10 de agosto de 2013

Domingo 11 de agosto de 2013. 19 TO 2013 C.

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 11 de Agosto de Julio de 2013  

                 Queridos hermanos:
En la hermosísima Semana de la Juventud que ha tenido lugar en Río de Janeiro el Papa Francisco nos ha dejado palabras estupendas. Invitándonos a poner fe, esperanza y caridad en nuestra vida decía: “Cuando se prepara un buen plato y ves que falta la sal, "pones" sal; si falta el aceite, "pones" aceite… "Poner", es decir, añadir, echar..."pon fe" y tu vida tendrá un sabor nuevo, tendrá una brújula que te indicará la dirección; "pon esperanza" y cada día de tu vida estará iluminado y tu horizonte no será ya oscuro, sino luminoso; "pon amor" y tu existencia será como una casa construida sobre la roca, tu camino será gozoso, porque encontrarás tantos amigos que caminan contigo.” (Homilía en la Fiesta de acogida. 25-7-2013).
Jesús, en el Evangelio de este domingo, nos invita a poner fe, esperanza y caridad teniéndolo a Él como el esposo, el centro de atención de nuestras miradas.
Como pequeño rebaño de la Iglesia, nos invita a no tener miedo, pues Él es nuestro Pastor. La confianza es lo contrario del miedo. Confianza también en el Padre que quiere darnos su Reino.
Nos invita también a tenerlo a Él como nuestro Tesoro, nuestro Sumo Bien, donde poner el corazón. Nos invita a vender los bienes, utilizándolos de tal forma que nos hagan ricos ante Dios por medio de la caridad, hacernos bolsas-talegas que no nos impidan seguir a Cristo.
Nos invita a la esperanza de su venida, con la ceñida cintura de la sobriedad y la lámpara encendida de la fe que espera y ama.
Nos invita a tenerlo como Señor y a nosotros como administradores de sus bienes para repartir a los demás las raciones de su bondad, alegría, fidelidad que antes ha sembrado en nosotros. Nos invita Jesús a ponerle como centro de nuestra fe, esperanza y caridad, sin pensar que esto no va con nosotros, balconeando la vida. Con palabras del Papa: “la posición del discípulo misionero no es una posición de centro sino de periferias: vive tensionado hacia las periferias… incluso las de la eternidad en el encuentro con Jesucristo. En el anuncio evangélico, hablar de "periferias existenciales" des-centra, y habitualmente tenemos miedo a salir del centro. El discípulo-misionero es un des-centrado: el centro es Jesucristo, que convoca y envía. El discípulo es enviado a las periferias existenciales. (Discurso al Comité Coordinador del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (CELAM. 28-7-2013)
Jesús, vuestro párroco
 
+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 12, 32-40
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: — «No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino.
Vended vuestros bienes y dad limosna; haceos talegas que no se echen a perder, y un tesoro inagotable en el cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón. Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría abrir un boquete. Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.»
Palabra del Señor.
“Oh María Santísima, de los méritos
de nuestro Señor Jesucristo
en tu querida imagen de Aparecida,
alcanza numerosos beneficios
sobre todo a Brasil.
Yo, aunque indigno de pertenecer al número de tus hijos e hijas, pero lleno de deseo de participar de los beneficios de tu misericordia, postrado a tus pies consagro mi entendimiento
para que siempre piense en el amor que mereces.
Te consagro mi lengua
para que siempre te alabe y propague tu devoción.
Te consagro mi corazón para que,
después de Dios, te ame sobre todas las cosas.
Recíbeme, Oh Reina incomparable.
Tú, que en Cristo crucificado eres nuestra Madre
en el dichoso número de tus hijos e hijas,
recíbeme bajo tu protección.
Socórreme en todas mis necesidades espirituales y temporales, sobre todo en la hora de mi muerte.
Bendíceme oh celestial cooperadora;
y con tu poderosa intercesión,
fortaléceme en mi flaqueza a fin de que
te sirva fielmente en esta vida
y después pueda alabarte, amarte
y darte gracias en el cielo por toda la eternidad”.
(Oración frente a la imagen mariana en el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, Patrona de Brasil, para consagrar su pontificado a la protección de la Madre de Dios. 24 de julio 2013)

                       PIDE PERMISO PARA ENTRAR AL CORAZÓN DE BRASIL

“He aprendido que, para tener acceso al pueblo brasileño, hay que entrar por el portal de su inmenso corazón; permítanme, pues, que llame suavemente a esa puerta. Pido permiso para entrar y pasar esta semana con ustedes. No tengo oro ni plata, pero traigo conmigo lo más valioso que se me ha dado: Jesucristo. Vengo en su nombre para alimentar la llama de amor fraterno que arde en todo corazón; y deseo que llegue a todos y a cada uno mi saludo: «La paz de Cristo esté con ustedes»” (Discurso en el Palacio de Guanabara donde se celebró la ceremonia oficial de bienvenida el 22-7-2013)

A LOS JÓVENES ADICTOS A LAS DROGAS
“Dios ha querido que, después del Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, mis pasos se encaminaran hacia un santuario particular del sufrimiento humano, como es el Hospital San Francisco de Asís. Es bien conocida la conversión de su santo Patrón: el joven Francisco abandona las riquezas y comodidades del mundo para hacerse pobre entre los pobres; se da cuenta de que la verdadera riqueza y lo que da la auténtica alegría no son las cosas, el tener, los ídolos del mundo, sino el seguir a Cristo y servir a los demás; pero quizás es menos conocido el momento en que todo esto se hizo concreto en su vida: fue cuando abrazó a un leproso. Aquel hermano que sufría, marginado, era «mediador de la luz (...) para san Francisco de Asís» (cf. Carta enc. Lumen fidei, 57), porque en cada hermano y hermana en dificultad abrazamos la carne de Cristo que sufre. …
Abrazar. Todos hemos de aprender a abrazar a los necesitados, como San Francisco. Hay muchas situaciones en Brasil, en el mundo, que necesitan atención, cuidado, amor, como la lucha contra la dependencia química. … Pero abrazar no es suficiente. Tendamos la mano a quien se encuentra en dificultad, al que ha caído en el abismo de la dependencia, tal vez sin saber cómo, y decirle: «Puedes levantarte, puedes remontar; te costará, pero puedes conseguirlo si de verdad lo quieres». Queridos amigos, yo diría a cada uno de ustedes, pero especialmente a tantos otros que no han tenido el valor de emprender el mismo camino: «Tú eres el protagonista de la subida, ésta es la condición indispensable. Encontrarás la mano tendida de quien te quiere ayudar, pero nadie puede subir por ti». Pero nunca están solos. La Iglesia y muchas personas están con ustedes.... No se dejen robar la esperanza. Pero también quiero decir: No robemos la esperanza, más aún, hagámonos todos portadores de esperanza.” (Discurso en el Hospital San Francisco de Asís de la Providencia en Río de Janeiro, donde se recuperan jóvenes adictos a las drogas. 24-7-2013)

A LOS HABITANTES DE UNA FAVELA
“Es bello estar aquí con ustedes. Ya desde el principio, al programar la visita a Brasil, mi deseo era poder visitar todos los barrios de esta nación. Habría querido llamar a cada puerta, decir «buenos días», pedir un vaso de agua fresca, tomar un «cafezinho», hablar como amigo de casa, escuchar el corazón de cada uno, de los padres, los hijos, los abuelos... Pero Brasil, ¡es tan grande! Y no se puede llamar a todas las puertas. Así que elegí venir aquí, a visitar vuestra Comunidad, que hoy representa a todos los barrios de Brasil…. Me gustaría hacer un llamamiento a quienes tienen más recursos, a los poderes públicos y a todos los hombres de buena voluntad comprometidos en la justicia social: que no se cansen de trabajar por un mundo más justo y más solidario. Nadie puede permanecer indiferente ante las desigualdades que aún existen en el mundo. Que cada uno, según sus posibilidades y responsabilidades, ofrezca su contribución para poner fin a tantas injusticias sociales. No es la cultura del egoísmo, del individualismo, que muchas veces regula nuestra sociedad, la que construye y lleva a un mundo más habitable, sino la cultura de la solidaridad; no ver en el otro un competidor o un número, sino un hermano....sólo cuando se es capaz de compartir, llega la verdadera riqueza; todo lo que se comparte se multiplica. La medida de la grandeza de una sociedad está determinada por la forma en que trata a quien está más necesitado, a quien no tiene más que su pobreza.” (Discurso en la comunidad de Varginha, favela pacificada de Rio de Janeiro. 25-7-2013).

 A LOS JÓVENES ARGENTINOS: ESPERO LÍO
“Quisiera decir una cosa. ¿Qué es lo que espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. Que acá dentro va a haber lío va a haber, que acá en Río va a haber lío va a haber, pero quiero lío en las diócesis, quiero que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, de lo que sea instalación, de lo que sea comodidad, de lo que sea clericalismo, de lo que sea estar encerrados en nosotros mismos, las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir, sino salen se convierten en una ONG ¡y la Iglesia no puede ser una ONG!... hagan lío, cuiden los dos extremos de la vida, los dos extremos de la historia de los pueblos que son los ancianos y los jóvenes, y no licúen la fe". (Discurso improvisado a decenas de miles de jóvenes argentinos en la Catedral de San Sebastián. 25-7-2013)


PON FE
“¿Qué podemos hacer? "Bota fé – Pon fe". La cruz de la Jornada Mundial de la Juventud ha gritado estas palabras a lo largo de su peregrinación por Brasil. ¿Qué significa "Pon fe"? Cuando se prepara un buen plato y ves que falta la sal, "pones" sal; si falta el aceite, "pones" aceite… "Poner", es decir, añadir, echar. Lo mismo pasa en nuestra vida, queridos jóvenes: si queremos que tenga realmente sentido y sea plena, como ustedes desean y merecen, les digo a cada uno y a cada una de ustedes: "pon fe" y tu vida tendrá un sabor nuevo, tendrá una brújula que te indicará la dirección; "pon esperanza" y cada día de tu vida estará iluminado y tu horizonte no será ya oscuro, sino luminoso; "pon amor" y tu existencia será como una casa construida sobre la roca, tu camino será gozoso, porque encontrarás tantos amigos que caminan contigo. ¡Pon fe, pon esperanza, pon amor! Pero, ¿quién puede darnos esto? En el Evangelio hemos escuchado la respuesta: Cristo. "Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle". … ¡"Pon a Cristo" en tu vida, pon tu confianza en él y no quedarás defraudado! Miren, queridos amigos, la fe lleva a cabo en nuestra vida una revolución que podríamos llamar copernicana, porque nos quita del centro y pone en él a Dios; la fe nos inunda de su amor que nos da seguridad, fuerza, esperanza. Aparentemente no cambia nada, pero, en lo más profundo de nosotros mismos, todo cambia. (Homilía tras la lectura del Evangelio de la Transfiguración (Lc 9,28-36) en la Fiesta de acogida de los jóvenes en la Playa de Copacabana. 25-7-2013).

SER COMO EL CIRENEO
“Muchos rostros han acompañado a Jesús en su camino al Calvario: Pilato, el Cireneo, María, las mujeres… También nosotros podemos ser para los demás como Pilato, que no tiene la valentía de ir contracorriente para salvar la vida de Jesús y se lava las manos. Queridos amigos, la Cruz de Cristo nos enseña a ser como el Cireneo, que ayuda a Jesús a llevar aquel madero pesado, como María y las otras mujeres, que no tienen miedo de acompañar a Jesús hasta el final, con amor, con ternura. Y tú, ¿Cómo quién eres? ¿Cómo Pilato, como el Cireneo, como María? Jesús te está mirando ahora y te dice ¿Me quieres ayudar a llevar la cruz?” (Discurso en el Vía Crucis en Copacabana. 26-7-2013).

EDUCAR A LOS JÓVENES EN LA MISIÓN
Y PROMOVER LA CULTURA DEL ENCUENTRO
“Quisiera reflexionar con vosotros sobre tres aspectos de nuestra vocación: llamados por Dios, llamados a anunciar el Evangelio, llamados a promover la cultura del encuentro. … No es la creatividad pastoral, no son los encuentros o las planificaciones lo que aseguran los frutos, sino el ser fieles a Jesús, que nos dice con insistencia: «Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes» (Jn 15,4). Y sabemos muy bien lo que eso significa: contemplarlo, adorarlo y abrazarlo, especialmente a través de nuestra fidelidad a la vida de oración, en nuestro encuentro cotidiano con él en la Eucaristía y en las personas más necesitadas. El «permanecer» con Cristo no es aislarse, sino un permanecer para ir al encuentro de los otros. … Ayudemos a nuestros jóvenes a redescubrir el valor y la alegría de la fe, la alegría de ser amados personalmente por Dios, que ha dado a su Hijo Jesús por nuestra salvación. Eduquémoslos a la misión, a salir, a ponerse en marcha. Así ha hecho Jesús con sus discípulos: no los mantuvo pegados a él como una gallina con sus polluelos; los envió. No podemos quedarnos enclaustrados en la parroquia, en nuestra comunidad, cuando tantas personas están esperando el Evangelio”. (Homilía a los obispos, sacerdotes, religiosos y seminaristas en la Catedral de Río. 27-8-2013).


La semana que viene ofreceremos la segunda parte de este Especial JMJ Río 2013.
 
Del 12 al 18 de agosto de 2013
Lunes 12. 19.30 h.: En sufragio de: Rvdo. D. Eduardo Margarit y Rvdo. D. Leoncio Alpuente. 
Martes 13. San Hipólito y San Ponciano. 19.30 h.: En sufragio de: Agrimiro Domínguez Buendía. 
Miércoles 14. San Maximiliano Mª Kolbe. 19.30 h.: Misa de la Vigilia de la Asunción de Ntra. Sra. Sin intención. 21.30: Vigilia de la Asunción. En sufragio de: Asunción Ferrando Gracia. 
Jueves 15. Asunción de Ntra. Sra. 12.00 h.: Pro Pópulo. 
Viernes 16. 19.30 h.: Sin intención. 
Sábado 17. XX T.O. 19.30 h.: En sufragio de: 21.00 h.: En sufragio de: José Martínez Aparisi; Encarna Llorca. 
Domingo 18. XX T.O. 12.00 h. Pro Pópulo