24 de diciembre de 2016

Domingo 25 de diciembre de 2016. 1 NATIVIDAD A.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 25 de Diciembre de 2016

              Queridos hermanos:
Jesús, el Enmanuel, el Salvador, el Mesías, el Señor, es el cumplimiento de todas las Escrituras. Si miramos, por ejemplo, algunos de los nacimientos que encontramos en las Sagradas Escrituras de la Antigua Alianza, vemos que se cumplen en Jesús. En el caso del nacimiento de Isaac (que significa risa de alegría), Sara, que tiene 90 años y era estéril dice: “Dios me ha dado de qué reír; todo el que lo oiga se reirá conmigo.” (Gn 21,6). Así, cada vez que celebramos el nacimiento de Jesucristo, nuevo Isaac, encontramos motivos de alegría.
El caso del nacimiento de Obed, (que significa siervo de Dios), es muy consolador. Noemí (que significa mi dulzura), ha quedado viuda, ha perdido a sus dos hijos casados con dos mujeres extranjeras. Y queda amarga. Solamente permanece con ella Rut (que significa la amiga), una de las nueras. Y cuando da a luz, las mujeres felicitan a Noemí por haberle nacido un nieto que será consuelo de su alma y apoyo en la vejez y será mejor que siete hijos. (cf. Rt 4,13-17). Jesús, verdadero Obed, siervo de Dios, trae consuelo, apoyo y dulzura.
El nacimiento de Samuel, hijo de Elcaná y de Ana, que es estéril, es fruto de la oración y petición desconsolada de Ana. El Señor la ha escuchado y ella agradecida se lo ofrece al Señor por todos los días de su vida: “Este niño pedía yo, y el Señor me ha concedido la petición que le hice. Ahora yo se lo cedo al Señor por todos los días de su vida; está cedido al Señor.” (cf. 1 Sa 1, 27-28). El nacimiento de nuestro Salvador inicia la obra de redención para que, oída su oración, quedemos consagrados de por vida al Señor. Somos hijos de la oración para ser consagrados al Señor.
Por otro lado, su nacimiento anticipa su misión y pasión. El que ni cielos ni tierra pueden contener se hace pequeño y el último de los pequeños, pues no hay lugar para él, anticipando el camino glorioso de ser el último de la tierra.
Nace necesitado, hambriento y sediento; tiene sed de ser amado y recibe el consuelo de la leche maternal de María, anticipando las bienaventuranzas de los pobres, mansos, hambrientos, sedientos, que lloran, y la petición que hará a la samaritana, “dame de beber” y la que hará en la cruz, “tengo sed”, pues tiene sed de que tengamos sed de Él y de que tengamos sed de salvar almas. 
Tras nacer se deja vestir y envolver en pañales anticipo de su sábana mortuoria, Él que vendrá a revestirnos de su gracia.
Anticipa que vendrá a ser nuestro alimento al nacer en Beth-Lehem, esto es, en la Casa-del-Pan, y ser colocado en un pesebre. Los que como el buey o el asno, conocen a su dueño y su pesebre (cf Is 1,3), encuentran en Jesús su alimento, la abundancia de su misericordia. Su presencia es imagen visible de Dios invisible, hace presente al Dios-con-nosotros que no nos deja, que nos busca y cuenta con nosotros. Feliz y Santa Navidad.
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Lucas          2, 1-14

En aquel tiempo, salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero. Éste fue el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria.
Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaba allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada.
En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió de claridad, y se llenaron de gran temor.
El ángel les dijo:
- «No temáis, os traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»
De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:
- «Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. »
Palabra del Señor.
EL MISTERIO DE NAVIDAD:
DIOS INVISIBLE HECHO VISIBLE
476           Como el Verbo se hizo carne asumiendo una verdadera humanidad, el cuerpo de Cristo era limitado

477           Al mismo tiempo, la Iglesia siempre ha admitido que, en el cuerpo de Jesús, Dios "que era invisible en su naturaleza se hace visible" (Prefacio de Navidad).

515 Desde los pañales de su natividad (Lc 2, 7) hasta el vinagre de su Pasión (cf. Mt 27, 48) y el sudario de su resurrección (cf. Jn 20, 7), todo en la vida de Jesús es signo de su Misterio. A través de sus gestos, sus milagros y sus palabras, se ha revelado que "en él reside toda la plenitud de la Divinidad corporalmente" (Col 2, 9). Su humanidad aparece así como el "sacramento", es decir, el signo y el instrumento de su divinidad y de la salvación que trae consigo: lo que había de visible en su vida terrena conduce al misterio invisible de su filiación divina y de su misión redentora.

LA IGLESIA NO SE CANSA DE CANTAR
LA GLORIA DE ESTA NOCHE SANTA

525 Jesús nació en la humildad de un establo, de una familia pobre (cf. Lc 2, 6-7); unos sencillos pastores son los primeros testigos del acontecimiento. En esta pobreza se manifiesta la gloria del cielo (cf. Lc 2, 8-20). La Iglesia no se cansa de cantar la gloria de esta noche:
La Virgen da hoy a luz al Eterno
Y la tierra ofrece una gruta al Inaccesible.
Los ángeles y los pastores le alaban
Y los magos avanzan con la estrella.
Porque Tú has nacido para nosotros,
Niño pequeño, ¡Dios eterno!
(Kontakion, de Romanos el Melódico)

526 "Hacerse niño" con relación a Dios es la condición para entrar en el Reino (cf. Mt 18, 3-4); para eso es necesario abajarse (cf. Mt 23, 12), hacerse pequeño; más todavía: es necesario "nacer de lo alto" (Jn 3,7), "nacer de Dios" (Jn 1, 13) para "hacerse hijos de Dios" (Jn 1, 12). El Misterio de Navidad se realiza en nosotros cuando Cristo "toma forma" en nosotros (Ga 4, 19). Navidad es el Misterio de este "admirable intercambio":

O admirabile commercium! El Creador del género humano, tomando cuerpo y alma, nace de una virgen y, hecho hombre sin concurso de varón, nos da parte en su divinidad (LH, antífona de la octava de Navidad). 
LA NAVIDAD CON EL PAPA
“En esta noche brilla una «luz grande» (Is 9,1); sobre nosotros resplandece la luz del nacimiento de Jesús. (…) Hoy ha nacido el Hijo de Dios: todo cambia. El Salvador del mundo viene a compartir nuestra naturaleza humana, no estamos ya solos ni abandonados. La Virgen nos ofrece a su Hijo como principio de vida nueva. La luz verdadera viene a iluminar nuestra existencia, recluida con frecuencia bajo la sombra del pecado. Hoy descubrimos nuevamente quiénes somos. En esta noche se nos muestra claro el camino a seguir para alcanzar la meta. Ahora tiene que cesar el miedo y el temor, porque la luz nos señala el camino hacia Belén. No podemos quedarnos inermes. No es justo que estemos parados. Tenemos que ir y ver a nuestro Salvador recostado en el pesebre. Este es el motivo del gozo y la alegría: este Niño «ha nacido para nosotros», «se nos ha dado», como anuncia Isaías (cf. 9,5). Al pueblo que desde hace dos mil años recorre todos los caminos del mundo, para que todos los hombres compartan esta alegría, se le confía la misión de dar a conocer al «Príncipe de la paz» y ser entre las naciones su instrumento eficaz.
Cuando oigamos hablar del nacimiento de Cristo, guardemos silencio y dejemos que ese Niño nos hable; grabemos en nuestro corazón sus palabras sin apartar la mirada de su rostro. Si lo tomamos en brazos y dejamos que nos abrace, nos dará la paz del corazón que no conoce ocaso. Este Niño nos enseña lo que es verdaderamente importante en nuestra vida. Nace en la pobreza del mundo, porque no hay un puesto en la posada para Él y su familia. Encuentra cobijo y amparo en un establo y viene recostado en un pesebre de animales. Y, sin embargo, de esta nada brota la luz de la gloria de Dios. Desde aquí, comienza para los hombres de corazón sencillo el camino de la verdadera liberación y del rescate perpetuo. De este Niño, que lleva grabados en su rostro los rasgos de la bondad, de la misericordia y del amor de Dios Padre, brota para todos nosotros sus discípulos, como enseña el apóstol Pablo, el compromiso de «renunciar a la impiedad» y a las riquezas del mundo, para vivir una vida «sobria, justa y piadosa» (Tt 2,12).
En una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo, Él nos llama a tener un comportamiento sobrio, es decir, sencillo, equilibrado, lineal, capaz de entender y vivir lo que es importante. En un mundo, a menudo duro con el pecador e indulgente con el pecado, es necesario cultivar un fuerte sentido de la justicia, de la búsqueda y el poner en práctica la voluntad de Dios. Ante una cultura de la indiferencia, que con frecuencia termina por ser despiadada, nuestro estilo de vida ha de estar lleno de piedad, de empatía, de compasión, de misericordia, que extraemos cada día del pozo de la oración.
Que, al igual que el de los pastores de Belén, nuestros ojos se llenen de asombro y maravilla al contemplar en el Niño Jesús al Hijo de Dios. Y que, ante Él, brote de nuestros corazones la invocación: «Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación» (Sal 85,8)”. (Francisco. Homilía. 24-12-2015). 
Oración a la Sagrada Familia
Jesús, María y José
en vosotros contemplamos
el esplendor del verdadero amor,
a vosotros, confiados, nos dirigimos.
Santa Familia de Nazaret,
haz también de nuestras familias
lugar de comunión y cenáculo de oración,
auténticas escuelas del Evangelio
y pequeñas iglesias domésticas.
Santa Familia de Nazaret, que nunca más haya en las familias episodios de violencia, de cerrazón y división;
que quien haya sido herido o escandalizado
sea pronto consolado y curado.
Santa Familia de Nazaret,
haz tomar conciencia a todos
del carácter sagrado e inviolable
de la familia,
de su belleza en el proyecto de Dios.
Jesús, María y José,
escuchad, acoged nuestra súplica.
Amén.
(Francisco. Amoris Laetitiae)



NATIVIDAD DEL SEÑOR
Sábado 24 de diciembre:
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Misa de la Vigilia de la Natividad del Señor.
24.00 h.: MISA DE MEDIANOCHE. Popularmente llamada del Gallo.
Domingo 25 de diciembre:
10.00 h.: Celebración de la Misa de la Aurora de la Natividad del Señor.
11.30 h.: Celebración de la Misa del Día de la Natividad del Señor. Misa solemne.
19.30 h.: Celebración de la Misa del Día de la Natividad del Señor.

SAGRADA FAMILIA
Viernes 30 de diciembre:
19.30 h.: Celebración solemne de la Fiesta de la Sagrada Familia.
Celebrará la eucaristía en acción de gracias por los matrimonios y sus familias. Sobre todo los que han celebrado sus bodas de oro o plata matrimoniales.


GASTOS RESTAURACIÓN VIVIENDA PARROQUIAL

5.623,32 €
Donativo varios: 245 €.
Se recaudaron:  1.495,90 €
Falta pagar:     4.127,42 €
Donativos en BANKIA
ES83-2038-6230-75-3000420970

SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS
Sábado 31 de diciembre:
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios.
Domingo 1 de enero:
10.00 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios.
11.30 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios. Misa solemne. 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios.
EPIFANÍA DEL SEÑOR
Jueves 5 de enero:
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
Viernes 6 de enero:
10.00 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
11.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor. Misa solemne.
19.30 h.: Celebración de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.
 BAUTISMO DEL SEÑOR
Sábado 7 de enero:
18.00 y 19.30 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor.
Domingo 8 de enero:
10.00 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor.
11.30 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor. Misa solemne.
19.30 h.: Celebración de la Solemnidad del Bautismo del Señor.
LAS INTENCIONES DE LAS MISAS
Lunes 26. Fiesta de San Esteban. 19.30 h.: En sufragio de: Jesús Valls y Luisa Peiró. 
Martes 27. Fiesta de San Juan Apóstol y Evangelista. 19.30 h.: En sufragio de: Ismael Fayos y Teresa Signes. 
Miércoles 28. Fiesta de los Santos Inocentes. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 29. 19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche; Víctor Ferragut. 
Viernes 30. Fiesta de la Sagrada Familia. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 31. Por la tarde: Solemnidad de Santa María Madre de Dios. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: En sufragio de: Salvador Escrivá Morán. 
Domingo 1. Solemnidad de Santa María Madre de Dios. 10.00 h.: Sin intención. 11.30 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: Sin intención.
  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf


También puedes descargar la hoja parroquial escaneando la siguiente imagen con la app "tipatag" para dispositivos IOS.