13 de noviembre de 2010

Domingo 14 de noviembre. XXXIII T.O. - C

HOJA

PARROQUIAL

Parroquia de Sant Francesc de Borja
Email de la parroquia: sfb500@gmail.com

Domingo 14 de noviembre de 2010. XXXIII del T.O. año par



No temamos el futuro
                  Queridos hermanos:
¿Cuándo vendrá el Señor? Charles de Foucauld decía: «vivid cada día como si hoy fueseis a ser mártires», y San Pablo de la Cruz decía: “Pasad cada día como si fuese el último de vuestra vida.” Y También: “Haced de cuenta que cada día es el último de vuestra vida para que tal pensamiento os sirva de estímulo para correr hacia la santa perfección.” Ante la venida del Señor ¿será nuestra respuesta la desesperación, el miedo, la desconfianza? Nada de eso. Decía San Agustín: "Se nos ha ocultado esa hora, para que seamos fieles durante todos los días".
El Evangelio de hoy nos presenta una visión de la historia desde los ojos de Dios. Querer plantar la tienda definitiva en este mundo es una necedad. No existen en este mundo los paraísos definitivos. Cristo ha plantado su tienda entre nosotros para que nosotros plantemos la nuestra en él: “Levantemos el corazón” Nuestra corazón, junto a nuestro tesoro: Jesucristo. Por eso no debemos temer ante nada que pueda pasar en la historia. Lejos de darnos miedo que esta morada se deshaga, nos da confianza que haya otra que no pasará, que tiene duración eterna en los cielos. Por eso el Señor nos invita a la confianza, a la perseverancia, a la paciencia, a la vigilancia, a la esperanza, a la conversión serena y activa, a ver en la dificultad y la persecución la ocasión para dar testimonio y manifestar el amor y la fidelidad de Dios. “Jesús nos exhorta a estar en vela y preparados. Nos invita a la conversión y a la vigilancia continua. ¡Que vuestra vida se inspire siempre en esta exhortación! Cuando el camino resulta duro y fatigoso, cuando parece que prevalecen el miedo y la angustia, entonces, de modo particular, la palabra de Dios debe ser nuestra luz y nuestro sólido consuelo. De esta manera se consolida la fe, se mantiene viva la esperanza y se intensifica el ardor del amor divino.” (Juan Pablo II. Homilía 18-11-2001).
Dice el catecismo nº 2612: En comunión con su Maestro, la oración de los discípulos es un combate, y velando en la oración es como no se cae en la tentación (cf Lc 22, 40.46). “Las palabras de Jesús invitan a los discípulos a no tener miedo, sino a afrontar con confianza dificultades, incomprensiones e incluso persecuciones, perseverando en la fe en él (…) Aceptemos la invitación de Cristo a afrontar los acontecimientos diarios confiando en su amor providente.” (Benedicto XVI. Ángelus 18 -11- 2007) 
Jesús, vuestro párroco
+   Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 5-19

En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: — «Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido.»
Ellos le preguntaron: — «Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?»
Él contestó: — «Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: “Yo soy”, o bien: “El momento está cerca”; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida.»
Luego les dijo: — «Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre.
Habrá también espantos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»
Palabra del Señor.
671   Hasta que todo le haya sido sometido (cf. 1 Co 15, 28), y "mientras no  haya nuevos cielos y nueva tierra, en los que habite la justicia, la Iglesia peregrina lleva en sus sacramentos e instituciones, que pertenecen a este tiempo, la imagen  de este mundo que pasa. Ella misma vive entre las criaturas que gimen en dolores de parto hasta ahora y que esperan la manifestación de los hijos de Dios" (LG 48). Por esta razón los cristianos piden, sobre todo en la Eucaristía (cf. 1 Co 11, 26), que se apresure el retorno de Cristo (cf. 2 P 3, 11-12) cuando suplican: "Ven, Señor Jesús" (cf.1 Co 16, 22; Ap 22, 17-20).

672           Cristo afirmó antes de su Ascensión que aún no era la hora del establecimiento glorioso del Reino mesiánico esperado por Israel (cf. Hch 1, 6-7) que, según los profetas (cf. Is 11, 1-9), debía traer a todos los hombres el orden definitivo de la justicia, del amor y de la paz. El tiempo presente, según el Señor, es el tiempo del Espíritu y del testimonio (cf Hch 1, 8), pero es también un tiempo marcado todavía por la "tristeza" (1 Co 7, 26) y la prueba del mal (cf. Ef 5, 16) que afecta también a la Iglesia(cf. 1 P 4, 17) e inaugura los combates de los últimos días (1 Jn 2, 18; 4, 3; 1 Tm 4, 1). Es un tiempo de espera y de vigilia (cf. Mt 25, 1-13; Mc 13, 33-37).

La última prueba de la Iglesia

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Te 2, 4-12; 1Te 5, 2-3;2 Jn 7; 1  Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia.

677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el Cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).
“Mientras nos hallamos en este mundo, no nos perjudicará el caminar aquí abajo, siempre que procuremos tener el corazón en lo alto. Caminamos abajo, mientras caminamos en esta carne. Al fijar nuestra esperanza en lo alto, hemos como clavado el ancla en lugar sólido, para resistir cualquier clase de olas de este mundo, no por nosotros mismos, sino por aquel en quien está clavada nuestra ancla, nuestra esperanza, puesto que quien nos dio la esperanza no nos engañará y a cambio de la esperanza nos dará la realidad.” (San Agustín. Sermón 359 A)
“Vigilad sobre vuestra vida. No se apaguen vuestras lámparas, y no dejen de estar ceñidos vuestros lomos, sino estad preparados, pues no sabéis la hora en que vendrá nuestro Señor. Reuníos con frecuencia, buscando lo que conviene a vuestras almas, pues de nada os servirá todo el tiempo en que habéis creído, si no consumáis vuestra perfección en el último momento. En los últimos días se multiplicarán los falsos profetas y los corruptores, y las ovejas se convertirán en lobos, y el amor se convertirá en odio. En efecto, al crecer la iniquidad, los hombres se odiarán entre si, y se perseguirán y se traicionarán: entonces aparecerá el extraviador del mundo, como hijo de Dios, y hará señales y prodigios, y la tierra será entregada en sus manos, y cometerá iniquidades como no se han cometido desde siglos. Entonces la creación de los hombres entrará en la conflagración de la prueba, y muchos se escandalizarán y perecerán. Pero los que perseveren en su fe serán salvados por el mismo que había sido maldecido. Entonces aparecerán las señales auténticas: en primer lugar el signo de la abertura del cielo, luego el del sonido de trompeta, en tercer lugar la resurrección de los muertos, no de todos los hombres, sino, como está dicho: «Vendrá el Señor y todos los santos con él» (Zac 14, 5). Entonces el mundo verá al Señor viniendo sobre las nubes del cielo”. (Didajé de los apóstoles nº 16).
ORACIÓN DEL ITINERARIO DIOCESANO DE RENOVACIÓN
“Mare de Déu dels Desamparats, Madre de la esperanza ¡haz el camino con nosotros! Con tu sabiduría enséñanos a proclamar al Dios vivo y verdadero. Ayúdanos a ser testigos de Jesucristo que es el único Salvador. Haznos apasionados de la comunión, atentos a los signos en la peregrinación, servidores ilusionados en la misión, convencidos de que en el anuncio explícito de Jesu cristo estamos realizando el mejor servicio a esta humanidad. Mare de Déu, vela por la Iglesia que camina en Valencia, por los niños, los jóvenes, las familias, los ancianos, los sacerdo tes, los miembros de la vida consagrada, que siempre sean transparencia del Evangelio y, por ello, lugares auténticos de comunión y encarnaciones gozosas de la misión en las que contemplando, viviendo y anunciando el amor de Dios, se muestre a todos los hombres el Evangelio de la esperanza.”
“Miro con confianza renovada a todas las comunidades domésticas, y deseo que resurja o se refuerce a cada nivel el compromiso de todos por sostener la familia, para que también hoy —aun en medio de numerosas dificultades y de graves amenazas— ella se mantenga siempre, según el designio de Dios, como « santuario de la vida ».(9)
A todos los miembros de la Iglesia, pueblo de la vida y para la vida, dirijo mi más apremiante invitación para que, juntos, podamos ofrecer a este mundo nuestro nuevos signos de esperanza, trabajando para que aumenten la justicia y la solidaridad y se afiance una nueva cultura de la vida humana, para la edificación de una auténtica civilización de la verdad y del amor.  (Juan Pablo II. Evangelium Vitae nº 6)
Avisos diocesanos y arciprestales:

1. El Sr. Arzobispo visitará nuestro Arciprestazgo el lunes 15 de noviembre en el Colegio Calderón del Grau de Gandía a las 8.30 noche. Están invitados todos los miembros del Consejo de Pastoral y todos los agentes de pastoral de la parroquia (catequistas, ministros de la eucaristía, miembros del Equipo de Cáritas, de liturgia, de pastoral de la salud... mayores, jóvenes...).
2. Reunión con los miembros de la comisión arciprestal de catequesis: martes 16 a las 20.30 h. en la parroquia de San Francisco de Borja.
3. Reunión de la comisión de jóvenes del arciprestazgo: miércoles 17 a las 21.00 en la parroquia de la Sagrada Familia.
4. Encuentro diocesano de catequistas jóvenes: sábado 20 de noviembre desde las 10 de la mañana en Moncada.
Avisos parroquiales:

1. Equipo de Cáritas: El lunes 15 a las 17.30 h. reunión de formación.
2. Reunión con los padres de 2º de comunión: martes 16 a las 18.00 h. y a las 20.30 h.
3. Reunión con los padres de 3º de comunión: miércoles 17 a las 18.00 h. y a las 20.30 h.
4. Charla de formación parroquial: jueves 18 de noviembre a las 20.30 h. “La educación integral”, a cargo de Rosa López Oliván.
5. Asamblea parroquial de inicio de curso: jueves 25 de noviembre a las 20.30 h.

Donativos recibidos para los nuevos locales en la calle Ciudad de Laval:
Ingresados hasta el 5-11-2010:                                          36.545,79 €.
                                                                                                             + 215 €.
Ingresados hasta el 12-11-2010:                                        36.760,79 €.
Colabore en la cuenta que la parroquia tiene en
Caixa Ontinyent, c. Madrid 38:


 2045-6028-12-0000095170
Del 15 al 21 de noviembre de 2010
Lunes 15. San Alberto Magno 19.30 h.: En sufragio de: Benditas almas del purgatorio; Anita Martínez.
Martes 16. 19.30 h.: En sufragio de: Mª Carmen Calvet; A intención de una feligresa por un enfermo.
Miércoles 17. Santa Isabel de Hungría. 19.30 h.: En sufragio de: Mª Carmen Calvet; Salvador Vicente Muñoz.
Jueves 18. Dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo. 19.30 h.: En sufragio de: Mª Carmen Calvet.
Viernes 19. 19.30 h.: En sufragio de: Mª Carmen Calvet; Vicente Burguera y Pura García
Sábado 20. Solemnidad de Cristo, Rey del Universo
18.00 h.: Con niños. En sufragio de:
19.30 h.: En sufragio de: Dif. Fam. Espí – Sanchis
21.00 h.: Sin intención
Domingo 21. Solemnidad de Cristo, Rey del Universo. 12.00 h. Pro Pópulo.