27 de junio de 2015

Domingo 28 de Junio de 2015. 13 TO B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 28 de Junio de 2015 

                  Queridos hermanos:
El domingo pasado escuchábamos en el evangelio que Jesús pasó a la otra orilla, la orilla de Gerasa, al lado este del lago de Galilea, y de camino hubo una gran tempestad calmada por Jesús. En este domingo Jesús vuelve a cruzar el lago a la orilla Oeste y acude mucha gente. Y va a verle un personaje ilustre: el jefe de la sinagoga. La anterior vez que Jesús estuvo en la sinagoga de Cafarnaúm, donde curó en sábado a un hombre con la mano paralizada, los fariseos se confabularon con los herodianos contra Jesús para ver cómo eliminarle (Mc 3,6). El jefe de la sinagoga, Jairo, le pide que vaya a ver a su hija que está a punto de morir. Y Jesús fue con él.
Me viene a la mente el salmo 19 (18). Jesús va de una orilla a otra del lago, de lado a lado, “contento como un héroe a recorrer su camino” (19,6). Como el sol, “asoma por un extremo del cielo, y su órbita llega al otro extremo: nada se libra de su calor. (19,7). Su calor es calor que sana a la hemorroísa, calor que resucita a la hija de Jairo. ¿Nada se libra de su calor? Sí. Se libra de su calor la falta de fe. La incredulidad es como un cristal opaco a la luz y calor del sol. Por eso dirá a la hemorroísa que lo tocó cuando todos lo apretujaban: «Hija, tu fe te ha curado.» Y también dirá a Jairo cuando le anuncian la muerte de su hija: «No temas; basta que tengas fe.» En la barca zarandeada por las olas del evangelio de la semana pasada faltaba la fe. En esta semana es la fe la que permite la acción de Jesús. Pidamos la fe. No la demos por supuesta. Para nosotros estos dos relatos de curación son una invitación a superar una visión puramente horizontal y materialista de la vida. A Dios le pedimos muchas curaciones de problemas, de necesidades concretas, y está bien hacerlo, pero lo que debemos pedir con insistencia es una fe cada vez más sólida, para que el Señor renueve nuestra vida, y una firme confianza en su amor, en su providencia que no nos abandona.” (Benedicto XVI. Ángelus. 1 de julio de 2012).
Pero otra consideración de este evangelio: La intercalación de escenas es una técnica literaria que utiliza San Marcos en este evangelio, dándole mayor dramatismo a la falta de salud de la niña de Jairo. Se podría sacar punta a la “la intercalación” en nuestra vida. Al hilo de la súplica de Jairo a Jesús se ha entrecruzado el hilo de la oración silenciosa de la hemorroísa (cf. Catecismo 2616) y su tocarle con fe que ha retrasado a Jesús el ir a casa de Jairo. Este hilo está a punto de ser cortado cuando vienen a decirle: «Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?». Es cuando Jesús invita a Jairo a la audacia de la fe y a no cortar el hilo: «No temas; basta que tengas fe.» Tal es la fuerza de la oración, "todo es posible para quien cree" (Mc 9, 23), con una fe "que no duda" (Mt 21, 22). (cf. Catecismo 2610). Sea cual sea la dificultad, no cortemos el hilo de la oración y la fe, pues vivimos entretejidos por la acción de Dios y de los demás.
Jesús, vuestro párroco
+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 5, 21-43
En aquel tiempo, Jesús atravesó de nuevo en barca a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago. Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y, al verlo, se echó a sus pies, rogándole con insistencia:
— «Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.» Jesús se fue con él, acompañado de mucha gente que lo apretujaba.
Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Muchos médicos la hablan sometido a toda clase de tratamientos, y se habla gastado en eso toda su fortuna; pero, en vez de mejorar, se habla puesto peor. Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido curaría.
Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias, y notó que su cuerpo estaba curado. Jesús, notando que había salido fuerza de él, se volvió en seguida, en medio de la gente, preguntando: — «¿Quién me ha tocado el manto?»
Los discípulos le contestaron: — «Ves como te apretuja la gente y preguntas: “¿Quién me ha tocado?”»
Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que habla pasado, se le echó a los pies y le confesó todo. Él le dijo: — «Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.»
Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle:
— «Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?»
Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: — «No temas; basta que tengas fe.»
No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos. Entró y les dijo:
— «¿Qué estrépito y qué lloros son éstos? La niña no está muerta, está dormida.» Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos y, con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes, entró donde estaba la niña, la cogió de la mano y le dijo: — «Talitha qumi» (que significa: «Contigo hablo, niña, levántate»).
La niña se puso en pie inmediatamente y echó a andar; tenía doce años. Y se quedaron viendo visiones.
Les insistió en que nadie se enterase; y les dijo que dieran de comer a la niña.
Palabra del Señor.
547       Jesús acompaña sus palabras con numerosos "milagros, prodigios y signos" (Hch 2, 22) que manifiestan que el Reino está presente en El. Ellos atestiguan que Jesús es el Mesías anunciado (cf, Lc 7, 18-23).

548           Los signos que lleva a cabo Jesús testimonian que el Padre le ha enviado (cf. Jn 5, 36; 10, 25). Invitan a creer en Jesús (cf. Jn 10, 38). Concede lo que le piden a los que acuden a él con fe (cf. Mc 5, 25-34; 10, 52; etc.). Por tanto, los milagros fortalecen la fe en Aquél que hace las obras de su Padre: éstas testimonian que él es Hijo de Dios (cf. Jn 10, 31-38).

993 La fe en la resurrección descansa en la fe en Dios que "no es un Dios de muertos sino de vivos" (Mc 12, 27).

994  Pero hay más: Jesús liga la fe en la resurrección a la fe en su propia persona: "Yo soy la resurrección y la vida" (Jn 11, 25). Es el mismo Jesús el que resucitará en el último día a quienes hayan creído en él. (cf. Jn 5, 24-25; 6, 40) y hayan comido su cuerpo y bebido su sangre (cf. Jn 6, 54). En su vida pública ofrece ya un signo y una prenda de la resurrección devolviendo la vida a algunos muertos (cf. Mc 5, 21-42; Lc 7, 11-17; Jn 11), anunciando así su propia Resurrección que, no obstante, será de otro orden. De este acontecimiento único, El habla como del "signo de Jonás" (Mt 12, 39), del signo del Templo (cf. Jn 2, 19-22): anuncia su Resurrección al tercer día después de su muerte (cf. Mc 10, 34).

995   Ser testigo de Cristo es ser "testigo de su Resurrección" (Hch 1, 22; cf. 4, 33)(...) Nosotros resucitaremos como El, con El, por El.
MUJERES CURADAS EN EL EVANGELIO
“Recorriendo las páginas del Evangelio pasan ante nuestros ojos un gran número de mujeres, de diversa edad y condición. Nos encontramos con mujeres aquejadas de enfermedades o de sufrimientos físicos, como aquella mujer poseída por " un espíritu que la tenía enferma; estaba encorvada y no podía en modo alguno enderezarse " (Lc 13, 11), o como la suegra de Simón que estaba " en cama con la fiebre " (Mc 1, 30), o como la mujer " que padecía flujo de sangre " (cf. Mc 5, 25-34) y que no podía tocar a nadie porque pensaba que su contacto hacía al hombre "impuro". Todas ellas fueron curadas, y la última, la hemorroisa, que tocó el manto de Jesús " entre la gente " (Mc 5, 27), mereció la alabanza del Señor por su gran fe: " Tu fe te ha salvado " (Mc 5, 34). Encontramos también a la hija de Jairo a la que Jesús hizo volver a la vida diciéndole con ternura: "Muchacha, a ti te lo digo, levántate" (Mc 5, 41). (Bto. JP II. Mulieris Dignitatem 13)
.........................................
LA HEMORROÍSA. SIGNIFICADO ESPIRITUAL DE SU ENFERMEDAD
“La hemorroísa del Evangelio llevaba doce años perdiendo la sangre, que es un modo de perder la vida. Tocó el manto de Jesús, con fe cierta de hallarse con el Salvador. Le tocó y su vida quedó sana. El flujo de la sangre es la lujuria. Como los avaros son semejantes a los hidrópicos -tienen ansias de beber-, así los lujuriosos son semejantes al flujo de sangre. Los avaros, en efecto, se fatigan apeteciendo; los lujuriosos gastando. Allí hay apetito, aquí hay flujo; pero ambas cosas matan. Es necesario recurrir al médico que vino a sanar las enfermedades de las almas. (...) ¿Cuál fue la obra de Dios? Curó el flujo de sangre, curó al leproso, curó al paralítico. Todas son enfermedades del alma. La cojera y la ceguera: pues todo el que no camina de forma recta por el camino de la vida, cojea. Es ciego asimismo quien no confía en Dios. El lujurioso padece flujo de sangre, y todo el que es inconstante y mendaz tiene manchas de lepra. Es necesario que lo sane por dentro aquel que sanó exteriormente, para que se desee la sanación interior.” (San Agustín. Sermón 63 A, 2-3)

DOS CURACIONES MILAGROSAS DE JESÚS
“Este domingo, el evangelista san Marcos nos presenta el relato de dos curaciones milagrosas que Jesús realiza en favor de dos mujeres: la hija de uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y una mujer que sufría de hemorragia (cf. Mc 5, 21-43). Son dos episodios en los que hay dos niveles de lectura; el puramente físico: Jesús se inclina ante el sufrimiento humano y cura el cuerpo; y el espiritual: Jesús vino a sanar el corazón del hombre, a dar la salvación y pide fe en él. En el primer episodio, ante la noticia de que la hija de Jairo había muerto, Jesús le dice al jefe de la sinagoga: «No temas; basta que tengas fe» (v. 36), lo lleva con él donde estaba la niña y exclama: «Contigo hablo, niña, levántate» (v. 41). Y esta se levantó y se puso a caminar. San Jerónimo comenta estas palabras, subrayando el poder salvífico de Jesús: «Niña, levántate por mí: no por mérito tuyo, sino por mi gracia. Por tanto, levántate por mí: el hecho de haber sido curada no depende de tus virtudes» (Homilías sobre el Evangelio de Marcos,3). El segundo episodio, el de la mujer que sufría hemorragias, pone también de manifiesto cómo Jesús vino a liberar al ser humano en su totalidad. De hecho, el milagro se realiza en dos fases: en la primera se produce la curación física, que está íntimamente relacionada con la curación más profunda, la que da la gracia de Dios a quien se abre a él con fe. Jesús dice a la mujer: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad» (Mc 5, 34).” (Benedicto XVI. Ángelus. 1 de julio de 2012).
Que nos toque también a nosotros Jesús y echaremos a andar. Aunque seamos paralíticos, aunque poseamos malas obras y no podamos andar, aunque estemos acostados en el lecho de nuestros pecados y de nuestro cuerpo, si nos toca Jesús, al instante quedaremos curados. (...) Te pido, Señor, que también a nosotros, que estamos tendidos, nos tomes de la mano, nos levantes del lecho de nuestros pecados y nos hagas caminar. Y cuando caminemos, manda que nos den de comer; estando yacentes, no podemos hacerlo. Si no nos levantamos, no somos capaces de recibir el cuerpo de Cristo. A Él la gloria, juntamente con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén”.  (San Jerónimo. Comentario al Evangelio según san Marcos.
El Papa Francisco dedica el primer capítulo de su carta “Laudato si” a hablar de lo que le está pasando a nuestra casa, la tierra. Junto a “una creciente sensibilidad con respecto al ambiente y al cuidado de la naturaleza” (LS 19) describe una serie de cuestiones que están afectando dolorosamente a nuestro planeta:

1. los contaminantes atmosféricos (el humo que provocan los combustibles que se usan para calentarse o cocinar, por el trasporte, por la industria), los depósitos de sustancias que contribuyen a la acidificación del suelo y del agua, los fertilizantes, insecticidas, fungicidas, controladores de malezas y agrotóxicos en general, que provocan millones de muertes prematuras, sobre todo entre los más pobres. (LS 20)

2. la contaminación producida por los residuos domiciliarios y comerciales, de demolición, clínicos, electrónicos e industriales, altamente tóxicos y radioactivos. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería, de basura. (cf. LS 21).
Echa en cara a la tecnología, que pretende ser la única solución de los problemas, la incapacidad para dar solución a estos problemas que ella misma ocasiona. (LS 20).

3. Todo esto genera una cultura, una forma de vivir: La cultura del descarte, que afecta tanto a los seres humanos excluidos como a las cosas que rápidamente se convierten en basura. (LS 22). Opone así el funcionamiento de los ecosistemas naturales al sistema industrial, que es incapaz de absorber y reutilizar residuos y desechos. (LS 22). Todavía no se ha logrado adoptar un modelo circular de producción que asegure recursos para todos y para las generaciones futuras, y que supone limitar al máximo el uso de los recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar. (LS 22).

CAMPAÑA  para la compra y colocación del Aire Acondicionado en el Templo:
PRIMERA FASE: 15.925 €
SEGUNDA FASE
- Instalación de conductos en el resto del templo:
+ 3.427 € = 19.352 €
- Instalación de 2ª máquina de aire: + 8.565 €: = 27.917 €
Recaudado hasta el 26 de junio de 2015:
11.821,28 €.
Faltan 4.103,72 € para la primera fase.
 Para no perder el aire acogedor de nuestra parroquia: ¡Colabora!
Puedes hacer tu donativo en la cuenta que la parroquia tiene
haciendo constar: “Para el Aire Acondicionado”
en BANKIA (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970
 
1. El sábado 27 en las misas de 19.30 h. y de 21.00 h. se hará la Presentación de las catequesis preparatorias del Encuentro Mundial de las Familias de Philadelphia 2015.

2. Estas catequesis preparatorias del Encuentro Mundial de las Familias de Philadelphia 2015 serán el lunes 29, martes 30 de junio, miércoles 1 y jueves 2 de julio a las 21.00 h. en el templo parroquial Dadas por miembros de la Comisión Diocesana Familia y Vida.

3. ACTIVIDADES PARA EL VERANO:
- Campamento de verano para niños entre 6 y 12 años en Guadalest del 12 al 19 de julio.
- Convivencia retiro para jóvenes entre 13 y 16 años en Vivar del Cid (Burgos) del 21 al 27 de julio.
- Viaje a Caleruega (Burgos), tras las huellas de Santo Domingo de Guzmán, para las familias, del 31 de julio al 2 de agosto.
4. A PARTIR DEL 1 DE JULIO COMIENZA EL HORARIO DE VERANO HASTA FINAL DE SEPTIEMBRE. Afecta a las misas del domingo: Se suprimen las misas de 9.30 h. y de 12.00 h.
Del 29 de junio al 5 de julio de 2015
Lunes 29. Solemnidad de San Pedro y San Pablo. 19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche. 
Martes 30. Santos Protomártires de Roma. 19.30 h.: En sufragio de: Víctor Ferragut. 
Miércoles 1. Fiesta de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. 19.30 h.: En sufragio de: Charo Miñana. 
Jueves 2. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Ferrer-Puig. 
Viernes 3. Fiesta de Santo Tomás Apóstol. 19.30 h.: En sufragio de: Rogelio Roselló. 
Sábado 4. Por la mañana: Santa Isabel de Portugal. Por la tarde: XIV del T.O. 19.30 h.: En sufragio de:Dif. Fam. García—Estruch. 21.00 h.: En sufragio de: Salvador Martí Tarrazona y Salvador Martí Montaner. 
Domingo 5. XIV del T.O. 11.00 h.: Pro Pópulo. 19.30 h.: En sufragio de: Sixto Domínguez Osa.
 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf


Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".
También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta "QR":
Códigos QR / Qr Codes