1 de diciembre de 2012

Domingo 2 de diciembre de 2012. I ADV C


HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 2 de diciembre de 2012.

                                

AdvientoQueridos hermanos:
Todos recordamos la parábola del sembrador, en que sale y siembra su semilla, bien en el terreno endurecido del camino, bien en terreno pedregoso que impide el desarrollo de la raíz y la humedad necesaria, bien en terreno lleno de malas hierbas que ahogan la espiga, o bien en tierra buena, que ha sido arada, cultivada.
Ante su venida, Jesús nos hace una serie de invitaciones: a levantarnos, alzar la cabeza, salir de la postración, pues se acerca nuestra liberación. Nos invita a tener cuidado. A estar siempre despiertos. Siempre. A pedir fuerza, a mantenernos en pie. ¿Por qué nos dice esto? Porque es muy fácil dormirse, endurecerse, perder la tensión, dejar de ser perseverantes. Es muy fácil en cualquier terreno que crezcan otras semillas de otros sembradores dando lugar a todo tipo de cardos, espinos y abrojos. Y ¿para qué nos dice esto? Porque Él viene, y dormidos no percibimos su venida. Embotados, no estamos vigilantes y atentos a su presencia. Estar embotado significa estar endurecido, con falta de percepción. Es como un lápiz despuntado, un espejo empañado, un cuchillo sin filo o una aguja a la que se le ha quitado la agudeza y carece de penetración. Los abrojos nos embotan: “Lo que cayó entre los abrojos, son los que han oído, pero a lo largo de su caminar son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no llegan a madurez”. (Lc 8,14). “No se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida”, nos dice el Evangelio de hoy. Estas malas hierbas nos hacen torpes a la vigilancia, debilitados para mantener la relación con el Señor, desidiosos para descubrirle presente en nuestras vidas y aumentar la unión con Él.
El tiempo de Adviento es una ayuda para remover la tierra, hacerla mullida, quitando piedras, arrancando malas hierbas. Es un tiempo para despertar, orar, levantarse y no perder el mejor bien: Jesucristo, que viene. Por eso nos dice Jesús: “tened cuidado”, estad alerta. Dice el evangelio que el Hijo del hombre vendrá en una nube, con gran poder y majestad. Aquel día “caerá como un lazo sobre todos los habitantes (literalmente, los que están sentados) de la tierra”. Un habitante de este mundo es aquel que está sentado. Un discípulo de Cristo es aquel que está en pie, actitud sacerdotal, unido al Señor, esperándolo, siempre despierto. Por ello os invito a la oración personal, familiar, comunitaria; a la adoración eucarística; a la lectura de la Palabra de Dios; a la eucaristía diaria; a levantarse pronto para orar o acostarse tarde velando en oración; a dejar todo lo que entorpece nuestra fe en Cristo celebrando el Sacramento del Perdón, a dejar el lastre que nos ata con la limosna y la caridad para no perder la ardiente esperanza.
Jesús, vuestro párroco
+  Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 25-28. 34-36

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: — «Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre.»
Palabra del Señor.

672           Cristo afirmó antes de su Ascensión que aún no era la hora del establecimiento glorioso del Reino mesiánico esperado por Israel (cf. Hch 1, 6-7) que, según los profetas (cf. Is 11, 1-9), debía traer a todos los hombres el orden definitivo de la justicia, del amor y de la paz. El tiempo presente, según el Señor, es el tiempo del Espíritu y del testimonio (cf Hch 1, 8), pero es también un tiempo marcado todavía por la "tristeza" (1 Co 7, 26) y la prueba del mal (cf. Ef 5, 16) que afecta también a la Iglesia (cf. 1 P 4, 17) e inaugura los combates de los últimos días (1 Jn 2, 18; 4, 3; 1 Tm 4, 1). Es un tiempo de espera y de vigilia (cf. Mt 25, 1-13; Mc 13, 33-37).
673   Desde la Ascensión, el advenimiento de Cristo en la gloria es inminente (cf Ap 22, 20) (…) Este advenimiento escatológico se puede cumplir en cualquier momento (cf. Mt 24, 44: 1 Te 5, 2), aunque tal acontecimiento y la prueba final que le ha de preceder estén "retenidos" en las manos de Dios (cf. 2 Te 2, 3-12).
978 Tenemos que combatir los movimientos de la concupiscencia que no cesan de llevarnos al mal" (Catech. R. 1, 11, 3).
979 En este combate contra la inclinación al mal, ¿quién será lo suficientemente valiente y vigilante para evitar toda herida del pecado?
2730 El combate contra el yo posesivo y dominador consiste en la vigilancia. Cuando Jesús insiste en la vigilancia, es siempre en relación a El, a su Venida, al último día y al "hoy". El esposo viene en mitad de la noche; la luz que no debe apagarse es la de la fe: "Dice de ti mi corazón: busca su rostro" (Sal 27, 8).
2088 El primer mandamiento nos pide que alimentemos y guardemos con prudencia y vigilancia nuestra fe y que rechacemos todo lo que se opone a ella.
2496 Los medios de comunicación social (en particular, los mass-media) pueden engendrar cierta pasividad en los usuarios, haciendo de estos consumidores poco vigilantes de mensajes o de espectáculos.
2612 En Jesús "el Reino de Dios está próximo", llama a la conversión y a la fe pero también a la vigilancia. En la oración, el discípulo espera atento a aquél que "es y que viene", en el recuerdo de su primera venida en la humildad de la carne, y en la esperanza de su segundo advenimiento en la gloria (cf Mc 13; Lc 21, 34-36). En comunión con su Maestro, la oración de los discípulos es un combate, y velando en la oración es como no se cae en la tentación (cf Lc 22, 40. 46).
 
1. Considero, hermanos, digno, apropiado y muy oportuno que dediquemos en estos momentos nuestra homilía a las santas vigilias, cuando esta tarea nocturna la están realizando personas celosas. La noche es oscuridad del cuerpo sometiendo al poder del sueño no sólo a los hombres, sino también a todos los seres vivos para que, una vez reparadas con el descanso las fuerzas, puedan soportar despiertos los trabajos diurnos. El buen Dios que así lo previó, también lo determinó de modo que el hombre que había de salir a sus trabajos y ocupaciones hasta el atardecer dispusiera de un tiempo alterno durante el cual descansara de los duros trabajos y del mucho cansancio. Por eso hizo el día para el trabajo y la noche para el descanso y tanto por esto como por todo debemos dar gracias a aquél que nos lo dio. Sin embargo, sabemos que muchos hombres por complacer a sus mayores o por sacar algún provecho especial para sí mismos, dedican una parte de la noche a algún trabajo considerando una ganancia haber podido trabajar robándoselo al descanso. Es verdad que Salomón alaba también a la mujer que durante la noche y a la luz del candil teje la lana y el lino. También añade que por esto a su marido le nace alabanza y gloria grande en las plazas. Y si no se censura, sino que se alaba al que vela por trabajos materiales, a saber, los necesarios para el alimento y el vestido, confieso que me admiro de que hay algunos que consideran superfluas o inútiles o, lo que es peor, inoportunas las sagradas vigilias que son tan fructíferas en orden al trabajo espiritual, y tan fecundas para las oraciones, himnos y lecturas.
2. Ciertamente no es de admirar que piensen así personas ajenas a nuestra religión. En efecto, ¿cómo podría agradar a los profanos lo religioso? Si les agradara, serían de los nuestros que somos de verdad cristianos. Pero si son de los nuestros aquellos a los que llama la atención la práctica salvadora de las vigilias, para no pensar nada peor de ellos, o son unos perezosos o unos dormilones, o son ancianos o enfermos. Si se trata de perezosos, que se avergüencen, porque contra ellos resuenan las palabras de Salomón: "Perezoso, acércate a la hormiga e imita sus caminos". Si son unos dormilones, que se despierten, pues la Escritura dice: "Perezoso, ¿hasta cuándo vas a seguir dormido:? ¿Cuándo te vas a despertar del sueño? Duermes un poco, otro poco te sientas, das unas cuantas cabezadas, otro poco te cruzas de brazos. Después te sobrevendrá como un vagabundo la pobreza y presto llegará la miseria como un buen ligero corredor". Si eres un anciano, ¿quién te obliga a que asistas a las vigilias?. Aunque sin que nadie te obligue, sin embargo, velas a causa de tu edad, Y si no puedes mantenerte en pie y piensas en tu falta de capacidad, no debes arrastrar a los jóvenes y fuertes a tu torpor, pues ellos a causa de las múltiples tentaciones de la juventud deben mortificarse con vigilias más frecuentes. Y si estás enfermo, no reproches a nadie lo que tú no puedes hacer; antes por el contrario, riega como el profeta con lágrimas tu lecho y di: " Únete a los que velan para que te ayuden con sus oraciones de modo que ayudado del Señor puedas cantar sobre el lecho de tu dolor y merezcas alguna vez decir: "Por las mañanas meditaba en ti, Señor, porque fuiste mi auxilio". Por otra parte, resultaría estúpido y bastante extraño que porque nosotros no podemos correr, descalificáramos a los que corren bien. Y aunque no podamos, debemos felicitar a los que pueden. Pues así como por consentir en la maldad se participa en la pena con aquellos que la ponen por obra, así por consentir en la bondad hay que esperar la participación en la gloria. En efecto, a unos los corona la obra realizada y a otros les alegra la buena voluntad. (Las Vigilias Nocturnas de los siervos de Dios de Nicetas de Remesiana (De vigiliis servorum Dei).
 
Señor Jesús, sé nuestro apoyo junto al precipicio, nuestro guía en el camino, nuestra sombra en el calor abrasador, nuestro vestido en la lluvia que nos empapa y en el frío que nos hiela, nuestro vehículo en el cansancio que nos agota, nuestro socorro en la adversidad que nos abruma, nuestro bastón en los pasos resbaladizos, y nuestro puerto en las tormentas que nos amenazan con ruina y naufragio. No permitas que seamos tentados y afligidos por encima de nuestras fuerzas (cf. 1Cor 10,13). Ayúdanos con tu gracia poderosa para que nos mantengamos firmes, despiertos, velando en oración, en pie ante Ti y tu amor misericordioso. (cf. San Luis María Grignion de Montfort, Carta a los Amigos de la Cruz).

1ª semana de Adviento
Cuando miro a mi alrededor y observo el mundo, descubro mucho sufrimiento en él. Sufre la tierra con la contaminación, con la sequía, y con todo tipo de desastres naturales. Mucha gente pasa hambre. Conocemos familias rotas, niños que carecen de amor, otros padecen las consecuencias de la guerra. Pero gracias a Ti, sabemos que la vida es más fuerte que la muerte, vemos cómo muchos hombres y mujeres trabajan por la paz, organizan proyectos solidarios, se comprometen por cuidar y salvar nuestro entorno natural. Tú, Jesús, eres quien mueves nuestros corazones, siento tu Presencia a mi lado, descubro tu cercanía y confío y espero en Ti.
BENDICIÓN DE LA MESA
Padre eterno, gracias por estos alimentos. Abre nuestro ojos a la fe y que veamos con alegría el don más grande que nos
otorgas: Tu Hijo Jesucristo. Amén.
——————————————————
BENDICIÓN DEL BELÉN
Bendice, Señor, este belén que hemos construido con cuidado. Un belén con las personas humildes de quien te ocupas,
de quien quieres que nos ocupemos. Bendice, Señor, este belén en el que no queremos faltar nosotros acudiendo con nuestras carencias e inseguridades a ti, pequeño y débil. Bendice, Señor, este belén que te representa humilde y solidario con las víctimas de una crisis económica, de una crisis de valores, de una crisis de visión. Viéndote pequeño, pobre y necesitado no te reconocieron. Bendice, Señor, este belén acogedor para que nuestro hogar sea casa de solidaridad más que de consumismo; para que nuestra familia sea pesebre abierto más que posada cerrada; para que nuestra fe dé frutos de convivencia y crezca como el Jesús que quiso nacer entre nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

1. Tienen a su disposición en el despacho parroquial el Evangelio 2013, así como la corona de adviento para la oración familiar.
2. Formación arciprestal de catequistas: lunes 3 de diciembre a las 20.00 h. Propuestas para trabajar con padres en la catequesis.
3. El jueves 6 de diciembre el grupo Anatolé hace una excursión al Monasterio de Santo Espíritu de los franciscanos en Gilet y al Monasterio del Puig. Nos podrán acompañar las familias. La salida será a las 8.45 h. desde el Parking de juzgados.
4. El viernes 7 será Víspera de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Misas: a las 18.00 h; 19.30 h. 21.00.
5. El sábado 8 por la mañana a las 12.00 h. Eucaristía en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Por la tarde segundo domingo de Adviento: Misas: a las 18.00 h; 19.30 h. 21.00 h.
6. El viernes 7 será la Vigilia arciprestal con jóvenes de la Inmaculada Concepción. A las 21.00 h. recepción en la Parroquia de la Sagrada Familia. A las 22.00 h. en el Convento de las Clarisas la celebración de la Vigilia.
7. Algunas actividades propias del tiempo de Adviento:
- Oración de la mañana: De lunes a viernes, (excepto el 6 de diciembre), a las 6.30 de la mañana y a las 9.30 de la mañana con exposición del Santísimo.
- Retiro de Adviento: Arciprestal de catequistas: domingo 15 de diciembre de 10.00 a 13.00 h.
- Horario confesiones durante el tiempo de Adviento: De lunes a sábado de 7.00 a 7.30 tarde. Domingos de 11.30 a 12.00 h.; viernes de 10.30 a 11.30 h.
- Celebración comunitaria del Perdón: miércoles 19 a las 20.30 h.
- Semana de la Familia: del 16 al 23 de diciembre: película, charlas, festival de villancicos.
 
Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:

Ingresados hasta el 23-11-2012: 66.391,95 €.
+ 320 €
Ingresados hasta el 30-11-2012: 66.711,95 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANKIA (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970
Del 3 al 9 de Diciembre de 2012

Lunes 3.  S. Francisco Javier, presbítero. 19.30 h.: En sufragio de Rogelio Roselló. 
Martes 4. 19.30 h.: En sufragio de Octavio Monllor Colomina. 
Miércoles 5. 19.30 h.: En sufragio de Casimiro Domínguez Buendía y difuntos familia. 
Jueves 6. S. Pedro Pascual, Obispo y mártir. 19.30 h.: Pidiendo un favor. 
Viernes 7. SOLMENNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN. 18.00 h.: Con niños: Sin intención. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Antonio Casanova, y Miguel Ferrer y Mª Mercedes.
Sábado 8. SOLMENNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN.  12.00 h. Pro Pópulo. II ADVIENTO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de Dolores Martínez y Rafael Matoses, y Dolores Gómez. 21.00 h.: sin intención. 
Domingo. II ADVIENTO. 12.00 h. Pro Pópulo. Bautizo.

para descargar, imprimir y ver en dispositivos móviles.