12 de mayo de 2012

Domingo 13 de mayo de 2012. VI PASCUA B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 13 de mayo de 2012.  
                 
                  Queridos hermanos:
Tras escuchar la alegoría de la Vid y los sarmientos el domingo pasado, escuchamos este domingo su continuación. La Trinidad está presente en todo el relato.
Jesús es la Vid entera: raíces, sarmientos, hoja y frutos: racimos de dulce uva. Igual que del seco madero de la vid pende el fruto más dulce, así Él en el en árbol tan seco de la Cruz nos mostrará el racimo más dulce: su amor de entrega hasta dar la vida, sus llagas que derraman el mosto de su caridad. Nosotros somos los sarmientos o ramas de la Vid. “Sólo el sarmiento que no teme dejarse podar por el viñador, da más fruto para sí y para los demás (Bto. Juan Pablo II. Christifideles Laici 63). El Padre, diligente viñador, cuida de su viña: corta el sarmiento si no da fruto y poda para que dé más fruto. Este “más fruto” “Es una llamada a crecer, a madurar continuamente, a dar siempre más fruto”. (idem 57). El Espíritu Santo es la savia, implícita en el texto, que debe llegar al extremo de cada rama para que dé ese racimo de uva dulce. La poda del Padre permite quitar lo que sobra para que el sarmiento se concentre en el fruto.
Esta imagen nos habla del muchísimo amor de Dios. Pues Jesús no dice: vosotros sois los que os coméis la uva. Sino que a sus discípulos los llama “amigos”, sarmientos y miembros de la misma Vid, que es Él si hacen lo que les manda.
Si Él y nosotros somos uno, daremos el mismo fruto que da él: el amor, la alegría, la fidelidad. Por eso invita continuamente a estar unidos a Él para dar más fruto: “permaneced en mi amor” (15,9).
Y es que el amor iguala con el amado. Lo decía San Juan de la Cruz: “Tan sólo el amor puede hacer que el alma sea igual a Dios. Cuando el alma tiene perfecto amor se llama Esposa del Hijo de Dios, porque el amor crea igualdad entre el Esposo y la Esposa. Crea amistad. Y en la amistad no hay tuyo ni mío, sino que todo es de los dos amigos, como lo dijo el Esposo a sus discípulos: «Os llamo amigos porque os he comunicado todo lo que le he oído a mi Padre» (Jn 15,15).” (Anotación para la canción 28. Cántico Espiritual B). Por ello la consagración al Señor, el anhelo de santidad, el deseo de estar con Él es lo más fecundo. Unido a Él, entregado a Él como su esposa, su amigo, su sarmiento. Ya no tendremos otro oficio. Solo dar fruto, solo amar, será nuestro ejercicio. (cf. San Juan de la Cruz. Cántico Espiritual B. canciones 27 y 28).
                                                                               Jesús, vuestro párroco

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 15, 9-17
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: — «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor.
Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
   Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.
Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.
Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure.
De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé.
Esto os mando: que os améis unos a otros.»
                                                                                                     Palabra del Señor.
 “No basta renovar los métodos pastorales ni organizar ni coordinar mejor las fuerzas eclesiales, ni explotar con mayor agudeza los fundamentos bíblicos y teológicos de la fe; es necesario suscitar un nuevo anhelo de santidad”. (Redemptoris Misisio,90).
…………………………
Es necesario un cristianismo que se distinga ante todo en el arte de la oración. …Sabemos bien que rezar tampoco es algo que pueda darse por supuesto. Es preciso aprender a orar, como aprendiendo de nuevo este arte de los labios mismos del divino Maestro, como los primeros discípulos: «Señor, enséñanos a orar» (Lc 11,1). En la plegaria se desarrolla ese diálogo con Cristo que nos convierte en sus íntimos: «Permaneced en mí, como yo en vosotros» (Jn 15,4). (Juan Pablo II. Novo Millenio Ineunte 32)
       …………………………
 “Sí, queridos hermanos y hermanas, nuestras comunidades cristianas tienen que llegar a ser auténticas «escuelas de oración», donde el encuentro con Cristo no se exprese solamente en petición de ayuda, sino también en acción de gracias, alabanza, adoración, contemplación, escucha y viveza de afecto hasta el arrebato del corazón. Una oración intensa, pues, que sin embargo no aparta del compromiso en la historia: abriendo el corazón al amor de Dios, lo abre también al amor de los hermanos, y nos hace capaces de construir la historia según el designio de Dios. (Juan Pablo II. Novo Millenio Ineunte 32).
…………………………
 “Se equivoca quien piense que el común de los cristianos se puede conformar con una oración superficial, incapaz de llenar su vida. Especialmente ante tantos modos en que el mundo de hoy pone a prueba la fe, no sólo serían cristianos mediocres, sino «cristianos con riesgo». En efecto, correrían el riesgo insidioso de que su fe se debilitara progresivamente, y quizás acabarían por ceder a la seducción de los sucedáneos, acogiendo propuestas religiosas alternativas y transigiendo incluso con formas extravagantes de superstición. Hace falta, pues, que la educación en la oración se convierta de alguna manera en un punto determinante de toda programación pastoral. (Juan Pablo II. Novo Millenio Ineunte 34)
“En la programación que nos espera, trabajar con mayor confianza en una pastoral que dé prioridad a la oración, personal y comunitaria, significa respetar un principio esencial de la visión cristiana de la vida: la primacía de la gracia. Hay una tentación que insidia siempre todo camino espiritual y la acción pastoral misma: pensar que los resultados dependen de nuestra capacidad de hacer y programar. Ciertamente, Dios nos pide una colaboración real a su gracia y, por tanto, nos invita a utilizar todos los recursos de nuestra inteligencia y capacidad operativa en nuestro servicio a la causa del Reino. Pero no se ha de olvidar que, sin Cristo, «no podemos hacer nada» (cf. Jn 15,5). La oración nos hace vivir precisamente en esta verdad. Nos recuerda constantemente la primacía de Cristo y, en relación con él, la primacía de la vida interior y de la santidad. Cuando no se respeta este principio, ¿ha de sorprender que los proyectos pastorales lleven al fracaso y dejen en el alma un humillante sentimiento de frustración?” (Juan Pablo II. Novo Millenio Ineunte 38).
       …………………………
“Ciertamente consuela mucho en esta vida tener un amigo a quien abrir el corazón, desvelar los propios secretos y manifestar las penas del alma; alivia mucho poseer un hombre fiel que se alegre contigo en la prosperidad, comparta tu dolor en la adversidad y te sostenga en los momentos difíciles. ¡Qué hermosa es la amistad de los tres muchachos hebreos! Ni siquiera la llama del horno fue capaz de separar sus corazones. (...)
¿Qué es el amigo sino un amable compañero con quien te unes íntimamente hasta fundir tu alma con la suya y constituir un solo corazón? En él te abandonas confiadamente como a otro yo, de él nada temes, y nada inconveniente le pides para ti mismo.” (San Ambrosio. Sobre la amistad. Los deberes de los ministros, lll)
“Allí me dio su pecho, allí me enseñó ciencia muy sabrosa, y yo le di de hecho a mí, sin dejar cosa; allí le prometí de ser su esposa.
Mi alma se ha empleado y todo mi caudal en su servicio; ya no guardo ganado ni ya tengo otro oficio, que ya sólo en amar es mi ejercicio”. (San Juan de la Cruz. Cántico Espiritual B. canciones 27 y 28)459           El Verbo se encarnó para ser nuestro modelo de santidad: "Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí ... "(Mt 11, 29). "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí" (Jn 14, 6). Y el Padre, en el monte de la transfiguración, ordena: "Escuchadle" (Mc 9, 7;cf. Dt 6, 4-5). El es, en efecto, el modelo de las bienaventuranzas y la norma de la ley nueva: "Amaos los unos a los otros como yo os he amado" (Jn 15, 12). Este amor tiene como consecuencia la ofrenda efectiva de sí mismo (cf. Mc 8, 34).
1972         La Ley nueva es llamada ley de amor, porque hace obrar por el amor que infunde el Espíritu Santo más que por el temor; ley de gracia, porque confiere la fuerza de la gracia para obrar mediante la fe y los sacramentos; ley de libertad (cf St 1,25; 2,12), porque nos libera de las observancias rituales y jurídicas de la Ley antigua, nos inclina a obrar espontáneamente bajo el impulso de la caridad y nos hace pasar de la condición del siervo "que ignora lo que hace su señor", a la de amigo de Cristo, "porque todo lo que he oído a mi Padre 2074 Jesús dice: "Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí como yo en él, ése da mucho fruto;" (Jn 15,5). El fruto evocado en estas palabras es la santidad de una vida fecundada por la unión con Cristo. Cuando creemos en Jesucristo, participamos en sus misterios y guardamos sus mandamientos, el Salvador mismo ama en nosotros a su Padre y a sus hermanos, nuestro Padre y nuestros hermanos. Su persona viene a ser, por obra del Espíritu, la norma viva e interior de nuestro obrar. "Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado" (Jn 15,12).
“El poder curativo de la fe”
La expresión máxima de su amor a la creación es la nueva alianza sellada en Cristo, acontecimiento que coloca nuestra vida en un nuevo marco en el que estamos llamados a vivir como hombres nuevos. La Pascua de Cristo que celebramos con gozo en este tiempo, es el signo definitivo del Amor del Padre y el culmen de la Salvación: “He venido para que tengan vida y la tengan abundante” (Jn 10, 10). Estamos llamados a la plenitud. Pero en la vida, la salud humana es siempre vulnerable, a causa de la enfermedad, del desgaste, del envejecimiento y de la muerte. Por eso, tarde o temprano surge la pregunta: “¿qué sentido tiene sufrir?, ¿qué va a ser de mí en este trance?” Jesús anuncia que la salud que él ofrece es signo y parte de una salvación más total porque es definitiva. Se prolonga y se hace plena más allá de la muerte. La enfermedad y el sufrimiento se han contado siempre entre los problemas más graves que aquejan a la vida humana. En la enfermedad, el hombre experimenta su impotencia, sus límites y su finitud. La enfermedad constituye una crisis global para el ser humano y una prueba para la fe. Provoca un gran silencio interior en el que van brotando los pensamientos, los sentimientos, preguntas que buscan una razón de la vida que nos lleva a encontrarnos con la verdad de nosotros mismos, de los demás y de Dios. Pone a prueba nuestra fe: puede destruirnos o ayudarnos a crecer y madurar, encerrarnos en nosotros mismos o abrirnos más en profundidad a los demás, alejarnos de Dios o acercarnos más a Él y purificar la imagen que de Él tenemos. Es la confianza que descansa en el amor de Dios y que nunca defrauda. (Mensaje de los Obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral)

1.  El jueves 17, a las 19 h., Radio María emitirá la oración del Sto. Rosario desde nuestra parroquia.

2. El Via Lucis del día 18 será a las 19 h.: para esta ocasión el rezo del Sto. Rosario será a las 18.30 h.
3. La Ordenación de presbíteros en la S.I. Catedral este año será el 19 de este mes a las 11 h. En esta ocasión serán ordenados cinco jóvenes de nuestra diócesis. “Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies.”
4. El Sábado 26 de mayo en el Seminario de Moncada tendrá lugar el III ENCUENTRO DIOCESANO DE VOLUNTARIOS DE CÁRITAS, para compartir experiencias y convivir junto a compañeros de Cáritas de toda la diócesis de Valencia. Está prevista la presencia de Sebastián Mora, Secretario General de Cáritas española.
5. La Semana de Cáritas tendrá varios actos el 1, 4 y 8 de junio. Ya les informaremos con más detalle.
6.  El 2 de junio, sábado, será el Encuentro Diocesano de Catequistas en Cheste.
7. La 2ª Jornada para la Educación integral estará el sábado 9 de junio en el Grau.
8. El Campamento para niños de 6 a 12 años será este año en Siete Aguas. Aquellos niños interesados pueden comunicarlo. Ya les facilitaremos pronta información.
9. También, del 24-29 de julio se realizará el Camino de Santiago en la parroquia. El día 1 de junio estará la reunión con los interesados en participar a esta peregrinación a las 21 h. Aquellos que deseen realizar esta experiencia pónganse en contacto con D. Arturo.
10.  El Viaje parroquial a Valladolid, tras las huellas de San Francisco de Borja: del 6 al 12 de agosto. Pronto les daremos más información.
Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 04-05-2012: 58.811,53  €.
+ 485 €.
Ingresados hasta el 11-05-2012:



59.296,53  €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 14 al 20 de mayo de 2012
Lunes 14. S. Matías. 19.30 h.: Por las almas del purgatorio y en sufragio de Manuel y Carmen Gómez Gasent.  
Martes 15. 19.30 h.: En sufragio de María López García y difuntos familia.  
Miércoles 16. 19.30 h.: Sin intención.  
Jueves 17. 19.30 h.: Sin intención.  
Viernes 18. 19.30 h.: Sin intención.  
Sábado 19. ASCENSIÓN DEL SEÑOR. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Vicente Cabrera y Asunción Romero, y Julio Iranzo.  
Domingo 20. ASCENSIÓN DEL SEÑOR. 12.00 h. Pro Pópulo. 1ª comuniones.




***