22 de diciembre de 2012

domingo 23 de diciembre de 2012. IV ADV C

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 23 de diciembre de 2012.

                                


                                          UN PEQUEÑO PENTECOSTÉS EN EL ADVIENTO
                 Queridos hermanos:
"En cuanto oyó Isabel el saludo de María, (...) quedó llena de Espíritu Santo" (Lc 1, 41). El encuentro entre la Virgen y su prima Isabel es una especie de "pequeño Pentecostés". (…) Donde está María, allí está Cristo; y donde está Cristo, allí está su Espíritu Santo (…) Los Hechos de los Apóstoles subrayan con razón la presencia orante de María en el Cenáculo, junto con los Apóstoles reunidos en espera de recibir el "poder desde lo alto". El "sí" de la Virgen, "fiat", atrae sobre la humanidad el don de Dios: como en la Anunciación, también en Pentecostés. Así sigue sucediendo en el camino de la Iglesia”. (Juan Pablo II. Discurso 31 de mayo 2001).
María lleva a Cristo y Cristo lleva el Espíritu Santo. María se ha dejado llevar dócilmente por la inspiración de su Hijo presente en sus entrañas. Ante esto comenta el Beato Charles de Foucauld: "Apenas encarnado, pedí a mi madre que me llevara a la casa donde Juan va a nacer... Aún antes de nacer, trabajo en esta obra, la santificación de los hombres, e invito a mi Madre a que haga lo mismo..." (Escritos espirituales, retiro en Ephrem).
Es la misma invitación que nos hace a nosotros: ser, como María, portadores de caridad al mundo entero, portadores de Cristo y de su Espíritu Santo. Ser como María, “imagen de la futura Iglesia que, en su seno, lleva la esperanza del mundo por los montes de la historia”. (Benedicto XVI. Spe Salvi 50)
María, en la Visitación, se hace también "servidora del prójimo". El mayor servicio que presta es llevar a Cristo y el don del Espíritu Santo a Isabel. Pero este servicio mayor hace de María que preste también el servicio menor: el servicio doméstico a su prima, realizando mandados, atendiendo la cocina, con el delantal puesto y la escoba en la mano. Pues María, como su Hijo, realiza su vocación, no siendo servida, sino sirviendo.
Este domingo en nuestra parroquia reciben el Sacramento de la Confirmación 24 jóvenes. Es nuestro deseo que, si han escuchado y guardado el anuncio del ángel, sus vidas sean transformadas por el Espíritu Santo para que sean colaboradores de Cristo, poniéndose en camino para llevar la luz y la alegría de Cristo a los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos.
Jesús, vuestro párroco

+  Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 39-45

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: —«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»
Palabra del Señor.

506   María es virgen porque su virginidad es el signo de su fe "no adulterada por duda alguna" (LG 63) y de su entrega total a la voluntad de Dios (cf. 1 Co 7, 34-35). Su fe es la que le hace llegar a ser la madre del Salvador: "Más bienaventurada es María al recibir a Cristo por la fe que al concebir en su seno la carne de Cristo" (S. Agustín, virg. 3).

507   María es a la vez virgen y madre porque ella es la figura y la más perfecta realización de la Iglesia (cf. LG 63): "La Iglesia se convierte en Madre por la palabra de Dios acogida con fe, ya que, por la predicación y el bautismo, engendra para una vida nueva e inmortal a los hijos concebidos por el Espíritu Santo y nacidos de Dios. También ella es virgen que guarda íntegra y pura la fidelidad prometida al Esposo" (LG 64).

717   "Hubo un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan. (Jn 1, 6). Juan fue "lleno del Espíritu Santo ya desde el seno de su madre" (Lc 1, 15. 41) por obra del mismo Cristo que la Virgen María acababa de concebir del Espíritu Santo. La "visitación" de María a Isabel se convirtió así en "visita de Dios a su pueblo" (Lc 1, 68).

La oración de la Virgen María

2617   La oración de María se nos revela en la aurora de la plenitud de los tiempos. Antes de la encarnación del Hijo de Dios y antes de la efusión del Espíritu Santo, su oración coopera de manera única con el designio amoroso del Padre: en la anunciación, para la concepción de Cristo (cf Lc 1, 38); en Pentecostés para la formación de la Iglesia, Cuerpo de Cristo (cf Hch 1, 14). En la fe de su humilde esclava, el don de Dios encuentra la acogida que esperaba desde el comienzo de los tiempos. La que el Omnipotente ha hecho "llena de gracia" responde con la ofrenda de todo su ser: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra". Fiat, ésta es la oración cristiana: ser todo de El, ya que El es todo nuestro.
 . 
En el misterio de la Visitación
el preludio de la misión del Salvador
“En el relato de la Visitación, san Lucas muestra cómo la gracia de la Encarnación, después de haber inundado a María, lleva salvación y alegría a la casa de Isabel. El Salvador de los hombres, oculto en el seno de su Madre, derrama el Espíritu Santo, manifestándose ya desde el comienzo de su venida al mundo.
El evangelista, describiendo la salida de María hacia Judea, usa el verbo anístemi, que significa levantarse, ponerse en movimiento. Considerando que este verbo se usa en los evangelios pare indicar la resurrección de Jesús (cf. Mc 8, 31; 9, 9. 31; Lc 24, 7. 46) o acciones materiales que comportan un impulso espiritual (cf. Lc 5, 27­28; 15, 18. 20), podemos suponer que Lucas, con esta expresión, quiere subrayar el impulso vigoroso que lleva a María, bajo la inspiración del Espíritu Santo, a dar al mundo el Salvador.
El texto evangélico refiere, además, que María realice el viaje "con prontitud" (Lc 1, 39). (...) San Lucas parece invitar a ver en María a la primera evangelista, que difunde la buena nueva, comenzando los viajes misioneros del Hijo divino.
La dirección del viaje de la Virgen santísima es particularmente significativa: será de Galilea a Judea, como el camino misionero de Jesús (cf. Lc 9, 51).
En efecto, con su visita a Isabel, María realiza el preludio de la misión de Jesús y, colaborando ya desde el comienzo de su maternidad en la obra redentora del Hijo, se transforma en el modelo de quienes en la Iglesia se ponen en camino para llevar la luz y la alegría de Cristo a los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos. (...) María irrumpe con la alegría de su fe pronta y disponible: "Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel" (Lc 1, 40). San Lucas refiere que "cuando oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno" (Lc 1, 41). El saludo de María suscita en el hijo de Isabel un salto de gozo: la entrada de Jesús en la casa de Isabel, gracias a su Madre, transmite al profeta que nacerá la alegría que el Antiguo Testamento anuncia como signo de la presencia del Mesías. Ante el saludo de María, también Isabel sintió la alegría mesiánica y "quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: 'Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno'" (Lc 1, 41­42). En virtud de una iluminación superior, comprende la grandeza de María que, más que Yael y Judit, quienes la prefiguraron en el Antiguo Testamento, es bendita entre las mujeres por el fruto de su seno, Jesús, el Mesías. (...) Isabel, proclamándola "bendita entre las mujeres" indica la razón de la bienaventuranza de María en su fe: "¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!" (Lc 1, 45). La grandeza y la alegría de María tienen origen en el hecho de que ella es la que cree.
Ante la excelencia de María, Isabel comprende también qué honor constituye pare ella su visita: "¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?" (Lc 1, 43). Con la expresión "mi Señor", Isabel reconoce la dignidad real, más aun, mesiánica, del Hijo de María. En efecto, en el Antiguo Testamento esta expresión se usaba pare dirigirse al rey (cf. 1 R 1, 13, 20, 21, etc.) y hablar del rey-mesías (Sal 110, 1). El ángel había dicho de Jesús: "El Señor Dios le dará el trono de David, su padre" (Lc 1, 32). Isabel, "llena de Espíritu Santo", tiene la misma intuición. Más tarde, la glorificación pascual de Cristo revelará en qué sentido hay que entender este título, es decir, en un sentido trascendente (cf. Jn 20, 28; Hch 2, 34­36).
Isabel, con su exclamación llena de admiración, nos invita a apreciar todo lo que la presencia de la Virgen trae como don a la vida de cada creyente.
En la Visitación, la Virgen lleva a la madre del Bautista el Cristo, que derrama el Espíritu Santo. Las mismas palabras de Isabel expresan bien este papel de mediadora: "Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo saltó de gozo el niño en mi seno" (Lc 1, 44). La intervención de María produce, junto con el don del Espíritu Santo, como un preludio de Pentecostés, confirmando una cooperación que, habiendo empezado con la Encarnación, esta destinada a manifestarse en toda la obra de la salvación divina”. (Juan Pablo II. Miércoles 2 de octubre de 1996).
  
Dios Todopoderoso, Tu que inspiraste a la Virgen María, cuando llevaba en su seno a tu Hijo, el deseo de visitar a su prima Isabel; concédenos, te rogamos, que, dóciles al soplo de Espíritu, podamos, con María, colaborar en la obra redentora de tu Hijo poniéndonos en camino para llevar la luz y la alegría de Cristo a los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos y cantar tus maravillas durante toda nuestra vida. (cf. Oración fiesta Visitación y Audiencia General Juan Pablo II 2-10-1996).


IV ENCUENTRO POR LA VIDA

28 de diciembre          
Actos: 18:30 Eucaristía en la Basílica de la Virgen de los Desamparados (Valencia) celebrada por el Arzobispo de nuestra diócesis, Monseñor Carlos Osoro.

 19:30 Concentración en la plaza de la Virgen (Valencia) Canto de Villancicos y lectura del manifiesto.

En la parroquia: desde las 9.30 exposición del Santísimo Sacramento. A las 19.30: eucaristía en la fiesta de los santos inocentes. A las 20.30: Vigilia de oración por la Vida y adoración Nocturna. A las 8.00 de la mañana del sábado 29: Reserva y Eucaristía



DÍA DE LA FAMILIA DIOCESANO

29 de diciembre          
Actos: A las 12.30 h.: acogida en la Capilla de la Universidad Católica sede de Santa Úrsula (calle Guillem de Castro 94, junto a las Torres de Quart). Allí habrá una liturgia de la Palabra y entrega de la estampa de la Sagrada Familia. Tras ello comida de fraternidad en los locales parroquiales.

15.00 h.: Canto de villancicos en los alrededores de la Catedral por parte de grupos de niños y de coros.

15.45 h.: "Rosario de las familias" acompañado por monseñor Osoro.

16.30 h.: Eucaristía presidida por el Arzobispo en la Seo. Al final de la Misa D. Carlos bendecirá estampas de la Sagrada Familia para los participantes y hará el envío de las familias misioneras.



ENCUENTRO EN MADRID:

Ayudemos a la
Familia en Europa
30 de diciembre          
Actos: 10:30 h. Anuncio del KERIGMA. Kiko Argüello (Iniciador del Camino Neocatecumenal)

11:30 h. Ayudemos a la FAMILIA en Europa
Mons. Vincenzo
Paglia (Presidente del Pontificio Consejo de la Familia en el Vaticano)

12:00 h. Conexión con el Papa. EUCARISTIA
 
Sábado 22 de diciembre 11.00 h.: Siembra de estrellas con los niños. 
Domingo 23 de diciembre 12.00 h. Celebración de las Confirmaciones. 17.30 h. Festival de Villancicos. Los grupos o participantes póngase en contacto con D. Arturo. Recuerden el concurso de felicitaciones navideñas para los niños. 
Viernes 28 de diciembre 20.30 h.: Vigilia de oración por la Vida y Adoración nocturna por turnos de vela. A las 8.00 h. del sábado 29 de diciembre: Eucaristía. 
Sábado 29 de diciembre: Desde las 12.00 h. Encuentro diocesano de familias con nuestro Arzobispo D. Carlos Osoro. 
Domingo 30 de diciembre 12.00 h.: Fiesta de la Sagrada Familia en la Parroquia.
Horario especial de misas en Navidad:
· 24 de diciembre: 18.00; 19.30; 24.00 h.
· 25 de diciembre: 9.30; 12.00; 19.30 h.
· 31 de diciembre: 18.00; 19.30.
· 1 de enero: 2.00; 19.30 h.
3. El miércoles 2 de enero visita del Paje de SS. MM. los Reyes a la Parroquia.
4. Fin de año en Burgos con los Jóvenes: del 30 de diciembre al 1 de enero con los jóvenes de la Parroquia de los Santos Juanes de Cullera. Consulta al párroco.
Del 24 al 30 de Diciembre de 2012

Lunes 24.  NATIVIDAD DEL SEÑOR. 18.00 h.: sin intención. 19.30 h.: sin intención. 24.00 h.: sin intención.  
Martes 25. NATIVIDAD DEL SEÑOR. 9.30 h.: sin intención. 12.00 h.: sin intención. 19.30 h.: sin intención. 
Miércoles 26. S. ESTEBAN, Protomartir. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Martí—Montaner. 
Jueves 27. S. JUAN, Apóstol y Evangelista. 19.30 h.: sin intención. 
Viernes 28. Los santos inocentes, martires. 19.30 h.: En sufragio de Víctor Ferragut. 
Sábado 29. SAGRADA FAMILIA. 18.00 h.: Con niños. sin intención. 19.30 h.: En sufragio de Rosendo Roche. 21.00 h.: sin intención. 
Domingo 30. SAGRADA FAMILIA. 12.00 h. Pro Pópulo.
Hoja Parroquial
para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.