7 de septiembre de 2013

Domingo 8 de septiembre de 2013. XXIII TO 2013 C.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 8 de Septiembre de 2013  
Un cálculo, una Torre de vigía

y una batalla desigual.
Queridos hermanos:
Calcular es un arte. Y una ciencia. Y una profunda sabiduría que define al hombre prudente.
El seguidor de Cristo es alguien que «tiene que construir una torre» y tiene que «emprender una batalla». Para ello, es menester «ponerse a calcular». Y lo primero que verá claro en ese «cálculo» es que hay que arrojar mucho lastre por la borda. Es decir, tendrá que desprenderse de todo aquello que, en un momento, puede entorpecer sus pasos de caminante-seguidor de Cristo.
Un fraile pidió a Francisco de Asís permiso para tener como suyo un salterio. El santo le contestó: "Cuando tengas el salterio, querrás un breviario. Y cuando tengas el breviario, te sentarás en tu sillón como un gran prelado y dirás a un hermano tuyo: -'Oye, tráeme mi breviario'".
El espíritu de dominio sobre las cosas lleva casi inevitablemente al deseo de dominio sobre las personas y, por tanto, a la falta de consideración y de respeto a los demás. Únicamente el verdadero espíritu de pobreza garantiza un profundo respeto y amor a los demás. Únicamente el espíritu de pobreza hace que vayamos a los hermanos con el exclusivo deseo de servirles.
La pobreza tiene el amor como punto de partida y como punto de llegada. Por eso quizá sea más propio decir que la pobreza, más que una renuncia, es... una conquista, que requiere una batalla.
En ciertos casos puede ocurrir lo que solemnemente denunció un gran filósofo existencialista de nuestro tiempo, Marcel-Gabriel: "El "tener" es una cierta manera de "ser" aquello que no se es".
La Tradición Apostólica, de Hipólito de Roma, nos ha dejado un impresionante testimonio de las concretas renuncias que debía hacer el candidato para iniciar el catecumenado: renuncias a determinados oficios, a determinadas situaciones sociales.
Por tanto, como nos invita San Francisco de Borja, velemos, construyamos la torre de vigía poniendo unos buenos cimientos, que es la renuncia a todos los bienes, a todos los afectos, incluso al “yo”. Y oremos, es decir, luchemos en el combate de la fe.
Jesús, vuestro párroco
 
+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 14, 25-33En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: — «Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a si mismo, no puede ser discípulo mío.
Quien no lleve su cruz detrás de mi no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo:
“Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar.” ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.»
Palabra del Señor.

La virginidad por el Reino de Dios
1618 Cristo es el centro de toda vida cristiana. El vínculo con El ocupa el primer lugar entre todos los demás vínculos, familiares o sociales (cf Lc 14,26; Mc 10,28-31). Desde los comienzos de la Iglesia ha habido hombres y mujeres que han renunciado al gran bien del matrimonio para seguir al Cordero dondequiera que vaya (cf Ap 14,4), para ocuparse de las cosas del Señor, para tratar de agradarle (cf 1 Co 7,32), para ir al encuentro del Esposo que viene (cf Mt 25,6). Cristo mismo invitó a algunos a seguirle en este modo de vida del que El es el modelo:
“Hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos hechos por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda”. (Mt 19,12).
LA POBREZA DE CORAZON
2544 Jesús exhorta a sus discípulos a preferirle a todo y a todos y les propone "renunciar a todos sus bienes" (Lc 14,33) por él y por el Evangelio (cf Mc 8,35). Poco antes de su pasión les mostró como ejemplo la pobre viuda de Jerusalén que, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir (cf Lc 21,4). El precepto del desprendimiento de las riquezas es obligatorio para entrar en el Reino de los cielos.
2545 "Todos los cristianos...han de intentar orientar rectamente sus deseos para que el uso de las cosas de este mundo y el apego a las riquezas no les impidan, en contra del espíritu de pobreza evangélica, buscar el amor perfecto" (LG 42).
2546 "Bienaventurados los pobres en el espíritu" (Mt 5,3). Las bienaventuranzas revelan un orden de felicidad y de gracia, de belleza y de paz. Jesús celebra la alegría de los pobres de quienes es ya el Reino (Lc 6,20): “El Verbo llama "pobreza en el Espíritu" a la humildad voluntaria de un espíritu humano y su renuncia; el Apóstol nos da como ejemplo la pobreza de Dios cuando dice: "Se hizo pobre por nosotros" (2 Co 8,9).” (S. Gregorio de Nisa, beat, 1).
2223 Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos. Testimonian esta responsabilidad ante todo por la creación de un hogar, donde la ternura, el perdón, el respeto, la fidelidad y el servicio desinteresado son norma. El hogar es un lugar apropiado para la educación de las virtudes. Esta requiere el aprendizaje de la abnegación, de un sano juicio, del dominio de sí, condiciones de toda libertad verdadera. Los padres han de enseñar a los hijos a subordinar las dimensiones "materiales e instintivas a las interiores y espirituales" (CA 36). Es una grave responsabilidad para los padres dar buenos ejemplos a sus hijos. Sabiendo reconocer ante sus hijos sus propios defectos, se hacen más aptos para guiarlos y corregirlos: “El que ama a su hijo, le azota sin cesar...el que enseña a su hijo, sacará provecho de él” (Si 30, 1-2). “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”. (Ef 6,4).

“Si te tienes por recluta de Cristo, no abandones el campamento, en el que has de edificar aquella torre de que habla el Señor en el evangelio. Si te mantienes en ella y militas bajo las armas de la palabra de Dios, por ninguna parte podrán penetrar las tentaciones. Los dardos arrojados desde ella contra el adversario caen con mayor fuerza, y los que vienen del adversario se evitan con mayor precaución. Considera también que nuestro Señor Jesucristo, siendo nuestro Rey, llama reyes a sus soldados en esta sociedad en que quiso ser nuestro, hermano, y advirtió a cada uno que, para luchar contra un rey que viene con veinte mil soldados, tiene que prepararse con diez mil. (...)
El capital para edificar la torre y los diez mil soldados que se oponen al que viene con veinte mil, no significan otra cosa que renunciar a todo lo que tiene. Porque en la renuncia a todas las posesiones se incluye también el odiar al padre, madre, esposa, hijos, hermanos, hermanas y aun la propia alma. (...)
El Señor ha tocado el clarín para que vigilemos en el campamento y edifiquemos la torre desde la que podamos rechazar y dominar al enemigo de la vida eterna. ¡El clarín celeste lleva al soldado de Cristo a la batalla, y le retiene su madre! No es ella como la madre de los Macabeos, ni siquiera semejante a las madres espartanas, de las que se cuenta que excitaban a sus hijos muchos más que el toque de los clarines a derramar su sangre por la patria terrena y a lanzarse a las batallas. Una madre que no permite renunciar a las preocupaciones seculares para formarse en la vida eterna, muestra bien cómo te permitiría repudiar enteramente el siglo para sufrir la muerte, si fuera menester. (San Agustín. Carta 243,1-7)
.................................................
«Llevar la cruz en pos de Jesús» significa estar dispuestos a cualquier sacrificio por su amor. Significa no poner a nada ni a nadie antes que él, ni siquiera a las personas más queridas, ni siquiera la propia vida. (Homilía de Juan Pablo II. 5 septiembre 2004)
.................................................
“Como le convenga a la ciudad estar siempre con las armas en la mano para su defensa, y como sean sus armas la oración, por cuanto destas armas armó Cristo a sus discípulos en el huerto diciendo: velad y orad, (...) para armar de las armas de la oración se levantó tres veces de la suya, diciendo que se armasen de estas armas, y para mostrar cuán necesarias y cuán excelentes son, porque en ellas está nuestra defensa.” (Tratado primero. Sermón sobre San Lucas. San Francisco de Borja).

“Dios de misericordia, escucha el clamor del pueblo sirio, conforta a los que sufren a causa de la violencia, consuela a los que lloran a sus difuntos, convierte los corazones de los que han tomado las armas, protege a los que se han comprometido con la paz. Dios de la esperanza, inspira a los líderes para que escojan la paz en lugar de la violencia y busquen la reconciliación con sus enemigos.” (Francisco I, oración por el pueblo sirio)

“Queridos hermanos y hermanas: Buenos días.
Hoy, queridos hermanos y hermanas, quisiera hacerme intérprete del grito que, con creciente angustia, se levanta en todas las partes de la tierra, en todos los pueblos, en cada corazón, en la única gran familia que es la humanidad: ¡el grito de la paz! Es el grito que dice con fuerza: Queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz, queremos que en nuestra sociedad, desgarrada por divisiones y conflictos, estalle la paz; ¡nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra! La paz es un don demasiado precioso, que tiene que ser promovido y tutelado.
Vivo con particular sufrimiento y preocupación las numerosas situaciones de conflicto que hay en nuestra tierra, pero, en estos días, mi corazón está profundamente herido por lo que está sucediendo en Siria y angustiado por la dramática evolución que se está produciendo.
Hago un fuerte llamamiento a la paz, un llamamiento que nace de lo más profundo de mí mismo. ¡Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción, cuánto dolor ha ocasionado y ocasiona el uso de las armas en este atormentado país, especialmente entre la población civil inerme! Pensemos: cuántos niños no podrán ver la luz del futuro. Condeno con especial firmeza el uso de las armas químicas. Les digo que todavía tengo fijas en la mente y en el corazón las terribles imágenes de los días pasados. Hay un juicio de Dios y también un juicio de la historia sobre nuestras acciones, del que no se puede escapar. El uso de la violencia nunca trae la paz. ¡La guerra llama a la guerra, la violencia llama a la violencia!
Con todas mis fuerzas, pido a las partes en conflicto que escuchen la voz de su conciencia, que no se cierren en sus propios intereses, sino que vean al otro como a un hermano y que emprendan con valentía y decisión el camino del encuentro y de la negociación, superando la ciega confrontación. Con la misma fuerza, exhorto también a la Comunidad Internacional a hacer todo esfuerzo posible para promover, sin más dilación, iniciativas claras a favor de la paz en aquella nación, basadas en el diálogo y la negociación, por el bien de toda la población de Siria.” (Francisco I, Ángelus 1-09-2013)

1. El lunes 9 estará el Consejo de pastoral parroquial a las 20.30 h. en los nuevos locales parroquiales.
2. Abel Coll, el que fue Vicario parroquial de S. Nicolás de Bari del Grau de Gandía, el Sr. Arzobispo lo ha nombrado párroco de las parroquias Santos Cosme y Damián de Lliber, la Natividad de Ntra. Señora en Alcalí, y Santa María de Xaló. La entrada en estas parroquias, Dios mediante, será el próximo día 15. Recemos por él para que el Señor le conceda abundantes frutos en el nuevo ministerio que la Iglesia le confía.
3. El jueves 26 de septiembre se retransmitirá en nuestra parroquia la oración del Santo Rosario por Radio María a partir de las 19.00 h.
Del 9 al 15 de septiembre de 2013
Lunes 9. 19.30 h.: En sufragio de Antonio Casanova, y Luisa Peiró Castellá. 
Martes 10. 19.30 h.: En sufragio de Fernando Ronda y Elodia Escrivá.  
Miércoles 11. 19.30 h.: En sufragio del Rvdo. D. Luis Alemany. 
Jueves 12. 19.30 h.: En sufragio del Rvdo. D. Leoncio  Alpuente Más. 
Viernes 13. S. Juan Crisóstomo. 19.30 h.: En sufragio de Fernando Ronda y Elodia Escrivá. 
Sábado 14. XXIV. T.O. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Vicente Cabrera y Asunción Romero. 
Domingo 11. XXIV T.O. 12.00 h. Pro Pópulo.


Hoja Parroquial en formato pdf

Descarga la hoja parroquial escaneando la imagen con la aplicación "tipatag" de tu móvil: