27 de noviembre de 2010

Domingo 28 de Noviembre. I ADVIENTO - A

HOJA
PARROQUIAL

Parroquia de Sant Francesc de Borja
  
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 28 de noviembre de 2010. I de Adviento


“¡Ojalá aprovechéis el momento!”
                  Queridos hermanos:
Comenzamos el tiempo de Adviento. Dios viene. El Evangelio de hoy nos invita a estar en vela y a estar preparados. Dice San Cirilo de Jerusalén: “Anunciamos la venida de Cristo, pero no una sola, sino también una segunda, mucho más magnífica que la anterior. La primera llevaba consigo un significado de sufrimiento; esta otra, en cambio, llevará la diadema del reino divino. Pues casi todas las cosas son dobles en nuestro Señor Jesucristo. Doble es su nacimiento: uno, de Dios, desde toda la eternidad; otro, de la Virgen, en la plenitud de los tiempos. Es doble también su descenso: el primero, silencioso, como la lluvia sobre el vellón; el otro, manifiesto, todavía futuro. En la primera venida fue envuelto con fajas en el pesebre; en la segunda se revestirá de luz como vestidura. En la primera soportó la cruz, sin miedo a la ignominia; en la otra vendrá glorificado, y escoltado por un ejército de ángeles. No pensamos, pues, tan sólo en la venida pasada; esperamos también la futura.” (Catequesis» 15, 1)
Entre una y otra venida el Señor viene. Es una venida que san Bernardo llama «intermedia» y «oculta»: tiene lugar en el alma de los creyentes y tiende una especie de puente entre la primera y la última. El Papa Benedicto describía de esta forma la frase “Dios-viene”: El verbo «venir» se presenta como un verbo «teológico», incluso «teologal», porque dice algo que tiene que ver con la naturaleza misma de Dios. Anunciar que «Dios viene» significa, por lo tanto, anunciar simplemente al mismo Dios, a través de uno de sus rasgos esenciales y significativos: es el «Dios-que-viene».(…)¡Despierta! ¡Recuerda que Dios viene! ¡No vino ayer, no vendrá mañana, sino hoy, ahora! El único verdadero Dios, el Dios de Abraham, de Isaac y Jacob» no es un Dios que está en el cielo, desinteresándose de nosotros y de nuestra historia, sino que es el Dios-que-viene.” (Benedicto XVI. homilía 2-12-2006).
Ante la venida de Nuestro Señor Jesucristo, el – que – viene, salgamos a su encuentro “acompañados de las buenas obras”. (Oración colecta de la misa). No esperemos pasivamente: oración, retiro, vela, servicios desinteresados, visitas, obras de caridad, … Vivimos en peregrinación a la Casa del Padre, el Señor, conforme a su promesa, viene a llevarnos a la Casa del Padre, nuestra verdadera casa. Apresuremos el paso, aprovechemos el momento, El Señor viene.
Jesús, vuestro párroco
Lectura del santo evangelio según san Mateo        24, 37‑44

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
‑ «Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre:
Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.
Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.»
Palabra del Señor.
El glorioso advenimiento de Cristo,
esperanza de Israel

673           Desde la Ascensión, el advenimiento de Cristo en la gloria es inminente (cf Ap 22, 20) aun cuando a nosotros no nos "toca conocer el tiempo y el momento que ha fijado el Padre con su autoridad" (Hch 1, 7; cf. Mc 13, 32). Este advenimiento escatológico se puede cumplir en cualquier momento (cf. Mt 24, 44: 1 Te 5, 2), aunque tal acontecimiento y la prueba final que le ha de preceder estén "retenidos" en las manos de Dios (cf. 2 Te 2, 3-12).

674           La Venida del Mesías glorioso, en un momento determinad o de la historia se vincula al reconocimiento del Mesías por "todo Israel" (Rm 11, 26; Mt 23, 39) del que "una parte está endurecida" (Rm 11, 25) en "la incredulidad" respecto a Jesús (Rm 11, 20). (...)  La entrada de "la plenitud de los judíos" (Rm 11, 12) en la salvación  mesiánica, a continuación de "la plenitud de los gentiles (Rm 11, 25; cf. Lc 21, 24), hará al Pueblo de Dios "llegar a la plenitud de Cristo" (Ef 4, 13) en la cual "Dios será todo en nosotros" (1 Co 15, 28).
La última prueba de la Iglesia

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Te 2, 4-12; 1Te 5, 2-3;2 Jn 7; 1  Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia.

677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el Cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).

Oh María, Virgen de la espera y Madre de la esperanza, reaviva en toda la Iglesia el espíritu del Adviento, para que toda la humanidad se vuelva a poner en camino hacia Belén, de donde ha venido, y de nuevo vendrá a visitarnos el Sol que surge de lo alto (cfr Lc 1,78), Cristo nuestro Dios. Amén.” (Benedicto XVI. Adviento 2007)
Todo estado de vida en la Iglesia cuenta con personas que fingen
Con razón, amadísimos hermanos, hallamos en el evangelio aquellas palabras sublimes salidas de la boca del Señor: Entonces habrá dos hombres en el campo: se tomará a uno y se dejará a otro. Habrá dos mujeres en el molino: una será tomada y otra será dejada. Habrá dos en el lecho, uno será tomado y otro dejado (Mt 24,40-41; Lc 17,34-35). ¿Qué significa habrá dos hombres en el campo? Lo que dice el Apóstol: Yo planté, Apolo regó, pero el crecimiento lo dio Dios. Sois cultivo de Dios (1 Cor 3,6.9). Trabajamos en el campo. Los dos hombres que están en el campo son los clérigos; de ellos se tomará a uno y se dejará a otro: se tomará al bueno y se dejará al malo. Las dos mujeres que se hallan en el molino simbolizan al pueblo. ¿Por qué se dice que están moliendo? Porque, encadenadas al mundo, están como retenidas por la piedra del molino en el afán por las cosas temporales. También una de ellas será tomada y otra dejada. ¿Cuál de ellas será tomada? La que obra bien y atiende a las necesidades de los siervos de Dios y a la indigencia de los pobres; la que es fiel en la alabanza, se mantiene firme en el gozo de la esperanza, se entrega de lleno a Dios, a nadie desea mal y ama cuanto puede no sólo a los amigos, sino también a los enemigos; quien no conoce a otra mujer fuera de la suya ni a otro varón fuera de su marido: ésta es la mujer que será tomada de las que estaban en el molino. La que no se comporte de esta manera será dejada.
Hay otras personas que dicen: «Anhelamos el descanso, no queremos tener que soportar a nadie y por eso nos apartamos de la masa; nos conviene vivir con cierta seguridad. También de éstas una será tomada y otra dejada. Que nadie os engañe, hermanos. Si no queréis engañaros y deseáis amar a los hermanos, sabed que todo estado de vida en la Iglesia cuenta con miembros que fingen lo que no son. No he dicho que todo hombre finge, sino que todo estado de vida cuenta con personas que fingen. Hay cristianos malos, pero los hay también buenos. Te da la impresión de que ves a muchos malos: son la paja que te impide ver el grano. Pero también hay grano: acércate, mete la mano, remueve, aplica el juicio de la boca. Topas con religiosas indisciplinadas, ¿vas a censurar por eso su estado religioso? Muchas no paran en sus casas, andan de visiteo por las ajenas, metiéndose en todo y hablando lo que no conviene; son orgullosas, deslenguadas, borrachas; son vírgenes, pero ¿de qué les sirve su virginidad física, si han permitido la violación de su alma? Mejor es el matrimonio de una persona humilde que la virginidad de una soberbia. Si ésta estuviese casada, no tendría el título para engreírse y sí un freno que la gobernase. Pero del hecho de que hay vírgenes malas ¿ha de sacarse argumento para condenar a las que son santas en el cuerpo y en el alma? O, por el contrario, ¿nos ha de llevar a ensalzar a las que merecen reproche la existencia de otras dignas de alabanza? De cualquier estado, uno será tomado y otro dejado. (San Agustín. Comentario al salmo 99,13)
“Estamos frente a una realidad más amplia, que se puede considerar como una verdadera y auténtica estructura de pecado, caracterizada por la difusión de una cultura contraria a la solidaridad, que en muchos casos se configura como verdadera «cultura de muerte». Esta estructura está activamente promovida por fuertes corrientes culturales, económicas y políticas, portadoras de una concepción de la sociedad basada en la eficiencia. Mirando las cosas desde este punto de vista, se puede hablar, en cierto sentido, de una guerra de los poderosos contra los débiles. La vida que exigiría más acogida, amor y cuidado es tenida por inútil, o considerada como un peso insoportable y, por tanto, despreciada de muchos modos. (Juan Pablo II. Evangelium Vitae nº 12)



“Peregrinar no es simplemente visitar un lugar cualquiera para admirar sus tesoros de naturaleza, arte o historia. Peregrinar significa, más bien, salir de nosotros mismos para ir al encuentro de Dios allí donde Él se ha manifestado, allí donde la gracia divina se ha mostrado con particular esplendor y ha producido abundantes frutos de conversión y santidad entre los creyentes. Los cristianos peregrinaron, ante todo, a los lugares vinculados a la pasión, muerte y resurrección del Señor, a Tierra Santa. Luego a Roma, ciudad del martirio de Pedro y Pablo, y también a Compostela, que, unida a la memoria de Santiago, ha recibido peregrinos de todo el mundo, deseosos de fortalecer su espíritu con el testimonio de fe y amor del Apóstol. En este Año Santo Compostelano, como Sucesor de Pedro, he querido yo también peregrinar a la Casa del Señor Santiago.”  (BENEDICTO XVI. Catedral de Santiago de Compostela. 6-11-2010)
Avisos diocesanos y arciprestales:
1. Formación del Instituto Diocesano de Ciencias religiosas sobre bioética: Lunes 29 de noviembre de 21.00 a 22.30 h. en el Local Museo de Gandía.

Reuniones parroquiales y actos para el tiempo de adviento:
1. Oración de la mañana de lunes a viernes: a las 6.30 h. (comenzará el lunes 29) y a las 9.30 h. Ésta última comenzará el martes 30 y se hará con exposición del Santísimo.
2. Retiros de Adviento:
- Arciprestal de catequistas: sábado 4 de diciembre de 10 h. a 13.30 h. en la parroquia de San Francisco de Borja de Gandía.
- La Parroquia tendrá también ocasión de tener dos momentos de retiro a elegir: el sábado 11 de diciembre de 11 a 12.30 h., o bien
el domingo 12 de diciembre de 18 a 19.30 h.
3. A los niños se hará entrega en las misas las velas de la corona de adviento, así como un folleto sobre la corona de adviento, un folleto para la bendición de la mesa y otros materiales
4. Equipo de Pastoral de la Salud: El lunes 29 de diciembre a las 10.00 h. de la mañana
5. Celebración del Perdón con los jóvenes que recibirán la confirmación el próximo domingo 5 de diciembre: lunes 29 de noviembre a las 20.30 h.
6. Oración con el Equipo de Cáritas: el miércoles 1 de diciembre a las 17.30 h. en la Capilla de la Comunión.
7. Adoración del Santísimo Sacramento: Jueves 2 de diciembre a las 20.30 h.
8. Visita y comunión de enfermos e impedidos: viernes 3 de diciembre a partir de las 10.00 h. de la mañana.
9. Celebración del Perdón para Anatolé: viernes 3 de diciembre a las 6 tarde.
10. Vigilia de oración con los jóvenes que recibirán la confirmación:  viernes 3 de diciembre a las 20.30 h.
11. Entrega del salmo 112 a los niños de 3º de comunión: sábado 4 de diciembre en la misa de 6 tarde.
12. Confirmaciones en la Parroquia: domingo 5 de diciembre a las 12.00 h.
13. Actos de la Semana de la Familia: 
El Miércoles 8 de diciembre a las 17.30 h.: se pondrá una película. Habrán charlas diversas el lunes 13, jueves 16 y viernes 17 a las 20.30 h. y el domingo 19 de diciembre a las 17.30 h. un Festival de Villancicos. Los grupos o participantes póngase en contacto con  D. Arturo y Ester.
14. Colecta Cáritas 13-14 de noviembre: 545,70 €.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Donativos ingresados hasta el 26-11-2010:
36.820,79 €.
No ha habido donativos esta semana
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
Caixa Ontinyent, c. Madrid 38:
2045-6028-12-0000095170
Del 29 de noviembre al 5 de diciembre de 2010
Lunes 29.  19.30 h.: En sufragio de: Rosendo Roche.
Martes 30. Fiesta de San Andrés Ap. 19.30 h.: En sufragio de: Benditas almas del purgatorio.
Miércoles 1. 19.30 h.: En sufragio de: Mª Carmen Calvet.
Jueves 2. 19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Ferrer—Puig.
Viernes 3. San Francisco Javier. 19.30 h.: En sufragio de: Rogelio Roselló.
Sábado 4. II de Adviento. 18.00 h.: Con niños. En sufragio de: Casimiro Domínguez Buendía y dif. fam.
19.30 h.: Sin intención.
21.00 h.: Sin intención
Domingo 5. II de Adviento. 12.00 h. Pro Pópulo. Confirmaciones.