19 de noviembre de 2011

Domingo 20 de Noviembre de 2011: Cristo, Rey del Universo

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com
clip_image002
Cristo, Rey del Universo
Domingo 20 de noviembre de 2011.
 

Entre el otro como un prójimo y el otro como Jesús

Queridos hermanos:

Dice el catecismo de la Iglesia católica, citando a la Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II, que “El respeto a la persona humana pasa por el respeto del principio: "que cada uno, sin ninguna excepción, debe considerar al prójimo como 'otro yo', cuidando, en primer lugar, de su vida y de los medios necesarios para vivirla dignamente" (GS 27,1).” (…) Se trata de “la caridad que ve en cada hombre un "prójimo", un hermano”. (nº 1931).

Ciertamente, atender a los hambrientos, sedientos, desnudos, forasteros, enfermos y encarcelados…, siguiendo este principio del que habla el catecismo, es algo grande, que fundamenta la justicia social e implica el reconocimiento de unos derechos “que se derivan de la dignidad de criatura” de la persona humana y cuyos “derechos son anteriores a la sociedad” (cf. Catecismo nº 1930). Podemos encontrar hoy entre estos pobres “al niño aún no nacido y al anciano que sufre o cercano a la muerte” (cf. Evangelium Vitae 87). El reconocimiento de esos derechos “fundan la legitimidad moral de toda autoridad: menospreciándolos o negándose a reconocerlos en su legislación positiva, una sociedad mina su propia legitimidad moral (cf PT 65)”. Buen criterio para decidir a quien votar.

Con todo el evangelio añade otro motivo para tratar a cada hombre, sobre todo al necesitado, como a un hermano: Cristo mismo “se identifica con los pobres de todas clases” (Catecismo 544), hasta el punto de que todo lo realizado a un pobre se le realiza a Él. Y todo lo que deja de hacerse a un pobre se le deja de hacer a él. Los pobres son nuestros banqueros donde depositar los talentos para que rindan intereses a favor nuestro, como decía el evangelio de la semana pasada. Ellos son nuestra provisión de aceite para esperar al esposo, como decía el evangelio de las diez vírgenes. Celebrar la Eucaristía y no tener en cuenta a los pobres es deshonrar la mesa del Señor. “La Eucaristía entraña un compromiso en favor de los pobres: Para recibir en la verdad el Cuerpo y la Sangre de Cristo entregados por nosotros debemos reconocer a Cristo en los más pobres, sus hermanos (cf Mt 25,40): ‘Has gustado la sangre del Señor y no reconoces a tu hermano. Deshonras esta mesa, no juzgando digno de compartir tu alimento al que ha sido juzgado digno de participar en esta mesa. Dios te ha liberado de todos los pecados y te ha invitado a ella. Y tú, aún así, no te has hecho más misericordioso’ (S. Juan Crisóstomo, hom. in 1 Co 27,4).” (Catecismo nº 1397).

Jesús, vuestro párroco

 


Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: - «Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.

Él separará a unos de otros, corno un pastor separa las ovejas, de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme." Entonces los justos le contestarán:

"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?". Y el rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."

Palabra del Señor

IRRADIANDO A CRISTO

“Oh, amado Jesús, ayúdame a esparcir Tu fragancia por donde quiera que vaya. Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida. Penetra y posee todo mi ser tan completamente, que mi vida entera sea un resplandor de la Tuya. Brilla a través de mi y permanece tan dentro de mi, que cada alma con que me encuentre pueda sentir Tu presencia en la mía. ¡Permite que no me vean a mi sino solamente a Jesús! Quédate conmigo y empezaré a resplandecer como Tú, a brillar tanto que pueda ser una luz para los demás. La luz oh, Jesús, vendrá toda de Tí, nada de ella será mía; serás Tú quien resplandezca sobre los demás a través de mi. Brillando sobre quienes me rodean, permíteme alabarte como más te gusta. Permíteme predicarte sin predicar, no con palabras sino a través de mi ejemplo, a través de la fuerza atractiva, de la influencia armoniosa de todo lo que haga, de la inefable plenitud del amor que existe en mi corazón por Tí. Amen. (Oración que rezan las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa después de la misa cada día).

 

“No podemos engañarnos: es por el amor mutuo y, en particular, por la solicitud que manifestaremos a los que están en necesidad por lo que seremos reconocido como verdaderos discípulos de Cristo (cf. Jn 13, 35; Mt 25, 31-46). Este es el criterio que probará la autenticidad de nuestras celebraciones eucarísticas” (Juan Pablo II. Mane nobiscum Domine 28).


“El deber de acoger y servir la vida incumbe a todos y ha de manifestarse principalmente con la vida que se encuentra en condiciones de mayor debilidad. Es el mismo Cristo quien nos lo recuerda, pidiendo ser amado y servido en los hermanos probados por cualquier tipo de sufrimiento: hambrientos, sedientos, forasteros, desnudos, enfermos, encarcelados... Todo lo que se hace a uno de ellos se hace a Cristo mismo (cf. Mt 25, 31-46). (...) “Mediante la ayuda al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado —como también al niño aún no nacido, al anciano que sufre o cercano a la muerte— tenemos la posibilidad de servir a Jesús, como El mismo dijo: «Cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25, 40).” (Juan Pablo II. Evangelium Vitae nº 43.87)


“Amor a Dios y amor al prójimo se funden entre sí: en el más humilde encontramos a Jesús mismo y en Jesús encontramos a Dios.” (Benedicto XVI. Deus Cáritas Est 15).


OTROS TEXTOS PARA LA REFLEXIÓN

"Bajo sus múltiples formas -indigencia material, opresión injusta, enfermedades físicas o síquicas y, por último, la muerte- la miseria humana es el signo manifiesto de la debilidad congénita en que se encuentra el hombre tras el primer pecado y de la necesidad de salvación. Por ello, la miseria humana atrae la compasión de Cristo Salvador, que la ha querido cargar sobre sí e identificarse con los `más pequeños de sus hermanos'. También por ello, los oprimidos por la miseria son objeto de un amor de preferencia por parte de la Iglesia, que, desde los orígenes, y a pesar de los fallos de muchos de sus miembros, no ha cesado de trabajar para aliviarlos, defenderlos y liberarlos. Lo ha hecho mediante innumerables obras de beneficencia, que siempre y en todo lugar continúan siendo indispensables" (CDF, instr. "Libertatis conscientia" 68). (Catecismo 2448)

“Nadie puede afirmar que no es responsable de la suerte de su hermano (cf. Gn 4, 9; Lc 10, 29-37; Mt 25, 31-46).” (...) Es sabido que, especialmente en la sociedad moderna, se hallan muchas formas de pobreza no sólo económica, sino también cultural y religiosa. El amor de la Iglesia por los pobres, que es determinante y pertenece a su constante tradición, la impulsa a dirigirse al mundo en el cual, no obstante el progreso técnico-económico, la pobreza amenaza con alcanzar formas gigantescas. En los países occidentales existe la pobreza múltiple de los grupos marginados, de los ancianos y enfermos, de las víctimas del consumismo y, más aún, la de tantos prófugos y emigrados”. (Juan Pablo II. Centesimus Annus 51.57)

Jesucristo “es también figura de cada hombre, de cada niño, especialmente de cada criatura débil y amenazada, porque —como recuerda el Concilio— «el Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido, en cierto modo, con todo hombre».(Gaudium et Spes 22) Precisamente en la «carne» de cada hombre, Cristo continúa revelándose y entrando en comunión con nosotros, de modo que el rechazo de la vida del hombre, en sus diversas formas, es realmente rechazo de Cristo. Esta es la verdad fascinante, y al mismo tiempo exigente, que Cristo nos descubre y que su Iglesia continúa presentando incansablemente: «El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe» (Mt 18, 5); «En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25, 40).” (Juan Pablo II. Evangelium Vitae nº 105)

Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor." -Madre Teresa

La Oración dominical, el Padrenuestro, nos impulsa también a tener una responsabilidad efectiva hacia nuestros hermanos, especialmente los necesitados: “El drama del hambre en el mundo, llama a los cristianos que oran en verdad a una responsabilidad efectiva hacia sus hermanos, tanto en sus conductas personales como en su solidaridad con la familia humana. Esta petición de la Oración del Señor no puede ser aislada de las parábolas del pobre Lázaro (cf Lc 16, 19-31) y del juicio final (cf Mt 25, 31-46). (Catecismo nº 2831)


544 El Reino pertenece a los pobres y a los pequeños, es decir a los que lo acogen con un corazón humilde. Jesús fue enviado para "anunciar la Buena Nueva a los pobres" (Lc 4, 18; cf. 7, 22). Los declara bienaventurados porque de "ellos es el Reino de los cielos" (Mt 5, 3); a los "pequeños" es a quienes el Padre se ha dignado revelar las cosas que ha ocultado a los sabios y prudentes (cf. Mt 11, 25). Jesús, desde el pesebre hasta la cruz comparte la vida de los pobres; conoce el hambre (cf. Mc 2, 23-26; Mt 21,18), la sed (cf. Jn 4,6-7; 19,28) y la privación (cf. Lc 9, 58). Aún más: se identifica con los pobres de todas clases y hace del amor activo hacia ellos la condición para entrar en su Reino (cf. Mt 25, 31-46).

678 La actitud con respecto al prójimo revelará la acogida o el rechazo de la gracia y del amor divino (cf. Mt 5, 22; 7, 1-5). Jesús dirá en el último día: "Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis" (Mt 25, 40).

1033 Nuestro Señor nos advierte que estaremos separados de El si no omitimos socorrer las necesidades graves de los pobres y de los pequeños que son sus hermanos (cf. Mt 25, 31-46).

1373 "Cristo Jesús que murió, resucitó, que está a la derecha de Dios e intercede por nosotros" (Rm 8,34), está presente de múltiples maneras en su Iglesia (cf LG 48): en su Palabra, en la oración de su Iglesia, "allí donde dos o tres estén reunidos en mi nombre" (Mt 18,20), en los pobres, los enfermos, los presos (Mt 25,31-46), en los sacramentos de los que él es autor, en el sacrificio de la misa y en la persona del ministro. Pero, "sobre todo, (está presente) bajo las especies eucarísticas" (SC 7).

2443 Dios bendice a los que ayudan a los pobres y reprueba a los que se niegan a hacerlo: "a quien te pide da, al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda" (Mt 5,42). "Gratis lo recibisteis, dadlo gratis" (Mt 10,8). Jesucristo reconocerá a sus elegidos en lo que hayan hecho por los pobres (cf Mt 25,31-36).

2444 "El amor de la Iglesia por los pobres...pertenece a su constante tradición " (CA 57). Está inspirado en el Evangelio de las bienaventuranzas (cf Lc 6,20-22), en la pobreza de Jesús (cf Mt 8,20), y en su atención a los pobres (cf Mc 12,41-44). El amor a los pobres es también uno de los motivos del deber de trabajar, con el fin de "hacer partícipe al que se halle en necesidad" (Ef 4,28). No abarca sólo la pobreza material, sino también las numerosas formas de pobreza cultural y religiosa (cf CA 57).

2445 El amor a los pobres es incompatible con el amor desordenado de las riquezas o su uso egoísta.

2446 S. Juan Crisóstomo lo recuerda vigorosamente: "No hacer participar a los pobres de los propios bienes es robarles y quitarles la vida. Lo que tenemos no son nuestros bienes, sino los suyos" (Laz. 1,6). "Satisfacer ante todo las exigencias de la justicia, de modo que no se ofrezca como ayuda de caridad lo que ya se debe a título de justicia" (AA 8): ‘Cuando damos a los pobres las cosas indispensables no les hacemos liberalidades personales, sino que les devolvemos lo que es suyo. Más que realizar un acto de caridad, lo que hacemos es cumplir un deber de justicia’ (S. Gregorio Magno, past. 3,21).

2447 Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales (cf. Is 58,6-7; Hb 13,3). Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras de misericordia espiritual, como perdonar y sufrir con paciencia. Las obras de misericordia corporal consisten especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos (cf Mt 25,31-46). Entre estas obras, la limosna hecha a los pobres (cf Tb 4, 5-11; Si 17,22) es uno de los principales testimonios de la caridad fraterna; es también una práctica de justicia que agrada a Dios (cf Mt 6,2-4).

2449 El día en que su madre le reprendió por atender en la casa a pobres y enfermos, Santa Rosa de Lima le contestó: "cuando servimos a los pobres y a los enfermos, servimos a Jesús. No debemos cansarnos de ayudar a nuestro prójimo, porque en ellos servimos a Jesús".


Cada carisma es una palabra evangélica que el Espíritu Santo recuerda a su Iglesia (cf. Jn 14, 26). No en vano, la Vida Consagrada «nace de la escucha de la Palabra de Dios y acoge el Evangelio como su norma de vida. En este sentido, el vivir siguiendo a Cristo casto, pobre y obediente, se convierte en “exégesis” viva de la Palabra de Dios... De ella ha brotado cada carisma y de ella quiere ser expresión cada regla, dando origen a itinerarios de vida cristiana marcados por la radicalidad evangélica» (Exh. Apost. Verbum Domini, 83). (Encuentro con religiosas jóvenes, 19-08-2011)

 

1. Tienen a su disposición en el despacho parroquial el Evangelio 2012.

2. La Asociación de Padres de Discapacitados Psíquicos (Aspadis), fundada y dirigida por el sacerdote Vicente Aparicio, ha lanzado una campaña de venta de "turrón solidario" para recaudar fondos destinados a financiar la asociación "que este año ha visto reducida de forma considerable la ayuda que, todos los años, recibía de la Administración". Para colaborar podrán encontrar estos turrones en el despacho parroquial.

3. El lunes 21 de noviembre a las 10 de la mañana habrá reunión del Equipo de Pastoral de la Salud y a las 20.30 h. tendrá lugar la reunión con padres de los jóvenes que están en el segundo curso de confirmación y la reunión de formación del Grupo de Oración.

4. El miércoles 23 de noviembre a las 18.00 h. tendrá lugar la reunión con los padres de tercero de comunión y a las 20.30 h. el Curso de Liturgia.

5. Ese miércoles, los agentes de Cáritas tendrán el Curso Básico de voluntariado a las 18.30h. Ya por la noche, a las 20.30h. estará el curso de Liturgia. Ya por la noche se dará la 4ª ponencia sobre la Palabra de Dios según la Verbum Domini, organizada por la Junta Mayor de Hermandades por el profesor Juan M. Díaz Rodelas en el Museu Casal Faller a las 21h.

6. El viernes 25 y el sábado 26 de noviembre tendrá lugar la convivencia con los jóvenes de segundo curso de confirmación en El Preventorio. La hora de salida será a las 19.30h. y la llegada del sábado sobre las 18h. para la Misa de la parroquia.

7. El sábado 26 de noviembre será el Encuentro de Cáritas de Vicaría en Benissa para los pertenecientes al grupo de Cáritas parroquial, así como a los voluntarios.

8. El sábado por la tarde comienza el tiempo de Adviento. Los niños que asistan a las celebraciones de la Eucaristía dominical recibirán un material para ir trabajando el tiempo de Adviento en familia.

9. El domingo 27 de noviembre a las 5 de la tarde tendrá lugar la reunión de oración con la Palabra de Dios con los jóvenes de la parroquia.

clip_image001[6]

“En la Misa o Cena del Señor el pueblo de Dios es congregado bajo la presidencia del sacerdote, que actúa en la persona de Cristo, para celebrar el memorial del Señor o sacrificio eucarístico. De ahí que sea eminentemente válida, cuando se habla de la asamblea local de la santa Iglesia, aquella promesa de Cristo: “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18, 20). Pues en la celebración de la Misa, en la cual se perpetúa el sacrificio de la cruz, Cristo está realmente presente en la misma asamblea congregada en su nombre, en la persona del ministro, en su palabra y ciertamente de una manera sustancial y permanente en las especies eucarísticas.” (OGMR 27)

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 28-10-2011: 51.205,66 €.
+ 166
Ingresados hasta el 04-11-2011:
51.360,66 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850

Del 14 al 20 de noviembre de 2011

Lunes 21. 19.30 h.: En sufragio de familia Espí Sanchis.

Martes 22. 19.30 h.: sin intención.

Miércoles 23. 19.30 h.: En sufragio de José Antonio Cabanilles, familia Montblach-Jiménez, Clemente Jesús Serrano Serrano.

Jueves 24. 19.30 h.: sin intención.

Viernes 25. 19.30 h.: sin intención.:

Sábado 26. I ADVIENTO.18.00 h.: Con niños. sin intención.

19.30 h.: En sufragio de Matías Díez Martín.

21.00 h.: sin intención. Domingo 27. I ADVIENTO.

12.00 h. Pro Pópulo