3 de agosto de 2013

Domingo 4 de Agosto de 2013. XVIII TO C

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 4 de Agosto de Julio de 2013  

Queridos hermanos:
Existe un proverbio que dice: ¿quién es rico? Rico es aquel que es feliz con lo que tiene hoy. Y, ¿qué tenemos hoy, cada día, con certeza? El Espíritu Santo que ha sido derramado en nuestros corazones.
El Evangelio de esta semana pasa evidentemente por el tema de las riquezas y éstas pueden adquirir diferentes matices, a saber: la riqueza espiritual; la económica; la cultural, etc. Jesús se refiere a las riquezas materiales y a las espirituales. Dice un Santo español sobre los bienes materiales: "No son verdaderas las riquezas, porque son temporales y efímeras. De nada sirven porque se pierden con suma rapidez. ¿Qué te aprovecha buscar y acaparar con un esfuerzo ímprobo lo que al poco tiempo tendrás que abandonar a la fuerza? Si uno que ha sido desterrado por dos meses comprara una casa que enseguida tendría que dejar, ¿no sería tenido por insensato? Pues lo mismo el que atesora en este mundo. A tí, que acaparas de ese modo en este mundo y te despreocupas del futuro, te ocurre una de estas dos cosas: o te falta fe o no tienes esperanza" (Santo Tomás de Villanueva). 
Así pues, el Señor se encuentra con una situación: un joven se presente ante Jesús y le pide que haga justicia sobre un tema de herencia entre sus familiares. Ante este dilema Cristo propone una parábola: “Un hombre rico tuvo una gran cosecha.” “Esta es la experiencia de Zaqueo. Este hombre, según la mentalidad común, lo tiene todo: poder y dinero. Se puede definir como un «hombre realizado»: ha hecho carrera, ha conseguido lo que quería y, como el rico necio de la parábola evangélica, podría decir: «Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe, banquetea alegremente» (Lc 12, 19). Por esto su deseo de ver a Jesús es sorprendente. ¿Qué lo impulsa a tratar de encontrarse con él? Zaqueo se da cuenta de que todo lo que posee no le basta; siente el deseo de ir más allá.” (Benedicto XVI, 8 de mayo 2011) Tras el encuentro con el profeta de Nazaret, este hombre rico encuentra el tesoro porque el Tesoro, que es Cristo, lo ha encontrado a él.  
María, tú que en el himno del Magnificat proclamaste: “a los hambrientos colma de bienes, y a los ricos despide vacíos” (Lc 1, 53), intercede por nosotros para que busquemos por encima de todo el reino de Dios y su justicia.
Arturo vuestro vicario




+  Lectura del santo evangelio según san Lucas 12, 13-21
En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: — «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.» Él le contestó:
— «Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?» Y dijo a la gente:
— «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.» Y les propuso una parábola:
— «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: “¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha.” Y se dijo: “Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida.” Pero Dios le dijo:
“Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?”
Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.»

Palabra del Señor.

LA POBREZA DE CORAZON

2544 Jesús exhorta a sus discípulos a preferirle a todo y a todos y les propone "renunciar a todos sus bienes" (Lc 14,33) por él y por el Evangelio (cf Mc 8,35). Poco antes de su pasión les mostró como ejemplo la pobre viuda de Jerusalén que, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir (cf Lc 21,4). El precepto del desprendimiento de las riquezas es obligatorio para entrar en el Reino de los cielos.2545 "Todos los cristianos...han de intentar orientar rectamente sus deseos para que el uso de las cosas de este mundo y el apego a las riquezas no les impidan, en contra del espíritu de pobreza evangélica, buscar el amor perfecto" (LG 42).2546 "Bienaventurados los pobres en el espíritu" (Mt 5,3). Las bienaventuranzas revelan un orden de felicidad y de gracia, de belleza y de paz. Jesús celebra la alegría de los pobres de quienes es ya el Reino (Lc 6,20): El Verbo llama "pobreza en el Espíritu" a la humildad voluntaria de un espíritu humano y su renuncia; el Apóstol nos da como ejemplo la pobreza de Dios cuando dice: "Se hizo pobre por nosotros" (2 Co 8,9) (S. Gregorio de Nisa, beat, 1).2547 El Señor se lamenta de los ricos porque encuentran su consuelo en la abundancia de bienes (Lc 6,24). "El orgulloso busca el poder terreno, mientras el pobre en espíritu busca el Reino de los Cielos" (S. Agustín, serm. Dom. 1,1). El abandono en la Providencia del Padre del Cielo libera de la inquietud por el mañana (cf Mt 6,25-34). La confianza en Dios dispone a la bienaventuranza de los pobres: ellos verán a Dios.


"El que había descendido para razones divinas, con toda justicia rechaza las terrenas, y no se digna hacerse juez de pleitos ni repartidor de herencias terrenas, puesto que Él tenía que juzgar y decidir sobre los méritos de los vivos y de los muertos. Debes, pues, mirar no lo que pides, sino a quien se lo pides, y no creas que un espíritu dedicado a cosas mayores puede ser importunado por menudencias. Por esto, no sin razón es rechazado este hermano que pretendía que el Dispensador de los bienes celestiales se ocupara en cosas materiales, cuando precisamente no debe ser un juez el mediador en el pleito de la repartición de un patrimonio, sino el amor fraterno. [...] Aunque, en realidad, lo que debe buscar un hombre no es el patrimonio del dinero, sino el de la inmortalidad; pues vanamente reúne riquezas el que no sabe si podrá disfrutar de ellas, como aquél que, pensando derribar los graneros repletos para recoger las nuevas mieses, preparaba otros mayores para las abundantes cosechas, sin saber para quien las amontonaba (Sal 38, 7). Ya que todas las cosas de este mundo se quedan en él y nos abandona todo aquello que acaparamos para nuestros herederos; y, en realidad, dejan de ser nuestras todas esas cosas que no podemos llevar con nosotros. Sólo la virtud acompaña a los difuntos, sólo la misericordia nos sirve de compañera, esa misericordia que actúa en nuestra vida como norte y guía hacia las mansiones celestiales, y logra conseguir para los difuntos, a cambio del despreciable dinero los eternos tabernáculos " (S. Ambrosio, tratado sobre el Evangelio de San Lucas lib.VII,122).
————————————————————-
“Jesús asume toda la tradición del Antiguo Testamento, también sobre los bienes económicos, sobre la riqueza y la pobreza, confiriéndole una definitiva claridad y plenitud (cf. Mt 6, 24 y Mt 13, 22; Lc 6, 20-24 y Lc 12, 15-21; Rm 14, 6-8 y 1Tm 4, 4). Él, infundiendo su Espíritu y cambiando los corazones, instaura el " Reino de Dios ", que hace posible una nueva convivencia en la justicia, en la fraternidad, en la solidaridad y en el compartir. El Reino inaugurado por Cristo perfecciona la bondad originaria de la creación y de la actividad humana, herida por el pecado. Liberado del mal y reincorporado en la comunión con Dios, todo hombre puede continuar la obra de Jesús con la ayuda de su Espíritu: hacer justicia a los pobres, liberar a los oprimidos, consolar a los afligidos, buscar activamente un nuevo orden social, en el que se ofrezcan soluciones adecuadas a la pobreza material y se contrarresten más eficazmente las fuerzas que obstaculizan los intentos de los más débiles para liberarse de una condición de miseria y de esclavitud. Cuando esto sucede, el Reino de Dios se hace ya presente sobre esta tierra, aun no perteneciendo a ella. En él encontrarán finalmente cumplimiento las promesas de los Profetas. A la luz de la Revelación, la actividad económica ha de considerarse y ejercerse como una respuesta agradecida a la vocación que Dios reserva a cada hombre. Éste ha sido colocado en el jardín para cultivarlo y custodiarlo, usándolo según unos limites bien precisos (cf. Gn 2, 16-17), con el compromiso de perfeccionarlo (cf. Gn 1, 26-30; Gn 2, 15-16; Sb 9, 2-3). Al hacerse testigo de la grandeza y de la bondad del Creador, el hombre camina hacia la plenitud de la libertad a la que Dios lo llama. Una buena administración de los dones recibidos, incluidos los dones materiales, es una obra de justicia hacia sí mismo y hacia los demás hombres: lo que se recibe ha de ser bien usado, conservado, multiplicado, como enseña la parábola de los talentos (cf. Mt 25, 14-31; Lc 19, 12-27).” (Compendio de la Doctrina social de la Iglesia)

“¡Oh Padre! enviaste a Tu Hijo Eterno para salvar el mundo y elegiste hombres y mujeres para que, por Él, con Él y en Él proclamaran la Buena Noticia a todas las naciones. Concede las gracias necesarias para que brille en el rostro de todos los jóvenes la alegría de ser, por la fuerza del Espíritu, los evangelizadores que la Iglesia necesita en el Tercer Milenio. ¡Oh Cristo! Redentor de la humanidad, Tu imagen de brazos abiertos en la cumbre del Corcovado acoge a todos los pueblos. En Tu ofrecimiento pascual, nos condujiste por medio del Espíritu Santo al encuentro filial con el Padre. Los jóvenes, que se alimentan de la Eucaristía, Te oyen en la Palabra y Te encuentran en el hermano, necesitan Tu infinita misericordia para recorrer los caminos del mundo como discípulos misioneros de la nueva evangelización.”
(Oración JMJ Río de Janeiro 2013)
El domingo próximo, un grupo de 43 de peregrinos  tanto de Xeresa, de Cullera como de nuestra parroquia, partirán hacia tierras gallegas para realizar el Camino de Santiago. Esta peregrinación, dentro de lo que es la historia de la Iglesia, podríamos decir que es de las primeras. La primera se cifra sobre el s. IV cuando los peregrinos iban a venerar la tumba del mártir S. Vicente en Valencia. 
Santiago de Compostela es el 3º lugar de afluencia más importante del mundo por peregrinos después de Tierra Santa, y Roma. Esta ciudad significa para el peregrino el final de la peregrinación; la visita a la tumba del Apóstol; admirar la obra maestra del arte románico, a saber la Catedral de Santiago con el pórtico de la Gloria; recorrer las calles de una de las ciudades con más vida, ambientación y belleza de España: la plaza del Obradoiro, las tunas, los espectáculos con sus luces, etc.
Esta peregrinación que la iniciaremos en la localidad de O Cebreiro (Lugo) tendrá un total de 7 etapas, entre las cuales pasaremos por las localidades de Triacastela, Sarria, Portomarín, Palas de Rei, Arzúa y Arca do Pino. Estos trayectos que  distan de O Cebreiro hasta Santiago unos 180 km, a los peregrinos les esperan el encontrarse con su precariedad, sus limitaciones pero que todo esto se verá colmado con la gracia y el amor de Jesucristo que nos acompañarán como en antaño sucedió con Israel mientras andaba por el desierto del Sinaí.
Esta peregrinación, sin duda, vendrá a fortalecer nuestra fe porque somos un pueblo que camina hacia la Jerusalén celeste, representada por la Catedral de Santiago, y porque por la palabra y el testimonio de los otros junto con los sacramentos, Dios purificará nuestras inmundicias.
Con la llegada a la S. I. Catedral de Santiago, al celebrar la Santa Misa, por ser la sede del Obispo, todos los peregrinos que se hallen en las debidas disposiciones se beneficiarán de la indulgencia plenaria.





1. A nivel europeo ha surgido una iniciativa ciudadana titulada “one of us” (uno de nosotros). El objetivo de esta Iniciativa Ciudadana Europea es obtener el compromiso de la Unión en todos estos campos de no consentir ni financiar acciones que presupongan o favorezcan la destrucción de embriones humanos, así como de establecer los instrumentos adecuados de control sobre la utilización de los fondos concedidos con la finalidad de garantizar que éstos no son empleados para atentar contra la vida humana. Existe una página web donde podrán firmar para que sea una realidad este objetivo: www.unodenosotros.eu. Allí podrán firmar, tener acceso a la cuenta corriente de la asociación como otros materiales que nos presenta la web. Les invitamos a que participen en este iniciativa puesto que toda vida humana, desde el momento de la concepción, es sagrada y hay que ser defendida.
2. PEREGRINACIÓN: Los de la peregrinación a Javier con Anatolé del 23 al 25 de agosto.

Del 5 al 11 de agosto de 2013
Lunes 5. 19.30 h.: En sufragio de Henri Gaya Llobregat. 
Martes 6. LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR. 19.30 h.: sin intención.  
Miércoles 7. 19.30 h.: sin intención. 
Jueves 8. Sto. Domingo de Guzmán. 19.30 h.: En sufragio de Antonio Casanova.  
Viernes 9. Sta. Teresa Benedicta de la Cruz. 19.30 h.: sin intención. 
Sábado 10. XIX T.O. 19.30 h.: sin intención. 21.00 h.: En sufragio de Encarna Llorca. 
Domingo 11. XIX T.O. 12.00 h. Pro Pópulo.