entrar en la universalidad que nos relaciona a todos, que une a todos, que nos hace a todos hermanos”. (Benedicto XVI. Meditación 6 de octubre de 2008)
..................................................
Sobre la importancia de la Vigilancia
“El profeta Isaías dice a Dios: "¡Oh Dios! Mi espíritu vela de noche hacia ti, porque tus preceptos son luz sobre la tierra". David, santificando con la unción regia y profética, canta de este modo: "Señor Dios de mi salvación, día y noche clamé ante ti". Y en otro salmo: "De noche me acordé de tu nombre, Señor, y he guardado tu ley".
Pero quizás cantaba estas cosas acosado en su lecho: algunos más perezosos han pensado que bastaría con que en el lecho uno rece algo o en todo caso con que recite un salmo. Sin duda, que eso es un bien, pues es fuente de salvación acordarse de Dios siempre y en todas partes. Pero que es mucho mejor que uno se levante para ponerse en la presencia de Dios, escucha otra palabra del mismo profeta que indica tiempo, lugar y actitud del orante: "Durante la noche levantad vuestras manos hacia el santuario y bendecir al Señor". Y para que no vayas a pensar que sólo se llama noche a las horas del atardecer, va y dice: "A media noche me levantaba para confesarte por tus justos juicios". Ahí, pues, tienes indicado el tiempo de levantarse y expresada la solicitud con que confesar a Dios”. (Las vigilias nocturnas de los siervos de Dios de Nicetas de Remesiana).
  
Señor Jesús, tú que sabes que en la Iglesia se libra siempre un combate entre el desierto y el jardín, entre el pecado que aridece la tierra y la gracia que la irriga para que produzca frutos abundantes de santidad, concédenos estar vigilantes para acoger tu Palabra. Así, sembrados por tu amor misericordioso, harás de nuestros corazones un paraíso con frutos de toda especie. Inmaculada Virgen María, ayúdanos en este tiempo de Adviento a "enderezar" nuestros caminos, dejándonos guiar por la Palabra de Dios y dar a todos los pueblos tu abrazo de amor de Madre y de Esclava del Señor. (cf. Ángelus Benedicto XVI. 6-12-2009)
 
Jesús: Queremos ser felices. ¿Dónde brota la felicidad? La anhelamos incansablemente y se nos escapa de las manos. ¿Será que la buscamos por un camino falso? ¿Será que nos llenamos de cosas que no pueden saciarnos? Mirándote a Ti en el evangelio te descubrimos como una persona que convoca, atrae, irradia paz y contagia felicidad. Tú cambias la vida de aquellos que se te acercan. Míranos Jesús, Tú que nos quieres felices, llena nuestros corazones de tu Amor. Llévanos de la mano, queremos ser felices y compartir felicidad.
BENDICIÓN DE LA MESA
Bendito seas Padre de Nuestro Señor Jesucristo, al que esperamos con inmensa alegría. Gracias por esta comida que nos une como familia y nos dispone al servicio de los demás.

“Tengamos caridad y humildad; y hagamos limosnas, porque la limosna lava las almas de las manchas de los pecados (cf. Tob 4,11; 12,9). En efecto, los hombres pierden todo lo que dejan en este siglo; llevan consigo, sin embargo, el precio de la caridad y las limosnas que hicieron, por las que tendrán del Señor premio y digna remuneración”. (San Francisco de Asís. Carta a los fieles).

Sirvan estas palabras para animar en este tiempo de Adviento a la caridad para con aquellos hermanos nuestros necesitados. Les invitamos a ayudarles con limosnas destinadas a Cáritas, con la colecta de este domingo segundo de diciembre, o con la aportación de alimentos no perecederos para el economato interparroquial. Botes o kilos. Gracias a los que ya lo hacéis. Gracias a todos.
 
1. Tienen a su disposición en el despacho parroquial el Evangelio 2013, así como la corona de adviento para la oración familiar.
2. El lunes 10 a las 10.00 de la mañana habrá reunión del Equipo de  Pastoral de la Salud; a las 20.30 h. reunión con los padres de los jóvenes que van a confirmarse.
3. El martes 11 a las 20.15 h. reunión con el Grupo Descanso.
4. El miércoles 12 a las 17.30 h. reunión con el Equipo de Cáritas.
5. El miércoles 12 está la charla de formación permanente para los agentes de Pastoral de la salud en Valencia en la C/ Avellanas 12 a las 17.30 h.
6. El jueves 13 a las 20.30h. reunión con el Equipo de Liturgia.
7. El viernes 14 Adoración del Santísimo Sacramento desde las 9.30 h. de la mañana. A las 18.00 h. Rito de la entrega de la estrella al grupo de 1º de Anatolé.
8. El viernes 14 y el sábado 15 convivencia de Confirmación para los que se confirman próximamente.
9. Del viernes 14 al domingo 16 convivencia de la Elección con la 1ª comunidad de la parroquia.
10. Retiro de Adviento: Arciprestal de catequistas: sábado 15 de diciembre de 10.00 a 13.00 h.
11. Algunas actividades propias del tiempo de Adviento:
- Oración de la mañana: De lunes a viernes, (excepto el 6 de diciembre), a las 6.30 de la mañana y a las 9.30 de la mañana con exposición del Santísimo.
- Horario confesiones durante el tiempo de Adviento: De lunes a sábado de 7.00 a 7.30 tarde. Domingos de 11.30 a 12.00 h.; viernes de 10.30 a 11.30 h.
12. Semana de la Familia: del 16 al 30 de diciembre:
Domingo 16 de diciembre. 17.30 h.: “Película de temática familiar” y cineforum. Habrá palomitas y refrescos y al finalizar una chocolatá. Lunes 17 de diciembre. 20.45 h. “La experiencia de la Fe en una familia numerosa”. a cargo de la Familia de Jorge y Lourdes, de Valencia. Martes 18 de diciembre. 20.45 h. "El amor esponsal y los fundamentos antropológicos de la familia". Charla a cargo de la Doctora Dª María Luisa Viejo, profesora de Teología Moral de la Facultad de Teología de Valencia. Miércoles 19 de diciembre 20.30 h.: Celebración comunitaria del Perdón en tiempo de Adviento. Viernes 21 de diciembre. 21.00 h.: Vigilia de oración con jóvenes que van a ser confirmados. Sábado 22 de diciembre 11.00 h.: Siembra de estrellas con los niños. Domingo 23 de diciembre 12.00 h. Celebración de las Confirmaciones. 17.30 h. Festival de Villancicos. Los grupos o participantes póngase en contacto con D. Arturo. Recuerden el concurso de felicitaciones navideñas para los niños. Viernes 28 de diciembre 20.30 h.: Vigilia de oración por la Vida y Adoración nocturna por turnos de vela. A las 8.00 h. del sábado 29 de diciembre: Eucaristía. Sábado 29 de diciembre: Desde las 12.00 h. Encuentro diocesano de familias con nuestro Arzobispo D. Carlos Osoro. Domingo 30 de diciembre 12.00 h.: Fiesta de la Sagrada Familia en la Parroquia.
Del 10 al 18 de Diciembre de 2012
Lunes 10.  19.30 h.: sin intención. 

Martes 11. 19.30 h.: En sufragio de Jesús Antonio Sánchez López y dif. Familia. 
Miércoles 12. 19.30 h.: sin intención. 
Jueves 13. Sta. Lucia. 19.30 h.: sin intención. 
Viernes 14. S. Juan de la Cruz. 19.30 h.: sin intención. 
Sábado 15. III ADVIENTO. 18.00 h.: Con niños. sin intención. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Vicente Lloret, José Antonio Lozano, y Manuel Lozano. 
Domingo 16. III ADVIENTO. 12.00 h. Pro Pópulo. Bautismo.


Hoja Parroquial
para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.