14 de abril de 2012

Domingo 15 de abril de 2012. II Pascua B

HOJA
PARROQUIAL
Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 15 de abril de 2012.  

                           
        Queridos hermanos:

“Lucharon vida y muerte / en singular batalla
y, muerto el que es Vida, / triunfante se levanta.”

Esto dice la secuencia de Pascua. Cristo resucitado triunfante se levanta de la muerte. Con las armas “de la justicia y de la verdad, de la misericordia, del perdón y del amor” (cf. Papa Benedicto. Mensaje Pascual 2009) ha vencido las zonas oscuras de nuestro mundo. El papa hace alusión, en el citado mensaje, al materialismo y al nihilismo, “esa visión del mundo que no logra transcender lo que es constatable experimentalmente, y se abate desconsolada en un sentimiento de la nada, que sería la meta definitiva de la existencia humana. En efecto, si Cristo no hubiera resucitado, el "vacío" acabaría ganando. Si quitamos a Cristo y su resurrección, no hay salida para el hombre, y toda su esperanza sería ilusoria.”
 (…) “El sentido de la nada, que tiende a intoxicar la humanidad, ha sido vencido por la luz y la esperanza que surgen de la resurrección.” (…) “Ya no es la nada la que envuelve todo, sino la presencia amorosa de Dios.”
“Si es verdad que la muerte ya no tiene poder sobre el hombre y el mundo, sin embargo quedan todavía muchos, demasiados signos de su antiguo dominio.(…) Cristo necesita hombres y mujeres que lo ayuden siempre y en todo lugar a afianzar su victoria con sus mismas armas: las armas de la justicia y de la verdad, de la misericordia, del perdón y del amor.”
Queridos hermanos, en este domingo de la divina misericordia, nuestras armas son mostrar las llagas gloriosas de Cristo, llagas resucitadas, en las llagas de su Cuerpo que es la Iglesia. Siendo atravesados por los clavos y la lanzada de muchas circunstancias dolorosas de nuestra vida y por nuestros pecados, mostremos a los demás que el Señor ha curado nuestras heridas y las ha hecho gloriosas. Como Jesús que les mostró a los discípulos las manos y el costado, no como señal de condena, sino como señal de amor misericordioso. Sus heridas nos han curado y ha hecho de nosotros medicina de amor y misericordia para los demás.
“Que nadie se arredre en esta batalla pacífica comenzada con la Pascua de Cristo, el cual, lo repito, busca hombres y mujeres que lo ayuden a afianzar su victoria con sus mismas armas, las de la justicia y la verdad, la misericordia, el perdón y el amor.” (Papa Benedicto XVI. Mensaje Pascual 2009).
                                                   Jesús, vuestro párroco
+ Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 19-31

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: — «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: — «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así tam­bién os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
— «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
— «Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó: — «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: — «Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomas: — «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás: — «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.
Palabra del Señor.

 
“La cruz, incluso después de la resurrección del Hijo de Dios, "habla y no cesa nunca de decirque Dios-Padre es absolutamente fiel a su eterno amor por el hombre. (...) Creer en ese amor significa creer en la misericordia" (Dives in misericordia, 7). (…) Celebramos el II domingo de Pascua, que desde el año pasado, el año del gran jubileo, se llama también domingo de la Misericordia divina. Un día Jesús le dijo a sor Faustina Kowalska, testigo y mensajera del amor misericordioso del Señor:  "La humanidad no encontrará paz hasta que se dirija con confianza a la misericordia divina" (Diario, p. 132). ¡La misericordia divina! Este  es el don pascual que la Iglesia recibe de Cristo  resucitado y que ofrece a la humanidad,  en el alba del tercer milenio. 

El evangelio, que acabamos de proclamar, nos ayuda a captar plenamente el sentido y el valor de este don. El evangelista san Juan nos hace compartir la emoción que experimentaron los Apóstoles durante el encuentro con Cristo, después de su resurrección. Nuestra atención se centra en el gesto del Maestro, que transmite a los discípulos temerosos y atónitos la misión de ser ministros de la misericordia divina. Les muestra sus manos y su costado con los signos de su pasión, y les comunica:  "Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo" (Jn 20, 21). E inmediatamente después "exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:  "Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos"" (Jn 20, 22-23). Jesús les confía el don de "perdonar los pecados", un don que brota de las heridas de sus manos, de sus pies y sobre todo de su costado traspasado. Desde allí una ola de misericordia inunda toda la humanidad.  (…)
¡El Corazón de Cristo! Su "Sagrado Corazón" ha dado todo a los hombres: la redención, la salvación y la santificación. (…)
A través del misterio de este Corazón herido, no cesa de difundirse también entre los hombres y las mujeres de nuestra época el flujo restaurador del amor misericordioso de Dios. Quien aspira a la felicidad auténtica y duradera, sólo en él puede encontrar su secreto.
(Homilía Juan Pablo II. 22 -4- 2001 )
Himno pascual de los Estikirás de Pascua
¡Que se levante Dios y sean dispersados sus enemigos!
Una Pascua divina hoy se nos ha revelado
Pascua nueva y santa, Pascua misteriosa.
La Pascua solemnísima de Cristo Redentor.
Pascua inmaculada y grande, Pascua de los fieles
Pascua que abre las puertas del Paraíso
Pascua que santifica a todos los cristianos.

Mujeres evangelistas, levantaos
dejad la visión e id a anunciar a Sión:
Recibe el anuncio de alegría:
¡Cristo ha resucitado!
Alégrate, danza, exulta Jerusalén y contempla
a Cristo tu Rey que sale del sepulcro como un Esposo.

Las mujeres miróforas, con la luz del alba
fueron al sepulcro del Autor de la vida
y encontraron a un ángel sentado sobre la piedra.
Dirigiéndose a ellas les decía así:
¿Por qué buscáis al Viviente entre los muertos?
¿Por qué lloráis al Incorruptible
como si hubiese caído en la corrupción?
Id y anunciad a sus discípulos:
Cristo ha resucitado de entre los muertos.

Pascua dulcísima, Pascua del Señor, ¡Pascua!
Una Pascua santísima se nos ha dado
Es Pascua. Abracémonos mutuamente.
Tú eres la Pascua que destruyes la tristeza!
Porque hoy Cristo Jesús, sale resplandeciente
y abandona la tumba con un tálamo
ha llenado de gozo a las mujeres diciéndoles:
Llevad este anuncio a mis apóstoles.

Día de la Resurrección.
Resplandezcamos de gozo por esta fiesta
Abracémonos, hermanos, mutuamente.
Llamemos hermanos nuestros
incluso a los que nos odian
y perdonemos todo por la resurrección
y cantemos así nuestra alegría:

Cristo ha resucitado de entre los muertos
con su muerte ha vencido a la muerte y a los que estaban muertos en los sepulcros les ha dado la vida.

¡Cristo ha resucitado!
¡Verdaderamente ha resucitado!

638 "Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús (Hch 13, 32-33). La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz: “ Cristo resucitó de entre los muertos. / Con su muerte venció a la muerte. / A los muertos ha dado la vida. (Liturgia bizantina, Tropario de Pascua)
EL ACONTECIMIENTO HISTORICO Y TRANSCENDENTE
639 El misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas como lo atestigua el Nuevo Testamento. Ya San Pablo, hacia el año 56, puede escribir a los Corintios: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce: "(1 Co 15, 3-4). El Apóstol habla aquí de la tradición viva de la Resurrección que recibió después de su conversión a las puertas de Damasco (cf. Hch 9, 3-18).
Familia, trabajo, fiesta. Son las tres palabras del tema para el VII Encuentro mundial de las Familias. Forman un trinomio que parte de la familia para abrirla al mundo: el trabajo y la fiesta son modalidades a través de las cuales la familia habita el «espacio» social y vive el «tiempo» humano. El tema relaciona la pareja de hombre y mujer con sus estilos de vida: el modo de vivir las relaciones (la familia), de habitar el mundo (trabajo) y de humanizar el tiempo (fiesta). EL SECRETO DE NAZARET
1. Vino a los suyos. ¿Por qué la familia debe elegir un estilo de vida? ¿Cuáles son los nuevos estilos de vida para la familia de hoy en relación al trabajo y la fiesta? Dos pasajes bíblicos describen el modo con el cual Jesús nuestro Señor vino entre nosotros (Jn 1, 11- 12) y vivió en una familia humana (Lc 2, 40-41.51-52). El primer texto nos presenta a Jesús que habita en medio de su gente: «Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios: a los que creen en su nombre». La Palabra eterna sale del seno del Padre, viene entre su gente y entra en una familia humana. El pueblo de Dios, que hubiera debido ser el seno que acogiera al Verbo, se muestra estéril. Los suyos no lo acogen, es más, lo quitan de en medio. El misterio del rechazo de Jesús de Nazaret se sitúa en el corazón de su venida entre nosotros. Pero a los que lo acogen «les dio poder de hacerse hijos de Dios». Al pie de la cruz, Juan ve realizado lo que proclama al inicio de su Evangelio. Jesús, «viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba» (Jn 19, 26), entrega a la madre el nuevo hijo y encomienda la madre al discípulo amado. El evangelista comenta: «y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa» (19, 27). He aquí el «estilo» que Jesús nos pide para venir entre nosotros: un estilo capaz de acoger y engendrar.
1. El Señor Arzobispo ha decretado que el lunes 16 de abril, solemnidad de San Vicente Ferrer, sea de precepto. Con este motivo en nuestra parroquia habrá misa a las 12.00 h. y a las 19.30 h.
2. Invitamos a todos los fieles de la parroquia a rezar por D. Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Valencia, que el próximo 18 de abril celebrará el tercer aniversario de su estancia entre nosotros. Con nuestra oración testimoniamos y hacemos presente nuestra comunión con nuestro Arzobispo, sucesor de los apóstoles, y con toda la Iglesia diocesana.
3. Se reanudan todas las actividades catequéticas y pastorales de la parroquia a partir del martes 17 de abril.
4. El viernes 20 de abril a las 20.30 h. será la preparación del Día de la parroquia. Se trata de un día festivo que tendrá lugar el domingo 17 de junio, al que invitamos a participar a todos los que forman parte de la parroquia y del Barrio.
5. El domingo 22 de abril a las 5 tarde será la reunión con los jóvenes de la parroquia para orar con la Palabra de Dios.
6. Novenario en honor al Beato Andrés Hibernón. Se celebrará del 13 al 21 de abril a las 20 h. El domingo 22 será la fiesta del Beato, y a las 20 h. estará la Solemne Procesión.
7. Colectas realizadas:
a) Día del Seminario: 521,00 €.
b) Jueves Santo. Caritas parroquial: 485,00 €.´
c) Viernes Santo: Santos lugares: 664,00 €.
d) Vigilia-Domingo Resurrección. Extra para los locales parroquiales: 416,00 €.
Gracias por vuestra colaboración. Que Dios bendiga vuestra generosidad.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 30-03-2012: 57.480,04  €.
+ 140,39 €.
Ingresados hasta el 13-04-2012:

57.620,43 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
BANCAJA (Paseo Germanías 82)
2077-0249-55-1101860850


Del 16 al 22 de abril de 2012
Lunes 16. Solemnidad de S. Vicente Ferrer. 12 h.: Sin intención. 19.30 h.: Sin intención.  
Martes 17. 19.30 h.: En sufragio de María Escriva Fuster.  
Miércoles 18. 19.30 h.: En sufragio de María Escriva Fuster.  
Jueves 19. 19.30 h.: En sufragio de María Escriva Fuster.  
Viernes 20. 19.30 h.: En sufragio de los difuntos de la familia Espí-Sanchis y María Escriva Fuster.  
Sábado 21. III PASCUA. 18.00 h.: Con niños. Sin intención. 19.30 h.: Sin intención. 21.00 h.: En sufragio de María Escriva Fuster y Joaquín y Martín Escrivá.  
Domingo 22. III PASCUA. 12.00 h. Pro Pópulo

***

Para descargar en formato pdf, pincha aquí