21 de enero de 2017

Domingo 22 de enero de 2017. 3 TO A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 22 de Enero de 2017


Queridos hermanos:

El evangelio de este domingo presenta el inicio de la misión pública de Jesús en la que llama a la conversión y hace su llamada a los primeros discípulos. Jesús lleva su luz donde hay tinieblas. No va al centro religioso de Jerusalén, sino a las periferias. Allí manifiesta su cercanía.
Dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “Si el hombre puede olvidar o rechazar a Dios, Dios no cesa de llamar a todo hombre a buscarle para que viva y encuentre la dicha.” (nº 30).
La misión de la Iglesia es ayudar a que esta llamada resuene en toda la tierra. (cf. Catecismo nº 2).
La llamada del Señor es para todos. Llama a la conversión, llama a “una reorientación radical de toda la vida, un retorno, una conversión a Dios con todo nuestro corazón, una ruptura con el pecado, una aversión del mal, con repugnancia hacia las malas acciones que hemos cometido. Al mismo tiempo, comprende el deseo y la resolución de cambiar de vida con la esperanza de la misericordia divina y la confianza en la ayuda de su gracia.” (Catecismo 1431). Nuestro corazón es rudo y está endurecido. Por eso es “preciso que Dios dé al hombre un corazón nuevo (cf Ez 36,26-27). La conversión es primeramente una obra de la gracia de Dios que hace volver a él nuestros corazones: "Conviértenos, Señor, y nos convertiremos" (Lc 5,21). Dios es quien nos da la fuerza para comenzar de nuevo.” (cf. Catecismo 1432).
Y esta obra de la gracia de Dios ha sido eficaz en los primeros discípulos a los que llamó: Andrés, Simón, Santiago y Juan. También eran rudos, como dice el Papa Francisco, eran hombres «de bajo perfil». “Para elegir a sus primeros discípulos y futuros apóstoles, no se dirige a las escuelas de los escribas y doctores de la Ley, sino a las personas humildes y a las personas sencillas, que se preparan con diligencia para la venida del reino de Dios. Jesús va a llamarles allí donde trabajan, a orillas del lago: son pescadores. Les llama, y ellos le siguen, inmediatamente. Dejan las redes y van con Él: su vida se convertirá en una aventura extraordinaria y fascinante.” (Francisco. Ángelus. 26-enero-2014). El fuego que prendió en sus corazones les llevó a anunciarlo por todos los sitios. "No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído" (Hch 4, 20). “Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos” (1 Jn 1-4). ¿Cómo vas de fuego, ardor, celo en el corazón? La luz que prendió en las tinieblas de Galilea y en los corazones de estos discípulos, el mismo fuego que llevó a San Vicente mártir a su valiente testimonio en defensa de la fe, es el mismo fuego que quiere prender en tu corazón. Jesús pone el fuego. Nosotros el corazón. No tengas miedo que te llame.
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Mateo    4, 12-23

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí.
Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.»
Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo:
- «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.»
Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo:
-«Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.
Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también.
Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.
Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.
Palabra del Señor.
JESÚS INVITA A LA CONVERSIÓN
545           Jesús invita a los pecadores al banquete del Reino: "No he venido a llamar a justos sino a pecadores" (Mc 2, 17; cf. 1 Tim 1, 15). Les invita a la conversión, sin la cual no se puede entrar en el Reino, pero les muestra de palabra y con hechos la misericordia sin límites de su Padre hacia ellos (cf. Lc 15, 11-32) y la inmensa "alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta" (Lc 15, 7).

DIOS LLAMA A LOS HOMBRES
1 Dios, infinitamente Perfecto y Bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para que tenga parte en su vida bienaventurada. Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, está cerca del hombre. Le llama y le ayuda a buscarlo, a conocerle y a amarle con todas sus fuerzas. Convoca a todos los hombres, que el pecado dispersó, a la unidad de su familia, la Iglesia. Lo hace mediante su Hijo que envió como Redentor y Salvador al llegar la plenitud de los tiempos. En él y por él, llama a los hombres a ser, en el Espíritu Santo, sus hijos de adopción, y por tanto los herederos de su vida bienaventurada.

2 Para que esta llamada resuene en toda la tierra, Cristo envió a los apóstoles que había escogido, dándoles el mandato de anunciar el evangelio.

3 Quienes con la ayuda de Dios han acogido el llamamiento de Cristo y han respondido libremente a ella, se sienten por su parte urgidos por el amor de Cristo a anunciar por todas partes en el mundo la Buena Nueva. Este tesoro recibido de los apóstoles ha sido guardado fielmente por sus sucesores. Todos los fieles de Cristo son llamados a transmitirlo de generación en generación, anunciando la fe, viviéndola en la comunión fraterna y celebrándola en la liturgia y en la oración (cf. Hch 2,42). 

VIDA Y MARTIRIO DE SAN VICENTE,
PATRONO PRINCIPAL DE LA DIÓCESIS
Vicente descendía de una noble familia aragonesa pues su padre, Euticio, era hijo del cónsul de Zaragoza Agreso. El nombre de su madre era Enola, natural de la ciudad de Huesca. Desde muy pequeño estudió bajo la dirección del Obispo de Zaragoza, Valero. Fue Vicente nombrado Arcediano, o sea el primero de los siete diáconos que solía haber en las primitivas iglesias.
El Obispo Valero, ya anciano, era tartamudo y tenía grandes dificultades en la predicación por lo que encomendó este trabajo a su diácono Vicente. Cuando a finales de 303 entró Daciano en Zaragoza, lo primero que hizo fue apresar al Obispo Valero y a su diácono Vicente. Pero el mandato imperial le obligó a salir rápidamente de la ciudad y ordenó se les hiciera ir, maniatados, a Valencia.
Allí comenzó el interrogatorio, y como el obispo tuviera dificultades para responder debido a su tartamudez, tomó la palabra Vicente. Resultado de este primer interrogatorio fue condenado al destierro a Valero y comenzó los tormentos contra su arcediano.
Había en los tormentos de los mártires varios grados, que se iban aplicando sucesivamente, con el fin de hacer vacilar su constancia. El primero de los tormentos era el potro consistente en un aspa de madera en cuyos extremos se fijaban manos y pies para descoyuntar los miembros al extender el aspa. En él extendieron a Vicente y después de descoyuntar todos sus miembros lo desgarraron con garfios de hierro. Luego se le colocó sobre un lecho incandescente, supremo grado de tortura, según dice Prudencio. Vicente salió triunfante de la prueba, y fue arrojado en una mazmorra. Se le encerró en calabozo estrecho, descrito por Prudencio, que lo debió visitar, en estos términos: “En el sitio más bajo de la prisión hay un lugar más negro que las mismas tinieblas, cerrado y estrangulado por las estrechas piedras de una bóveda bajísima. Allí se esconde la eterna noche, sin que jamás penetre un rayo de luz. Allí tiene la horrible prisión su infierno”.
En este calabozo fue metido Vicente, introduciendo sus pies en unos cepos de madera, de modo que sus piernas estuvieren violentamente separadas una de otra; y a fin de que la víctima no pudiera encontrar reposo, sembraron el suelo de pedazos de cacharros puntiagudos.
Estando Vicente en la cárcel sufriendo este tormento sucedió un milagro que cuentan tanto las actas como Prudencio: De repente se iluminó el calabozo; el suelo, cubierto de guijarros puntiagudos, se convirtió en una alfombra de flores, y mientras tanto, los ángeles recreaban los oídos de Vicente con suavísima melodía. Enterado de lo que pasaba, Daciano dio órdenes para que trataran al mártir con toda consideración. El carcelero preparó un lecho mullido a Vicente y le acostó en él. Entonces exhaló Vicente su último suspiro.
Al enterarse Daciano de la muerte del mártir, mandó tirar su cuerpo en el campo, para que fuera pasto de las fieras y aves de rapiña; pero, por singular providencia, fue respetado por todas.
En vista de esto, se le metió en un saco cosido, del que pendía una piedra muy pesada, y se le arrojó en el mar; pero las olas le sacaron a la orilla. Su culto se extendió rápidamente por toda la Iglesia.
EL EVANGELIO COMENTADO POR EL PAPA
El Evangelio de este domingo relata los inicios de la vida pública de Jesús en las ciudades y en los poblados de Galilea. Su misión no parte de Jerusalén, es decir, del centro religioso, centro incluso social y político, sino que parte de una zona periférica, una zona despreciada por los judíos más observantes, con motivo de la presencia en esa región de diversas poblaciones extranjeras; por ello el profeta Isaías la indica como «Galilea de los gentiles» (Is 8, 23).
(…) Partiendo de Galilea, Jesús nos enseña que nadie está excluído de la salvación de Dios, es más, que Dios prefiere partir de la periferia, de los últimos, para alcanzar a todos. (…)«Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio» (Evangelii gaudium, 20). Jesús comienza su misión no sólo desde un sitio descentrado, sino también con hombres que se catalogarían, así se puede decir, «de bajo perfil». (…) Jesús va a llamarles allí donde trabajan, a orillas del lago: son pescadores. Les llama, y ellos le siguen, inmediatamente.
Queridos amigos y amigas, el Señor llama también hoy. El Señor pasa por los caminos de nuestra vida cotidiana. (…) Nos llama a ir con Él, a trabajar con Él por el reino de Dios, en las «Galileas» de nuestros tiempos. (…) El Señor jamás decepciona. Escuchad en vuestro corazón si el Señor os llama a seguirle. (…) «Para que la alegría del Evangelio llegue hasta los confines de la tierra y ninguna periferia se prive de su luz» (ibid., 288). (Francisco. Ángelus. 26-enero-2014).
Señor Jesús, tu amor nos apremia a orar por la unidad de los cristianos. Concede a tu Iglesia en camino hacia la unidad embajadores de reconciliación que rompan barreras, construyan puentes, abran las puertas al Espíritu Santo y ayuden a derribar los muros que nos dividen.
Preparación y formación para que la celebración de la Eucaristía no se reciba en vano.

Dice la Constitución dogmática Sacrosantum Concilium del Concilio Vaticano II: “Es necesario que los fieles se acerquen a la sagrada Liturgia con recta disposición de ánimo, pongan su alma en consonancia con su voz y colaboren con la gracia divina, para no recibirla en vano. Por esta razón, los pastores de almas deben vigilar para que en la acción litúrgica no sólo se observen las leyes relativas a la celebración válida y lícita, sino también para que los fieles participen en ella consciente, activa y fructuosamente.”.
En la pasada reunión de formación sobre Liturgia se abordó este tema de la participación interior. La Liturgia es una acción de Dios sobre nosotros que requiere que estemos despiertos, con la mente y el corazón atentos. Nos ocurre muchas veces estar en la Liturgia de cuerpo presente y espíritu ausente. También celebramos muchas veces como meros espectadores externos. La participación interior comienza con la preparación para este acontecimiento de salvación que es la Eucaristía. Ayuda asistir a la formación para saber qué es lo que Dios hace en el Sacramento. También el leer reposadamente las lecturas de la Eucaristía. Continúa con el deseo de acudir y recoger el corazón, prepararlo para el encuentro con el Señor. El silencio interior y exterior es también de gran ayuda. La preparación lleva a estar vigilantes ante un Dios que acontece por medio del sacramento. La participación en el misterio Pascual lleva a ser conmovidos, estremecidos, con actitudes de asombro, de sorpresa ante un Dios vivo, siendo sacudidos, movidos, puestos en movimiento, interpelados, provocados para entrar en comunión con un Dios que es fuego de amor.
La formación de Liturgia es una vez al mes los miércoles después de la misa de la tarde.


GASTOS RESTAURACIÓN VIVIENDA PARROQUIAL
5.623,32 €
Donativo: 30 €.
Se recaudaron:  1.735,90 €
Falta pagar:     3.887,42 €
Donativos en BANKIA
ES83-2038-6230-75-3000420970
1. INFANCIA MISIONERA. El domingo 22 de enero la Iglesia celebra la Infancia Misionera, con el lema: “Sígueme”. La colecta de la misa con niños del sábado 21 de enero irá destinada a este fin. Durante este mes de enero les invitamos a colaborar con la infancia misionera del Domund aportando `céntimos rojos´, es decir, monedas de 1, 2 y 5 céntimos. Traedlas en bolsitas. Gracias.
2. CATEQUESIS PARA JÓVENES Y ADULTOS. Las catequesis serán los martes y viernes a las 9.30 noche, entrando por la calle Ciudad de Laval 29. Habrá servicio de guardería para los que tengan niños pequeños.
3. De lunes a viernes a las 9.30 h. en la Capilla de la Comunión de la parroquia se reza la oración de la mañana con Exposición del Santísimo.
4. Estos son los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión con mandato para tres años: José Matoses, Cristina Nogueroles, Elena Navarro, Miguel Miñana, Vicente Cabrera, Oscar Todolí, Francisco Grau, Ramón Sanmartín, Brigitte Gaya, Fernando Peiró, Lorenzo Belda, Vicente Albiol, Miren Viturro, Antonio Blay, Rosana Escrivá.
Si conoce alguna persona anciana o enferma, aunque sea con una enfermedad temporal, no dude en comunicarlo.
5. Puede adquirir y difundir el calendario 2017 y el evangelio 2017 en la parroquia.
6. El lunes después de la misa vespertina se reunirá el Equipo de Liturgia para rezar Vísperas.
7. El martes 24 de enero después de la misa vespertina se reunirá el Equipo de Pastoral de la Salud.
8. El miércoles 25 de enero a las 17.30 h. se reunirá el Equipo de Cáritas..
9. El sábado 28 de enero en la misa de 18.00 h. se hará la entrega del Decálogo a los niños de 3º de Jesús es el Señor.
Del 23 al 29 de enero de 2017
Lunes 23. San Ildefonso. 19.30 h.: En sufragio de: José Antonio Cabanilles. 
Martes 24. San Francisco de Sales. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Peiró-Santamaría. 
Miércoles 25. Fiesta de la Conversión de San Pablo. 19.30 h.: En sufragio de: las almas del purgatorio. 
Jueves 26. Santos Timoteo y Tito. 19.30 h.: En sufragio de: Filomena Gil y Rafael Catalá. 
Viernes 27. San Enrique de Ossó. Santa Ángela de Merici. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 28. Santo Tomás de Aquino. Por la tarde: CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Isabel Terrades y Petri Martínez; José Díaz e Isabel Fernández. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 29. CUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche; Luis Borrull.
   --------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

También puedes descargar la hoja parroquial escaneando la siguiente imagen con la app "tipatag" para dispositivos IOS.