23 de diciembre de 2010

25 Dic. Natividad del Señor & 26 Dic. Sagrada Familia.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
  
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

25 de diciembre de 2010. NATIVIDAD DEL SEÑOR


“La Palabra eterna se ha hecho pequeña,
tan pequeña como para estar en un pesebre.
Se ha hecho niño
para que la Palabra esté
a nuestro alcance.
Ahora, la Palabra no sólo
se puede oír,
no sólo tiene una voz,
sino que tiene un rostro
que podemos ver:
Jesús de Nazaret.”

(Benedicto XVI.Exhortación Apostólica Postsinodal
  Verbum Domini, sobre la Palabra de Dios, nº 12)



Queridos hermanos:
Amor tan grande se ha hecho fácil, asequible, cercano, visible. Se puede oír, ver, tocar, gustar. Decía el recientemente beatificado el cardenal Newman que “en otros tiempos litúrgicos Cristo viene con ropas teñidas de sangre, pero ahora viene a nosotros revestido de serenidad y de paz y nos manda que nos alegremos en Él y que nos amemos unos a otros.” A los que habéis vivido recientemente en el seno de vuestra familia el nacimiento de un ser querido, hijo, nieto o bisnieto, la Natividad del Señor ilumina este nacimiento que es para vida eterna por el Bautismo. A los que habéis conocido el dolor de la pérdida de un ser querido en estos tiempos, este Niño Pequeño trae consigo las llaves de la Vida que no se acaba. A los que vivís momentos de dificultad por falta de salud, de cariño, de economía, este Pequeño viene confiado en su Padre y en las manos de María y José. Viene a enriquecernos con su salud, con su ternura y sus riquezas. Confiad en la Divina Providencia. “El Señor es mi Pastor, nada me falta”, dice el salmo 23 y dice Santa Teresa: “Solo Dios basta”. Como decía San Francisco de Borja: “Para esto fue servido de vestirse de nuestras miserias, para que nos pudiésemos vestir de sus riquezas.” Os deseamos una Santa Navidad, confiados en la Providencia del Padre y providentes de nuestros hermanos necesitados.
Jesús Sánchez, vuestro párroco
y Arturo Monllor, vicario parroquial

Domingo 26 de diciembre de 2010. SAGRADA FAMILIA.


                  Queridos hermanos:
Dice el Evangelio de este domingo: “Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta”. Se refiere al profeta Isaías, que aparece en la primera lectura de este domingo.
Isaías anunció al Rey Acaz algo que se cumpliría 700 años después: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios‑con‑nosotros".»
Os invito a mirar al profeta Isaías. Él anunció cosas presentes y futuras. Él miró a una muchacha embarazada del que sería el sucesor de Acaz: Ezequías. Vio en ese embarazo la solución a los problemas políticos del Rey Acaz. Y también vio que la solución a los problemas del hombre de todas las épocas pasaría por un embarazo. Pero lo vio de lejos. Y aun así le diríamos: Isaías no tengas reparo en anunciar esto a Acaz. Desearás ver lo que otros verán y tú no lo verás y oír lo que otros oirán y tú no lo oirás. Pero anúncialo. No tengas reparo.
Ahora miremos a José. Desposado, no vive todavía con María. Ella está embarazada. Él no ha sido. José está viviendo una verdadera noche oscura, un adviento que no vislumbra esperanza. En esa lucha interior toma una decisión, da un paso. Sabe que se puede equivocar. Dios no le responde hasta que toma esa resolución. José, en su peregrinación en la oscuridad, peregrinación de la fe y la esperanza, descubre que Dios puede venir a nosotros por caminos no sospechados. Cada uno tiene su Adviento en la historia. Dios calla e invita a la vigilancia, a la conversión, a la paciencia. Dios hace silencio en espera que demos un paso, que tomemos una resolución. La respuesta que el Señor dio a José es esta:
«José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo.»
Como José, querido hermano, no tengas reparo. No pongas peros. Espera y acoge. Como Isaías no tengas reparo. Anuncia y espera. La solución de los problemas de todos los hombres es un embarazo divino que requiere anuncio, acogida y espera.
Jesús, vuestro párroco

Lectura del santo evangelio según san Mateo       2, 13‑15. 19‑23

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: ‑ «Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.»
José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta:
«Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.»
Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: ‑ «Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.»
Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.
Palabra del Señor.

El Misterio de Navidad
525           Jesús nació en la humildad de un establo, de una familia  pobre (cf. Lc 2, 6-7); unos sencillos pastores son los primeros testigos del acontecimiento. En esta pobreza se manifiesta la gloria del cielo (cf. Lc 2, 8-20). La Iglesia no se cansa de cantar la gloria de esta noche:
La Virgen da hoy a luz al Eterno
Y la tierra ofrece una gruta al Inaccesible.
Los ángeles y los pastores le alaban
Y los magos avanzan con la estrella.
Porque Tú has nacido para nosotros,
Niño pequeño, ¡Dios eterno!
(Kontakion, de Romanos el Melódico)

526 "Hacerse niño" con relación a Dios es la condición para  entrar en el Reino (cf. Mt 18, 3-4); para eso es necesario abajarse (cf. Mt 23, 12), hacerse pequeño; más todavía: es necesario "nacer de lo alto" (Jn 3,7), "nacer de Dios" (Jn 1, 13) para "hacerse hijos de Dios" (Jn 1, 12). El Misterio de Navidad se realiza en nosotros cuando Cristo "toma forma" en nosotros (Ga 4, 19). Navidad es el Misterio de este "admirable intercambio":

O admirabile commercium! El Creador del género humano, tomando cuerpo y alma, nace de una virgen y, hecho hombre sin concurso de varón, nos da parte en su divinidad (LH, antífona de la octava de Navidad).
Los Misterios de la Infancia de Jesús
529 La Presentación de Jesús en el templo (cf.Lc 2, 22-39) lo muestra como el Primogénito que pertenece al Señor (cf. Ex 13,2.12-13). Con Simeón y Ana toda la expectación de Israel es la que viene al Encuentro de su Salvador (la tradición bizantina llama así a este acontecimiento). Jesús es reconocido como el Mesías tan esperado, "luz de las naciones" y "gloria de Israel", pero también "signo de contradicción". La espada de dolor predicha a María anuncia otra oblación, perfecta y única, la de la Cruz que dará la salvación que Dios ha preparado "ante todos los pueblos".

530 La Huida a Egipto y la matanza de los inocentes (cf. Mt 2, 13-18) manifiestan la oposición de las tinieblas a la luz: "Vino a su Casa, y los suyos no lo recibieron"(Jn 1, 11). Toda la vida de Cristo estará bajo el signo de la persecución. Los suyos la comparten con él (cf. Jn 15, 20). Su vuelta de Egipto (cf. Mt 2, 15) recuerda el Exodo (cf. Os 11, 1) y presenta a  Jesús como el liberador definitivo.
VI.   LA IGLESIA DOMESTICA
1655 Cristo quiso nacer y crecer en el seno de la Sagrada Familia de José y de María. La Iglesia no es otra cosa que la "familia de Dios". Desde sus orígenes, el núcleo de la Iglesia estaba a menudo constituido por los que, "con toda su casa", habían llegado a ser creyentes (cf Hch 18,8). Cuando se convertían deseaban también que se salvase "toda su casa" (cf Hch 16,31 y 11,14). Estas familias convertidas eran islotes de vida cristiana en un mundo no creyente.

1656 En nuestros días, en un mundo frecuentemente extraño e incluso hostil a la fe, las familias creyentes tienen una importancia primordial en cuanto faros de una fe viva e irradiadora. Por eso el Concilio Vaticano II llama a la familia, con una antigua expresión, "Ecclesia domestica" (LG 11; cf. FC 21). En el seno de la familia, "los padres han de ser para sus hijos los primeros anunciadores de la fe con su palabra y con su ejemplo, y han de fomentar la vocación personal de cada uno y, con especial cuidado, la vocación a la vida consagrada" (LG 11).

1657 Aquí es donde se ejercita de manera privilegiada el sacerdocio bautismal del padre de familia, de la madre, de los hijos, de todos los miembros de la familia, "en la recepción de los sacramentos, en la oración y en la acción de gracias, con el testimonio de una vida santa, con la renuncia y el amor que se traduce en obras" (LG 10). El hogar es así la primera escuela de vida cristiana y "escuela del más rico humanismo" (GS 52,1). Aquí se aprende la paciencia y el gozo del trabajo, el amor fraterno, el perdón generoso, incluso reiterado, y sobre todo el culto divino por medio de la oración y la ofrenda de su vida.

1658 Es preciso recordar asimismo a un gran número de personas que permanecen solteras a causa de las concretas condiciones en que deben vivir, a menudo sin haberlo querido ellas mismas. Estas personas se encuentran particularmente cercanas al corazón de Jesús; y, por ello, merecen afecto y solicitud diligentes de la Iglesia, particularmente de sus pastores. Muchas de ellas viven sin familia humana, con frecuencia a causa de condiciones de pobreza. Hay quienes viven su situación según el espíritu de las bienaventuranzas sirviendo a Dios y al prójimo de manera ejemplar. A todas ellas es preciso abrirles las puertas de los hogares, "iglesias domésticas" y las puertas de la gran familia que es la Iglesia. "Nadie se sienta sin familia en este mundo: la Iglesia es casa y familia de todos, especialmente para cuantos están `fatigados y agobiados' (Mt 11,28)" (FC 85).
Avisos diocesanos
1. Os invitamos a acompañar a nuestro Padre y Pastor D. Carlos Osoro en la Eucaristía por las familias que se celebrará el domingo 26 de diciembre en la Catedral a las 12.00 h. Nuestro Arzobispo convoca a todas las familias cristianas de la Diócesis a celebrar el gozo de ser familias cristianas.
Avisos parroquiales
1. Con en lema “la familia cristiana, esperanza para Europa”, el arzobispado de Madrid invita un año más a las familias de Madrid, de España y de Europa a participar, por cuarto año consecutivo, en la misa de la Sagrada Familia que comenzará al mediodía del 2 de enero. La parroquia organiza, juntamente con la parroquia de Xeresa, un autobús para este encuentro. Los interesados pueden apuntarse en la parroquia.
2. El domingo 26 celebraremos la eucaristía a las 9.30 h. y a las 12.00 h. En ambas se hará la Bendición de las Familias. Además en la de 12.00 h. será la celebración de aquellos matrimonios que durante este año han celebrado sus Bodas de Oro o Plata matrimoniales, así como la acción de gracias por aquellos que han contraído su matrimonio en este año.
3. El martes 28 de diciembre a las 20.30 h. habrá una Vigilia de Oración por la vida.
4. El lunes 3 de enero nos visitará el PAJE DE SS. MM. LOS REYES a las 18.00 h. para recoger las cartas dirigidas a los Reyes de Oriente. Después habrá una merienda y visita al belén de Cristo Rey.
5. El miércoles 5 de enero a las 20.30 h. está prevista la llegada de SS. MM. los Reyes Magos a la Parroquia. Vienen a adorar al Niño y ofrecer los regalos a los niños.


Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 17-12-2010:
                                                            37.945,66 €         
                                                               + 310
Ingresados hasta el 23-12-2010: 38.255,66 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
Caixa Ontinyent, c. Madrid 38:
2045-6028-12-0000095170
Del 27 de diciembre al 2 de enero de 2011
Lunes 27.  Octava de Navidad. Fiesta de San Juan, evangelista. 19.30 h.: En sufragio de: María Martínez Serra; Modesto Iñesta Genaro.
Martes 28. Octava de Navidad. Fiesta de los Santos Inocentes. 19.30 h.: En sufragio de: Consuelo Hernández.
Miércoles 29. Octava de Navidad. 19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche.
Jueves 30. Octava de Navidad. 19.30 h.: En sufragio de: las benditas almas del purgatorio.
Viernes 31. Solemnidad de Santa María Madre de Dios. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención.
Sábado 1. Solemnidad de Santa María Madre de Dios. 9.30 h.: Sin intención.
12.00 h. Pro Pópulo
Domingo 2. Segundo Domingo de Navidad. 9.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Ferrer-Puig. 12.00 h. Pro Pópulo