24 de febrero de 2012

Domingo 26 de febrero. I CUA 2012 B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 26 de febrero de 2012.  

    Queridos hermanos:
El pasado miércoles comenzábamos la Santa Cuaresma con el rito de la imposición de la ceniza. Entonces la lecturas y oraciones de la Eucaristía nos invitaban a emprender un camino de verdadera conversión. En el evangelio del pasado miércoles “Jesús, poniéndonos en guardia contra la carcoma de la vanidad que lleva a la ostentación y a la hipocresía, a la superficialidad y a la auto-complacencia, reafirma la necesidad de alimentar la rectitud del corazón. Al mismo tiempo, muestra el medio para crecer en esta pureza de intención: cultivar la intimidad con el Padre celestial.” (Benedicto XVI. 25 de febrero de 2009).
El tiempo de Cuaresma viene a regalarnos la gracia de eliminar las durezas del corazón, que impiden ser sensibles a la acción del Espíritu Santo. Estos cuarenta días nos recuerdan los cuarenta días de las tentaciones de Jesús en el desierto o los cuarenta años del pueblo de Israel en el desierto. Vienen a ayudarnos a ponernos en manos de Dios para que modele él su obra en nosotros.
Dice un cuento que un marido y su mujer estaban en la escalera intentando mover un viejo armario. Los vio un cuñado. - Os echo una mano -, dijo mientras se acercaba. Y agarró una esquina del mueble. Pocos minutos más tarde, incapaces de mover el armario ni siquiera un centímetro, los tres se tomaron un instante de reposo. - ¡Cómo cuesta subir el bendito armario!-, comentó el cuñado. El marido y la mujer se miraron sonrientes y dijeron: - ¡Pero si nosotros estábamos intentando bajarlo! (Bruno Ferrero. El canto del grillo. pág.54)
Algo parecido a lo que narra este cuento nos pasa con el Espíritu Santo. Las mociones o movimientos del Espíritu van en una dirección y tantas veces nuestra vida, nuestros pensamientos, palabras, obras, sentimientos, memoria, entendimiento, voluntad, deseos… van en otra dirección. Incluso pensamos, en tantas ocasiones, que estamos colaborando con el Espíritu Santo y en realidad solamente le ofrecemos resistencia. Podemos estar en la Iglesia, ser catequistas, maestros, padres de familia, sacerdotes… y estar empujando en dirección contraria al soplo del Espíritu.
En el Evangelio de este domingo aparece Jesús, de tal forma unido en intimidad a su Padre, que no opone ninguna resistencia al Espíritu Santo, que le empuja (le arroja) al desierto para ser tentado por Satanás. Y salió vencedor. Con las armas de la oración, el ayuno y la limosna, pidamos que venza en nosotros Aquel que venció para nosotros.

Jesús, vuestro párroco

Del evangelio según San Marcos  (1, 12-15)

En aquel tiempo el Espíritu empujó a Jesús al desierto.
Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas y los ángeles le servían.
Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía:
“Se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed la Buena Noticia”.
Palabra del Señor

Señor Jesús, que en los cuarenta días pasados en el desierto nos has enseñado a vencer la tentación con la Palabra de Dios. Señor Jesús, que al llamarnos a la conversión nos das la fuerza para unirnos a Ti, pues en tu Palabra nos convertiremos a Ti. Señor Jesús que nos atraes hacia ti por medio de la Santa Cuaresma, tiempo privilegiado de la peregrinación interior hacia Aquél que es la fuente de la misericordia. Peregrinación en la que Tú mismo nos acompañas a través del desierto de nuestra pobreza, para alejar todo lo que distrae el espíritu y para intensificar lo que alimenta el alma y la abre al amor de Dios y del prójimo. Mientras el tentador nos mueve a desesperarnos o a confiar de manera ilusoria en nuestras propias fuerzas, Tú nos guardas y sostienes. Concédenos que aceptemos tu amor y nos dejemos atraer por él, viviéndolo como Buena Noticia. Danos la Fuerza del Espíritu Santo que te guió por el desierto para proseguir la “batalla espiritual” de la Cuaresma armados con la oración, el ayuno y la práctica de la limosna. Que la Virgen María, Causa nostræ laetitiæ, nos sostenga en el esfuerzo por liberar nuestro corazón de la esclavitud del pecado para que se convierta cada vez más en “tabernáculo viviente de Dios”. (Adaptado a partir de diversos mensajes para la Cuaresma de Benedicto XVI)

SOBRE EL MODO DE OBSERVAR EL AYUNO Y LA ABSTINENCIA.
Deben tenerse en cuenta las siguientes normas:
- En la Iglesia universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma (canon 1250).
- Se retiene la práctica penitencial tradicional de los viernes del año, consistente en la abstinencia de carnes; pero puede ser sustituida, según la libre voluntad de los fieles, por cualquiera de las siguientes prácticas recomendadas por la Iglesia: lectura de la Sagrada Escritura, limosna (en la cuantía que cada uno estime en conciencia), otras obras de caridad (visita de enfermos o atribulados), obras de piedad (participación en la Santa Misa, rezo del rosario, etc.) y mortificaciones corporales.
- Sin embargo, en los viernes de cuaresma debe guardarse la abstinencia de carnes, sin que pueda ser sustituida por ninguna otra práctica. El deber de la abstinencia de carnes dejará de obligar en los viernes que coincidan con una solemnidad y también si se ha obtenido la legítima dispensa.
- En cuanto al ayuno, que ha de guardarse el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, consiste en no hacer sino una sola comida al día; pero no se prohíbe tomar algo de alimento a la mañana y a la noche, guardando las legítimas costumbres respecto a la cantidad y calidad de los alimentos. (Conferencia Episcopal Española. 6 de febrero de 1986)
.............................
“El Señor nos libra del mal no cuando el enemigo deja de presentarnos batalla valiéndose de sus mil artes, sino cuando vencemos, arrostrando con valor los acontecimientos. Así leemos: "Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas lo libra el Señor" (Sal 33,20). Porque Dios libra de las tribulaciones no cuando las hace desaparecer, ya que dice el Apóstol "en mil maneras somos atribulados" (2Cor 4,3), como si nunca nos fuéramos a ver libres de ellas, sino cuando por la ayuda de Dios no nos abatimos al sufrir tribulación, por eso añade san Pablo "atribulados más no abatidos". Debemos, pues, pedir a Dios, que si somos tentados no perezcamos ni seamos abrasados por "los encendidos dardos que nos lanza el maligno" (Ef 6,16). Estos dardos prenden fuego en todos aquellos cuyos "corazones estaban prestos como un horno" (Os 7,6); en cambio no se inflaman los que "con el escudo de la fe hacen inútiles los encendidos dardos del maligno" (Ef 6,16), teniendo en sí mismos "ríos de agua que saltan hasta la vidia eterna" (Jn 4,14), que impiden el incremento del fuego del maligno, extinguiéndolo fácilmente con un diluvio de pensamientos divinos y saludables. “ (Orígenes)
..........................................................
«Estaba entre los animales y los ángeles le servían». Jesús estaba entre los animales y, por ello, los ángeles le servían. «No entregues a los animales—dice la Escritura—el alma que te reconoce». Estos animales son los que el Señor pisoteaba con el pie del Evangelio, es decir, pisoteaba al león y al dragón. «Y los ángeles le servían». No debe considerarse como algo grande y maravilloso el que los ángeles sirvieran a Dios, pues no hay nada de extraordinario en que los siervos sirvan al Señor, pero todo esto se dice del hombre, asumido por Dios. «Estaba entre los animales». Dios no puede estar entre los animales, pero su carne, que está sujeta a las humanas tentaciones, aquel cuerpo, aquella carne, que sintió sed, que sintió hambre, esa misma carne es tentada, y vence, y en ella vencemos nosotros». (San Jerónimo. Comentario al Evangelio de San Marcos).


LAS TENTACIONES EN EL DESIERTO
538     Los Evangelios hablan de un tiempo de soledad de Jesús en el desierto inmediatamente después de su bautismo por Juan: "Impulsado por el Espíritu" al desierto, Jesús permanece allí sin comer durante cuarenta días; vive entre los animales y los ángeles le servían (cf. Mc 1, 12-13). Al final de este tiempo, Satanás le tienta tres veces tratando de poner a prueba su actitud filial hacia Dios. Jesús rechaza estos ataques que recapitulan las tentaciones de Adán en el Paraíso y las de Israel en el desierto, y el diablo se aleja de él "hasta el tiempo determinado" (Lc 4, 13).

539    Los evangelistas indican el sentido salvífico de este acontecimiento misterioso. Jesús es el nuevo Adán que permaneció fiel allí donde el primero sucumbió a la tentación. Jesús cumplió perfectamente la vocación de Israel: al contrario de los que anteriormente provocaron a Dios durante cuarenta años por el desierto (cf. Sal 95, 10), Cristo se revela como el Siervo de Dios totalmente obediente a la voluntad divina. En esto Jesús es vencedor del diablo; él ha "atado al hombre fuerte" para despojarle de lo que se había apropiado (Mc 3, 27). La victoria de Jesús en el desierto sobre el Tentador es un anticipo de la victoria de la Pasión, suprema obediencia de su amor filial al Padre.

540    La tentación de Jesús manifiesta la manera que tiene de ser Mesías el Hijo de Dios, en oposición a la que le propone Satanás y a la que los hombres (cf Mt 16, 21-23) le quieren atribuir. Es por eso por lo que Cristo venció al Tentador a favor nuestro: "Pues no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado" (Hb 4, 15). La Iglesia se une todos los años, durante los cuarenta días de Cuaresma, al Misterio de Jesús en el desierto.
LA CUARESMA, TIEMPO DE PENITENCIA
1438    Los tiempos y los días de penitencia a lo largo del año litúrgico (el tiempo de Cuaresma, cada viernes en memoria de la muerte del Señor) son momentos fuertes de la práctica penitencial de la Iglesia (cf SC 109-110; CIC can. 1249-1253; CCEO 880-883). Estos tiempos son particularmente apropiados para los ejercicios espirituales, las liturgias penitenciales, las peregrinaciones como signo de penitencia, las privaciones voluntarias como el ayuno y la limosna, la comunicación cristiana de bienes (obras caritativas y misioneras).

El domingo 26 a las 5 tarde habrá oración con la Palabra de Dios para jóvenes en los locales de nuestra parroquia.
El lunes 27 de febrero a las 20.00 h. tendrá lugar la Formación Arciprestal de catequistas en los nuevos locales parroquiales sobre cuestiones de catequética fundamental.
El lunes 27 de febrero: Formación de Cáritas Los Lunes Compartidos: a cargo del sacerdote delegado de Cáritas Diocesana de Valencia, D José Máximo, sobre Doctrina Social de la Iglesia, en el salón de actos de la Residencia de los padres jesuitas, a las 20.00 horas.
El lunes 27 de febrero a las 20.30 h. Vísperas preparadas por el Grupo de Oración.
El Curso básico de voluntariado también será el miércoles 29 a de las 18.30 a las 20.30 h.
El miércoles 29 de febrero a las 20.30 h. tendrá lugar la 4ª sesión del Curso de lector.
El jueves 1 de marzo, 1er jueves de mes, habrá Adoración del Santísimo Sacramento a las 20.30 h.
El viernes 2 de marzo desde las 10 de la mañana tendrá lugar la visita ordinaria a enfermos.
El sábado 3 de marzo de 11.00 a 13.00 h. en la Parroquia de Cristo Rey de Gandía habrá reunión formativa arciprestal de Pastoral de la Salud.
El sábado 3 de marzo los jóvenes de confirmación de la parroquia irán de excursión al Mondúver.
El sábado 3 de marzo en la misa de 6 tarde se hará la entrega del Padrenuestro a los niños de 2º de comunión.
El sábado 3 y domingo 4 de marzo será el Día del Seminario. Os invitamos a rezar por los seminaristas, por sus formadores y por las vocaciones al sacerdocio. La colecta irá destinada íntegramente a esta realidad tan importante de la Diócesis.


Queremos invitar a la comunidad parroquial a compartir la carga de la cruz, o aliviar en su Vía Crucis, a tantas personas y familias que ahora viven crucificadas por la injusticia, la crisis, el paro, la pobreza, el desamparo, la necesidad. Es una llamada a la comunidad para ser agentes de resurrección, para dar vida donde se vive en muerte, para dar esperanza donde la desesperanza mata. Puedes hacer tus aportaciones a realidades concretas que encontrarás en la cruz de la entrada de la Iglesia. Sólo tenéis que elegir del listado de necesidades que hay clavadas en la cruz, aquella en la que vosotros queráis colaborar con vuestra aportación, y así, cada semana, iremos tachando de la lista las necesidades que ya estén cubiertas. Podréis entregar las ayudas en sobres donde se especifique la ayuda concreta o entregándolo a los sacerdotes o en el buzón parroquial. Muchas gracias en nombre de los que más lo necesitan.

Todos los viernes de Cuaresma son días de abstinencia de comer carne.
De lunes a viernes, a las 6’30 de la mañana, se reza la oración comunitaria de Laudes en el Templo parroquial de modo solemne y cantado. Y a las 9.30 h. Oración de la mañana con Exposición del Santísimo Sacramento en la Capilla de la Comunión.
Los viernes de Cuaresma se hará el Ejercicio del Vía Crucis a las 7 tarde.
El domingo 4 de marzo de 4.30 tarde hasta las 8 noche habrá Retiro Espiritual en la Parroquia.
Horario confesiones: De lunes a viernes, de 7.00 a 7.30 tarde y antes de las misas de sábado y domingo.
De cara a la Semana de la Vida se invita a los niños a realizar dibujos por la vida que serán expuestos en un panel.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 07-02-2012: 54.622,72 €.
+ 300,50 €
Ingresados hasta el 13-01-2012:
54.923,22 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 27 de febrero al 4 de marzo de 2012 
Lunes 27. 19.30 h.: Sin intención. 
Martes 28. (En Misa de 18 h.): En sufragio de Nuria Suárez Fernández. 19.30 h.: En sufragio de Gonzalo Moll y Luis Borull. 
Miércoles 29. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 1. 19.30 h.: En sufragio de Rosendo Roche. 
Viernes 2. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Ferrer-Puig. 
Sábado 3. II CUARESMA.18.00 h.: Con niños. En sufragio de los difuntos de la familia García Estruch. 19.30 h.: En sufragio de Rogelio Roselló. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 4. II CUARESMA. 12.00 h. Pro Pópulo.