19 de mayo de 2012

Domingo 20 de mayo. ASCENSIÓN DEL SEÑOR.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 20 de mayo de 2012.  
                             
              Queridos hermanos:
“Yo soy la Vid, vosotros los sarmientos” (Jn 15,5), escuchábamos hace dos domingos. Y el domingo pasado escuchábamos a Jesús llamándonos “amigos” (Jn 15,14), invitándonos a permanecer en su amor (Jn 15,9) y a dar fruto, esto es, a amar como Él nos ha amado (Jn 15, 12). Hoy la Vid, de la que formamos parte, planta sus raíces en el cielo, en la Casa del Padre. De esta forma nosotros, sarmientos o ramas de la Vid, participamos de la misma vida celeste. “En el Cristo elevado al cielo el ser humano ha entrado de modo inaudito y nuevo en la intimidad de Dios; el hombre encuentra, ya para siempre, espacio en Dios. (...) Y nosotros nos acercamos al cielo, más aún, entramos en el cielo en la medida en que nos acercamos a Jesús y entramos en comunión con él. Por tanto, la solemnidad de la Ascensión nos invita a una comunión profunda con Jesús muerto y resucitado, invisiblemente presente en la vida de cada uno de nosotros.” (Benedicto XVI. 24 de mayo de 2009).
La misión de dar fruto, el amor como el de Jesús, la alegría…, toma en la conclusión del evangelio de San Marcos el carácter de misión: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”. Y concluye el evangelio: “Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban”. Jesucristo sigue presente en medio de la Iglesia por la unión e intimidad con los discípulos. No sería verdad plantear la ascensión del Señor como una ruptura, un alejamiento o abandono de los discípulos, que ante la ausencia del Señor, les toca a ellos continuar la tarea iniciada por Jesús. En la imagen dada por Jesús de la Vid y los sarmientos nos decía: “Sin mi no podéis hacer nada” (Jn 15,5). “La solemnidad de este día nos exhorta a fortalecer nuestra fe en la presencia real de Jesús en la historia; sin él, no podemos realizar nada eficaz en nuestra vida y en nuestro apostolado”. (Benedicto XVI. 24 de mayo de 2009). Pero el Señor “cooperaba” con los discípulos, confirmando la palabra dada con su eficacia: obras, signos, señales que suscitan la fe. Somos sarmientos de una Vid viva, celeste, resucitada y gloriosa, que por su unión con Él y el don del Espíritu, nos regala dar frutos celestes y extender los sarmientos que dan uva dulce hasta los confines de la tierra.
Jesús, vuestro párroco

+ Conclusión del santo evangelio según san Marcos 16, 15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: — «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»
Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.
Palabra del Señor.

"Cristo subió al cielo", para elevar consigo a la tierra y hacerla cielo. ... Cristo tuvo siempre en sus manos el bastón de la cruz: antes de la pasión lo tuvo en sus obras; en la pasión fue clavado con sus manos en la cruz; y después de la pasión conservó en sus manos las heridas, para mostrárselas al Padre por nosotros. (San Antonio de Padua. Sermón sobre la Ascensión del Señor)
.................................
Quizá tú pensaras que el camino que Dios muestra es un camino llano y fácil, sin ninguna dificultad ni esfuerzo: no, es una subida, y una subida tortuosa. No es un camino descendente el que conduce a las virtudes, se trata de una ascensión, una angosta y difícil ascensión. Escucha al Señor cuando dice en el Evangelio: El camino que conduce a la vida es estrecho y angosto” (Orígenes. Homilías sobre el Éxodo 5,3).
.................................
Pero él, el Señor, vestido de hombre, habiendo sufrido por el que sufría, atado por el que estaba detenido, juzgado por el culpable, sepultado por el que estaba enterrado, resucitó de entre los muertos y clamó en voz alta: ¿Quién se levantará en juicio contra mí? Que venga a enfrentarse conmigo. Yo he liberado al condenado. Yo he vivificado al que estaba muerto. Yo he resucitado al que estaba sepultado.
¿Quién puede contradecirme? Yo, dice, Cristo, he destruido a la muerte, he triunfado del enemigo, he pisoteado el Hades, he maniatado al fuerte, he arrebatado al hombre a las alturas de los cielos. Yo, dice él, Cristo. Venid, pues, todas las familias de hombres manchadas por los pecados. Recibid el perdón de los pecados. Porque yo soy vuestro perdón, yo la Pascua de la salvación, yo el cordero degollado por vosotros, yo vuestra redención, yo vuestra vida, yo vuestra resurrección, yo vuestra luz, yo vuestra salvación, yo vuestro rey. Yo os llevaré a las alturas de los cielos. Yo os mostraré al Padre que existe desde los siglos. Yo os resucitaré por medio de mi diestra.» (Melitón de Sardes. Homilía sobre la Pascua VI).
.................................
“Y de ninguna cosa que en vos acaezca, por buena que os parezca, ora sean lágrimas, ora sea consuelo, ahora sea conocimiento de cosas de Dios, y aunque sea ser subida hasta el tercero cielo, si vuestra ánima no queda con profunda humildad, no os fiéis de cosa ninguna ni la recibáis; porque mientras más alta es, más peligrosa es, y haceros ha dar mayor caída. Pedid a Dios su gracia para conoceros y humillaros, y sobre todo esto déos más lo que fuere servido; mas faltando esto, todo lo otro, por precioso que parezca, no es oro, sino oropel; y no harina de mantenimiento, sino ceniza de liviandad. Tiene este mal la soberbia, que despoja el ánima de la verdadera gracia de Dios; y si algunos bienes le deja, son falsificados para que no agraden a Dios, y sean ocasión al que los tiene de mayor caída. Leemos de nuestro Redentor que cuando apareció a sus discípulos el día de su Ascensión (Mc., 16, 14), primero les reprendió la incredulidad y dureza de corazón, y después les mandó ir a predicar, dándoles poder para hacer muchos y grandes milagros; dando a entender, que a quien Él levanta a grandes cosas, primero le abate en sí mismo, dándole conocimiento de sus propias flaquezas; para que aunque vuelen sobre los cielos, queden asidos a su propia bajeza, sin poder atribuir a sí mismos, otra cosa sino su indignidad. La suma, pues, de todo esto sea, que tengáis cuenta de los efectos que estas cosas obran en vos, no para ser vos juez de ellas, sino para informar a quien os ha de aconsejar, y vos tomar su consejo”. (San Juan de Ávila. Audi Filia. Cap. 52)Concédenos, Señor, en esta Solemnidad de la Ascensión, gozarnos de ver a Cristo donde merecía su santísima Humanidad, llorar con humildad nuestros pecados y vernos tan terrenos, así como la gracia de verle y gozarle para siempre, y que, de aquí en adelante, la conversación y trato con Él sea en el cielo. (Inspirado en el Modo de rezar el Rosario de Nuestra Señora, que tenía y enseñaba San Francisco De Borja)

Concédenos, Señor, en esta Solemnidad de la Ascensión, gozarnos de ver a Cristo donde merecía su santísima Humanidad, llorar con humildad nuestros pecados y vernos tan terrenos, así como la gracia de verle y gozarle para siempre, y que, de aquí en adelante, la conversación y trato con Él sea en el cielo. (Inspirado en el Modo de rezar el Rosario de Nuestra Señora, que tenía y enseñaba San Francisco De Borja)
2                Para que esta llamada resuene en toda la tierra, Cristo envió a los apóstoles que había escogido, dándoles el mandato de anunciar el evangelio: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28,19-20). Fortalecidos con esta misión, los apóstoles "salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y

confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban" (Mc 16,20).
659 "Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado  al Cielo y se sentó a la diestra de Dios" (Mc 16, 19). El Cuerpo de Cristo fue glorificado desde el instante de su Resurrección como lo prueban las propiedades nuevas y sobrenaturales, de las que desde entonces su cuerpo disfruta para siempre (cf.Lc 24, 31; Jn 20, 19. 26). Pero durante los cuarenta días en los que él come y bebe familiarmente con sus discípulos (cf. Hch 10, 41) y les instruye sobre el Reino (cf. Hch 1, 3), su gloria aún queda velada bajo los rasgos de una humanidad ordinaria (cf. Mc 16,12; Lc 24, 15; Jn 20, 14-15; 21, 4). La última aparición de Jesús termina con la entrada irreversible de su humanidad en la gloria divina simbolizada por la nube (cf. Hch 1, 9; cf. también Lc 9, 34-35; Ex 13, 22) y por el cielo (cf. Lc 24, 51) donde él se sienta para siempre a la derecha de Dios (cf. Mc 16, 19; Hch 2, 33; 7, 56; cf. también Sal 110, 1). Sólo de manera completamente excepcional y única, se muestra a Pablo "como un abortivo" (1 Co 15, 8) en una última aparición que constituye a éste en apóstol (cf. 1 Co 9, 1; Ga 1, 16).
1253 El Bautismo es el sacramento de la fe (cf Mc 16,16). Pero la fe tiene necesidad de la comunidad de creyentes. Sólo en la fe de la Iglesia puede creer cada uno de los fieles. La fe que se requiere para el Bautismo no es una fe perfecta y madura, sino un comienzo que está llamado a desarrollarse. Al catecúmeno o a su padrino se le pregunta: "¿Qué pides a la Iglesia de Dios?" y él responde: "¡La fe!".
1254 En todos los bautizados, niños o adultos, la fe debe crecer después del Bautismo. Por eso, la Iglesia celebra cada año en la noche pascual la renovación de las promesas del Bautismo. La preparación al Bautismo sólo conduce al umbral de la vida nueva. El Bautismo es la fuente de la vida nueva en Cristo, de la cual brota toda la vida cristiana.
El secreto de Nazaret. En esta aldea de Galilea, Jesús vive el período más largo de su vida. Jesús se hace hombre: con el paso de los años atraviesa muchas de las experiencias humanas para salvarlas todas: se hace uno de nosotros, entra en una familia humana, vive treinta años de absoluto silencio que se convierten en revelación del misterio de la humildad de Nazaret. Las palabras que abren el pasaje delinea con pocos rasgos el «secreto de Nazaret». Es el lugar para crecer en sabiduría y gracia de Dios, en el contexto de una familia que acoge y engendra. «El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él». El misterio de Nazaret nos dice de modo sencillo que Jesús, la Palabra que viene de lo alto, el Hijo del Padre, se hace niño, asume nuestra humanidad, crece como un muchacho en una familia, vive la experiencia de la religiosidad y de la ley, la vida cotidiana marcada por los días de trabajo y por el descanso del sábado, el calendario de las fiestas. El «hijo del Altísimo» hace experiencia de la fragilidad y de la pobreza, es acompañado por los pastores y por personas que expresan la esperanza de Israel. He aquí el misterio profundo de Nazaret: Jesús, la Palabra de Dios en persona, penetró en nuestra humanidad durante treinta años. Las palabras de los hombres, las relaciones familiares, la experiencia de la amistad y de la conflictividad, de la salud y de la enfermedad, de la alegría y del dolor se convierten en lenguajes que Jesús aprende para decir la Palabra de Dios. De dónde vienen, si no es de la familia y del ambiente de Nazaret, las palabras de Jesús, sus imágenes, su capacidad de mirar los campos, el campesino que siembra, la mies rubial, la mujer que amasa la harina, el pastor que ha perdido a su oveja, el padre con sus dos hijos.
1.  Este sábado se han realizado las Ordenaciones presbiterales en la S.I. Catedral. En esta ocasión se han ordenado cuatro jóvenes, y uno de ellos de nuestra ciudad: Francisco de Borja Llorens.
2. El lunes 21 el grupo de oración, a las 20.30 h., tendrá su sesión de formación.
3. El día 23, miércoles, el grupo de Liturgia tendrá su sesión de formación.
4. Cáritas se reunirá el jueves 24 a las 17 h. para su sesión de formación.
5. El Via Lucis del día 25 será a las 19 h.: para esta ocasión el rezo del Sto. Rosario será a las 18.30 h.
6. El sábado 26, a las 21 h., estará la Vigilia de Pentecostés.
7. El Sábado 26 de mayo en el Seminario de Moncada tendrá lugar el III ENCUENTRO DIOCESANO DE VOLUNTARIOS DE CÁRITAS, para compartir experiencias y convivir junto a compañeros de Cáritas de toda la diócesis de Valencia. Está prevista la presencia de Sebastián Mora, Secretario General de Cáritas española.
8. La Semana de Cáritas tendrá varios actos el 1, 4 y 8 de junio. Ya les informaremos con más detalle.
9.  El 2 de junio, sábado, será el Encuentro Diocesano de Catequistas en Cheste.
10. La 2ª Jornada para la Educación integral estará el sábado 9 de junio en el Grau.
11. El Campamento para niños de 6 a 12 años será este año en Siete Aguas. Aquellos niños interesados pueden comunicarlo a D. Jesús o a D. Arturo.
12. También, del 24-29 de julio se realizará el Camino de Santiago en la parroquia. Sobre el Camino de Santiago pueden retirar el folleto de información.
13.  El Viaje parroquial a Valladolid, tras las huellas de San Francisco de Borja: del 6 al 12 de agosto. Pronto les daremos más información.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 11-05-2012: 59.296,53  €.
+ 515 €.
Ingresados hasta el 11-05-2012:



59.811,53  €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 21 al 27 de mayo de 2012
Lunes 21. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Espí Sanchis y de Julio Iranzo.  
Martes 22. 19.30 h.: sin intención.  
Miércoles 23. 19.30 h.: En sufragio de José Antonio Cabanilles.  
Jueves 24. 19.30 h.: En sufragio de Enrique Santosjuanes Canet.  
Viernes 25. 19.30 h.: En sufragio de Albrerto Muñoz Ferrer.  
Sábado 26. PENTECOSTÉS. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Joaquín y Martín Escrivá.  
Domingo 20. PENTECOSTÉS. 12.00 h. Pro Pópulo.
***