11 de marzo de 2016

Domingo 13 de marzo de 2016. 5 CUA C

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 13.03.2016

     Queridos hermanos:
Nos adentramos a vivir la Semana de Pasión, previa a la Semana Santa. En el Evangelio de este domingo escuchamos el pasaje de la mujer sorprendida en adulterio.
Tres consideraciones quiero compartir con vosotros.
1. La importancia de ver los propios pecados para no juzgar a nadie. En tiempos de los Padres del Desierto sucedió que un hermano de Escete cometió una falta. Los ancianos pidieron al Abba Moisés que se reuniera con ellos. Sin embargo, este se negó a acudir. Un sacerdote le envió un mensaje en estos términos: «Ven, la comunidad de hermanos te espera». Al recibirlo, el Abba se levantó y se puso en camino, llevando una vieja cesta rota que llenó de arena y arrastró tras de sí. Los ancianos acudieron a su encuentro, y le preguntaron: «¿Qué es eso, padre?». El anciano respondió: «Mis pecados se derraman tras de mí y no lo veo, ¿cómo voy entonces a juzgar los pecados de otros?». Oyendo esto, no dijeron nada al hermano que había cometido la falta, y le perdonaron. Como dice el Concilio: “Como todos tropezamos en muchas cosas (cf. Sant 3,2), tenemos continua necesidad de la misericordia de Dios y hemos de orar todos los días: "Perdónanos nuestras deudas" (Mt 6, 12).” (Lumen Gentium nº 40).
2. La confianza en la misericordia de Dios que regenera y recrea el corazón por medio del perdón. Nuestro Dios paciente que retrasa un año más el cortar la higuera que no da fruto (evangelio del 3er domingo) y nuestro Dios Padre que acoge al hijo pródigo y sale al encuentro del hermano mayor (evangelio del 4º domingo) es el Dios que le dice a la adúltera “Tampoco yo te condeno”. La certeza de un amor así nos ha de llevar a pedir perdón sin miedo, con total confianza. Como decía Santa Teresita: “Sí, estoy segura de que, aunque tuviera sobre la conciencia todos los pecados que pueden cometerse, iría, con el corazón roto de arrepentimiento, a echarme en brazos de Jesús, pues sé cómo ama al hijo pródigo que vuelve a él.” (Hª de un alma Mss. C).
3. La fórmula del Sacramento del Perdón que se pronuncia sobre nosotros dice: Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo por la muerte y la resurrección de su Hijo y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Y yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Si Dios perdonó a David cuando confesó sus pecados, y a Pedro cuando lloró amargamente y a la pecadora cuando derramó lágrimas sobre sus pies, y al publicano, y al pródigo (cf. Cat. Igl. Cat. 1481), acudamos sin miedo al trono de la misericordia, a Jesús que nos espera.
Jesús, vuestro párroco 
+   Lectura del santo evangelio
según san Juan                     8, 1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba.
Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y, colocándola en medio, le dijeron:
«Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?»
Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo.
Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo.
Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo:
— «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra.»
E inclinándose otra vez, siguió escribiendo.
Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos. Y quedó solo Jesús, con la mujer, en medio, que seguía allí delante. Jesús se incorporó y le preguntó: — «Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?» Ella contestó: — «Ninguno, Señor.»
Jesús dijo: — «Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.»
Palabra del Señor.
EL PECADO EXISTE
386           El pecado está presente en la historia del hombre: sería vano intentar ignorarlo o dar a esta oscura realidad otros nombres. Para intentar comprender lo que es el pecado, es preciso en primer lugar reconocer el vínculo profundo del hombre con Dios, porque fuera de esta relación, el mal del pecado no es desenmascarado en su verdadera identidad de rechazo y oposición a Dios, aunque continúe pesando sobre la vida del hombre y sobre la historia.

387   La realidad del pecado, y más particularmente del pecado de los orígenes, sólo se esclarece a la luz de la Revelación divina. Sin el conocimiento que ésta nos da de Dios no se puede reconocer claramente el pecado, y se siente la tentación de explicarlo únicamente como un defecto de crecimiento, como una debilidad sicológica, un error, la consecuencia necesaria de una estructura social inadecuada, etc. Sólo en el conocimiento del designio de Dios sobre el hombre se comprende que el pecado es un abuso de la libertad que Dios da a las personas creadas para que puedan amarle y amarse mutuamente.

215 El comienzo del pecado y de la caída del hombre fue una mentira del tentador que indujo a dudar de la palabra de Dios, de su benevolencia y de su fidelidad.

1440   El pecado es, ante todo, ofensa a Dios, ruptura de la comunión con él. Al mismo tiempo, atenta contra la comunión con la Iglesia. Por eso la conversión implica a la vez el perdón de Dios y la reconciliación con la Iglesia, que es lo que expresa y realiza litúrgicamente el sacramento de la Penitencia y de la Reconciliación (cf LG 11).

DIOS SALE AL ENCUENTRO DEL PECADOR
1   Dios, infinitamente Perfecto y Bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para que tenga parte en su vida bienaventurada. Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, está cerca del hombre. Le llama y le ayuda a buscarlo, a conocerle y a amarle con todas sus fuerzas. Convoca a todos los hombres, que el pecado dispersó, a la unidad de su familia, la Iglesia.

234    "Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une con ellos".

277   Dios manifiesta su omnipotencia convirtiéndonos de nuestros pecados y restableciéndonos en su amistad por la gracia.

298 Puesto que Dios puede crear de la nada, puede por el Espíritu Santo dar la vida del alma a los pecadores creando en ellos un corazón puro.

1443 Durante su vida pública, Jesús no sólo perdonó los pecados, también manifestó el efecto de este perdón: a los pecadores que son perdonados los vuelve a integrar en la comunidad del pueblo de Dios, de donde el pecado los había alejado o incluso excluido. Un signo manifiesto de ello es el hecho de que Jesús admite a los pecadores a su mesa, más aún, él mismo se sienta a su mesa, gesto que expresa de manera conmovedora, a la vez, el perdón de Dios (cf Lc 15) y el retorno al seno del pueblo de Dios (cf Lc 19,9).

1444 Al hacer partícipes a los apóstoles de su propio poder de perdonar los pecados, el Señor les da también la autoridad de reconciliar a los pecadores con la Iglesia.
EL PAPA FRANCISCO
COMENTA EL EVANGELIO
“En este quinto domingo de Cuaresma, el evangelio nos presenta el episodio de la mujer adúltera (cf.Jn 8,1-11), que Jesús salva de la condena a muerte. Conmueve la actitud de Jesús: no oímos palabras de desprecio, no escuchamos palabras de condena, sino solamente palabras de amor, de misericordia, que invitan a la conversión: «Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más» (v. 11). Y, hermanos y hermanas, el rostro de Dios es el de un padre misericordioso, que siempre tiene paciencia. ¿Habéis pensado en la paciencia de Dios, la paciencia que tiene con cada uno de nosotros? Ésa es su misericordia. Siempre tiene paciencia, paciencia con nosotros, nos comprende, nos espera, no se cansa de perdonarnos si sabemos volver a Él con el corazón contrito. «Grande es la misericordia del Señor», dice el Salmo. (…) No olvidemos esta palabra: Dios nunca se cansa de perdonar. Nunca. “Y, padre, ¿cuál es el problema?” El problema es que nosotros nos cansamos, no queremos, nos cansamos de pedir perdón. Él jamás se cansa de perdonar, pero nosotros, a veces, nos cansamos de pedir perdón. No nos cansemos nunca, no nos cansemos nunca. Él es Padre amoroso que siempre perdona, que tiene ese corazón misericordioso con todos nosotros. Y aprendamos también nosotros a ser misericordiosos con todos.” (Francisco. Ángelus. 17 de marzo de 2013)
……………………….
“Es hermoso esto: Jesús solo en el monte, orando. Oraba solo (cf. Jn 8,1). Después, se presentó de nuevo en el Templo, y todo el pueblo acudía a él (cf. v. 2). Jesús en medio del pueblo. Y luego, al final, lo dejaron solo con la mujer (cf. v. 9). ¡Aquella soledad de Jesús! Pero una soledad fecunda: la de la oración con el Padre y esa, tan bella, que es precisamente el mensaje de hoy de la Iglesia, la de su misericordia con aquella mujer. También hay una diferencia entre el pueblo. Todo el pueblo acudía a él; él se sentó y comenzó a enseñarles: el pueblo que quería escuchar las palabras de Jesús, la gente de corazón abierto, necesitado de la Palabra de Dios. Había otros que no escuchaban nada, incapaces de escuchar; y estaban los que fueron con aquella mujer: «Mira, Maestro, esta es una tal y una cual... Tenemos que hacer lo que Moisés nos mandó hacer con estas mujeres» (cf. vv. 4-5). Creo que también nosotros somos este pueblo que, por un lado, quiere oír a Jesús pero que, por otro, a veces nos gusta hacer daño a los otros, condenar a los demás. El mensaje de Jesús es éste: La misericordia. Para mí, lo digo con humildad, es el mensaje más fuerte del Señor: la misericordia. (…) No es fácil encomendarse a la misericordia de Dios, porque eso es un abismo incomprensible. Pero hay que hacerlo. «Ay, padre, si usted conociera mi vida, no me hablaría así». «¿Por qué, qué has hecho?». «¡Ay padre!, las he hecho gordas». «¡Mejor!». «Acude a Jesús. A él le gusta que se le cuenten estas cosas». El se olvida, él tiene una capacidad de olvidar, especial. Se olvida, te besa, te abraza y te dice solamente: «Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más» (Jn 8,11). Sólo te da ese consejo. Después de un mes, estamos en las mismas condiciones... Volvamos al Señor. El Señor nunca se cansa de perdonar, ¡jamás! Somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. Y pidamos la gracia de no cansarnos de pedir perdón, porque él nunca se cansa de perdonar. Pidamos esta gracia. (Francisco. Homilía. 17 de marzo de 2013). 
Señor Jesús, que no te cansas de perdonar, concédenos la gracia de conocer nuestros pecados desde tu mirada llena de amor y paciencia y acudir a ti y pedirte perdón.
Señor Jesús, que te olvidas de nuestros pecados y creas en nosotros un corazón nuevo para que podemos ver en los demás hermanos amados también por Ti, libéranos de todas las piedras que hemos acumulado para acusar y condenar a nuestros hermanos. Danos la gracia de no cansarnos de pedir perdón por medio de tu Iglesia en el Sacramento del Perdón.


Os invitamos a poner en práctica con alegría las obras de misericordia corporales y espirituales. Decía San José Benito Cottolengo, Fundador de las Casas de la Divina Providencia, que tienen como fundamento la Providencia, como alma la caridad de Cristo, como apoyo la oración, como centro los pobres, que acogía a los que no encontraban otro refugio y a los enfermos más repugnantes e incurables: “Si supieran quienes son los pobres los servirían de rodillas. Los pobres son Jesús, no son una imagen suya. Son Jesús en persona y como tal hay que servirles. Todos los pobres son nuestros señores, pero estos que al ojo material son tan repugnantes son aún más señores, son nuestras verdaderas perlas.”

En la cruz a la entrada de la Iglesia el Equipo de Cáritas coloca diversas necesidades y unos sobres para facilitar la ayuda.
A lo largo de estas semanas de Cuaresma se han recaudado  1.056 € en alimentación, recibos de agua y luz, medicinas, etc.
HORARIO ESPECIAL DE MISAS

EN LA PARROQUIA
SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ:
Viernes 18 de marzo: 18.00 h. con niños y 19.30 h.
Sábado 19 de marzo: 10.30 h. y 12.00 h.
DOMINGO DE RAMOS
Sábado 19 de marzo: 19.30 h.
Domingo 20 de marzo: 9.30 h.; 11.00 h. (desde la Iglesia de las Esclavas del Sagrado Corazón, con bendición de palmas y ramos y procesión hasta el templo parroquial). Y 19.30 h.
SOLEMNE TRIDUO PASCUAL
JUEVES SANTO: 19.30 h.
VIERNES SANTO: 16.30 h.
VIGILIA PASCUAL SÁBADO SANTO: 22.00 h.
DOMINGO DE RESURRECCIÓN: 11.30 h. y 19.30 h.
¡Colabora con tu parroquia!
En el bote destinado al Aire acondicionado se recaudaron 56 €.


Quedan 1.666,72 € para cubrir el coste del Aire Acondicionado. Ayúdanos.
Puedes hacer tu donativo entregándolo en la parroquia, en mano al sacerdote, en el buzón parroquial o en la cuenta que la parroquia tiene en BANKIA (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970
 
1. El miércoles 16 de marzo a las 20.30 h. habrá reunión con todos los lectores y acólitos para preparar las próximas fiestas de Semana Santa.
2. Recuerden que los días 18, 19 y 20 de marzo habrá un horario especial de misas en la Parroquia por ser la solemnidad de San José y el Domingo de Ramos.
3. LIMPIEZA GENERAL DEL TEMPLO: el lunes santo 21 de marzo desde las 16.00 h.; el miércoles santo 23 de marzo desde las 21.00 h., y el Sábado santo desde las 12.30 h. Les invitamos a colaborar en la Limpieza de nuestro Templo. Gracias.
4. CELEBRACIONES DEL PERDÓN EN EL ARCIPRESTAZGO SAN FRANCISCO DE BORJA:
Lunes 21 de marzo 20 h: Cristo Rey; Martes 22 de marzo 19:30 h: San Nicolás; Martes 22 de marzo 20 h: Santa María Magdalena; Martes 22 de marzo 20:30 h: San Francisco de Borja; Miércoles 23 de marzo 20 h: Sagrada Familia.
5. Actualización colectas
MANOS UNIDAS: 1.054 €.    INFANCIA MISIONERA: 321 €.
6. El Domingo de Ramos a las 4.30 tarde en el Templo parroquial habrá un Cine-fórum para todos los públicos en el templo parroquial. Con una película para todos los públicos que ayude a adentrarse en los misterios que vamos a celebrar en la Semana Santa.

 ***
SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ
“Dejémonos "contagiar" por el silencio de san José. Nos es muy necesario, en un mundo a menudo demasiado ruidoso, que no favorece el recogimiento y la escucha de la voz de Dios”. (Benedicto XVI. 18-12-2005).
Del 14 al 20 de marzo de 2016
Lunes 14.  19.30 h.: En sufragio de: José Mascarell. 
Martes 15. 19.30 h.: Sin intención. 
Miércoles 16. 19.30 h.: Sin intención. 
Jueves 17. 19.30 h.: Sin intención.
Viernes 18. Por la mañana: San Cirilo de Jerusalén. Por la tarde: SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención.
Sábado 19. Por la mañana: SOLEMNIDAD DE SAN JOSÉ. 10.30 h.: Sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo.
Por la tarde: DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN DEL SEÑOR. 19.30 h.: Sin intención.
Domingo 20. DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN DEL SEÑOR. 9.30 h.: Sin intención. 11.00 h.: Pro Pópulo. A las 11.00 de la mañana desde la Iglesia de las Esclavas tendrá lugar la bendición de palmas y ramos, la procesión de Domingo de Ramos y al llegar al Templo se celebrará la Eucaristía.
Se suprime la Misa de 11.00 en el templo parroquial debido a la Misa solemne del Domingo de Ramos que comenzará en las Esclavas. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Éspí—Sanchis.
  ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf

Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store".
También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta "QR":
Códigos QR / Qr Codes