20 de junio de 2015

Domingo 21 de junio de 2015. 12 TO B.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 21 de Junio de 2015 

               Queridos hermanos:
Escuchamos este domingo el Evangelio de la tempestad calmada. Un fuerte huracán levanta olas que rompen contra la barca donde se encuentran Jesús y sus discípulos “hasta casi llenarla de agua.” Y Jesús duerme en la parte trasera del barco. No está al timón, ni con las velas ni con los remos ni preparando el bote salvavidas. Tampoco está intentado salvar los aparejos ni dando órdenes a los discípulos siguiendo el protocolo de emergencias ni está histérico ante la adversidad. Simplemente “está” y duerme.
Y su presencia, (como la de Jesús en el Sagrario en medio de las tormentas de la vida), nos llena de enseñanzas acerca de lo que faltaba y no había en la barca de los discípulos. Tras la calma ordenada por Jesús les dice: «¿Aún no tenéis fe?». Seguramente en la barca habrían remos, cuerdas, un pequeño timón… todo elementos para facilitar la navegación siguiendo la pericia de sus tripulantes. Como un pequeñito Titanic, no necesitaban de la presencia de Dios para navegar. Hasta que, con la tormenta, llega lo que supera la pericia humana, lo que hace vanos los intentos de los hombres y sus estrategias. Y despiertan a Jesús.
«¿Aún no tenéis fe?», les dirá Jesús. Y es que en la barca faltaba la fe que se hace confianza, el amor que urge, el abandono esperanzado en la Providencia que ha puesto límites al mar y a la tormenta. “Todo se pasa”. “Nada te turbe”, dirá Santa Teresa. Y Santa Teresita dirá: “En sus divinos brazos no temo la tormenta./ ¡Es toda y mi sola ley el abandono completo!” (Santa Teresa del Niño Jesús. Poesía 21). Otra Teresa de Calcuta dirá: “Mi amor por Jesús es cada vez más sencillo y creo que más personal. Como nuestros Pobres, trato de aceptar mi pobreza, el hecho de ser pequeña, indefensa, incapaz de gran amor. Pero quiero amar a Jesús con el amor de María, y a Su Padre, con el amor de Jesús. Sé que está rezando por mí. Quiero que Él se sienta a gusto conmigo, que Él no se preocupe de mis sentimientos, que se sienta bien, que no se preocupe siquiera de la oscuridad que Le rodea en mí, pues a pesar de todo, Jesús lo es todo para mí, y yo no amo a nadie más que a Jesús.” (Ven, se mi luz. Las cartas privadas de la «Santa de Calcuta»).
Cuando uno sufre, al tiempo que se pregunta ¿dónde está mi Dios? e intentar pedirle explicaciones, podría preguntarse también ¿dónde está mi fe? Al hombre que sufre, Dios no le da un razonamiento que explique todo, sino que le responde con una presencia que le acompaña.” (Francisco. Lumen Fidei 57). Tan aleccionador como su Presencia dormida es la tormenta que nos hace ir a buscarle. Benditas tormentas que nos hacen descubrir quienes somos, frágiles, que sin él nada podemos. (cf. oración colecta domingo XI TO). Y bendita Presencia que nos hace descubrir a Dios que es fuerza de los que en Él esperan.
Jesús, vuestro párroco
+  Lectura del santo evangelio     según san Marcos      4, 35-40

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: — «Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. El estaba a popa, dormido sobre un almohadón. Lo despertaron, diciéndole: — «Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?» Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: — «¡Silencio, cállate!» El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo: —«¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?» Se quedaron espantados y se decían unos a otros:
—«¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!»
  Palabra del Señor.
MULTITUD DE SIGNOS
547 Jesús acompaña sus palabras con numerosos "milagros, prodigios y signos" (Hch 2, 22) que manifiestan que el Reino está presente en El. Ellos atestiguan que Jesús es el Mesías anunciado (cf, Lc 7, 18-23).

548 Los signos que lleva a cabo Jesús testimonian que el Padre le ha enviado (cf. Jn 5, 36; 10, 25). Invitan a creer en Jesús (cf. Jn 10, 38). Concede lo que le piden a los que acuden a él con fe (cf. Mc 5, 25-34; 10, 52; etc.). Por tanto, los milagros fortalecen la fe en Aquél que hace las obras de su Padre: éstas testimonian que él es Hijo de Dios (cf. Jn 10, 31-38). Pero también pueden ser "ocasión de escándalo" (Mt 11, 6). No pretenden satisfacer la curiosidad ni los deseos mágicos. A pesar de tan evidentes milagros, Jesús es rechazado por algunos (cf. Jn 11, 47-48); incluso se le acusa de obrar movido por los demonios (cf. Mc 3, 22).


ORACIÓN ANTE LAS TEMPESTADES
2743 Orar es siempre posible: El tiempo del cristiano es el de Cristo resucitado que está "con nosotros, todos los días" (Mt 28, 20), cualesquiera que sean las tempestades (cf Lc 8, 24). Nuestro tiempo está en las manos de Dios.


COMBATIR LA FALTA DE FE
2610 Jesús se entristece por la "falta de fe" de los de Nazaret (Mc 6, 6) y la "poca fe" de sus discípulos (Mt 8, 26).

2732  La tentación más frecuente, la más oculta, es nuestra falta de fe. Esta se expresa menos en una incredulidad declarada que en unas preferencias de hecho. Se empieza a orar y se presentan como prioritarios mil trabajos y cuidados que se consideran más urgentes.
LA CONFIANZA DEJA A JESÚS DORMIR EN LA TEMPESTAD
“Antes de hacer brillar en mi alma un rayo de esperanza, Dios quiso enviarme un martirio sumamente doloroso, que duró tres días. Nunca como en aquella prueba comprendí de bien el dolor de la Sma. Virgen y de s. José mientras buscaban al divino Niño Jesús... Me encontraba en un triste desierto, o, mejor, mi alma parecía un frágil esquife, abandonado sin piloto a merced de las olas tempestuosas...
Lo sé, Jesús estaba allí, dormido en mi barquilla; pero la noche era tan negra, que me era imposible verle. Ni una luz. Ni siquiera un relámpago que viniese a surcar las sombrías nubes... Es cierto que es muy triste el resplandor de los relámpagos; pero, al menos, si la tormenta hubiese estallado abiertamente, habría podido ver por un momento a Jesús... Pero era la noche, la noche profunda del alma... Y como Jesús en el huerto de la agonía, me sentía sola, sin encontrar consuelo alguno ni en la tierra ni en el cielo. ¡¡¡Como si el mismo Dios me hubiese abandonado...!!!
La naturaleza parecía participar también de mi amarga tristeza: durante esos tres días, el sol no hizo brillar ni uno de sus rayos y la lluvia cayó a torrentes. (...) Jesús dormía, como siempre, en mi navecilla. ¡Qué pena!, tengo la impresión de que las almas pocas veces le dejan dormir tranquilamente dentro de ellas.” (Santa Teresita del Niño Jesús. Historia de un alma 5, 51r)

DESPERTAR A CRISTO EN LA NAVE ES AVIVAR LA FE
“Por tu fe en Cristo, Cristo está en tu corazón. A esto hace referencia el hecho de que estaba dormido en la nave, y, cuando los discípulos se vieron en peligro de naufragio, se acercaron a Él y le despertaron. Cristo se levantó, imperó a los vientos y a las olas, y se siguió una grande tranquilidad. (Mt 8,24-26). Así sucede dentro de ti; mientras navegas, mientras atraviesas el mar proceloso y lleno de peligros de esta vida, los vientos penetran en tu corazón, levantan las olas y agitan la nave. ¿Qué vientos son éstos? Recibiste una injuria, y te irritas: la injuria es el viento, la ira es las olas; estás en peligro, te dispones a responder, a devolver una maldición por otra, ya la nave se acerca al naufragio; despierta a Cristo, que duerme; pues porque Cristo duerme en la nave, por eso fluctúas y te dispones a devolver mal por mal. El sueño de Cristo en tu corazón es el olvido de la fe. Si despiertas a Cristo, esto es, haces revivir la fe.” (Sobre el Evangelio de San Juan 49, 20).
LAS TEMPESTADES DE LA VIDA
A veces, las tormentas que vivimos en la vida resultan ser acontecimientos privilegiados para el desarrollo de nuestra fe. La tempestad en el mar, descrita en el evangelio, simboliza también, en cierta medida, nuestra situación cuando en los momentos difíciles de las pruebas de la fe, en los momentos de una mayor o menor tempestad, nos parece que Jesús nos ha abandonado, que está ausente. Las tempestades que vivimos pueden ser de diversa índole: pueden tratarse de tentaciones de pecado, de escrúpulos; de temores por el futuro, por la salud, por el trabajo; de tempestades relacionadas con las dificultades matrimoniales; etc. Ante esas tempestades se pueden manifestar dos tipos de actitud: el temor, como en el caso de los apóstoles ante la tempestad; y la calma, simbolizada por Jesús dormitando en la barca. Jesús duerme en una situación que, desde el punto de vista humano, es trágica. Van en una barca que es azotada por las olas, y que en cualquier momento puede hundirse. Debía de estar muy cansado, pero..., ¿solamente cansado? Jesús dormía en la barca de los apóstoles, mientras que a estos les parecía que todo estaba perdido. De ahí que sintieran pánico, que estuvieran alarmados, que sintieran miedo en el momento en que despertaron a Jesús.
Durante aquella tempestad se manifestaron las dos actitudes indicadas: por un lado, estaban los apóstoles que temblaban de miedo, y por otro lado, Jesús, con !a calma reflejada en el semblante, y durmiendo. La actitud de Cristo parecía tan extraña, que los apóstoles le reprocharon: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» (Mc 4,38).
Cada tempestad tiene su sentido, es Dios que pasa y que ha de traer una gran gracia, la gracia del abandono. Cuando estés ante una tormenta, deberías poner los ojos de tu fe en el sosegado semblante de Cristo. Se puede hablar aquí de la «teología» del sueño de Dios. Durante nuestras tormentas Dios parece dormir. (…)  Jesús no reprocha a los apóstoles por tratar de salvar la barca. Él les reprocha la falta de fe, que causó que se dejaran vencer por la tentación del miedo, e incluso pánico. (…) Cuando lleguen a tu vida las tempestades, ya sean externas o internas, fíjate en el tranquilo semblante de Jesús. Entonces, entenderás que no estás solo, (…) En los momentos de las tempestades y de las pruebas a que es sometida nuestra fe, tampoco debemos olvidar la constante presencia junto a nosotros de aquella que es la Madre de nuestro abandono. (…)Roguemos a María para que imitándola confiemos únicamente en el Señor: «¡Madre del Gran Abandono!, me entrego a ti, sin reservas, hasta el fin». (Tadeusz Dajczer. Meditaciones sobre la fe)
Oración por nuestra tierra
“Dios omnipotente, que estás presente en todo el universo y en la más pequeña de tus criaturas, Tú, que rodeas con tu ternura todo lo que existe, derrama en nosotros la fuerza de tu amor para que cuidemos la vida y la belleza.
Inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores, para que sembremos hermosura y no contaminación y destrucción. Toca los corazones de los que buscan sólo beneficios a costa de los pobres y de la tierra.
Enséñanos a descubrir el valor de cada cosa, a contemplar admirados, a reconocer que estamos profundamente unidos con todas las criaturas en nuestro camino hacia tu luz infinita.
Gracias porque estás con nosotros todos los días. Aliéntanos, por favor, en nuestra lucha por la justicia, el amor y la paz.” (Francisco. Laudato Si. 246)
El Papa Francisco ha escrito esta carta dirigida a todos los hombres de buena voluntad ( y no solamente a la Iglesia), inspirándose en el Cántico «Laudato si’, mi’ Signore » – «Alabado seas, mi Señor», de San Francisco de Asís. “En ese hermoso cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba». (LS 1).
En esta careta nos hace “invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta.” (LS 14). “Muchos esfuerzos para buscar soluciones concretas a la crisis ambiental suelen ser frustrados no sólo por el rechazo de los poderosos, sino también por la falta de interés de los demás. Las actitudes que obstruyen los caminos de solución, aun entre los creyentes, van de la negación del problema a la indiferencia, la resignación cómoda o la confianza ciega en las soluciones técnicas. Necesitamos una solidaridad universal nueva. (…)
Todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades.” (LS 14).

CAMPAÑA  para la compra y colocación del Aire Acondicionado en el Templo:
PRIMERA FASE:
- Ampliación eléctrica para aumento de potencia: 2.255 €
- Instalación de 1ª máquina y conductos en medio templo:
             + 13.670 €    = 15.925€ (objetivo para Mayo de 2015)
SEGUNDA FASE
- Instalación de conductos en el resto del templo:
+ 3.427 € = 19.352 €
- Instalación de 2ª máquina de aire: + 8.565 €: = 27.917 €
Recaudado hasta el 12 de junio de 2015:
11.751,28 €.
Faltan 4.173,72 € para la primera fase.
 Para no perder el aire acogedor de nuestra parroquia: ¡Colabora!
Puedes hacer tu donativo en la cuenta que la parroquia tiene
haciendo constar: “Para el Aire Acondicionado”
en BANKIA (Paseo Germanías 82)
2038-6230-75-3000420970
 
1. El lunes 22 de junio a las 20.30 h. en los locales parroquiales tendrá lugar la última reunión del curso del Consejo de Pastoral parroquial.

2. El sábado 27 en las misas de 19.30 h. y de 21.00 h. se hará la Presentación de las catequesis preparatorias del Encuentro Mundial de las Familias de Philadelphia 2015.

3. Estas catequesis preparatorias del Encuentro Mundial de las Familias de Philadelphia 2015 serán el lunes 29, martes 30 de junio, miércoles 1 y jueves 2 de julio a las 20.30 h. en el templo parroquial Dadas por miembros de la Comisión Diocesana Familia y Vida.

4. ACTIVIDADES PARA EL VERANO:
- Campamento de verano para niños entre 6 y 12 años en Guadalest del 12 al 19 de julio.
- Convivencia retiro para jóvenes entre 13 y 16 años en Vivar del Cid (Burgos) del 21 al 27 de julio.
- Viaje a Caleruega (Burgos), tras las huellas de Santo Domingo de Guzmán, para las familias, del 31 de julio al 2 de agosto.

5. El domingo 28 de junio la colecta irá destinada a la Caridad del Papa, el llamado óbolo de San Pedro, que ayuda al Santo Padre a que ejerza la caridad en los muchos lugares que él conoce y hace falta.
Del 22 al 28 de junio de 2015
Lunes 22. Santos Juan Fisher y Tomás Moro. 19.30 h.: En sufragio de: Miguel Ródenas. 
Martes 23. Vigilia de la Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista. 19.30 h.: En sufragio de: Charo Miñana; José Antonio Cabanilles. 
Miércoles 24. Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista. 19.30 h.: En sufragio de: Rafael Belda; Juana Gassent de Rebollera y dif. Fam. 
Jueves 25. 19.30 h.: Sin intención. 
Viernes 26. San José María Escrivá de Balaguer. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 27. San Cirilo de Alejandría. Por la tarde: XIII del T.O.  19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: Sin intención. 
Domingo 28.  XIII del T.O. 9.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Llorca. 11.00 h.: Sin intención. 12.00 h. Pro Pópulo. CONFIRMACIONES DE ADULTOS. 19.30 h.: Sin intención.
 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puedes descargar la Hoja Parroquial:

Hoja parroquial en formato pdf


Puedes descargar esta hoja parroquial en tu móvil y tablet escaneando la siguiente imagen con la aplicación "tipatag" que podrás encontrar en tu "App Store" y "Google Play".


También la puedes descargar escaneando la siguiente etiqueta "QR":
Códigos QR / Qr Codes