31 de diciembre de 2016

Domingo 1 de enero de 2017. 2 SANTA MARIA, MADRE DE DIOS A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 1 de Enero de 2017
Queridos hermanos:
El pasado 25 de diciembre celebrábamos la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. Y se nos invitaba a ponernos de rodillas en dos momentos: en primer lugar en la confesión del Credo a la vez que decíamos: “que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen”. Siempre se nos invita a inclinar la cabeza al recitar este misterio en el Credo, pero en este día se nos invitaba a arrodillarnos. El segundo momento de ponernos de rodillas es tras la consagración del pan y el vino, durante el relato de la última cena en la plegaria eucarística. Un momento y otro están en relación profunda. El Verbo Eterno, el Hijo de Dios se hace hombre en las entrañas de María y eso mismo ocurre en cada Eucaristía: La misma obra y gracia del Espíritu Santo actúan sobre el pan y el vino y lo transforman en el Verbo Encarnado, en su Cuerpo y Sangre, en Jesús, verdadero hijo de Dios e hijo de María.
Estos dos misterios, la encarnación del Verbo y su nacimiento de María y la Eucaristía vienen a relacionarse con otro misterio no menos importante que ocurre en cada uno de nosotros por el bautismo, por la eucaristía y por una vida piadosa que nos hace vivir arrodillados de corazón:
El concilio de Éfeso en el año 431 proclamó a María como Madre de Dios. El concilio Vaticano II en el año 1965 proclamó a María como Madre de la Iglesia. María es la Madre de la Cabeza y también del cuerpo de Cristo. Hay una relación grandísima entre la encarnación - nacimiento del Hijo de Dios y el nacimiento de cada cristiano. Cada persona nace de sus padres. Nace de la carne. Y lo que nace de la carne es carne (Jn 3,6). Pero el cristiano tiene un segundo nacimiento por la fe, la conversión y por obra y gracia del Espíritu Santo. La fe de todo cristiano tiene su modelo y raíz en la fe de María, en el consentimiento de la Virgen. Ella por la fe se convirtió en Madre de Dios y colabora unida a la Iglesia para que todo cristiano nazca de nuevo, dé a luz al Hijo de Dios, siendo ella madre de la Iglesia. Este segundo nacimiento es obra de la gracia del espíritu Santo que forma en nosotros al Hijo de Dios. Nos hace ser como Jesús y nos hace ser como María. Ser de María nos lleva a ser de Cristo. Si Jesús no desdeñó someterse a María durante treinta años no temamos someternos a ella al igual que Jesús.
No temamos vivir de rodillas en el corazón. Este nuevo nacimiento se manifiesta en ese vivir piadosamente, como decía la segunda lectura de la Misa de Medianoche de la Natividad del Señor: “Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los hombres, enseñándonos a renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos, y a llevar ya desde ahora una vida sobria, honrada y religiosa, aguardando la dicha que esperamos: la aparición gloriosa del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo.” (Tito 2,11-13). Así vivía María, que conservaba todas las cosas que el Señor iba realizando, meditándolas en su corazón.
Jesús, vuestro párroco
+   Lectura del santo evangelio según san Lucas      2, 16-21

En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo a Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel niño.
Todos los que lo oían se admiraban de lo que les decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho.
Al cumplirse los ocho días, tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.
Palabra del Señor.
MARIA, MADRE DE CRISTO,
MADRE DE LA IGLESIA

963           Después de haber hablado del papel de la Virgen María en el Misterio de Cristo y del Espíritu, conviene considerar ahora su lugar en el Misterio de la Iglesia. "Se la reconoce y se la venera como verdadera Madre de Dios y del Redentor... más aún, `es verdaderamente la madre de los miembros (de Cristo) porque colaboró con su amor a que nacieran en la Iglesia los creyentes, miembros de aquella cabeza'(S. Agustín, virg. 6)" (LG 53). "...María, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia" (Pablo VI discurso 21 de noviembre 1964).
2677         "Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros... " Con Isabel, nos maravillamos y decimos: "¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?" (Lc 1, 43). Porque nos da a Jesús su hijo, María es madre de Dios y madre nuestra; podemos confiarle todos nuestros cuidados y nuestras peticiones: ora para nosotros como oró para sí misma: "Hágase en mí según tu palabra" (Lc 1, 38). Confiándonos a su oración, nos abandonamos con ella en la voluntad de Dios: "Hágase tu voluntad".
"Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte". Pidiendo a María que ruegue por nosotros, nos reconocemos pecadores  y nos dirigimos a la "Madre de la Misericordia", a la Virgen Santísima. Nos ponemos en sus manos "ahora", en el hoy de nuestras vidas. Y nuestra confianza se ensancha para entregarle desde ahora, "la hora de nuestra muerte". Que esté presente en esa hora, como estuvo en la muerte en Cruz de su Hijo y que en la hora de nuestro tránsito nos acoja como madre nuestra (cf Jn 19, 27) para conducirnos a su Hijo Jesús, al Paraíso.
SER MARÍA PARA QUE NAZCA
ESPIRITUALMENTE ESTE NIÑO
“Has de notar, oh alma devota, que si te deleita este jubiloso nacimiento, primero debes ser María. “María”, en efecto, significa mar amargo, iluminadora y señora. Sé pues, un mar amargo por la contrición de las lágrimas, doliéndote muy amargamente de los pecados cometidos, gimiendo muy profundamente por los bienes omitidos, y afligiéndote incesantemente por los días malgastados y perdidos. Sé, en segundo lugar, iluminadora por la vida honesta, por la acción virtuosa y por la diligente dedicación en afianzar a los otros en el bien. Sé, por último, señora de los sentidos, de los deseos de la carne, de todas tus acciones, para que todas tus obras las hagas según el recto juicio de la razón y en todas ellas anheles y procures tu propia salvación, la edificación del prójimo y la alabanza y la gloria de Dios. Después de esta feliz navidad, conoce y gusta cuán suave es el Señor Jesús. Suave, en verdad, cuando es nutrido con santas meditaciones, cuando es bañado en la fuente de devotas y tiernas lágrimas, cuando es envuelto en los pañales de los castos deseos y cuando es alzado en brazos del santo amor, colmado de besos por los afectos de devoción y abrigado dentro del seno del propio corazón. Así, pues, nace el niño espiritualmente.” (San Buenaventura. Las cinco festividades del niño Jesús).
NO TEMER SOMETERNOS A MARÍA
COMO LO HIZO SU HIJO
“Este buen Maestro no desdeñó encerrarse en el seno de la Santísima Virgen como prisionero y esclavo de amor, ni de vivir sometido y obediente a Ella durante treinta años. Ante esto –lo repito– se anonada la razón humana, si reflexiona seriamente en la conducta de la Sabiduría encarnada, que no quiso –aunque hubiera podido hacerlo– entregarse directamente a los hombres, sino que prefirió comunicarse a ellos por medio de la Santísima Virgen; ni quiso venir al mundo a la edad de varón perfecto, independiente de los demás, sino como niño pequeño y débil, necesitado de los cuidados y asistencia de su santísima Madre. Esta Sabiduría infinita, inmensamente deseosa de glorificar a Dios, su Padre, y salvar a los hombres, no encontró medio más perfecto y rápido para realizar sus anhelos que someterse en todo a la Santísima Virgen, no sólo durante los ocho, diez o quince primeros años de su vida -como los demás niños-, sino durante treinta años. Y durante este tiempo de sumisión y dependencia glorificó más al Padre que si hubiera empleado estos años en hacer milagros, predicar por toda la tierra y convertir a todos los hombres. ¡Que si no, hubiera hecho esto! ¡Oh! ¡Cuán altamente glorifica a Dios quien, a ejemplo de Jesucristo, se somete a María! Teniendo, pues, ante los ojos ejemplo tan claro y universalmente reconocido, ¿seremos tan insensatos que esperemos hallar medio más perfecto y rápido para glorificar a Dios que no sea el someternos a María, a imitación de su Hijo?” (San Luis María de Montfort. Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen).

APRENDER DE MARÍA A GUARDAR LAS COSAS EN EL CORAZÓN Y NO EXPONERLAS CON LIGEREZA
Bienaventurado el siervo que, cuando habla, no manifiesta todas sus cosas con miras a la recompensa, y no es ligero para hablar (cf. Prov 29,20), sino que prevé sabiamente lo que debe hablar y responder. ¡Ay de aquel religioso que no guarda en su corazón los bienes que el Señor le muestra (cf. Lc 2,19.51) y no los muestra a los otros con obras, sino que, con miras a la recompensa, ansía más bien mostrarlos a los hombres con palabras! Él recibe su recompensa (cf. Mt 6,2.16), y los oyentes sacan poco fruto.” (San Francisco de Asís. Admoniciones XXI, 1-3: Del religioso frívolo y locuaz).
… …. …… …. …… …. …… …. …… …. …… …. …
“Bienaventurado el siervo que atesora en el cielo (cf. Mt 6,20) los bienes que el Señor le muestra, y no ansía manifestarlos a los hombres con la mira puesta en la recompensa, porque el Altísimo en persona manifestará sus obras a todos aquellos a quienes le plazca. Bienaventurado el siervo que guarda en su corazón los secretos del Señor (cf. Lc 2,19.51).” (San Francisco de Asís. Admoniciones XXVIII, 1-3: Hay que esconder el bien para que no se pierda)
NO TEMER ACUDIR SIEMPRE A MARÍA
Decía de la Virgen María San María Rafael Arnáiz, monje trapense y patrono de los jóvenes españoles: ¡Es tan buena la Virgen María! No hay pena que ella no dulcifique, no hay alegría que ella no santifique. … Si acudiéramos siempre a María, sería otra cosa de nosotros. A mi siempre me ha servido de mucho, casi todo se lo debo a Ella, hasta mi vocación.” Él se consideraba a sí mismo para la Virgen como el que no cuenta con sus fuerzas, sino con el auxilio de la Virgen, que nunca se sentía abandonado de la Virgen, que hablaba a la Virgen de sus proyectos y deseos y que no tiene escondites en su corazón para que Dios y María hagan lo que quieran de él.
Señor Jesús, sabemos que nada es imposible si nos dirigimos a Ti y al Padre con nuestra oración. Nos has colocado en el corazón el deseo de ser artesanos de la paz.
Tú nos enseñaste, Señor, que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano. Predicaste incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona, enseñándonos a amar a los enemigos, a poner la otra mejilla, diciendo a Pedro antes de morir que envainara la espada trazando el camino de la no violencia, que seguiste hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construiste la paz y destruiste la enemistad.
Oremos por todo intento de construir la paz con la no violencia activa y creativa, cada día con pequeños gestos. Oremos por los que sufren y soportan pacientemente la fatiga de intentar edificar la paz. Oremos para que siempre haya personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común. Oremos por los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación y de la solicitud hacia los emigrantes, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura. (Cf. Francisco. Mensaje para la 50 Jornada Mundial de la Paz. 8 -12 -2016).
SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS
Sábado 31 de diciembre: 
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios. 
Domingo 1 de enero: 
10.00 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios.
11.30 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios. Misa solemne. 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios.
EPIFANÍA DEL SEÑOR
Jueves 5 de enero: 
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor. 
Viernes 6 de enero: 
10.00 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
11.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor. Misa solemne.
19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
 BAUTISMO DEL SEÑOR
Sábado 7 de enero: 
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor. 
Domingo 8 de enero: 
10.00 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor.
11.30 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor. Misa solemne.
19.30 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor.
1. PAJE DE SS.MM. LO REYES. Os invitamos a llevar al Paje de Sus Majestades los Santos Reyes una carta en la que pidáis aquellos deseos que no se pueden comprar con dinero, aquellos deseos que no podemos alcanzar con nuestras fuerzas, lo que solo Dios puede realizar. Porque para Dios no hay nada imposible.
Haced la carta con vuestros hijos pidiendo que Dios reine en nuestros corazones, en nuestros matrimonios, en nuestras familias, en nuestra ciudad. Escribid pidiendo lo que necesitan vuestros hijos, lo que necesitáis vosotros como padres, por vuestra familia, por las personas necesitadas.
Después llevaremos estas cartas a los monasterios de clausura. Nos veremos pues para entregar estas cartas el martes 3 de enero a las 18.00 h. en la sala grande de los locales nuevos.
2. Catequesis para jóvenes y adultos: Se harán los anuncios en las misas del 7 y 8 de enero. La primera catequesis será el martes 10 de enero. Continuarán los martes y viernes a las 9.30 noche, entrando por la calle Ciudad de Laval 29. Habrá servicio de guardería para los que tengan niños pequeños. Hermosa y valorada oportunidad para que aquellos que el bautismo concibió  a una Vida Nueva se desarrollen y sean dados a luz para ser como Jesús, para ser como María.
3. Puede adquirir el calendario 2017 y el evangelio 2017 en la parroquia.
Los sacerdotes de la Parroquia os deseamos
un Feliz Año Nuevo en el Señor
 
GASTOS RESTAURACIÓN VIVIENDA PARROQUIAL
5.623,32 €
Donativo: 40 €.
Se recaudaron:  1.535,90 €
Falta pagar:     4.087,42 €
Donativos en BANKIA
ES83-2038-6230-75-3000420970
Del 2 al 8 de enero de 2017
Lunes 2. San Basilio el Grande y San Gregorio Nazianceno, obispos y doctores. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Ferrer-Puig. 
Martes 3. El Santísimo Nombre de Jesús. 19.30 h.: En sufragio de: Mª Jesús Miñana. 
Miércoles 4. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 5. Por la tarde: Solemnidad de la Epifanía del Señor. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 
Viernes 6. Solemnidad de la Epifanía del Señor. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h. Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 7. Por la mañana: San Raimundo de Peñafort. Por la tarde: Fiesta del Bautismo del Señor. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Escrivá-Morant y Pellicer -Bosch. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 8. Fiesta del Bautismo del Señor. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h. Pro Pópulo. 19.30 h.: En sufragio de: Antonio Casanova.
  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf


También puedes descargar la hoja parroquial escaneando la siguiente imagen con la app "tipatag" para dispositivos IOS.